X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




El vídeo de la semana

De calle

Publicada 23/09/2017 a las 06:00 Actualizada 22/09/2017 a las 18:06    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 67

Libertad con cargos para todos los detenidos

Más de 2.000 personas concentradas a las puertas de la Ciudad de la Juticia para exigir la libertad de todos los detenidos.

“La calle es mía” bramaba don Manuel Fraga Iribarne desde su despacho ministerial ante las movilizaciones de la izquierda recién salida de la clandestinidad y la cárcel en los agitados tiempos de la Transición. “La calle es nuestra” presume orgulloso hoy el independentismo catalán acompañado por esta nueva izquierda sin una sola cicatriz en su currículum, que tiene la osadía de llamar "presos políticos" a los dirigentes y altos funcionarios empitonados por el Constitucional y "represión" a la acción de la policía judicial tras la orden emitida por jueces que aprecian delito en acciones de responsables de la administración catalana.

Y toman la calle y participan en el acto final de esta representación tosca y visceral, que va discurriendo según el orden programado por los propios actores: fecha del referéndum, legislación ilegal sin garantías para quien discrepa, agitación contra el Estado democrático que se defiende frente a los golpistas presentados como víctimas, señalamiento de la justicia independiente como brazo armado de un supuesto Estado opresor y finalmente movilización callejera para agitar la pacífica rutina ciudadana, asustar a los tibios y, si la cosa sale bien y va a más el estrépito en la calle, forzar a ese Estado que niega derechos a dialogar sobre las condiciones exigidas por los protagonistas del drama.

Es previsible, por tanto, que sigan las manifestaciones y algaradas, igual que es previsible que la justicia siga actuando, y unos y otros se alimenten en el bucle que con tanto acierto había calculado el independentismo. La acción/reacción cada vez más intensa.

Y más aún cuando la movilización así planificada, y apoyada, sin mucho éxito, pero con entusiasmo prerrevolucionario, por la izquierda no nacionalista tan amiga de registrar la calle como suya, ha sembrado ya cierta inquietud entre esa otra izquierda constitucionalista que se siente incómoda ante la movilización callejera porque le concede el valor de uso de muchos años de política a pie de calle, en aquel tiempo en que uno se la jugaba de verdad, no como ahora.

El referéndum ya parece estar bastante desactivado: no hay papeletas, ni mesas, ni interventores, ni colegios, ni las más mínimas garantías. No es que antes hubiera muchas, pero a la vista de la actuación de la Justicia frente a la ilegalidad que de forma consciente se está cometiendo, el frente golpista ya empieza a hacerse cuentas y concluye que lo del 1-O está bastante complicado. Bueno, no todos: Puigdemont parece creerse aún que podrá sacarlo adelante.

De modo que, con la excepción del presidente y algún que otro despistado que seguro que lo hay, los actores de esta tragicomedia en varios actos confían en la revuelta callejera como recurso final. Cuanto más ruido, cuanta más agitación, más inquietud y nervios en el Gobierno y más posibilidades de que se sumen al carro del independentismo voluntades hasta ahora indecisas. Es para ellos hoy la única estrategia posible. De ahí que hayamos visto imágenes tan sorprendentes como la de la presidenta de un poder legislativo azuzando a las masas contra otro poder del Estado, el judicial. Si la calle no responde, el llamado procés entrará en algo parecido a la vía muerta. Por eso se necesita repintar constantemente el trazo grueso del enemigo común, por eso se llama a la Guardia Civil que ejerce de herramienta judicial “fuerza de ocupación” y por eso se hurta a la ciudadanía la realidad de que quien está actuando no es un Estado extranjero opresor, sino jueces catalanes, y que todos los actores de este melodrama sabían perfectamente que incumplir la ley y encima ponerse chulos tendría como respuesta la aplicación de las previsibles sanciones.

Hay mucha más entraña que razón, y se ha desterrado la duda como guía de viaje. Todo está clarísimo y es elemental: el malo es el Estado centralista y los buenos son los que incumplen las leyes de ese Estado.

El viaje programado por el independentismo se va cubriendo etapa a etapa y en ésta final confían en la experiencia de la CUP y los apoyos de la izquierda centralista desnortada –esa que llama preso político al político preso– para ganar la calle y salir airosos.

El límite es el revolucionario octubre, hasta cuya llegada apretarán todo lo que puedan y más aún.

No es muy difícil imaginar que lo que vendrá después acaso se parezca bastante a lo que se llama técnica y popularmente hacer política. O sea, crear espacios de realidad no virtual en los que moverse para ofrecer a los ciudadanos algo más que un mundo feliz, quizá soluciones a sus problemas y esas cosas menores. Cuando se calle el estrépito de este fallido viaje, llegará el momento de convocar unas elecciones autonómicas y desde el parlamento y el gobierno que salgan de ellas abrir –si se dibujara una mayoría independentista– un diálogo sin fecha ni meta ni camino inasumibles para el Estado, con el compromiso de respeto a las reglas y la voluntad de hacer política posible, no revoluciones imposibles.

Entretanto, seguirá el ruido sin nueces y la propaganda que activa los bajos y daña la razón. E imagino que también la marcha de la llamada máquina judicial aplicando castigos y sanciones a quienes han violado la ley. Esos que cuando les llegue el embargo de cuentas quizá se pregunten si para este viaje hacían falta estas alforjas, en particular sin son ellos quienes las van a llenar de su propio bolsillo. Porque una cosa es tomar la calle para atemorizar a un poder estatal y destrozar patrimonio público, y otra muy distinta quedarse en ella para pasar algunos lunes al sol.


Hazte socio de infolibre



67 Comentarios
  • luico68 luico68 01/10/17 18:56

    Creo en una prensa libre y la defiendo, desde mis muy humildes posibilidades. Es necesario y saludable que existan diferentes medios que difundan opiniones diversas, incluso aquellas que nos puedan parecer disparatadas por su debilidad argumental, por la ignorancia de quien las profiere, o bien, lo que es más preocupante, por su calculada deshonestidad intelectual. Nada que objetar pues a que existan y se difundan opiniones que siendo de este jaez, no comparto. 
    Pero del mismo modo, creo también en la libertad de apoyar activamente o no, en este caso como socio contribuyente, aquellos medios cuya línea editorial y estilo nos parezcan dignos de ser apoyados. 
    A mi juicio, el estilo y la línea argumental del Sr. Lucas, en relación con la cuestión catalana, adolece de la honestidad intelectual y la mesura respetuosa con los diferentes, que debe caracterizar un periodismo responsable y serio, aunque sea en el género siempre parcial, de la columna de opinión. Es algo que ya he expresado, sorprendido, en ocasiones anteriores respecto de artículos de este mismo periodista, donde tachaba de “proxenetas” o “supremacistas” a quienes apoyan el proceso de independencia en Cataluña. Es por ello que hago un llamamiento a la dirección de este medio para que valore si este es el tipo de opiniones que un periódico digital como Infolibre debe sostener y divulgar.  
    Yo, lo único que puedo hacer desde mi libertad -que es la misma que la del Sr. Lucas- y  aunque solo sea un gesto simbólico, es darme de baja como suscriptor. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • csic csic 30/09/17 13:52

    Me doy de baja, no estoy dipuesta a contribuir a que se publiquen articulos como este. Seguor que se lo publicaran en La Razo, ABC o El Pais.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • avelino avelino 28/09/17 22:42

    Señor Lucas, en el espacio público cabemos, o deberíamos caber todos con independencia de ideologías y credos, pero esa pertenencia exige una actitud constructiva por parte de todos en la defensa de la convivencia pacífica y reprimir todas aquellas posturas que ponen en riesgo la armonía social.
    No estoy de acuerdo con el contenido de su artículo pero sobre todo con su consideración, casi al final donde introduce un párrafo que está en contradicción con el 95% de su contenido en el que pide “un diálogo sin fecha ni meta ni camino inasumibles para el Estado”. Sin ese párrafo su artículo podría haber sido interpretado como un simple panfleto contra los republicanos catalanes, sus sentimientos y su identidad nacional, expresado desde una posición política legítima al servicio de la monarquía constitucional española.
    Pero cuando se insulta y se descalifica a la comunidad republicana de Cataluña se pierde la legitimidad de hacer propuestas de diálogo. El diálogo si se produce, nunca se podrá realizar desde personas que han mantenido posturas pirómanas. Los propagandistas como usted, a sembrar el odio en las plataformas mediáticas del estado español y las personas sensatas que han sido capaces de respetar las ideas antagónicas, que intenten poner en marcha un diálogo constructivo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • kalikatos kalikatos 28/09/17 21:03

    LLevo mucho tiempo sin leer sus artículos, pues los considero escorados, y hoy me sigue confirmando que sus análisis, son desde un lado, quizás intentando que no le den otro golpe profesional, o porque honradamente piensa lo que escribe.Me declaro objetor de sus reflexiones y escritos, aunque como persona le deseo lo mejor.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Pedre Pedre 28/09/17 02:41

    ¿Por qué todos aquellos que se atreven a disentir con la actuación del govern de Catalunya y con las maneras del gobierno de España son tratados de fascistas? ¿Acaso ha cambiado el concepto de fascismo? ¿Es fascismo opinar diferente que un nacionalista catalán o español? No me gustan los nacionalismos. Ninguno. Son peligrosos y, para mi, lo más parecido al fascismo. No me gusta esa idea de somos especiales, diferentes, mejores que el resto.
    Un poco de cordura. Estamos intentando construir una Europa unida. ¿La vamos a construir a base de territorios minúsculos y soberanos?

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    3

  • lluisen45 lluisen45 26/09/17 16:30

    Seré breve. Lamento y mucho que este señor Lucas escriba lo que hay publicado. Se nota que no vive en Barcelona. Nada es simple y como enseñante que soy me duele que se hable de un tema tan sensible y mal llevado por los que deberían haberle dado forma, con la ligereza y tópicos que usa.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    4

    15

    • TURACA TURACA 27/09/17 10:26

      Yo también seré breve. Vivo en Barcelona y como enseñante me duele ver como se somete a los niños, por algunos, a un lavado mental propio de los campamentos de la OJE franquista.

      Responder

      Denunciar comentario

      6

      7

    • logicayrazon logicayrazon 27/09/17 01:06

      Q sensible ...al q le pica ajos come.

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      2

  • Kao47 Kao47 26/09/17 11:23

    Sr. Lucas..., sigue en su linea, por mi parte no sé si se ha quitado las gafas porque se ha operado, o porque ya no le hacen falta para ver, ya que ve lo que usted quiere.

    Responder

    Denunciar comentario

    7

    15

  • Loles.0 Loles.0 25/09/17 11:02

    Qué hombre tan rancio, lo de algaradas es de nota. Son movilizaciones democráticas de los ciudadanos, señor Lucas

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    11

    20

    • TURACA TURACA 27/09/17 10:30

      Llama usted movimiento democrático a ocupar la calle en exclusiva, amedrentar a periodistas y transmitir que mejor te quedas en casa y callado que venir a estropearnos esta "mayoría indiscutible".

      Responder

      Denunciar comentario

      6

      3

    • logicayrazon logicayrazon 27/09/17 08:45

      Las mismas que apoyanan a Franco. Igual de democraticas

      Responder

      Denunciar comentario

      3

      2

  • phentium phentium 25/09/17 09:37

    Amigo Lucas: repugnante, como siempre. En tu linea de lamer la bota que te patea el trasero. Dicho lo cual y sin darle mas importancia a este personajillo paso ha hacer la siguiente reflexion.
    Unos olvidamos muy rapidamente -los mas viejos- y otros parecen no querer saber -los menos viejos- que estos PPeros son el legado dejado por aquello fundadores de Alianza Popular que fue la alternativa unica que le quedo a la ultraderecha franquista para seguir medrando en politica.
    "La Calle es Mia" se lo escuche decir a Fraga directamente y este tipejo pertenecia a aquella clase politica que negaba la Constiucion y cualquier sistema democratico. Solo aceptaron hablar de Constitucion con las pistolas de los militares encima de la mesa.
    Las reglas democraticas les son ajenas. No van con ellos y no encajan para nada en su sistema de vida. Darle democracia a un PPero es como darle un chute de glucosa a un diabetico: es veneno.
    En la epoca franquista estos cuatreros jugaban a la Oca y al morir el general golpista aceptaron de muy mala gana que habia que cambiar al parchis, pero ellos siguen queriendo jugar a la oca y, en su defect intentan jugar al parchis con las reglas de la oca. Son ridiculos y el hazmereir del mundo. Si Europa fuese realmente democratica ya los hubiera llamado al orden, aunque para el caso que hacen........
    Por cierto Sr. Lucas....le supongo conocedor del hecho de que era su admirado Fraga quien se ocupaba de que se redactasen puntualmente las penas de muerte -la mayoria de ellas despues de la guerra y durante cuarenta años- y se las entregaba a firmar al mismisimo Francisco Franco Generalisimo de los Ejercitos y Caudillo de España que asi es como le gustaba hacerse llamar.
    Lo de Catalunya no tiene recorrido. Acepto pulpo, pero ¿Habia alguna ora alternativa para desatascar este tema?. ¿Para hacer que Rajoy deje de ser un funcionario vago y gandul y trabaje un poco?. Cuando el burro no quiere andar no hay mas remedio que atizarle con la vara.

    Responder

    Denunciar comentario

    20

    21

  • TOTOFREDO TOTOFREDO 25/09/17 09:21

    "Entre tanto seguirá el ruido sin nueces y la propaganda activa, bla bla bla..". Unas preguntas Sr. Lucas, "por curiosidad", para que coño se eligen a los políticos, que hacen mientras ven surgir un problema, cual es su ratio de productividad, quien debe tomar las riendas de un problema político.........Aquí hay mucho "desnortado" y no precisamente hacia donde dirige su crítica.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    16



Lo más...
 
Opinión
  • La Mirada Internacional Fernando Berlín Fernando Berlín

    ¿Empieza el diálogo en Cataluña de una vez?

    El periodista Fernando Berlín analiza cómo ha reaccionado la prensa internacional a la investidura de Quim Torra como president de la Generalitat.
  • Muy fan de... Raquel Martos Raquel Martos

    La maldita Torrateca

    ¿En qué se parecen Aristóteles y Quim Torra? En nada. Uno lleva gafas y el otro no, uno tiene cuenta de Twitter y el otro no, uno reflexionó y el otro no... Muy fan de Quim el incontinente.
  • Desde la tramoya Luis Arroyo Luis Arroyo

    El chalé

    Lo del chalé es una muestra evidente de lo fácil que es liderar al proletariado de boquilla y lo fea que es la incoherencia entre lo que dices y lo que haces.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre