X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




El vídeo de la semana

Será demasiado tarde

Publicada 21/10/2017 a las 06:00 Actualizada 20/10/2017 a las 20:27    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 8

Siete incendios en Galicia continúan suponiendo un riesgo para personas e inmuebles

La lluvia y el descenso de viento y temperatura facilitan la extinción de algunos fuegos

El tosco ignorante que ocupa la presidencia de los Estados Unidos no ha rectificado aún –al menos que uno sepa– aquello que dijo de que el cambio climático era un invento de los chinos. Ni siquiera la más que razonable sospecha por la Administración Oceánica de los Estados Unidos de que la acción de los huracanes de este año se ha visto reforzada por el cambio climático, nos regala una rectificación de ese generalote de paisano que hace llorar a la viuda de un militar muerto en una acción de guerra y echa migas a los portorriqueños después de afearles que se le coman el presupuesto tras el paso del María por el estado asociado.

La Historia de la Humanidad está llena de grandes errores colectivos fruto de algunas fallas del sistema democrático, sin las cuales éste sería demasiado perfecto para ser real y, por tanto, justo. Infalible sólo es Dios, y tampoco mucho, según se sea de una u otra religión o se hable desde una cultura o una sociedad diferentes.

Uno de esos errores que necesariamente hay que aceptar es el encumbramiento de gente como Trump y otros populismos. Error grave que, sin embargo, tiene solución. Puede ser revocado en las mismas urnas que les auparon. Siempre, por supuesto, que las conserven y no les dé por destruirlas o congelarlas. Frente a la realidad de la imperfección está la de la impermanencia.

Pero hay un error colectivo, presente desde siempre aunque más difícil de justificar en este tiempo de información global y de muy difícil corrección; imposible de corregir, en realidad: nuestra huida de la Naturaleza con todo lo que lleva de incomprensión y rechazo. Nos hemos vuelto casi insensibles. Desde luego, como especie, sin el casi.

No me podré rusoniano reivindicando la vuelta a la Naturaleza ni levantaré la bandera del radicalismo vegano –que me parece muy bien, ojo, pero ni comparto ni veo saludable–, pero conviene que en algún momento nos detengamos a mirar alrededor y seamos capaces de contemplar nuestro entorno no urbanita y cómo nos estamos relacionando con él.

Los montes de Portugal, Galicia o Asturias despoblados a fuego rápido el pasado fin de semana son un buen escenario. Y aunque llevan décadas de tradición incinerante, parece que es ahora, a la vista de la brutalidad de lo allí vivido, un buen momento para ese vistazo aunque sea figurado, mental, aunque no podamos estar allí para oler y tocar la desolación y la muerte.

Muerte de seres humanos, pero también de vida animal y vegetal que tiene tanto derecho a ocupar la tierra como nosotros aunque no sea capaz de roturarla, cultivarla y repartirla.

La explotación incontrolada, la industrialización sin criterio, el cultivo turístico capaz de matar la gallina de los huevos de oro con su miopía insostenible son origen y muestra a la vez de la insensibilidad ante la Naturaleza. Tan cortos somos que nos cargamos nuestra despensa sin darnos cuenta que la única alternativa al hambre puede llegar a ser la intoxicación.

Ahora, ante los fuegos del norte, nos echamos las manos a la cabeza, pero llevamos décadas de maltrato ciudadano, de egoísmo de especie y de pésima gestión política de lo que de forma tan rimbombante llamamos recursos naturales, que no es otra cosa que lo que nos da y mide nuestra calidad de vida.

Quien llama terroristas a los que queman los montes acaso debió pensar ya hace años en gestionarlos con una protección verdaderamente eficaz, en proponer leyes que castigaran de verdad los atentados contra la Naturaleza, en preservar la riqueza de todos de los que la destruyen para aumentar la suya. Y los negacionistas tirarse del guindo o de la cómoda palmera y romperá con esa visión optimista que ha dado hilo argumental a quienes son incapaces de comprometerse a limitar los daños de nuestra civilización excesiva para poder preservar la tierra del cambio climático.

Un cambio que está aquí ya, que tiene que ver con la virulencia de los incendios de estos días por el ambiente seco insólito en estas fechas y por el viento arrastrado por la cola del huracán Ofelia, anotado junto a otra decena de grandes huracanes de este año mucho más dañinos que nunca precisamente por ese cambio climático ya innegable. Y, lamentablemente, imparable.

Perdemos el tiempo en intensas y estériles polémicas políticas. Todos caemos en esa trampa de lo que consideramos trascendente e inmediato. La mirada a lo urgente nos está apartando de lo importante, que es la tierra. O mejor, la Tierra con mayúsculas, el planeta, su futuro, su supervivencia, la nuestra.

Debe ser que los tiempos de la Naturaleza son más largos y sus espacios inmensos, debe ser que nos falta la perspectiva. Pero como no nos pongamos las pilas, vamos a terminar contándole a nuestros nietos que por aquel arenal en cuesta hubo un día árboles y por el fondo del barranco corría agua clara. Ante sus ojos de estupor nos arrepentiremos de haber perdido el tiempo. Pero ya será demasiado tarde.


Hazte socio de infolibre



8 Comentarios
  • cromwell cromwell 21/10/17 19:18

    Gracias Juan Ramón por preocuparte por el futuro que empieza hoy. Lamentablemente vivimos en un mundo donde a las personas juiciosas no se les hace ningún caso o se las ningunea. Se vive del pelotazo, del dinero rápido sin pensar que a la Naturaleza no le vamos a ganar la batalla. Utilizamos un sin fin de productos que contaminan más que utilidad tienen y otros, como las armas, que no solo matan personas sino que agreden de forma total a la Naturaleza deforestando superficies enteras como pasó en Viet-Nam. Hoy el mundo no adora al becerro de oro sino al oro del becerro y que mide a las personas no por lo que son sino por lo que tienen. En nuestro caso ¿A cuántos guarda bosques y bomberos podríamos pagar con los 90 millones que valía el Eurofighter que se estrelló el día 12 más lo que valdría el F-18 que se estrelló a los dos días? eso sin contar las vidas de los tripulantes.Como metáfora puedo decir que prefiero gastar en mantequilla que en tanques.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    6

    • Llaranes Llaranes 22/10/17 08:56

      Más que bomberos lo que hace falta son vigilantescon autoridad que disuadan a los distintos tipos de piromanos wue tenemos. Es necesario, especialmente en épocas de riesgo que el monte esté vigilado y que se hagan controles en los que se nos identifique, tal y como ocurre de vez en cuando en las carreteras, a los que vsmosal bosque/monte por diversos motivos. Actualmentd el monte está desprotegido y los piromanos caman a sus anchas ya wue saben que pueden encender las llamas din riesgo de ser vistos ni identificados. No se si por dejadez de los mandos o por fala de personal, pero en 20 años que llevo relacionado me con bosques y montes en Asturias, Galicia y Castlla León de forma habitual, jamás he sido identificado ni me he tropezado con un agente forestal o un SEPRONA de forma casual en esos territorios indefensos. ¿alguien de este foto que ande por zonas de bosque o monte se ha encontrado alhun agente de forma casual? Solo se les ve cuando existen cacerias programadas o actuaciones ya prigramadas, pero nunxa vigilando de forma preventiva y disuasoria. Creo que con vigilancia se podría reducir de manera muy significativa la incidencia de los incendios antes de que se produjeran. El coste económico y media bien tal seria mucho menor que la extinción y la rehabilitación ambiental tras la misma. Hace falta además medidas de Ordenación Teritorial pensadas, realistas, consúltadas y negociadas con la población rural ( muchas veces ignorada, a pesar de su conocimiento empírico del medio físico y socual donde se producen los incenfios) y que se lleven a término. Pero el tema de la vigilancia es una medida de fácil y rápida aplicación.
      Todo lo comentado de la vigilancia y la ordenación territorial, medidas de carácter local, sin perjuicio de medidas de carácter global encaminadas a disminuir y detener el calentamiento global y otras amenazas globales que conlleva las forma de vida y consumo de la soviedad actual. Amenazas a nuestra supervivencia que son un hecho.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

  • Pulitzer Pulitzer 21/10/17 13:10

    ¿Cómo podemos influir para que se tenga en cuenta el planeta, la esclavitud, la pobreza? No se me ocurre otra que votando, evitando comprar aquellos productos que no respeten el medio ambiente o las condiciones laborales adecuadas. Pero es difícil, muy complejo, y cuando un problema es complejo y no depende de uno mismo, entonces se tiende a no hacer nada, quizás a lamentarse. Espero que los partidos políticos de izquierda tomen nota y lo pongan entre sus prioridades. Esa es la opción. Mientras tanto que cada cual actúe en consecuencia con lo que piensa. Quizá no seamos perfectos pero cada cual puede poner su grano de arena.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • jorgeplaza jorgeplaza 21/10/17 09:00

    Por desgracia, aunque se diga públicamente otra cosa, hay países que es muy posible que salgan ganando con el cambio climático: muy en particular, Canadá y Rusia. ¿A quién le amarga que la mínima en invierno sea de "solo" -15ºC en vez de los -20 ò -25º actuales? Tampoco está claro que salgan perdiendo la mayoría de los países europeos salvo los del sur: el otro día leí a Fernando Aramburu hacer una mención de pasada en ese sentido (él vive en Alemania). Otros, como los grandes productores de petróleo del golfo Pérsico ya padecen un clima tan caluroso y viven en un ambiente tan artificial --que pagan precisamente con su petróleo-- que no tienen ningún interés, sino al contrario, en modificar la situación actual.

    Si a eso le sumamos el disparatado aumento de la población mundial que, en términos ecológicos empeora todavía por el hecho de que el consumo energético por persona sube a medida que aumenta su bienestar, y la burricie del actual presidente de los EE.UU. (y de sus conciudadanos que le votaron) me parece que hay pocas razones para el optimismo.

    Eso sí, parece fuera de toda duda que el calentamiento en España está bastante por encima de la media: es un consuelo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    4

    4

    • taxista y rojo taxista y rojo 22/10/17 09:52

      Se habrá dado cuenta que recbe usted votos negativos diga lo que diga, aunque sea algo tan sensato e indiscutible como este comentario suyo. Creo que dice bastante del mundo en el que vivimos

      Responder

      Denunciar comentario

      3

      2

    • Pulitzer Pulitzer 21/10/17 13:15

      Quizá EEUU, el pueblo. Es un país capaz de lo peor, pero también de lo mejor. Y padecen el cambio climático y de qué manera. Veremos. Es de las pocas opciones reales, que la mayor superpotencia ponga coto. Seguramente no con Trump. Quizá el que lo releve.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • individualistaliberal individualistaliberal 21/10/17 13:38

        He oído de mark zurckenberg para las próximas elecciones.

        Responder

        Denunciar comentario

        1

        1

  • individualistaliberal individualistaliberal 20/10/17 23:03

    Buenas noches Juan Ramón. Muy bien este descanso de Catalunya que trata en realidad del afán de unos arribistas de mucho cuidado. Tienes razón, habría que ser serio y solidario pensando en el mundo que vamos a dejar...

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    10

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.