X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Qué ven mis ojos

No se trata de que Cataluña se quede, sino de que quiera quedarse

Publicada 07/11/2017 a las 06:00 Actualizada 07/11/2017 a las 10:12    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 64

“Negociar no es imponerse, es ceder; no es que haya un perdedor, sino que ganen todos”.

Cuando no se sabe si reír o llorar, es que la historia es triste. O al menos, está en los alrededores de lo triste: lo grotesco, lo bufo, lo deprimente, lo ridículo, lo esperpéntico... Puede que algunos de esos adjetivos definan el giro, o más bien vuelta de campana, que ha dado el asunto catalán; o puede que lo hagan todos y, de hecho, también sirvan para etiquetar los actos de todos y cada uno de los actores de esta tragicomedia, los que se saltan la ley y los que la aplican con mano de hierro; los que mienten en cuatro idiomas y los que creen que la letra con sangre entra y que la razón puede imponerse a golpes; los que demuestran, en ambos lados del río, que no existe nada más elástico en este mundo que la tela de una bandera: se estira una y otra vez y sirve para tapar el robo de dinero público, la malversación, la fuga de capitales a Andorra o a Suiza, los sobres de dinero negro, la financiación ilegal, el adoctrinamiento, el cobro de comisiones ilegales, las sedes embargadas o las rehabilitadas bajo cuerda y en b, la prevaricación, el desfalco… Cómo no iban a acabar a palos: no hay pelea más feroz que la de quienes siempre fueron iguales y ahora son los mismos perros con distinto collar.


El president depuesto se fue a Bélgica, el país del novelista Georges Simenon, quién sabe si imitando al personaje de su novela El viajero del día de todos los santos, sólo que al revés: el protagonista de esa obra del creador del comisario Maigret, hecha en un momento en que él mismo había escapado para esquivar la ocupación de Francia por parte de los nazis, es un joven al que nadie estimaba pero al que de repente quiere arrimarse todo el mundo cuando recibe una gran herencia; mientras que Puigdemont ha recorrido el camino inverso, de la cumbre al barro, y es ahora mismo una compañía indeseable para propios y extraños, que han vuelto a ser lo que siempre fueron: sus rivales. Para cumplir nuestro propósito de reír por no llorar, digamos que su trayectoria descendente ha ido de Tarradellas a Companys para acabar en el Dioni, solo que a la baja: Bruselas no es Río de Janeiro.


Frente a las dos Cataluñas que ahora son tres, la independentista, la que no y la belga, una cuña de otro queso que nadie sabe dónde colocar entre las dos mitades de toda la vida, el Gobierno de España busca sus beneficios en esta guerra y se enfrenta al rival con armas parecidas, aunque sea con otra táctica. "Todo es estrategia: eso es lo que piensa la araña; todo es comida: eso es lo que piensa el tiburón", dice Salman Rushdie en su novela recién publicada La decadencia de Nerón Golden. Y sin duda, tiene un problema: un fiscal general que gana mucho cuando aún no se le conoce y que tiene una acusada tendencia a convertir los micrófonos en megáfonos. No es tan raro, ya sabemos que hay quienes confunden que la ley esté de su parte con que sea suya.


Ser independentista puede ser un derecho, una elección política tan respetable como cualquier otra o, simplemente, una tapadera. ¿Lo era Artur Mas? ¿Lo era la gran mayoría de CiU o esto es como Figo poniéndose la camiseta del Real Madrid y el cambio de siglas a PDeCat conllevaba un cambio de ideología? No importa demasiado, se lo crea uno o no, cualquiera tiene derecho a variar de opinión o de escudo. Otra cosa es el precio de la transformación y de dónde va a salir el dinero para sufragarla. ¿Se acuerdan de la famosa anécdota que suele contarse del viaje de Josep Pla a Nueva York y su comentario ante las luces de Manhattan? "¿Y todo esto quién lo paga?". Para difundir sus teorías, el Gobierno de Carles Puigdemont facturó unos cien viajes publicitarios al extranjero en poco más de un año, de la primavera de 2016 al verano de 2017, con un gasto superior a los 360.000 euros. Una gira suya por Estados Unidos dejó una cuenta de casi 90.000. Su vicepresidente, Oriol Junqueras, hoy inexplicablemente encarcelado de forma preventiva, lo mismo iba a Miami y a Roma que a Madrid y Valencia, puesto que todas ellas las describía como misiones "en el extranjero".
    
Esto ha sido y es muy duro para todos, pero los que estamos, como siempre, entre dos fuegos, somos los ciudadanos. Ya lo estuvimos en toda España cuando el neoliberalismo de aquí y de fuera inventó su crisis para avasallarnos, y por supuesto también en Cataluña, gracias a los recortes que hacían el PP y CiU y que por entonces obligaban al hoy libertador Artur Mas a ir al Parlament en helicóptero, a alguno de sus consellers a pedir que los manifestantes fuesen a prisión y a los mossos d’escuadra a causar casi doscientos heridos del 15M. Al margen de todo, quién sabe si felices porque los mástiles no dejen ver el bosque, Rajoy y sus fieles machacan ahora el clavo de la unidad, que ellos empezaron a torcer con su ataque furibundo al Estatut, ajenos a esa sentencia de Marco Aurelio que dice que "lo enderezado nunca será lo recto", y Puigdemont y los suyos machacan el de la represión: "El nostre pensament és per als companys injustament empresonats per un Estat allunyat de la pràctica democràtica", decía en el tuit donde celebraba haber sido dejado libre por la Justicia del país al que ha ido a parapetarse. Le respondió el coordinador general de Izquierda Unida, Alberto Garzón: "La prisión incondicional es una medida desproporcionada y muy discutible, jurídica y políticamente, pero cuando pienso en un preso político, pienso en Marcos Ana, que se tiró más de veinte años en las cárceles franquistas". No le tocaría a eso ni una coma.
    
Pero como la esperanza es lo último que se pierde, soñemos con que la campaña electoral cierre la puerta de las consignas y abra la de las ideas, porque unas tienden puentes y las otras los dinamitan. En la fábrica de independentistas de La Moncloa deberían saber que ahora ya no se trata de que Cataluña se quede, sino de que se quiera quedar. En Barcelona, Lleida, Tarragona y Girona deberían saber que no queremos retenerlos, sino conservarlos. Son matices, pero en ellos está el centro de la diana.
Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



21 Comentarios
  • Larama Larama 09/11/17 21:08

    Qué pena que nuestros políticos no estén a la altura de escritores como Benjamín Prado

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • ESCEPTICOUTÓPICO ESCEPTICOUTÓPICO 08/11/17 12:13

    Yo creo que los españoles tenemos un problema y es mejor intentar resolverlo juntos que por separado. Va a costar...
    Cuando eres seguidor de algún equipo, alguna idea o alguna bandera sin analizar por qué.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    0

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 08/11/17 09:09

    Gracias por el, como siempre, brillante artículo Benjamín. No sabremos nunca las aristas y los recovecos que esconde todo este asunto. Al final los enfrentamientos entre nosotros, la gente de a pie, es lo que quedará. Y una fractura inmensa que con su irresponsabilidad han provocado unos y otros. Siempre he creído que quien azuza el sentimiento nacionalista (que lo hay, viene de muy antiguo, igual desde la creación de la Marca Hispánica allá por el siglo IX) es para esconder otras cosas: corrupción, intento de sobrepasar un partido a otro, manejar el poder ... No hay ideas. No las hay en nada en España porque cuando tienes una idea salen trescientos borregos a tapártela, a callarte la boca. La mediocridad se ha instalado en nuestra cultura y va para largo. A nadie parece importarle que Urdangarín (ya condenado) campe a sus anchas por Suiza (y donde quiera que no hemos vuelto a saber de sus andanzas). Que in comisario investigador de la corrupción diga en el parlamento que "indiciariamente" está pringado desde el ministro del Yak-42 hasta el presidente del gobierno. O que la fiesta en Bruselas de 200 alcaldes se haya pagado del erario público. Los de uno y otro lado minimizan lo suyo y agrandan lo del contrario. La paja y la viga en el ojo. Y las verdades y los matices, por el sumidero.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    6

    14

    • DrNick DrNick 13/11/17 04:51

      Gran comentario. Y que triste.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • svara svara 09/11/17 00:16

      Cuando no se tienen mejores argumentos, entre mediocres de poca monta, siempre viene bien el y tu mas. Así nos va. 

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

  • Damas Damas 08/11/17 08:35

    Aunque no sea el tema, yo también creo que los recientemente encarcelados (prisión preventiva) no son presos políticos. Aqui está el artículo de alguien que sí se considera que fue un preso político: Justiniano Martínez https://elpais.com/ccaa/2017/11/06/madrid/1509985125_818003.html

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    15

    9

    • Txorigorri Txorigorri 09/11/17 20:03

      Me imagino que para opinar que los presos catalanes no son presos políticos tendrá usted una definición clara de lo que es un preso político ¿Nos la quiere indicar? ¿Acaso sólo hay que considerar presos políticos a los que lucharon contra el franquismo?

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      7

    • svara svara 09/11/17 00:20

      Sin lugar a dudas, Damas. Lo que pasa aquí es reiterativo, cansino, muy aburrido. Le llaman a esto presos políticos, por la misma razón que se cargaron el Parlament y el estado de derecho.

      Responder

      Denunciar comentario

      6

      3

  • Artero Artero 08/11/17 02:20

    El independentista es alguien, tiene un objetivo, que ni siquiera se lo analiza a si mismo. prueba de ello es Qubec, que tras dos intentos, ha perdido un 15% de jóvenes, y el poder adquisitivo de su gente ha bajado, habiendo perdido unos 6.000 dolares al año, debido a que su economía ha sufrido las consecuencias de estos dos intentos de independizarse, a pesar de que fueron referendum legales

    Responder

    Denunciar comentario

    16

    4

  • Txorigorri Txorigorri 08/11/17 01:28

    "Cuando pienso en un preso político, pienso en Marcos Ana, que se tiró más de veinte años en las cárceles franquistas". Garzón y Benjamín Prado son libres de imaginar la persona que quieran cuando piensan en un preso político, pero ni la ideología que profese el preso ni sus años de condena, por muchos que sean, le hacen más merecedor del pretendido concepto.
    Todo ciudadano que está condenado a prisión a causa de sus creencias o ideas es un preso político, sea su condena de 20 años o de 20 días. También es cierto que ningún gobierno de un país donde existen presos políticos está dispuesto a reconocerlo. Siempre dirán que la idea política ejercida por el condenado iba acompañada de un delito de gravedad extrema (el recurso habitual es la violencia) y es por este último por el que se le condena.
    A Marcos Ana el franquismo no lo tuvo en prisión 20 años por ser comunista; le adjudicaron tres asesinatos y por ellos le condenaron. A los políticos catalanes tampoco se les imputan sus ideas secesionistas; se les carga con el mochuelo de cometer los delitos de rebelión, sedición, malversación… y, por arte de birlibirloque, los convertimos en presos comunes.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    18

    30

    • Sancho Sancho 08/11/17 01:59

      O sea, que según Ud. estamos es una dictadura fascista...que es ahí donde radica la diferencia entre presos políticos que han sido encarcelados por luchar por la democracia BAJO UNA DICTADURA y los presos en una democracia, buena o mala. Ahora bien, si dice Ud. que vivimos en una dictadura, me callo. Se supone que si los señores que están en la cárcel defienden las mismas ideas que los que están fuera, y que estarían a punto de ser detenidos por sus ideas, tal vez. Por otra parte, algunos de los encarcelados van a participar en las elecciones catalanas...Ya sabemos que cada cual puede decir lo que quieras, pero la falta de rigor a estas alturas clama al cielo...

      Responder

      Denunciar comentario

      17

      13

  • Sancho Sancho 08/11/17 00:42

    Estoy de acuerdo con tu artículo, Benjamín.

    Responder

    Denunciar comentario

    8

    7

  • gusalo gusalo 08/11/17 00:12

    No hace falta, Bidebi, ningún argumentario. Con o sin referéndum, con esta constitución o con otra, con corrupción (en Cataluña o en su 'país vecino') o sin ella , resulta que, según apuntan la mayoría de los indicios, la mitad de las personas que viven en Cataluña quiere seguir viviendo en Cataluña y en España; dicho de otro modo, la mitad de las catalanas y los catalanes prefieren que no los echen de SU país. Parafraseándole a usted:
     “¿De verdad [se cree usted, Bidebi,] que más de dos millones de catalanes son tan borregos que eligen algo tan trascendente como” [NO LEVANTAR OTRA FRONTERA] “porque han sido manipulados por los corruptos para tapar sus vergüenzas?”.  
    Sin esa mitad de personas que quieren seguir en Cataluña y en España, la solución sería fácil. Posiblemente, los más 'españolistas' pedirían una solución a la 'checoeslovaca'. A los 'patriotas' de la caja única de la Seguridad Social, nos fastidiaría; pero podríamos sobrellevarlo. 

    Me ha chocado, Bidebi, que usted tire en cara a “la intelectualidad  española” –prefiero no reproducir su creativa expresión escatológica– el abuso de la bandera bicolor. Estoy casi seguro de que, en todo España (incluida Cataluña), abunda más la 'estelada' que la 'bicolor no estelada'; y con toda seguridad, muchas más esteladas per cápita en Cataluña que bicolores per cápita en el resto de España. Si fuera fácil contarlas, admitiría una apuesta sobre qué 'intelectualidad' de qué región abusa más de SU bandera. 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 5 Respuestas

    4

    11

    • gusalo gusalo 08/11/17 01:11

      La cuantificación de "más de dos millones" es del propio Bidebi, supongo que refiriéndose al cómputo de los votos del 1-O. Yo sólo he supuesto (con un cómputo tan válido como el de él) que quienes votan a los partidos llamados 'españolistas' suman más o menos lo mismo. Y lo más importante, Damas: ¡Muy buenas noches!
       

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      2

      4

      • Damas Damas 08/11/17 11:43

        gusalo, así lo había entendido, sólo traté de destacar, apoyándome en tu comentario, la existencia de todos esos catalanes no independentistas, a los que se les hurta la denominación de catalanes y Cataluña, ignorándoles (como sí no existieran) a ellos y a sus opiniones, ideas y posiciones. Buen día, gusalo.  

        Responder

        Denunciar comentario

        1

        2

    • Damas Damas 08/11/17 00:40

      ¡Vaya, gusalo! así que existen ciudadan@s en Cataluña que eligen "no levantar otra frontera" y que hasta pueden ser alrededor de dos millones y medio ¡vaya, vaya! pues dependiendo a quien se escuche podría parecer que eran cero.

      Buena observación lo de comparar las banderas per cápita, no lo había pensado. De admitirse apuestas, me apunto a la que tu hicieras, parece que vas bien encaminado.

      Saludos cordiales.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      3

      3

      • gusalo gusalo 08/11/17 01:16

        Termino de contestarte con un comentario que ha debido de 'descarriarse'. Mientras aparece, ¡Buenas noches, Damas!

        Responder

        Denunciar comentario

        2

        3

    • gusalo gusalo 08/11/17 00:16

      ¡Vaya! El comentario, evidentemente no lo era al artículo sino a un comentario de Bidebi. Procedo a copiarlo y trasladarlo a su sitio apropiado.

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      4

  • gusalo gusalo 07/11/17 23:59

    Me ha gustado el artículo, Benjamín. Estoy básicamente de acuerdo con el contenido y, como siempre, me encanta tu forma de expresarlo.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    7

  • aguililla aguililla 07/11/17 23:24

    Dice Rosales,que porque no sale artículos del Gran Wyo,yo digo que han metido Juan Ramón Luchas para ver si nos ablandamos....

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    8

    • Rosales Rosales 08/11/17 09:14

      Gracias Aguililla, eres el único/a que se ha dignado comentar al respecto, los demás estamos con que si son galgos o podencos dándole vueltas a la noria, no me parece cuestión menor el que este medio prescinda del Gran Wyo precisamente, insisto alguien sabe algo ??

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      8



Lo más...
 
Opinión
  • En Transición Cristina Monge Cristina Monge

    ¿Qué tienen en común el PP, Ciudadanos y la CUP?

    Esta campaña tiene exceso de relato y déficit de concreciones sobre cómo salir de esta, por lo que no queda más remedio que acudir a los programas electorales y ver qué propone cada candidatura para gestionar la siguiente fase.
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    Explico algunas cosas

    Como no soy creyente ni me afectan las ideas religiosas, he encontrado en la poesía mi lugar de lo sagrado, el lugar en el que no puedo mentirme, un espacio de la verdad, del respeto a uno mismo.
  • Muy fan de... Raquel Martos Raquel Martos

    Hay una carta para ti del cardenal Cañizares

    Con motivo del aniversario de la Carta Magna, Antonio, el cardenal más dicharachero de la Conferencia episcopal, ha escrito unas líneas sobre "la dignidad inviolable de todo ser humano" que no tienen desperdicio. ¡Que corra el orujo!
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre