X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




@cibermonfi

Necesitamos un Torcuato

Publicada 06/09/2017 a las 06:00 Actualizada 08/09/2017 a las 17:21    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 64

En el lenguaje político español hay palabras sobrevaloradas, palabras que se emplean como argumento supremo para acallar cualquier discrepancia, palabras a las que se les supone la autoridad incontestable de un versículo bíblico o coránico. Las lanzan con fruición los políticos, las repiten como loros los gacetilleros y las asume la mayoría de la gente como se respira, sin darse cuenta de lo que está haciendo.

A esta categoría pertenecen los vocablos unidad, legalidad y gobernabilidad. Hoy me detendré en el segundo, el más empleado en estos primeros días de septiembre. ¿No le zumban a usted los oídos de tanto escuchar que todo el mundo debe cumplir y hacer cumplir la ley? ¿No le aburre aquello de que no puede celebrarse, ni tan siquiera imaginarse, un referéndum de autodeterminación en Cataluña porque es ilegal?

Tal cantinela es un insulto a la inteligencia. La ley es siempre contingente, provisional, fruto de una determinada situación temporal y espacial. La humanidad no ha cesado de cambiar sus leyes desde el Código de Hammurabi; afortunadamente, cabe añadir. La esclavitud fue legal en la mayoría del planeta durante milenios. Discriminar a la mujer fue legal en Occidente hasta hace bien poco y todavía lo es hoy en amplias zonas de África y Asia.

¿Son respetables las leyes de una dictadura que impiden el ejercicio de los derechos y libertades básicos? Supongo que todos estaremos de acuerdo en que no lo son, en que lo justo y necesario es luchar por abolirlas. Los pioneros intelectuales y políticos de las revoluciones norteamericana y francesa lo tenían muy claro. Una ley injusta puede y debe de ser combatida, afirmaba Thomas Jefferson.

Ninguna comunidad humana ha llegado al estadio de una democracia que pueda declararse inmejorable. Todas son manifiestamente perfectibles, incluidas la norteamericana, la francesa y la británica, ya no digamos la española. Ahora bien, en una democracia más o menos aceptable, ¿es de recibo el argumento de que algo no puede hacerse porque no encaja en la ley? La respuesta requiere sutileza: la ley debe acatarse –entre otras razones porque si no lo haces, vas a tener problemas–, pero nadie debería poder privarte de tu derecho a querer actualizarla.

La democracia como modelo de organización política nació, precisamente, para eso: para poder cambiar las leyes. Conforme a los deseos de la mayoría y/o las obvias exigencias de la razón y la ética (la abolición de la esclavitud y la pena de muerte o la igualdad de géneros pertenecen a esta segunda categoría). Una democracia mínimamente digna de ese nombre no puede pretender que su Constitución y sus leyes sean tan inamovibles como lo son los textos sagrados para los fundamentalistas religiosos.

Protestar en democracia contra leyes inicuas u obsoletas está más que justificado. También lo está oponerles, si es menester, formas de resistencia o desobediencia pacíficas, como las acciones de Ghandi o la huelga de impuestos en Irlanda de 2012. Incluso, siempre que no se fastidie a terceros, es admisible que individuos o colectivos propugnen con su propio ejemplo nuevas normas de convivencia. Que practiquen el nudismo, fumen marihuana o creen comunas, por citar casos
comprensibles.

Oponerse al deseo mayoritario en Cataluña de celebrar un referéndum tan solo en base a que es ilegal desnuda una carencia de seriedad intelectual y moral. Es ilegal aquí y ahora, pero ha sido legal en otras partes (Quebec y Escocia) y podría ser legal aquí mismo en cuestión de meses. La ley puede cambiarse: reúnanse los políticos para dialogar, negociar y pactar. Para eso cobran de nuestros impuestos: para solucionar problemas, no para emponzoñarlos. Hagan lo que hicieron con rapidez y eficacia cuando alteraron un artículo –el 135– de la Constitución. O lo que hizo Torcuato Fernández-Miranda cuando dio paso a la legalidad de 1978 desde la legalidad del franquismo. Eso sí, se requieren audacia, creatividad y laboriosidad, virtudes ciertamente escasas en la mayoría de nuestra actual élite política.

Llegados a este punto, me veo obligado a hacer las proclamaciones de rigor. Soy partidario de una República Federal Ibérica, así que pueden ustedes comprender que no me entusiasma la idea de la independencia de Cataluña. Detesto los nacionalismos, así que me niego a defender tanto la trinchera de la estelada como la trinchera de la rojigualda. Pero también creo que una familia no puede obligar a seguir en ella a un marido, una esposa o un hijo mayor de edad que aspira a emanciparse. La adhesión a un grupo –de cualquier tipo– debe ser voluntaria, basada en el derecho a decidir de todos y cada uno de sus miembros. La seducción es lo mejor para añadirle miembros o para convencer a los existentes de que no lo abandonen.

Mi ideal para Cataluña sería, pues, que los políticos de Madrid y Barcelona negociaran una fórmula que permitiera a los ciudadanos de esa comunidad expresar en las urnas si desean a) la independencia o b) una nueva manera (federal o confederal) de pertenecer a una nueva España. O sea, un nuevo Estatuto en una nueva Constitución. Entretanto, servidor no adoptaría ninguna medida brutal para impedir que los catalanes que lo deseen voten el 1 de octubre. Intentaría evitar que se cumpliera esa profecía del choque de trenes que circulan en direcciones contrarias por la misma vía. O la de los vehículos que terminan arrojándose al vacío en el juego del gallina de la película de James Dean. Huiría de lo difícilmente reparable: un muerto en algún enfrentamiento, políticos detenidos por la Guardia Civil, esas cosas.

Consideraría el 1 de octubre como un gran sondeo o como una manifestación en la que en vez de caminar por las calles se deposita una papeleta en una urna. Registraría mentalmente su resultado y seguiría con mi propio camino: trabajar por esa nueva relación a someter en su momento a referendos (en Cataluña y en el conjunto de España). Estos sí, aprobados previamente por las partes y de consecuencias legales.
Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



15 Comentarios
  • ArktosUrsus ArktosUrsus 10/09/17 22:54

    Lúchese por cambiar la ley. Incúmplase si es para cambiarla, pero aténgansé a las consecuencias. Por citar sólo un ejemplo de los que señala el articulista: miles de feministas fueron encarceladas y algunas decenas asesinadas por incumplir la ley hasta que ésta cambió. Y no se debe olvidar que la ley que se incumple es la que permite que los incumplidores estén en posición de incumpliría. No son Ghandi ni Mandela. Esa reflexión creo que no la han hecho. Y deberían.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Galeno1 Galeno1 10/09/17 15:43

    "Parece difícil negar que hoy atravesamos un momento caliente. La encrucijada es si sabremos encauzarlo institucionalmente o elegiremos condenarlo moralmente —“los míos son actores políticos legítimos, los otros son un estado de ánimo, una suspensión de la razón”—. Nos jugamos que el impulso popular sirva para ensanchar y robustecer nuestras democracias o que se estrelle contra unas élites atrincheradas y temerosas del futuro... e incluso de una “sobredimensión de la esencia popular de la democracia”. Esta es, como bien señala el autor, la batalla intelectual más relevante del momento, y Lassalle es sin duda de los más lúcidos y preparados para librarla desde el campo conservador. Bienvenida sea."


    "Tweet fijado

     Íñigo Errejón‏ @ierrejon  9 sept.

     Qué supone "el populismo" es el corazón de la disputa por la democracia.Reseña crítica a Lassalle en @babelia_elpais""

    https://twitter.com/ierrejon/status/906506651334856704

    Sus enemigos internos como Iglesias y Monedero, en vez de Torcuato le llaman Fouché.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • Galeno1 Galeno1 10/09/17 15:53

      El corazón como motor central, Como centrocampista del que surge el juego en el campo político.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • Galeno1 Galeno1 18/09/17 15:25

        "Íñigo Errejón‏Cuenta verificada @ierrejon  16 sept."
        " Responde Lasalle a mi texto de la semana pasada. Es de justicia difundirlo, porque además es un lujo debatir así"

        https://twitter.com/ierrejon/status/909058583148548096

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • Azalea Azalea 10/09/17 11:31

    plenamente de acuerdo Javier,

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • vibebilbao vibebilbao 09/09/17 12:13

    Artículo totalmente demagógico. Quien decide cambiar las leyes? La mayoría blanca?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    3

    2

    • Galeno1 Galeno1 09/09/17 16:16

      La democracia es el mejor sistema que ha inventado el ser humano para convivir en sociedad y lo que tenemos en EEUU no está mal. (Woody Allen hace más de cuarenta años).

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Galeno1 Galeno1 08/09/17 19:57

    "Santiago y cierra España"

    "Era preciso hacer algo para tranquilizar a la parroquia, muy nerviosa con las noticias de Cataluña. No bastaba con la crispada y desencajada reacción de la vicepresidenta del gobierno que salió calificando de patada a la democracia la aprobación de la Ley del referéndum. Al contrario, el ridículo de Sáenz de Santamaría fuera de sí tenía que compensarse con algo que eliminara la impresión de que el Estado está en manos de auténticos orates.

    Así que el gobierno decidió compensar un ridículo con otro: puso a Rajoy a hablar. Faltando a su costumbre de no dar jamás explicaciones por nada, el de los sobresueldos, se decidió a informar en su inimitable estilo al término del consejo de ministros extraordinario. Sentó previamente a todos los ministros en primera fila, como doctrinos, convocó a los medios y les espetó la habitual monserga llena de falsedades y topicazos. Había condescendido a dar cuenta de lo que piensa hacer y no iba a tolerar que nadie pusiera nada en cuestión. El núcleo de su discurso fue una enumeración de los recursos mediante los cuales pretende que el Tribunal Constitucional le saque las castañas del fuego de su propia incompetencia,  y un ataque al bloque independentista y al govern de la Generalitat a los que acusa de "autoritarios" y de ir en contra de la democracia. Sin admitir preguntas, sin observaciones, democráticamente."

    https://cotarelo.blogspot.com.es/2017/09/santiago-y-cierra-espana.html

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    11

  • luzin luzin 07/09/17 00:06

    " creo que una familia no puede obligar a seguir en ella a un marido, una esposa o un hijo mayor de edad que aspira a emanciparse" Comparar la ruptura de un Estado como el español con el divorcio familiar no sólo demuestra indigencia intelectual si no un desconocimiento total de la historia reciente.
    Comparar la Constitución española con el Código de Hammurabi, la esclavitud o el machismo me parece demagogia barata. E igualar miles de años con 40 años también. La Constitución puede ser cambiada, bien por los propios mecanismos que ella rigue o bien por la fuerza.
    "Una ley injusta puede y debe de ser combatida, afirmaba Thomas Jefferson". Pues nada que en EEUU a algún gobernador se le ocurra convocar un referedum y veremos que le ocurre. A algunos la misma existencia de los estados nos parece injusto y las leyes que de ellos emanan también ... pero sabemos que el intento de disolución de cualquiera de ellos es castigado con severidad. Es más, ¿qué ley van a cambiar los catalanes si en su proyecto ni siquiera recogen el derecho de autodeterminación que denuncian?
    "Oponerse al deseo mayoritario en Cataluña de celebrar un referéndum tan solo en base a que es ilegal desnuda una carencia de seriedad intelectual y moral". Es ilegal y quien quiera convocarlo que cambie la legalidad, o que lo haga por la fuerza. Lo contrario si que carece de seriedad intelectual y moral. Y no parece muy lógico que uno imponga su fuerza sin esperar una reacción en contra. (¿Tercera ley de Newton?).
    La Constitución española no es inamovible ni sagrada, sólo hace falta utilizar las formas que en ella están recogidas o bien la fuerza bruta. No entiendo que siendo tantos millones de catalanes los que están dispuesto a formar un estado no lo hagan ya ...

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    26

    9

    • luzin luzin 07/09/17 01:27

      Y después está el rollito de la República, en este caso federal e ibérica. Algunos se han creído el
      argumento de que si Cataluña crea una República entonces automáticamente en España se abre "el cerrojo del 78", pero eso es mera creencia, cualquiera podría argumentar lo contrario, y decir que el proceso catalan puede llevar justo a lo contrario, el renacimiento del peor nacionalismo español. Y cuando hablan de República no especifican, pues visto los proyectos de República en cataluña los cambios pasan por tener un Presidente de república en lugar del Borbón, el resto prácticamente lo mismo ... es decir una copia de la constitución española.
      Claro que a algunos les han vendido la moto de lo ricos que serán cuando no tengan que compartir con el resto de los españoles, de hecho el PIB per capita en Cataluña es de casi 29.000 euros anuales mientras que el extremeño se queda en 16.000. Pero este argumento también puede ser puesto en cuestión dado que los caso de ruptura estatal, aun siendo acordada (eso si en estado construidos artificialmente durante el siglo XX), los efectos económicos suelen ser muy negativos: por ejemplo, el comercio entre Lituania y Letonia cayó un 55% y el de Croacia y Eslovenia un 61%. Entre Chequia y Eslovaquia el comercio cayo 2/3. Así que vayan echando cuentas.

      Responder

      Denunciar comentario

      17

      6

  • El Diablo Cojuelo El Diablo Cojuelo 06/09/17 21:44

    ...."Lo normal esta sobrevalorado, no hay peor decepciòn que te mientana cuando ya sabes la verdad: Las palabras sobrevaloradas son como las hojas de los arboles, cuando abundan, poco fruto hay entre ellas; "Los arboles meditan en invierno, gracias a ello florecen en primavera, dan sombra y frutos en verano y se despojan de lo superfluo en otoño (Poverbio zen)...del otoño aprendì que aunque las hojas caigan, el arbol sigue en piè."...-" Si la libertad intelectual -que sin duda ha sido una de las marcas que han distinguido a la civilizaciòn Occidental- tiene algùn significado, es que toda persona tendrà el derecho de decir y de imprimir lo que crea que es la verdad, siempre que no lesione al resto de la comunidad en alguna forma que no sea inconfundibe (...) Si la Libertad tiene algun significado, es precisamente el derecho de decirle a 'cierta gente' lo que no quiere escuchar...-y contrastar con diversas 'fuentes'...la veracidad de la acciòn. ..... El Diablo cojuelo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    2

    5

    • El Diablo Cojuelo El Diablo Cojuelo 06/09/17 21:55

      _Posdata....-Y ahora una evidencia : "La clave de todo es la paciencia; "Un Pollo se obtiene 'empollando' el huevo, no rompiendolo.... El Diablo Cojuelo.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      7

  • etrusko etrusko 06/09/17 20:56

    De todas formas, si los catalanes mayoritariamente quieren la independencia, debería ser con procedimientos legales, después de debates políticos que informarán a la ciudadanía y  en términos justos con el resto del Estado ya que compartimos muchas e importantes cosas

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    9

  • etrusko etrusko 06/09/17 20:50

    No cabe duda de que en la situación  actual entre Cataluña y el Estado tiene mucho que ver la ruindad del PP y su forma de actuar desde la aprobación  del  Estatuto mandandolo al TC, solo por desgastar al gobierno de Zapatero. Luego vinieron el boicot a los productos catalanes y otra serie de medidas ofensivas para Cataluña sin pensar en las consecuencias políticas que todo ello tendría. El PP ha sido con su política el mayor impulsor del independentismo y luego no ha tenido Rajoy capacidad para desactivar la situación.  Por ello y por la corrupción considero que  PP es como un cáncer para España.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    28

  • Argaru Argaru 06/09/17 17:18

    2/2
    ... a la fuerza. Los catalanes deben pronunciarse en un referéndum, si o si, con todas las garantías del mundo. Y deben pronunciarse porque no queda otra. Rajoy y sus "hordas" han tensado tanto la cuerda que es la única salida a este conflicto. A nadie se le puede obligar a estar en un sitio que no quiere estar.  Por esta razón, se deben poner urnas y, además, estoy TOTALMENTE SEGURO, confiando en su inteligencia y en su sentido común, que la inmensa mayoría de los catalanes votarían NO. Solo los cobardes y mediocres le tienen miedo a las cajitas de cristal. Lo que no entiendo es, ¿cómo algunos de los dirigentes de la antigua Convergencia no temen el resultado de las urnas? Quizás sea el último y único recurso que les queda para no acabar en la carcel por corrupto. Cuando Argelia se independizó de Francia, lo primero que hizo la OAS fue "limpiar" la kasbah de gentuza. ¿No deberían hacer lo mismo los catalanes honrados que quieren la independencia? De momento, la cobardía de Rajoy esconde la cobardía de Mas.

    Responder

    Denunciar comentario

    6

    20



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre