X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

De castaño a oscuro

Pedro Díaz Cepero Publicada 14/03/2017 a las 06:00 Actualizada 28/03/2017 a las 18:05    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 5

Pocas semanas después de la configuración del nuevo gobierno del PP, gracias a la genuflexión del PSOE y a las patrióticas gestiones del asesor de fortunas, Felipe González, acompañado de su camarilla golpista, las oligarquías político-económicas han alcanzado sus últimos objetivos.

Efectivamente, en toda la historia de nuestra democracia, ni tan siquiera en legislaturas de mayorías absolutas, tanto del PP como del PSOE, el partido gobernante ha adquirido tal nivel de poder en los principales órganos del Estado. Lo controlan todo. El Tribunal Constitucional, el Consejo General del Poder Judicial, la Audiencia Nacional, el Tribunal de Cuentas, la Fiscalía General del Estado, la Fiscalía Anticorrupción, el Consejo de Administración de RTVE, la mayoría de los medios de comunicación, etc. y siguen presentes, naturalmente, en la presidencia y en los consejos de empresas con capital público y en otras privadas de carácter estratégico, vía puertas giratorias.

Es decir, que la que iba a ser la legislatura del consenso, ausente de mayorías absolutas, ineludible en acuerdos con los demás partidos políticos, sancionada en las urnas por la voluntad popular y así proclamada urbi et orbi por PP, PSOE y C's, trastoca sus propios discursos y traiciona el voto ciudadano, permitiendo el control institucional absoluto del partido gobernante.

Para ello, el PP está tejiendo un complicado encaje de bolillos, una ceremonia de la confusión que no podemos saber hoy hasta qué punto está pactada de antemano con el PSOE y Ciudadanos. Maneja una baraja que reparte a dos manos, intenta por un lado sobrellevar el pacto de legislatura con Ciudadanos, y por el otro ofrece algunas prebendas al PSOE a cambio de silencio, migajas en el reparto de puestos en el Tribunal Constitucional, en el Consejo de Administración de RTVE, etc.

Ambos partidos beneficiarios simulan presentar exhortaciones, solicitar comisiones de investigación y presencias de ministros –que no sirven para nada– para salvar la cara ante la opinión pública en el Congreso de los Diputados o el Senado. Es el teatro de guiñol de la política española, la apariencia como idioma compartido y la sustracción permanente de la verdad al ciudadano.

La gestora del PSOE, los barones instalados en el poder y la vieja guardia, están autorizando estas operaciones de pactos, y van a lograr lo que en décadas de transitar por la vida política, con errores y aciertos indudables, no han conseguido, y es, una profunda división entre la militancia de base y sus cúpulas directivas, la desafección de sus seguidores. La lealtad de tantos afiliados y votantes anónimos no merece esta deserción continuada de los principios del socialismo obrero. Para Ciudadanos, sin embargo, se abre una oportunidad de sorpasso a un PSOE desunido y sin mensaje –de la que ya se han apercibido, claro– por lo que nos venden su apuesta benéfica y desinteresada por la gobernabilidad y la intermediación social con algún gesto, simulado o no, de intransigencia con el Ejecutivo, siendo incluso más beligerantes que el PSOE.

No podemos aceptar a estas alturas que acreditados miembros de la carrera judicial y asociaciones profesionales denuncien en los medios de comunicación que sufrir presiones forma parte de su trabajo, vamos... ¡que es algo habitual! ¿Dónde está entonces la separación de poderes, la independencia del poder judicial? ¿Estamos esperando que la Comisión Europea nos haga una reconvención, como en tantas otras cosas, por la situación de indefensión de jueces y fiscales, mediatizados por la composición de sus órganos de gobierno, los ascensos condicionados, los ceses y traslados no solicitados, las inhabilitaciones, o las fichas abiertas en el curso de su trayectoria profesional? Mientras tanto, tenemos que seguir escuchando el latiguillo de insignes candidatos al museo de cera: “la justicia es igual para todos”.

Como nos distraeremos con el recorrido judicial de la cuestión catalana, que tiene todavía madeja que desenredar, paralela a los años de corrupción del caso Palau –parece que el independentismo no tiene escrúpulos en sacar prenda hasta de un símbolo nacional–, cabe pensar que esto le vendrá bien al PP en sus próximas citas en el banquillo, y que ocultará más fácilmente sus vergüenzas tras las del otro.

Mientras tanto, el desempleo real no baja –sólo hay reparto de sueldos y de duración de contratos–, y las diferencias salariales hacen que seamos el país con mayores tasas de desigualdad, según el último informe de la OCDE. Los beneficios empresariales no se están reflejando en las rentas salariales y padecemos una fiscalidad socialmente regresiva –más acentuada con la crisis–, que favorece a las grandes empresas y a las fortunas patrias. Menos mal que, aun “tributando” fuera, ellos son los mayores defensores de la Constitución, la unidad del país y la bandera.

Pero para muchos españoles el color de la indignación está pasando ya de castaño a oscuro. No es funcional para la estabilidad del sistema tirar tanto de la cuerda.
___________________

Pedro Díaz Cepero es sociólogo y escritor.


Hazte socio de infolibre



5 Comentarios
  • leandro leandro 14/03/17 22:40

    Esto pinta muy mal .

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Delgiot Delgiot 14/03/17 13:06

    Gran artículo. Muchas gracias. Como los ciudadanos no nos pongamos las pilas y estemos con las orejas alerta se nos van a comer, como ya están haciendo. Hace falta un cambio no, un mazazo electoral por parte de la ciudadanía (porque no nos dejan más vías de protesta). Pero en España eso es imposible ya que seguimos anclados en el pasado y no vemos lo que nos viene por delante. Lo dicho, muchas gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Isleña Isleña 14/03/17 11:50

    "sufrir presiones forma parte de su trabajo, vamos... ¡que es algo habitual! ¿Dónde está entonces la separación de poderes, la independencia del poder judicial?" Si los jueces proclaman su independencia y rectitud ¿dónde están las denuncias de estos jueces al recibir esas presiones de las que se quejan,no están estas presiones tipificadas como delito?.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • para3 para3 14/03/17 11:05

    Gracias PSOE

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • viceval viceval 14/03/17 07:03

    Tiran tanto de la cuerda, pues observan que no pasa nada. No hay respuesta. Y continúan tirando. Hasta donde vamos aguantar, hasta donde??. Excelente artículo. Excelente

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre