X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




El vídeo de la semana

Supremacistas

Publicada 16/09/2017 a las 06:00 Actualizada 15/09/2017 a las 21:30    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 105

El independentismo desoye al Gobierno y pone en marcha la campaña por el 'sí'

Aún con los ecos de la Diada muy presentes, el presidente de la Generalitat insistía en una entrevista concedida a TV3 en que "la campaña se va a abrir".

Qué simpático podría resultar que un tipo que se está empeñando en dibujar fronteras nos cuente a todos que vivimos en un mundo que las está borrando. Simpático, si no jugara al supremacismo ni fuera descaradamente manipulador en su acciones y sus omisiones.

Ver a Puigdemont en su tele de cabecera, la pública que han puesto al servicio de una parte de los catalanes, asegurar que “un gobierno chapado a la antigua” –en referencia, supongo, al español, o al de la Unión Europea– no se da cuenta de que vivimos en un mundo que “no tiene fronteras”, resulta altamente clarificador de la catadura moral y la altura intelectual del personaje, por mucho que aclare que está hablando “en el caso de la comunicación electrónica”.

Es el ejemplo perfecto del embudismo militante –para mí lo ancho, para ti lo estrecho– que practican los independentistas en general, y estos “neoantisistema” de la antigua burguesía catalana en particular. Viene a decirnos que ese gobierno antiguo que no entiende que no hay fronteras electrónicas me está impidiendo a mí que levante las mías físicas. Inmenso.

La siguiente va a ser acusar de imperialista al gobierno que va a intervenir sus cuentas, esas que nutren y gestionan con el dinero del resto de los ciudadanos de esta España al parecer simplona y predemocrática.

El nacionalismo es una ideología supremacista, conviene no olvidarlo. Basa su posición y estrategia en su superioridad cultural, cuando no racial o intelectual, y ahí navega y ahí recoge su cosecha. El dibujo de fronteras, más aún en ese mundo que el propio Puigdemont nos recuerda que las está borrando, no es sólo una inútil definición geográfica de diferencia, sino una salvaguarda de la superioridad de quienes lo realizan. El discurso independentista está hoy en Cataluña al nivel de aquello del tal Lupiañez de Blanes, que vino a fijar la distancia que hay entre la forma de vivir de los catalanes y el resto de los españoles, comparando a Dinamarca con el Magreb. Se creen superiores y lo exhiben sin pudor. El independentismo se ve tan por encima de los demás, en la calle y en los despachos, que cree que puede saltarse cualquier ley que no sea la propia en su camino para obtener la supuesta felicidad individual y colectiva de sus partidarios. Lo peor es que hay cientos de miles de personas que lo entienden así, que siguen pensando que el malo es el sistema democrático constitucional español y que los buenos de la burguesía catalana radicalizada, la izquierda contradictoriamente nacionalista y las legiones de los antisistema, son los pastores que les conducirán a la felicidad absoluta cuando por fin consigan bajar las barreras y vivir en su Arcadia feliz.

No hay un solo responsable, por supuesto. Ha habido años de manipulación nacionalista y torpeza del Estado central que utilizó en beneficio propio el poder de los nacionalismos catalán y vasco para formar gobierno y no supo mantener una relación igualitaria y fluida con él. Pero sí existe un actor principal, ese independentismo tan pagado de sí mismo como para creerse y hacer creer que en nombre de la gran mentira de la patria catalana se puede pisotear la ley, la democracia y el futuro, tergiversando la realidad hasta el punto de arrogarse la única representación de la ley, la democracia y el futuro.

Un independentismo en el que se han hermanado contra natura la amalgama de Junts pel Si y la muchachada de la CUP, tan interesados todos ellos y tan de andar por casa que siguen sin responder a qué harían con su alianza cuando consiguieran la independencia, cómo volverían a la Unión Europea después de salir automáticamente al abandonar un país miembro, qué le dirían a los agricultores, los empresarios, los ciudadanos que perderían derechos y ayudas de esa Unión en la que no estarían, cómo retendrían la desinversión general que se produciría al crear el nuevo estado, qué garantías ofrecería a inversores nuevos un régimen nacido del incumplimiento de leyes democráticas, cómo explicarían el ínfimo valor de su moneda, la peseta naturalmente, fuera del universo euro, cómo sería su ejército, quién vigilaría sus fronteras, en qué liga jugaría el Barcelona… y tantas y tantas cuestiones abiertas.

Pero todo eso no importa mientras haya un Estado malo que lanza contra los pacíficos pastores, que ni presionan ni amenazan ni silencian a los disidentes, a toda su artillería mediática y judicial perfectamente organizadas para reprimir derechos históricos. Ante esa situación, ¿qué más da la historia? ¿Quién quiere respuestas a la razón si el futuro es la felicidad de la patria luminosa gobernada por seres incorruptibles y sin pasado? ¿Para qué nos vamos a complicar en cálculos que pueden ensombrecer el horizonte si lo que vamos a conseguir es una patria nueva, una bandera propia, un himno y unas brillantes alambradas de frontera? ¿A quién le importa lo que tengamos si seremos todos ciudadanos de la feliz, justa e igualitaria República Catalana?

Porque la razón está de más mientras haya un horizonte que otorgue carta de naturaleza política a la supremacía cultural, económica y probablemente también racial. Aunque sea falsa, como todo el proceso. Aunque cueste el futuro.


Hazte socio de infolibre



31 Comentarios
  • bcJavier bcJavier 22/09/17 21:38

    Excelente articulo, pero ya sabemos que no hay peor sordo que el que no quiere oir

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • El Quijote El Quijote 20/09/17 07:28

    El nacionalismo catalan, como todos los nacionalismos, se basa en el racismo y la idea de que ser superiores por haber sido paridos en un determinado pueblo, en esto coincido completamente con usted sr. Lucas.
    En cualquier caso la situación actual en Cataluña creo que sólo obedece a los intereses de la banda de los Pujol y los corruptos de CIU que tratan de salvarse de la cárcel para pagar por todo lo robado, que ha sido mucho, durante los últimos 40 años. Por otra parte la "torpeza" de los gobiernos del PP y PSOE que por gobernar cuando estaban en minoria, concedieron todo tipo de privilegios a los nacionalista vascos y catalanes de derechas, PNV y CIU, han alimentado a esta orda de fanáticos nacionalistas.

    Responder

    Denunciar comentario

    6

    4

  • Kao47 Kao47 19/09/17 14:20

    Sr. Juan Ramón Lucas le confieso que no he podido terminar de leer su artículo ya que hace tiempo que no comulgo con los que simplemente describen su manera de ver la realidad sin contrastar nada de lo que dicen, dicho de otro modo lo subjetivo queda al nivel de las charlas de bar (entiéndase ... por lo distendido de la situación) por mi parte solicito más rigor en un medio escrito sea o no digital y sepa usted que las fronteras son invento humano y no me vale ir con el DNI a Alemania cuando se me trata como un europeo de 2ª fila, y esa es una frontera igual de humana que cualquier otra. Si Cataluña queda fuera de la CEE, tan solo tiene que pedir su ingreso nuevamente. o ya nadie se acuerda de los criterios de convergencia?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    12

    9

    • mcjaramillo mcjaramillo 19/09/17 18:33

      No manipule. No basta con pedir el ingreso en la CE para ser admitido. Requisito indispensable, que los 27 países miembros den su conformidad. Con que uno no lo haga, no hay ingreso.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      3

      10

      • Kao47 Kao47 22/09/17 13:27

        Y dígame sabe de algún país que ha quedado fuera, cumpliendo los criterios de convergencia por oposición de alguno de sus miembros?

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • Juan Villar Juan Villar 19/09/17 00:18

    Lucas, no tienes credibilidad, ninguna. Opinar en el diario del que soy socio no me obliga ni siquiera a leerte.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    11

    14

    • logicayrazon logicayrazon 21/09/17 12:44

      Los fascistas son así. Ven lo que quieren ver, oyen lo que quieren oir y los que saben leer, leen a quello que mantiene y apoya su estructura de pensmiento.

      JUANRA es y escribe con sentido común, lo que les falta a muchos que opinan aqui...bueno quiza lo que tienen es sentido de la pasta. Muchos comentan porque estan a sueldo de los sediciosos

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      1

  • agua agua 18/09/17 16:58

    Muy esclarecedor artículo por la excelente descripción del nacionalismo catalán que, como todos, avanza enrocad, a pesar de ser un anacronismo, con rumbo fijo anclados en cerrar su insula barataria, en lugar de avanzar hacia la ciudadanía mundial, que crea instituciones que buscan la solidaridad y la justicia universales. Cuanto falso intelectual cargado de analfabetimo histórico. Gracias Sr, Lucas. Espero seguir disfrutando con sus reflexiones.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    14

    14

    • logicayrazon logicayrazon 21/09/17 12:45

      Siempre han sido unos clasistas y los de las vascongadas con el añadido de racistas.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      1

    • viaje_itaca viaje_itaca 18/09/17 18:27

      ¿Usted realmente cree que vamos a llegar a una Ciudadanía Universal que cree "instituciones que buscan la solidaridad y la justicia universales"? Yo, con la globalización, no veo más que los denominados "mercados" globales, cargándose los derechos de todos, sosteniendo cosas como los diamantes de sangre o el saqueo del coltán o las guerras del petróleo y, de paso, destrozando el planeta.

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      9

  • lebp lebp 18/09/17 16:11

    Dos cosas, a) para leer este tipo de comentarios no es necesario ser o estar abonado a este medio, me estoy pensando continuar con el abono, hay varios que no entiendo que pintan aquí pagando yo la parte alicuota.Mas desde que no veo a José Miguel Monzon (Chechu) por estos lares, espero que se incorpore lo mas pronto posible, de mediocres estamos ya servidos e incluso artos.






    b) Este señor es ramplon en sus razonamientos y populista de derechas, muy de derechas. Quiere ser simpático y es mas simple que el mango una tiza.¡ que razonamientos!!!! Vale para un programa como " La Taladradora" el martillo neumático le afecto bastante

    Responder

    Denunciar comentario

    14

    11

  • luico68 luico68 17/09/17 21:58

    Sigo con cierta perplejidad la deriva nerviosa del Sr. Juan Ramón Lucas en sus últimas columnas de opinión. El otro día, los promotores del independentismo catalán eran unos “proxenetas”. Hoy  les toca ser unos “supremacistas”. La definición que del nacionalismo como concepto y realidad política hace el Sr. Lucas, es de una ramplonería que causa pasmo y sorprende en un periodista de su formación y trayectoria. Me cuesta creer que honestamente su conocimiento de la historia, ya no de España o de Cataluña, sino del mundo después del siglo XVIII, no le dé para un razonamiento medianamente presentable en términos de teoría política, sobre este concepto. Aún recuerdo, con cariño, al Sr. Lucas cuando conducía el programa “En días como hoy”, de Radio Nacional de España. Supongo, ahora preocupado, que en tanto que “nacional”, aquella era también una emisora de supremacistas. 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 8 Respuestas

    20

    24

    • Carmen47 Carmen47 18/09/17 13:27

      "La definición que del nacionalismo como concepto y realidad política hace el Sr. Lucas, es de una ramplonería que causa pasmo y sorprende en un periodista de su formación y trayectoria". Yo le pediría a usted, Iuico68, que se molestara en darnos una definición más compleja y veraz de la ideología nacionalista. ¿La tiene? Ayer, en El Objetivo, el portavoz del PNV parece que tampoco supo hablar más que de la "explotación económica" a la que tanto al País Vasco como a Cataluña les somete el estado español. La verdad, la ramplonería me parece que se la fabrican ellos solitos.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 6 Respuestas

      7

      9

      • luico68 luico68 18/09/17 23:17

        Puede ser suficiente para el formato de un diálogo en este medio, la selección de citas que aporta viaje_itaca. Especialmente las de Weber y Anderson. Ambas resumen dos rasgos del nacionalismo que pasa por algo el sr. Lucas: 1- Que el nacionalismo no es una "patología" social, sino un fenómeno inherente la articulación política de las sociedades contemporáneas, y 2- Que los nacionalismos, como cualquier identidad colectiva, son construcciones contingentes, históricas. Y esto vale para TODOS los nacionalismos. Incluido el español, obviamente. Desconocerlo, es una torpeza impropia de personas medianamente informadas; cuando no directamente deshonestas. 

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        2

        4

        • Infobron Infobron 19/09/17 16:51

          Evidentemente, lo que vale para el nacionalismo catalán, vale para el español. No hay muchas diferencias. En particular, todos los nacionalismos suelen ser amantes de la homogeneidad, no necesariamente étnica, pero al menos sí cultural.

          Responder

          Denunciar comentario

          1

          2

      • viaje_itaca viaje_itaca 18/09/17 18:45

        Le doy yo unas cuantas definiciones de nacionalismo: "[...] las nacionalidades están constituídas por la reunión de hombres atraídos por simpatías comunes que no existen entre ellos y otros hombres[...] que les impulsan a obrar de concierto mucho más voluntariamente que lo harían con otros, a desear vivir bajo el mismo gobierno[...]" J. Stuart Mill. "Una nación es [...] una gran solidaridad constituida or el sentimiento de los sacrificios hechos y por los que todavía se está deispuesto a hacer [...] el consentimiento, el deseo claramente expresado de seguir viviendo en común" Esta. de E. Renan. "La nación es el conjunto de hombres unido por la comunidad de destino en una comunidad de carácter" O. Bauer. "Una nación es una comunidad de sentimiento que se manifiesta adecuadamente en un Estado propio; por lo tanto, una nación es una comunidad que normalmente tiende a crear su propio Estado" Max Weber. "[...] una comunidad política imaginada como inherentemente limitada y soberana" Benedict Anderson. Las citas, sin filtro, de Miguel Caminal en un excelente artículo: "Dimensiones del nacionalismo", en Ciudad y ciudadanía, de F. Quesada (ed). Es algo que no tiene definición fácil, pero estos autores la aproximan desde varios puntos de vista. La ideología es como todas las ideologías, ya muy correctamente criticadas por Marx: una serie de contenidos cognitivos que esconden intereses y falsean la verdad. Pero no pasamos sin ellas: tan ideologizado están los que defienden UN nacionalismo a las claras como los que lo hacen a la chita callando (tipico de muchos nacionalistas españoles) como la desaparición de los nacionalismos. El pensamiento crítico no es buena herramienta para el poder.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 3 Respuestas

        2

        4

        • Infobron Infobron 19/09/17 16:55

          La definición de Stuart Mill resulta insuficiente: grupos de personas de diferentes países pueden sentirse atraídos por similares ideas o intereses. Y la de Renan recuerda el tufo fascistilla de aquello que decía Pemán (si no recuerdo mal): "España es una unidad de destino en lo universal"

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 2 Respuestas

          0

          2

          • Dolores Sorondo Dolores Sorondo 20/09/17 17:10

            Lo de que España era una unidad de destino en lo universal lo decía José Antonio Primo de Rivera, 

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 1 Respuestas

            0

            1

            • viaje_itaca viaje_itaca 20/09/17 23:44

              He puesto las definiciones que seleccionó el autor Miguel Caminal para hacer un acercamiento al tema, en el que no hay acuerdo, pero se puede uno acercar razonablemente. Efectivamente, una de ellas suena muchísimo a la unidad de destino en lo universal, y también pueden admitir situaciones extrañas, caso de la de Mill, aunque creo que no existe ninguna experiencia así durante la Modernidad, que hayan querido formar un gobierno propio con forma de Estado, sin una base territorial, pero con las migraciones y el mundo virtual de Internet, podrían surgir fenómenos sociales nuevos que efectivamente rompieran la definición, del mismo modo que surgió en un determinado momento histórico el nacionalismo. No parece fácil, porque pueden existir y existen otro tipo de vínculos sin interferir con estados y naciones. En todo caso, si tal cosa se hace notar, habrá que hacer más definiciones que lo recojan.

              Responder

              Denunciar comentario

              1

              0

    • jorgeplaza jorgeplaza 18/09/17 09:48

      A mí me ocurre lo contrario que a usted: cuanto más claro habla el señor Lucas, más me gustan sus artículos. De hecho, creo que el principal defecto que cabe señalarle es su excesivo afán de contemporizar, de mantenerse en el centro y de recurrir por sistema a las medias tintas, los paños calientes y las ambigüedades disfrazadas de ponderación. Por una vez, no lo ha hecho y se le entiende todo. Y eso que tan bien se entiende resulta que es verdad.

      Responder

      Denunciar comentario

      17

      15

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 17/09/17 20:45

    No suelo coincidir con el señor Lucas, pero en este caso (sin ponerme tan borde) creo que le asiste una parte de razón. Quien se salta una ley democráticamente establecida (no es una imposición dictatorial, no lo olvidemos) no puede ofrecer garantías democráticas. La Arcadia Feliz que ofrecen los nacionalistas es la del 3%, los mossos matando a palos en la calle a un ciudadano o familias apoltronadas en el poder. Nihil novum est sub solem. Nada que no pase en el resto de España y en muchos países "civilizados". El desconocimiento histórico del que hacen gala gran parte de los nacionalistas es sonrojante (como Rufián asegurando ser marxista y diciendo a continuación que "El Capital" se escribió hace 250 años). El PP no le va a la zaga y el nacionalismo "por pelotas" que exhiben muchos nacionalistas españoles es igual de sonrojante como ese indocumentado en las redes que "olvida" los 800 años largos de presencia islámica en España para defender su islamofobia. Nacionalistas (españoles y catalanes) se aprovechan de un desconocimiento atroz y una incultura sublime de un pueblo más pendiente de transgredir normas que de vivir en paz y armonía, y cambiar los ladrones que ocupan el poder (en cualquier parte de España) que es lo que realmente nos haría mucho más felices.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    7

    19

    • Sancho Sancho 18/09/17 00:03

      Totalmente de acuerdo con tu comentario.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      2

  • bereixo bereixo 17/09/17 20:29

    “El nacionalismo es una ideología supremacista”. Lo afirma Juan Ramón Lucas, que a lo mejor espera por respuesta, “palabra de dios, te alabamos señor”.
    O quizás, le faltó añadir algo de mucho agrado para el demócrata Rajoy, “¡callen y aguanten, yo hablo por ustedes”!
    A pesar de ello, el señor Juan Ramón Lucas, que no es supremacista, a partir de una falsedad vacía construye un relato falso y lo hace con el tono del cura que habla desde el púlpito a los fieles, a esa turba ignorante.
    Al señor Juan Ramón Lucas no le parece supremacista el derecho de conquista, ¿verdad?
    500 años de subyugación de un pueblo, desde los Reyes Católicos al Caudillo por la Gracia de Dios, pasando por dictaduras de Austrias, Borbones y otros tarados gritando ¡Arriba España!
    El primer Borbón, o casi mejor “bobón”, Felipe V, rey de Castilla nacido en Francia, sometió el Principat y las Illes Balears a la jurisdicción de Castilla y se autoproclamó rey de España “por el justo derecho de conquista que hicieron mis armas”.
    A los dirigentes del PP, como a sus plumillas y voceros, les encanta reivindicar el “derecho de conquista”, como demuestran públicamente cada vez que tienen ocasión.
    Añoran la dictadura de Franco, como reconoce Jaime Mayor Oreja, cuando la define como “una época muy apacible”. La paz de los cementerios, junto a cuyas tapias se asesinaba a los disidentes. Aquellos tiempos en que solían verse por las calles de las naciones españolas de habla no castellana carteles que rezaban “HABLE ESPAÑOL, NO SEA PALETO”.
    Son los mismos que gobiernan el Estado, los de un partido que es residual en Catalunya, liderado por cleptócratas que tienen por ideología la corrupción, los mismos que rechazaron la Constitución y acabaron tomándola como un purgante.

    Pretende Rajoy en su torpeza darnos lecciones de democracia, cuando afirma “solo lo legal es democrático”, en vez de “solo lo democrático es legal”.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    15

    19

    • Infobron Infobron 19/09/17 16:47

      Sí, sí, liderado por cleptócratas. Estoy de acuerdo, pero es lo mismo que pasa en Convergencia (ahora con otro nombre), ¿no? Lo de las dictaduras de los Austrias no tiene mucho sentido histórico. Sencillamente, era así por doquier.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 3 Respuestas

      1

      3

      • bereixo bereixo 19/09/17 19:08

        Por su puesto que se ha dado la cleptocracia en Catalunya y no sé si sigue, no se puede negar. Solo que el latrocinio de CIU (que efectivamente mudó sus siglas) sería imposible sin la complicidad de los sucesivos gobiernos del Estado, del PSOE y del PP, que se apoyaron en los nacionalistas de la burguesía catalana para, desde Madrid, poder legislar, enchufar a mediocres en todas las administraciones hasta llenarlas y robar a saco por toda España. Quizás por eso la quieren tan unida, uniforme, igualitaria y unitaria. Tal vez consideren, con la experiencia acumulada, que ello les facilite el latrocinio y el saqueo, es posible.
        Por otra parte, el hecho de que en la Edad Moderna hubiera absolutismo por doquier, no lo convierte en bueno y, en cuanto a los Austrias, como anteriormente los monarcas de la Corona de Aragón, siempre respetaron las instituciones locales.
        Fue Felipe V de Borbón, con la promulgación de los Decretos de Nueva Planta, quien las suprimió y sometió los territorios al dominio de la jurisdicción de Castilla.
        Si a ello añadimos que, desde entonces, como en todos los regímenes dictatoriales, siempre se ha valorado más la lealtad que el talento; y para afrontar los problemas se ha optado por el empleo de los medios coercitivos del Estado y la represión, en lugar de la inteligencia y el diálogo; pues de aquellos polvos, estos lodos.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 2 Respuestas

        1

        2

        • Infobron Infobron 19/09/17 23:22

          Sólo algunos matices: que cada palo aguante su vela. Los pecados del PP y del PSOE no limpian los de CiU. Eso de que PP y PSOE, con su complicidad, etc, suena a repartir el 3% entre 3. No: al PP lo que es del PP y a CiU lo que es de CiU. Respecto al absolutismo: no es que haya que darlo por bueno, es que hay que situarlo en su tiempo, como cualquier hecho histórico. Y por último, ya sabemos lo que pasó con la guerra (internacional) de sucesión, pero aquellos polvos están, o deberían estar, muy lejos de estos lodos. ¿En qué bando estaban mis antepasados? Francamente, ni idea.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 1 Respuestas

          1

          3

          • bereixo bereixo 20/09/17 15:08

            Bueno, en cuanto a los pecados de cada uno y que cada palo aguante su vela, es que yo creo que no pueden disociarse. Pues los líderes de CIU, PSOE y PP se necesitaban mutuamente y obraron de acuerdo en la procura de unos intereses particulares muy distantes de los de la ciudadanía, a la que los políticos de dichos partidos decían representar.
            Entiendo que el expolio de Catalunya no podía alcanzar las proporciones que alcanzó si los dirigentes del PSOE y del PP, conocedores de los hechos desde un principio, hubieran puesto los medios para evitarlo, en lugar de hacer lo que hicieron, justo lo contrario. Y ellos, a cambio salieron beneficiados en sus intereses, con unas mayorías parlamentarias que parecían casi absolutas en el Congreso y el Senado.
            Por lo que se refiere al origen lejano del problema catalán actual, amí no me parece tan lejano. Son trescientos años, que en términos históricos no es ninguna exageración y, en todo caso la naturaleza, también la humana, es así. El Nilo nace lejos de su desembocadura y el agua en su camino recorre diferentes tierras de las que arrastra una parte.
            Más bien, con lo de aquellos polvos y estos lodos, pretendo decir que el empleo sistemático a lo largo de los tiempos, de los medios coercitivos del Estado y la represión como único recurso, se ha demostrado ya suficientemente que no sirve. Engendran violencia y crean resentimientos incurables en los pueblos que los sufren contra la autoridad que los aplica.
            Entonces, no me preocupa ahora tanto en qué bando estaban los antepasados de nadie, como el hecho de que había bandos, lo que nos señala en su origen la existencia de un problema, que a día de hoy no está resuelto. y que, a pesar de ello, desde el Gobierno Central se insista en aplicar medidas del mismo carácter de las que siempre han fracasado.
            “Locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener diferentes resultados”, nos enseñó Albert Einstein.
            Desconozco si Rajoy está loco, pero creo que si sigue haciendo lo mismo que hasta ahora, no va a obtener diferentes resultados. El problema seguirá ahí el día 2 de octubre.

            Responder

            Denunciar comentario

            0

            2

  • oriold oriold 17/09/17 19:27

    En elmundo.es o elconfidencial.com nos podemos hartar de leer cosas de este estilo gratis, la verdad sea dicha.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    8

    15

    • logicayrazon logicayrazon 21/09/17 14:37

      Si pero no han tumbado, como si lo ha hecho este medio, al fiscal general anti todo menos de la corrupción.

      La verdad siempre te deja solo. Por eso huímos de ella.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 17/09/17 20:16

      ¿Y qué? ¿Que quiere decir usted? ¿Está insinuando que Infolibre debería censurar a los opinantes, que debiera cercenar la libertad de expresión o acaso que contrate a los articulistas a su gusto y capricho o que todos deben ser tan extremistas como, por su escrito, parece usted?

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      8

      16

      • Dolores Sorondo Dolores Sorondo 20/09/17 17:22

        Nadie pide a Info Libre que censure a sus "opinantes " como usted dice, pero sí , se espera una mayor calidad en sus periodistas y no esta simplificación y falta de análisis de lo que está ocurriendo  en Cataluña, y no hablemos del estilo bravucón y pobre de Juan Ramón Lucas 

        Responder

        Denunciar comentario

        1

        1



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre