X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




A debatir

¿Qué le pasa a Podemos?

Publicada 08/11/2017 a las 06:00 Actualizada 07/11/2017 a las 21:31    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 420

Desde hace algún tiempo, Podemos aparece algo desdibujado en la escena política. Entre las elecciones europeas de 2014 y las elecciones generales de 2015 Podemos se hizo con casi todo el protagonismo político. Su rápido crecimiento causó asombro y en algunos momentos dio la impresión de que podía convertirse en la principal fuerza de cambio en España. Además, consiguió dominar los temas del debate público y todos nos pusimos a hablar, ya fuera a favor o en contra, del “régimen del 78”, las “puertas giratorias”, la “casta”, la corrupción de los partidos tradicionales y hasta de “significantes vacíos” y “núcleo irradiador”. Mucha gente, sobre todo joven, que veía su futuro bloqueado y de color negro en la España de la crisis, apoyó a Podemos con la esperanza de que hubiera un cambio profundo en España.

Los resultados de 2015 fueron excelentes para un partido nuevo como Podemos, pero insuficientes para forzar un cambio. Podemos cometió errores claros en sus negociaciones con el PSOE para formar gobierno (como también los cometió el PSOE, por supuesto) y el liderazgo de Iglesias comenzó a sufrir. En las elecciones de junio de 2016 no hubo el sorpasso esperado y se enfriaron las expectativas de un crecimiento sostenido.

Desde entonces, las encuestas indican  que Podemos ha ido perdiendo paulatinamente una parte de sus apoyos y que la ventaja del PSOE va consolidándose y agrandándose, hasta el punto de que algunas personas ya se imaginan que Podemos acabará siendo una especie de Izquierda Unida reforzada.

La pregunta que quiero plantear hoy a los lectores de infoLibre gira en torno a los factores que podrían explicar el desgaste de Podemos. Los analistas han apuntado varias hipótesis, que quizá pueden resumirse en tres. En primer lugar, el hiperliderazgo de Pablo Iglesias, su agresividad hacia las demás fuerzas políticas y sus bandazos ideológicos (proclamándose un día próximo a la socialdemocracia y otro enfrente de ella) habrían hecho de Podemos una formación antipática cuyos mensajes solo comparten los seguidores más fieles. De acuerdo con algunos analistas, la equivocación fatal de Podemos habría sido la decisión de Iglesias de no investir a Pedro Sánchez presidente en la primavera de 2016. Al haber frustrado las ansias de cambio (por buenas que fueran las razones de Iglesias para rechazar el pacto de gobierno firmado por PSOE-Ciudadanos), el electorado habría entendido que Podemos bloqueaba la alternancia después de cuatro años de gobierno de Rajoy catastróficos para el país.

En segundo lugar, se apunta a los problemas internos. Tras Vistaelegre II, Podemos perdió frescura, espontaneidad y audacia. Se purgó a los miembros de la facción disidente, Iglesias se rodeó de fieles y el partido entró en una fase introspectiva. Al cerrarse el partido hacia el exterior, el impulso originario del 15M se habría diluido. El partido se volvió vertical, se consolidaron las estructuras de poder organizativo, se debilitó el debate interno y se dejó de lado todo lo positivo que tenía Podemos en sus inicios como portavoz de demandas populares.

En tercer lugar, se atribuye el problema a la indefinición y ambigüedad de Podemos con respecto al conflicto catalán. Unos dicen que se ha quedado en terreno de nadie, mientras que otros piensan que se ha situado más próximo al independentismo catalán que al Estado de derecho español. Desde este punto de vista, la propuesta de un referéndum pactado puede ser democráticamente irreprochable, pero no sirve para resolver la crisis catalana una vez que el Govern de Puidgemont se instaló en la desobediencia constitucional. En el choque entre las autoridades españolas y las catalanas, Podemos se ha limitado a apelar a bellas palabras (diálogo, negociación) que no sirven para resolver el problema planteado.

He presentado estos tres factores para arrancar el debate, pero supongo que habrá otros  muchos. Espero con gran interés sus opiniones y argumentos. ¿Qué piensan ustedes sobre los problemas de Podemos?
Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



12 Comentarios
  • radelpca radelpca 14/11/17 20:17

    que le va a pasar??.....pues que a la Especie Humana que clama harta de injusticias sociales y económicas,se le ha dicho que de momento ya va a comer otra vez aunque sea menos y peor y que al de al lado no le pueden garantizar lo mismo...........

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • irreligionproletaria irreligionproletaria 14/11/17 20:10

    ¿Por qué, cuando entro desde Google a Infolibre, aparece 'El plural' en primer lugar?

    Hay múltiples comentaristas en este arlo, desconocidos en otras noticias ¿alumnos?

    Desde el respeto absoluto a cualquier interviniente. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • jorgedeljuez jorgedeljuez 14/11/17 16:30

    Yo pienso que las C onfluencias, básicamente nacionalistas, representan un gran problema para el mensaje de Podemos. Los que veíamos en él una alternativa a nivel nacional rápidamente los sentimos defraudados. Los valencianos los dejan tirados a la primera. Los de Beiras exigen prescindir de la palabra podemos en su cartel electoral. Los vascos van a su aire y la Colau los utiliza a su antojo. Podemos perdió su esencia. Si a esto añadimos el obstracismo de Monedero, del que nunca se debió prescindir, de Bescansa y de Iñigo llegamos a esta tremenda decepción. Yo soy un jubilado de 66 años. Me di de alta con cuota. Con lo de Iñigo me di de baja en la cuota y con la inefable intervención de Albano Dante en el Parlamento catalán me di de baja como afiliado. Tendré que volver al PSOE. Es una pena

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    6

    3

    • gomados gomados 14/11/17 17:24

      De pena nada. El psoe es guay y fetén. Hay que tener muy poca memoría y mucha desvergüenza para con todo lo que ha hecho el psoe contra el pueblo todavía hay gente ¿de izquierdas? que se plantea volver al psoe. De pena pero clarificador. Cada mochuelo en su olivo. Agur.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      7

      7

      • jl6666 jl6666 15/11/17 10:38

        Yo creo que el PPSOE es un quintacolumnista de la derecha para llevarse los máximos votos posibles y quitárselos a la izquierda de verdad. No hay más que ver con quien van siempre en las ocasiones "importantes". Dime con quien andas y te diré quien eres.

        Responder

        Denunciar comentario

        1

        4

  • reborneo reborneo 14/11/17 14:59

    Amplío a mi comentario de ayer, la decepción que me produce la noticia del fin del pacto de gobierno en Barcelona. Cada día estoy más desconcertado. Tengo por costumbre cada vez que sucede algo, preguntarme ... y esto a quién beneficia ?
    ¿ Hacía falta romper un pacto que sirve para gobernar en otros ayuntamientos de España ? Ahora que los dirigentes independentistas admiten que todo era simbólico y por lo tanto una farsa, era el momento de construir puentes, como repetía constantemente Ada Colau y no de dinamitarlos. Creo que es un error de cálculo electoral imprevisible que incluso puede peligrar un posible tripartito de izquierdas.
    Menos mal que en Madrid tenemos a Manuela Carmena a la que habrá que convencer para que repita como candidata porque si no en 2019 perderemos la alcaldía de la capital de España.
    Y mientras tanto no se habla del paro y la precariedad laboral, corrupción, recortes, evasión de impuestos, etc. .......
    Y lo que es peor ya no va a ser posible derogar la reforma laboral, suprimir la ley mordaza, reformar la ley electoral, suprimir las diputaciones provinciales, reformar el Senado, incrementar el salario mínimo, etc.
    Y mientras tanto Mariano tranquilo fumándose unos puros riéndose de nosotros.
    P.D. Por último me permito el atrevimiento irónico respecto al regalo entregado por parte de Pablo Iglesias a Evo Morales. No tenían un regalo mejor que una camiseta de un jugador imputado por evasión fiscal y del equipo del régimen (recalificaciones urbanísticas, ley Beckham, etc.) No saben que la mayoría de la gente de izquierdas no es de este equipo por ser una contradicción.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    0

  • javiordel javiordel 14/11/17 14:36

    [continuación]
    Lo que no comenta en el mismo es el papel que ha jugado la prensa y los periodistas, fundamentalmente, en connivencia con los distintos poderes (fundamentalmente, los poderes económico y políticos, aunque desde otros sectores también se han producido manifestaciones en el mismo sentido), que ya reaccionaron con pavor cuando emergió una fuerza política que amenazaba con remover el status quo que ha permitido a las élites vivir de manera muy cómoda en oposición al interés general del común de los mortales españoles (cebando un modelo insostenible que ha dejado a la mayoría de la gente en muchísima peor situación de la que estaban; haciendo recaer en exclusiva el peso de la salida de la crisis en esa mayoría y mejorando incluso su posición relativa respecto a la misma, etc.). Por concretar esta tesis: cada error (e, incluso, cada cuestión discutible aunque no hubiese error alguno) era magnificada por los medios si su autor eran los dirigentes de Podemos; en cambio, si esa misma situación se daba en otros partidos no se le daba la misma importancia (por poner sólo un par de ejemplos: se soslaya de manera permanente el oportunismo político y la falta de definición de C's, que le lleva a defender una cosa y la contraria , como que se vuelva a un Estado más centralizado al tiempo que se desmantelan las diputaciones provinciales; o se ignora la falta de coherencia del PSOE, especialmente la de su actual dirección, que prometió algunas cosas durante el proceso de primarias y ha hecho todo lo contrario).
    No me extraña que la prensa española se encuentre entre las peor valoradas de entre la de los países de nuestro entorno. Yo creo que en la explicación de esto destacan tres factores: por un lado, la precariedad laboral también afecta a la profesión de los periodistas, que se ven obligados a aceptar la línea editorial impuesta por los medios; en segundo lugar, la tremenda politización (mal entendida) de los medios de comunicación, más preocupados por formar la opinión que por trasladar la información; en tercer lugar, porque la mayoría de los periodistas que tienen acceso a los principales medios de comunicación comparten un sustrato sociológico e ideológico

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    10

  • javiordel javiordel 14/11/17 14:33

    Interesante propuesta la que nos presenta usted sobre la hipostasiada (y deseada por muchas personas, algo normal por otro lado en las sociedades plurales) crisis que atraviesa Podemos, encarnada en la pérdida de fuelle en las encuestas demoscópicas sobre intención de voto y deseo oculto de buena parte de las personas que tienen acceso a alimentar esto que se llama opinión pública, sesgando en ocasiones sus opiniones y análisis.
    Señala el autor habría tres posibles causas que explicarían ese desplome de la centralidad de la nueva formación política: un modelo de acción política dubitativo, poco claro, que le ha llevado incluso a impedir sacar de la Moncloa a Mariano Rajoy votando contra la investidura de Pedro Sánchez tras el pacto PSOE-C's; un modelo de organización cada vez más alejado del asamblearismo que se encuentra en su germen y más cercano a la ley de hierro de las oligarquías que terminaría afectando a todas las organizaciones; y, por último, la falta de indefinición entre independentismo y unionismo en el conflicto político-territorial catalán que lo ha dejado fuera de juego.
    Pienso que algo de todo eso hay, que Podemos ha tenido que cometer numerosos errores desde su creación, máxime cuando sus principales representantes carecían de responsabilidades en otras formaciones políticas o de experiencia de gestión en las instituciones políticas. Por ejemplo, el propio Pablo Iglesias reconoció haberse equivocado pronunciándose sobre lo que haría si fuese convocado a votar en la consulta catalana (dijo que votaría que Cataluña no se independizase). O, también, esa circunstancia parece que influyó en el resultado electoral de En Común en las últimas elecciones autonómicas. No creo, sin embargo, que la posición política de Podemos haya sido cercana a la del independentismo catalán, como desliza el autor subrepticiamente. Más bien se ha presentado como tal por los medios de comunicación en sus noticias, tertulias, etc., a pesar de que no fuese cierto. Y algo parecido puede decirse respecto a los otros dos aspectos que señala en el artículo.
    [continúo]

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

  • Himar Reyes Afonso Himar Reyes Afonso 14/11/17 10:52

    [CONTINÚA]: ¿Qué pasa entonces con quienes no vemos resolución alguna en aplicar el 155 ni en despreciar a los catalanes ni en imponerles la España uninacional, pero que tampoco pensamos que la independencia solucione el problema de nadie? ¿Qué pasa con quienes piensan que decidir es una solución real para toda España? Podemos no ha sido ambiguo, ha dicho que quiere un referéndum pactado, con garantías y vinculante. ¿Dónde está la ambigüedad? Otra cosa es que, en el tornado de emociones y días históricos constantes, suceda que sea difícil mantenerse en el barco. Pero la posición es clara, y ojalá después de la tormenta y con el paso del tiempo, más y más gente se dé cuenta de que el choque de trenes que han generado los irresponsables de PP, PSOE, C's e independentistas no ha servido para nada.

    Ahora plantearé algo que no ha planteado el señor Sánchez Cuenca: Podemos es el partido que más agresiones mediáticas ha recibido con mucha diferencia. No hay un solo plató de televisión en el que un miembro de Podemos no sea sometido a un ataque constante, no hay un solo periódico hegemónico que no triture a la formación morada en cada acontecimiento nacional... o internacional. Venezuela ha estado en más portadas en estos tres años que en toda la historia de la democracia. 14 querellas por supuesta financiación ilegal archivadas. Pablo Iglesias ha recibido más insultos y ataques que cualquier otro líder político español. Es tan evidente la inquina y agresividad hacia Podemos en los medios de comunicación hegemónicos (y el silencio de los demás ante esta desproporción) que sorprende que no se incluya entre los motivos de las dificultades de Podemos para convencer a la gente.

    Hay que entender que, por muchos errores que uno cometa, hay más actores que juegan sus cartas e influyen. Y los medios influyen mucho. Nada de esto sería tan grave si no fuera constantemente sobredimensionado por los medios de comunicación, que una y otra vez te ponen la zancadilla y, cuando te caes, te sueltan: "te lo dije".

    Pediría a los buenos periodistas y analistas que dejen el corporativismo y hagan un poco de autocrítica.

    Gracias por el espacio de debate generado. Un placer.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    20

  • Himar Reyes Afonso Himar Reyes Afonso 14/11/17 10:41

    Gracias por la propuesta de debate.

    Me parece que Sánchez Cuenca enumera tres elementos importantes para explicar el bache que parece sufrir Podemos. Haré un breve comentario de los tres para luego añadir algo que no se ha puesto sobre la mesa en la introducción.

    1) Investidura de Pedro Sánchez. Coincido con quienes dicen que antes que el PP, era mejor cualquier otra cosa. Aunque no cambiaran las políticas, por lo menos se sacaría del poder toda la podredumbre que permitía a los de la Gürtel seguir gangrenando las instituciones. Sin embargo, es una lectura sesgada de todo lo que ocurrió en esos tiempos. Para empezar, cuando al fin se creó una mesa de negociación entre PSOE, Podemos, IU y Compromís, al poco nos enteramos de que, al mismo tiempo, Sánchez firmaba el pacto de investidura con Rivera. Podemos ofreció antes que nadie un pacto de gobierno con el PSOE. Cierto que las formas no fueron agradables, y desde luego podía haberse evitado para no dar argumentos (poco consistentes, todo hay que decirlo) a los que no querían saber nada de Iglesias y cía. Pero en cualquier caso, PSOE jamás mostró verdadera voluntad de llegar a un acuerdo, y Pedro Sánchez lo confirmó más adelante en Salvados: recibió presiones.

    2) Problemas internos. Claramente, esto ha sido un palo para Podemos y sus votantes. Quizás también por cierto infantilismo. Es decir, pareciera que creíamos que, como eran amiguitos, todo era formidable y que los problemas internos, discrepancias, etc, solo pasaba en otros partidos de izquierda. Bueno, pues no es así. En el PP o C's no hay problema porque la autoridad está bien clara, pero en partidos algo más democráticos, existen voces diversas y hay que debatir las ideas. Y esto tiene consecuencias. El drama, para las películas. Por lo demás, es evidente que ha habido un exceso en Podemos y no diré purga, pero sí poca altura de miras para integrar, tal y como se han cansado de decir, a todas las corrientes del partido.

    3. La ambigüedad en el conflicto catalán. En mi opinión, si ha existido tal ambigüedad, es porque el marco que han generado el resto de partidos impide cualquier matiz: o eres independentista o eres 'constitucionalista'. [CONTINÚA]

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    9

  • Jorge Ulanovsky Jorge Ulanovsky 13/11/17 21:52

    Interesante esta iniciativa de Don Ignacio Sánchez Cuenca de llamar a opinar sobre esta formación política a la que yo también apoyé con mi voto con grandes expectativas y participo actualmente de un sentimiento de gran frustración. En primer lugar creo que ha habido un error de base al haberse constituído como partido lo que pudo ser un movimiento socio cultural de raigambre sino revolucionaria, de resistencia y presión sobre el estatu quo oficial corrupto, Significó tal decisión entrar inevitablemente en los juegos espúreos y electorales del poder. Es cierto que no se les puede reprochar, viendo en la actualidad el proceder vergonzoso de Sánchez y la postura desproporcionadamente agresiva de Ciudadano, haberles cedido el gobierno frente a Rajoy. Iglesias en particular ha resultado ser, cuanto menos una figura totalmente desconcertante. Llama la atención cómo un jóven desde luego muy culto e inteligente suele salirse con mensajes con suenan como verdaderos disparates. Uno de los últimos: “nuestra propuesta seduce”. Desde cuándo la seducción es un valor positivo en términos democráticos. Pero es que la frase tiene una connotación que hace al fundamento mismo de la filosofía que defiende el autoproclamado populismo de izquierdas. Y este es el punto central por el que debería encararse este debate.  Un pueblo seducido no tiene por qué llevar necesariamente la razón. Un pueblo seducido puede inclinarse hacia cualquier barbarismo totalitario. Su condición de pueblo no garantiza por sí la justeza de su inclinación político social, y mucho menos siendo víctima de una seducción. Lamentablemente en España el independentismo catalán,, con su proyecto nacional, ingenuo e inoportuno ha servido en bandeja al estatu quo oficial la oportunidad de identificar a un chivo expiatorio. Y la respuesta del “pueblo”hispano en general  ha sido la de respaldar al régimen, de forma reaccionaria, ciega y persecutoria, contra los osados traidores. Lógicamente, los teóricos que tanto se creían ser estandartes auténticos de la voluntad mayoritaria se han quedado desplazados y despistados. De qué pueblo pueden ahora decirse defensores y salvadores? Qué pena

    Responder

    Denunciar comentario

    6

    4

  • apinelbarbes apinelbarbes 13/11/17 20:10

    Al margen de todo lo que se cita en el articulo, yo creo que Podemos ha sido absorbido por la maquinaria del poder, impuesto por la citada "Casta" y está enredado en una tela de araña denominada sistema, que impone sus reglas del juego, donde Podemos por sí sólo no consigue cambiarlas. Cuando las movilizaciones del 15M consiguieron poner en jaque al Parlamento, se tomó la decisión de crear un partido y el resultado de hoy habla por sí sólo, no se ha conseguido modificar absolutamente nada.La reforma laboral, la ley mordaza, la sanidad, cultura, salarios, pensiones y un sinfín de problemas que siguen latentes en nuestra sociedad
    Hoy la izquierda en España es relativa, no es ideológica, los sindicatos son una farsa, el PSOE está dominado por sus barones y las bases son un tanto estériles en su fuerza.No se explica ni se entiende que con un gobierno como el del PP, no existan fuerzas que se unan para tirar a esta gentuza del poder.
    Podemos tiene los mismos problemas que cualquier otra formación, pero tiene una alta participación entre sus bases y una independencia económica, sobre su financiación, con respecto a los demás partidos pero su gran problema, al menos en mi modesta opinión, es que ha abandonado la calle para pelear sólo en el Parlamento, como reconocen en el vídeo de YouTube, donde Irene Montero manifiesta el veto que se aplica a todas las modificaciones que ellos han planteado, con apoyos de otras fuerzas.
    Creo que olvidarse de la calle, es un grave error, pues es la herramienta que garantiza el éxito de cualquier iniciativa popular y la que realmente puede dañar al sistema, para obligar a que cambien las cosas. Las redes sociales se controlan, la calle es el auténtico campo de batalla, al menos para los que se son marginados.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    7



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre