x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Telepolítica

¿Se puede ser moderado en Cataluña?

Publicada el 07/11/2017 a las 06:00 Actualizada el 07/11/2017 a las 21:59
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Para solucionar el problema catalán, hay un modelo binario que sólo conllevará mayores dosis de enfrentamiento, malestar y radicalización de las posturas. La independencia no es viable, se haga con un referéndum pactado o no, mientras la sociedad catalana esté dividida casi a partes iguales y mientras el resto de los españoles la considere contraria a su voluntad de permanecer en un país unido territorialmente. Una república catalana independiente implica hoy en día un evidente enfrentamiento social y político dentro de la propia Cataluña. Además, sería indispensable contar con el acuerdo del resto de los españoles que se muestra ampliamente en contra de renunciar también a su derecho a decidir. Viendo el loable trabajo que el independentismo ha hecho por buscar la simpatía internacional con su causa, intriga el nulo esfuerzo que ha realizado por conseguir que en España se entiendan mejor sus ideales.

Por otro lado, es más que evidente que la derrota del secesionismo por la vía judicial y legislativa lejos de solucionar el conflicto tiende a agravarlo. Si desde el españolismo siempre se ha criticado el victimismo catalán, nadie puede ignorar cómo quedaría el estado de ánimo de la población nacionalista si el procés terminara con sus líderes encarcelados y con la actual legislación impuesta e inalterada. Sigue siendo incomprensible que no se entienda que el profundo sentimiento identitario que unifica a la mitad de los catalanes no se puede erradicar, ni ignorar. Es una realidad que hay que integrar en nuestro modelo de convivencia como Estado.

En la información que llega a través de los medios existe una corriente dominante de forma abrumadora: la potenciación del enfrentamiento. Cada empresa, dentro de su legítimo derecho a la libre opinión, parece haber optado por posicionarse en uno de los dos bandos con el fin de buscar la victoria de sus tesis. Tan extendido como inoperativo. El triunfo de cualquiera de los dos frentes, uno manifiestamente más poderoso que el otro, implica la derrota de todos, al abocarnos hacia una sociedad más tensionada, enfrentada y agraviada.

Las tertulias televisivas son la mejor muestra. Los representantes de los partidos sólo tienen un argumentario basado en el cruce de invectivas. No existen, salvo algún caso aislado, posiciones que se sitúen en el terreno de la búsqueda de un acuerdo estable y extendido. Ese tipo de debate siembra la diferencia y hace crecer el radicalismo. Curiosamente, los postulados radicales de ambos bandos se fortalecen con el enfrentamiento y, a la vez, se unen en debilitar a los constructores de puentes.

En Estados Unidos se ha producido durante el último año un interesante fenómeno que muestra ciertas analogías con lo que estamos viviendo en España. La polémica figura de Donald Trump ha puesto al descubierto la cruda división social entre los grupos más conservadores y los más progresistas. El radicalismo, que posibilitó el triunfo de Trump, ha llevado a muchos de sus opositores a defender que sólo desde un enfrentamiento abierto e intransigente podía detenerse el “avance de la regresión” que supone el trumpismo. Evidentemente, lejos de detener a los más radicales, la confrontación directa les ha reforzado en sus posiciones.

En estos últimos tiempos, empieza a extenderse la recuperación de un concepto que injustamente no goza de buena fama y que por necesidades históricas requiere reformularse y adaptarse a la sociedad actual. Un prestigioso profesor de Ciencia Política de la Universidad de Indiana, Aurelian Craiutu, ha publicado hace unos meses un libro titulado Faces of Moderation: The Art of Balance in an Age of Extremes (Las caras de la moderación: el arte del equilibrio en una era de extremos).  A partir del texto, diversos intelectuales y columnistas norteamericanos se han animado a secundar una corriente de reivindicación de posiciones moderadas en el ejercicio de la política actual.

Desde esta nueva concepción, la moderación huye de confundirse con la equidistancia. Ser moderado hoy implica no hacer seguidismo ciego de ninguna fuerza política. Significa entender que cuando dos grupos entran en conflicto es necesario entender las razones que les impulsan y rescatar los aciertos que cada una de ellas aportan. La moderación implica aceptar la preocupación por buscar el acuerdo renunciando a la imposición de las propias creencias. No hay una verdad absoluta. Subsisten diferentes verdades entremezcladas entre convicciones erróneas, partidismos y engaños. La labor de los moderados es la de desenmarañar ese embrollo.

La moderación, en los tiempos que vivimos de extrema confrontación, implica humildad. La de entender que la imposición es lo opuesto a la negociación. La política actual necesita escapar de las creencias y priorizar las necesidades. Los problemas a los que nos enfrentamos exigen reconocer nuestras limitaciones para entender los retos a los que nos enfrentamos y recurrir a aprender cada día de los errores cometidos.

La moderación supone en definitiva lo contrario al ejercicio de la política que hoy se practica en el conflicto catalán: la imposición de los criterios, la obcecación en el sectarismo, la negación de las equivocaciones, el desprecio a los oponentes, el absolutismo ideológico, el triunfo de la autoafirmación frente a la duda.

Pero que nadie se confunda. En los tiempos actuales, nada hay más cobarde y más fácil que el seguidismo. Nada hay más valiente que entrometerse entre fanáticos cegados por el rencor y la ira. Se necesita más coraje para actuar por responsabilidad que por partidismo. En España, en Cataluña, no vivimos una lucha del bien frente al mal. Padecemos una lucha entre grupos que defienden valores excluyentes, sin percatarse de que una sociedad cohesionada sólo surge desde la inclusión de sus ciudadanos.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

39 Comentarios
  • Lunilla Lunilla 25/05/19 10:23

    La ira ofussca la mente pero hace transparente el corazón . El hombre al que el dolor no educò, siempre será u niño- La soerbia noes grandeza, sino inchazòn y, lo que està inchado parece grande pero no està sano". La naturaleza de loshombres sobrbios y viles, es mostrarse insolentes y abyectos y, humildes en la adversidad: La soberbia nunca baja de donde sube, porque siempre cae donde subió- La combinación d agresividad ,ira, e impulsividad, asi como un sistema de moral pertirbada, se estima una combinación d rasgos y creencis muy peligrosas que puede ellevar al peritado a ejecutar conductas extremadsmente violentas de palabras con sus forms y contnidos, el éxito significa, creer en ti mismo haciéndolo lo mejor que puedas posible Y alcanz el resutado mas elevado para todos" L Deemocracia no es ms ue el gobierno de las masas donde eun 51% puede lanzar por lz borda los derechos del otro 49%: Tomas Jefferson -dixit- / -Matar por motivos religiosos es de salvajes; lo civilizado es matar por motivos económicos"- Evitarl los extremismos es una virtud moral en si mismo, además de una condición parl estbilidad política y social" Tenemosque atrevernos mas y pensarlo menos: Querernos sin miedo a repetir viejas heridas...-y si no sale bien ...pues , no sale!!...y la vida sigue". "Ruin arquitecto de la sobrbia", los cimientos ponen en lo alto y las tejas en los cimientos... saludos cordilales,,,Lunilla y El DIablo Cojuelo . PD: Enviado a Editar a las 10,20 h- a/m.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Lunilla Lunilla 15/05/19 11:24

    ¡Claro que s`!Vean eL "Ensorbebecimiento de Puigdemont! cundo dice estoy dispueto a ser candidato; Incluso desde el extranjero´´´....Saludos Lunilla y El Diablo Cojuelo; PD: Envido s Editar a las 11,20 h- a/m

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • groc groc 23/11/17 23:25

    en todo el mundo mundial cuando una parte de un estado quiere independizarse unicamente vota esta zon. Incluso Jordi Solé Tura - uno de los padres de la constitución - en su libro Derecho de autodeterminación pag 155 dice textualmente " el derecho de autodeterminacion a través de una consulta electoral significa que la poblacion del territorio donde este derecho se ejerza puede pronunciarse por la independencia o rechazarla Pero precisamente porque es un derecho de autodeterminacion solo se pronuncia la poblacion del territorio que pretende autodeterminarse ...."
    Además tiene toda la lógica del mundo porque si votara todo el pais no podria independizarse nunca ninguna región a menos que fuera un lastre ... elemental querido Watson

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    3

    • Lunilla Lunilla 15/05/19 11:36

      "No nacì en un rincón remoto, mi Patria es el mundo, "Luego soy". los nacionalismos, nacen del resentimiento"....Lunilla y El diablo Cojuelo. PD: Enviado a Editar a las 11,35 h. a/m-

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Carmen47 Carmen47 19/11/17 21:26

    Interesantísimo su artículo, como siempre. Ese libro del que habla me parece muy adecuado para recomendar en este momento. A mi me parece que Iceta con su bien hacer, pordría haberlo leído

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Pelias Pelias 10/11/17 10:21

    Se puede ser moderado y sin seguidismo como Francisco Frutos y Josep Borrell. No es moderación, sino confusión seguidista la de Pablo Iglesias, Ada Colau y Alberto Garzón 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    14

    2

    • Lunilla Lunilla 15/05/19 11:58

      Estimado/a Pelias: De los medios de comunicación de este mundo tan codificado, con Internet Y otras navegciones, yo sigo prefiriendo; el viejo BESO artesanal que desde siempre comunica 'tanto'....Saludos cordiales....El Diablo Cojuelo PD: Enviado a Editar a las 11,55 h a/m.....Mi Queerido Diablo Cojuelo; Si no estas prevenido ante los medios de comunicación ; "Estos te harán amar al opresosor Y Odiar al oprimido ….Lunilla PD: Enviado Editar a las 12 h- a/m

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • Lunilla Lunilla 15/05/19 11:43

      "Lashabiñiddes sociales "Como cualquier otra competencia humana, puede mejorarse a través de un aprendizaje.. Lunilla y El Diablo Cojuelo...Saludos PD: Enviado a Editar alas 11,40 h. a/m

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • frida56 frida56 08/11/17 23:36

    Estoy totalmente de acuerdo con ud. Solo tengo un añadido. Cuando dice que la moderación no es equidistancia,no lo comparto del todo. No entiendo ese sentido peyorativo que se le quiere poner a la equidistancia. Tal como yo lo entiendo,equidistante es aquel que no hace seguidismo y que pretende ser lo más imparcial posible,manejando los pros y los contras. No quiere decir que el equidistante no se moje.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • maxi maxi 08/11/17 12:03

    Estoy de acuerdo con todos vosotros. Yo quiero añadir que intento ser moderado, pero la propaganda política no me lo permite. Es así como ocurrió bajo el mandato de Woodrow Wilson. Este fue elegido presidente en 1916 como líder de la plataforma electoral Paz sin victoria, cuando se cruzaba el ecuador de la Primera Guerra Mundial. La población era muy pacifista y no veía ninguna razón para involucrarse en una guerra europea; sin embargo la administración Wilson había decidido que el país tomaría parte en el conflicto. Había, por tanto, que hacer algo para inducir en la sociedad la idea de la obligación de participar en la guerra. Y se creó una comisión de propaganda gubernamental, conocida con el nombre de Comisión Creel, que en seis meses, logró convertir una población pacífica en otra histérica y belicista que quería ir a la guerra y destruir todo lo que oliera alemán, despedazar a todos los alemanes, y así salvar al mundo. Corresponde este párrafo al libro "COMO NOS VENDEN LA MOTO", de NOAM CHOMSKY y IGNACIO RAMONET. El día 24 de noviembre tengo una comida con mis ex-compañeros de trabajo, tres de ellos son independentistas, y otra compañera y yo somos federalistas. Jamás hubiera pensado que definiría a mis compis de la manera que lo he hecho. Habría calificado a la la Lali, como la viajera del grupo, a la Montse, a la Carmen, y a la Noemí como a personas que les gusta bailar, al Toni, como al gracioso del grupo, etc. Por lo visto, a partir de ahora tendremos que sobrevivir todos los moderados sentados en nuestro sofá y viendo en la pequeña pantalla una sensacional cascada de acontecimientos bien orquestados por ambas partes, que NO nos inducirán a pensar, razonar, o analizar, sino a insultar y despreciar al otro. Uno a uno iremos cayendo en un bloque u otro. No hay escapatoria, la propaganda empezó el 31/07/2006, por parte del PP, y el 10/07/2010, por parte de los independentistas. Como una rueda de molino nos aplastará, a menos que nos movilicemos y empecemos a hablar de lo que de verdad importa "la camiseta de la selección".

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    16

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 08/11/17 09:27

    Evidentemente no se puede. La voluntad de cualquier partido político es copar áreas de poder para acabar aplicando sus recetas políticas ala sociedad. Para ello ha de convencer a la ciudadanía cada cuatro años de que son los mejores, porque la ciudadanía sestea durante cuatro años, de elección a elección. En este conflicto, según las encuestas a las que hay que hacer el caso justo pero parece que es necesario cierto caso, ha subido en intención de voto quien se ha expresado de forma más radical (Ciudadanos) y ha bajado quien ha expresado una voluntad de diálogo, un referendum pactado, que es Podemos. Sinceramente no se me ocurre una idea mejor para salir de esta situación que preguntarles a los catalanes cuántos quieren independizarse, cuántos modificar la forma de estar integrados en España y cuántos que se quede todo como está. Y de paso que nos pregunten a todos los españoles si queremos cambiar algo de la Constitución o de la aplicación de la misma, que ya está bien de envolverse en la Constitución para lo que interesa y darle la espalda para todo lo demás. No es fácil ser moderado en Cataluña, pero tampoco lo es serlo en España o en el mundo. Buscar posturas de consenso en un mundo convulsionado por una crisis económica y de valores es casi imposible. Y mientras seguirán muriendo personas en el Mediterraneo, engordando las cuentas en paraísos fiscales, aplicándose la justicia según te llames Urdangarín, Rajoy o Junqueras o Pujol, que tuvo bula ante la justicia española desde Banca Catalana hasta que sus cachorros han sacado los pies del tiesto. Cuesta el ejercicio de la moderación cuando lo que apetece es otra cosa. Pero serán los moderados los que paguen el pato: el mar en el temporal arrastra la dúctil arena de la playa no las rocas inmutables de los farallones.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    15

  • Cheluca Cheluca 08/11/17 07:58

    Seguramente la moderacion, la escucha , la reflexión, el respeto, no sean valores en este momento histórico pero son los valores que muchos inculcamos a nuestros hijos al igual que no discriminar ni juzgar culturas,creencias diferentes. Por qué nos cuesta tanto entender que hay pensamientos distintos?
    No hay que confundir al gobierno con los ciudadanos, existen muchos que no desprecian a los catalanes si no que les admiran , nosotros no somos hostiles, es más ya habríamos solucionado elconflicto.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    13

  • Galeno1 Galeno1 08/11/17 01:26

    Se lee: [La moderación] "Significa entender que cuando dos grupos entran en conflicto es necesario entender las razones que les impulsan y rescatar los aciertos que cada una de ellas aportan.."


    Barcelona 29-10-2017:

    https://youtu.be/WrZSs7RPoOQ?t=90

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    0



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.