x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




El vídeo de la semana

Se les fue de las manos

Publicada el 07/10/2017 a las 06:00 Actualizada el 06/10/2017 a las 20:55
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

El Sabadell muda su sede a Alicante

El consejo de administración del Banco Sabadell decidió el cambio de sede social de la entidad. Después de 136 años el Sabadell se va a Alicante.

Se empiezan a acojonar. A esa burguesía catalana que se ha mantenido en silencio o de perfil cuando no apoyando el movimiento soberanista, le entran los sudores fríos y se le han puesto de corbata. Les faltó prudencia y ojo y ahora les tiemblan las piernas. El procés ha entrado en esa fase de conmociones y agitación que esperaba y se ha trabajado la CUP, que es quien manda en el movimiento independentista.

El señor Puigdemont, que cree el sinsentido de que se puede tratar de tú a tú y esperar reciprocidad del jefe del Estado al que está atacando, pide ya árnica y tira hasta de la Iglesia para que le saque de ésta. Y el jefe oficioso de los servicios secretos catalanes, el controlador Junqueras, no sabe dónde ponerse a la vista de que el paisaje que empieza a dibujarse es mucho más oscuro de lo que él había calculado. Y difícilmente va a sacar él tajada política de todo esto. Ya lo dijo Mas, el pirómano mayor de la aún aventajada autonomía catalana: “Nunca se atreverán a irse”. Y se están marchando.

Imagino que hace ya tiempo que el presidente de La Caixa, Isidoro Fainé y muchos otros grandes empresarios catalanes hablaron con los iluminados capitanes del procés para advertirles de lo que podía pasar. Pero la euforia y la autoconfianza, unidas a la evidente indisposición para la acción del Gobierno de Madrid, les llevaron a errar el diagnóstico y creer que su fuerza y su capacidad de seducción serían superiores a los temores del dinero, y no les hicieron caso. Ahora la primera desconexión no la hacen los independentistas, sino los dos grandes bancos catalanes hacia esa España que “les roba”. ¿Quién será el siguiente? Quizá cuando esta crónica se publique haya ya otra media docena de compañías que han decidido separarse de los separatistas por lo que pueda suceder.

El partido que representaba los intereses de la burguesía catalana, el partido que PSOE y PP utilizaron y alimentaron –en sus más íntimos e inconfesables deseos si era necesario– para poder conseguir mayorías parlamentarias en tiempos difíciles, el partido del 3 por ciento y la corrupción en Cataluña, Convergencia i Unió, decidió que entre susto o muerte, era mejor el suicidio previo cambio de la denominación de origen, como si el nombre fuera el único sello de identidad. Todo, con tal de no tener que pasar por los tribunales a explicar lo inexplicable.

Ahora les dan temblores a quienes callaron durante años y especialmente cuando arrancó este viaje a ninguna parte. Permitieron hacer y hoy ven que todo se deshace. Ni siquiera cuando dejaron los herederos de Pujol el destino del partido y de Cataluña en manos de los que querían acabar con su hegemonía y el propio sistema, parecieron alarmados o al menos lo hicieron saber. Salieron de paseo o se plantaron en la playa, no fuera a ser que la cosa fuera bien y ellos se quedaran sin su parte. Mandar siempre, esa es la divisa.

Pero se equivocaron. Ahora –hace tiempo ya, pero hoy es más evidente– han quedado en manos de la CUP. Y, claro, piden ayuda. Los que pueden se van, lo que no, mantienen sus temores y miran alrededor a ver en qué barca se pueden subir o a qué tronco pueden agarrarse.

Y eso que todavía no hemos entrado en la fase que ya tienen listos los de la CUP a través de sus CDR –comités de defensa del referéndum, las mismas siglas que los comités de defensa de la revolución en Cuba, su modelo social y político–, la huelga general revolucionaria indefinida que va a dejar tiritando a la economía y la sociedad catalanas y afectará sin duda a la española. Eso es lo que le espera al procés en este momento por mucha testosterona que muestren en público Puigdemont y su cohorte de independentistas sin programa, de burgueses despistados y ahora tiritando, de izquierdistas que aspiran a trazar fronteras que consagren su superioridad sobre los demás españoles. Puede el president decirle al Rey que “así no”, pero hasta él mismo sabe que los suyos empiezan a reprocharle que “así tampoco”.

Puigdemont ganó la primera batalla, la de la imagen, el fin de semana pasado, pero sigue siendo incapaz de soportar la presión del verdadero poder político en Cataluña, y mantiene la ruta fratricida mientras los comités engrasan la calle como herramienta revolucionaria para las próximas semanas. Por eso se saca ahora de la chistera, al tiempo que su jefe de policía declara investigado por sedición junto a los compañeros de Forcadell, el mantra del diálogo, que no sólo pretende lavar su imagen sino, sobre todo, ganar tiempo para no declarar la independencia, no sea que en ese momento todo estalle y sea irreversible. Y un diálogo internacional, como si el conflicto fuera entre dos países soberanos o entre un ejército de milicianos y sus enemigos coloniales.

En los momentos difíciles es donde se alcanza a ver la dimensión de cada uno, y si temíamos que nuestros dirigentes eran más bien limitados, ahora tenemos la constatación. ¿Quiénes van a dialogar? ¿Un gobierno en Madrid que se ha dejado comer la merienda a un precio tan alto que todavía no somos capaces de medirlo? ¿Unas autoridades catalanas que llevan años trazando un plan sin saber hacia dónde les llevaba?

A estas alturas la insolvencia de los actores principales de esta representación es ya dramática y parece necesario que se aparten. Unos por incapaces de gestionar la crisis desde hace tiempo y otros por incapaces de acatar las leyes de un país democrático, que lo sigue siendo por mucho que ahora renieguen interesadamente mientras asumen la dialéctica cupera. No hablo de equidistancia, no la contemplo, porque no es lo mismo un incapaz que un delincuente, sino constato la certeza de que en ninguno de los dos grandes frentes de esta historia hay no ya talento, sino la más mínima solvencia política. Los únicos coherentes en sus posiciones, los únicos a quienes se puede aplaudir por su determinación y lealtad a sus principios son Ciudadanos y la CUP, y tampoco lean aquí equidistancia: a los antisistema les están saliendo las cosas mucho mejor...

Como escribe Raul del Pozo, somos un país bonito lleno de gilipollas. Así nos va. A palos entre nosotros cada cierto tiempo, en una impredecible pero constante sucesión de ciclos históricos.

Y, aunque parezca mentira, todavía estamos a tiempo de detener la penúltima. Mañana domingo otra manifestación en Barcelona hará oír la voz de la disidencia no independentista hasta ahora callada. Esos cientos de miles de catalanes que guardaban silencio no por interés, como los que ahora empiezan a tener miedo, sino por el miedo a ser marcados con una cruz entre los suyos. Como los adolescentes que se rodean de banderas españolas, como los hijos de los guardias civiles. Ahora ya han perdido el miedo, y casi cabe aquí aquello que decía Pablo Iglesias cuando todavía se veía como presidente del Gobierno, “el miedo ha cambiado de bando”.

Pero a pesar de los intentos del nacionalismo y de las estrategias de la CUP, no es momento de bandos ni de fronteras, sino de serenar las cosas y pensar en una negociación que no sea la salvación de los delincuentes, sino el alivio de lo que los de Iglesias llaman “la gente”. El Estado democrático no puede permitir un ataque impune por mucho que se apoye en ciudadanos cabreados que quieren cambio con tantas ganas que se han dejado guiar por ineptos declarados. Debe responder al desafío, pero pensando en abrir en el futuro una puerta a una negociación sin condiciones ni objetivos con subrayado en el calendario.

Diálogo, sí, pero previa renuncia al golpe, llamada a los ciudadanos a votar y cambio de interlocutores si fuera posible no sólo en Cataluña. Negociación con perspectiva histórica. No para salir del paso, que es como se ha hecho casi siempre aquí la política.

Diálogo serio que no sea ese que de boquilla piden hoy las élites catalanas con el insólito e inexplicable apoyo de la izquierda desnortada, cuya única razón y sentido es salvarles el culo del incendio que ellos mismos han prendido con irresponsable entusiasmo.

Primero el respeto a la ley, y luego la imaginación para cambiarla si fuera necesario. Pero no por la fuerza, pero no contra todos.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

57 Comentarios
  • Pulitzer Pulitzer 11/10/17 00:03

    Genial artículo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Semejante Semejante 09/10/17 19:11

    Todavía se está debatiendo la postura de Europa en la disputa separatista, o estos están seguros de poderse saltar todos los impedimentos que surjan con un optimismo envidiable, que el final puede resultar equivocado y muy dañino para todos en general, pero por otra parte a nadie le interesa que triunfen estos movimientos para dar ánimos a otros con ganas de probar, por eso del pragmatismo, otra cosa sería una debacle para España y para Europa, o eso me parece

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    9

  • rodolforicardo rodolforicardo 09/10/17 17:42

    Ayer renuncié a mi suscripción de InfoLibre porque estoy harto de periodistas ( bueno si es que lo es )como este Juan Ramón Lucas que tengan la puerta abierta para periodistas que NO RESPONDEN A LAS PREMISAS DE INFOLIBRE : PERIODISMO LIBRE E INDEPENDIENTE.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    18

    6

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 09/10/17 21:33

      Y si de paso no escribe un fanático como usted los lectores saldremos ganando. Usted no merece ser lector de Infolibre. Su fanatismo totalitario le delata.

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      16

  • gustin gustin 09/10/17 09:27

    esta bien lo de cambiar la ley,pero como y con quien,hay que ser realista, viendo la respuesta a nivel nacional sobre el problema catalan es muy dificil ser optimista

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • concretautopia concretautopia 08/10/17 11:50

    La gravedad de los acontecimientos en Cataluña afectan y preocupan a todos los españoles y nos obligan a solucionar, ya de una vez y cuanto antes, la cuestión del derecho o no a la independencia de las comunidades autónomas.

    El fracaso de la política y los políticos en su resolución ha sido y es evidente, como no podía ser de otra manera, al estar negociando con algo que no les pertenece. Porque la soberanía nacional reside en el pueblo español (art. 1.2 CE), y somos todos los españoles los que ostentamos la titularidad de España.

    Ante esta inquietante situación de pronostico incierto y pavoroso, la sociedad civil no podemos ni queremos eludir nuestras responsabilidades ni los derechos y deberes que la propia Constitución en su artículo 92.1 determina: "Las decisiones políticas de especial trascendencia podrán ser sometidas a referéndum consultivo de todos los ciudadanos".

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    9

  • gorkinha gorkinha 08/10/17 03:15

    La manifestación de mañana domingo no es de la disidencia. La de la disidencia ha sido hoy, sin banderas, de blanco, por todas partes. La de mañana es la de la derecha más rancia de este pais. PP, C's, VOX, PSC, PxC, Falange....

    con autobuses fletados desde toda España porque no hay tanta gente con miedo como sale en todas partes. Vivo en Catalunya desde hace 12 años, hablo castellano y entiendo el catalan, trabajo cara al publico, he estudiado en Barcelona y nunca he tenido ningun problema por no ser nacionalista o independentista. Tengo amigos catalanes que si lo son. Hablamos del tema sin problema. Estamos de acuerdo con unas cosas y con otras no, como todos los amigos. Como siempre, en este pais, se hacen montañas con granos de arena y de esos granos de arena estos lodos. Somos gilipollas

    Responder

    Denunciar comentario

    27

    23

  • gorkinha gorkinha 08/10/17 02:59

    Quien es el incapaz y quien el delincuente? Porque, que yo sepa, uno hizo un acto ilegal y el otro preside un partido que ha delinquido bastante tambien. Llámenme raro

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    4

    21

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 09/10/17 13:17

      Delincuentes económicos pueden ser Rajoy y Puigdemont porque los dos pertenecen a los dos partidos mas corruptos de España. Pero en lo que se refiere al tema de la democracia española. Puigdemont como Tejero son los golpistas contra la sociedad y contra la democracia y contra libertad.

      Responder

      Denunciar comentario

      6

      17

  • frn5g3 frn5g3 07/10/17 20:36

    A ver los comentarios de nuestros respetables "revolucionarios", ¿de salon?.

    Aupa Juan Ramon.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    11

    28

    • TOTOFREDO TOTOFREDO 08/10/17 11:04

      Cuanto peor, mejor, mejor para el y para ti, no ??

      Responder

      Denunciar comentario

      9

      4

  • chilindrin chilindrin 07/10/17 20:13

    De acuerdo con el contenido del artículo, sobre todo DIALOGO sí pero con otros interlocutores. No podemos permitir que esta insensatez perdure en el tiempo.

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    18

  • Paviqui Paviqui 07/10/17 20:10

    Y si tras la huida de Cataluña hubiera un rescate bancario que los independentistas se niegan a perdonar a los gestores.Y meterlos a la cárcel.  

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.