X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

¿Por qué crece la economía española?

Albino Prada Publicada 19/03/2017 a las 06:00 Actualizada 28/03/2017 a las 19:08    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 9

Para el bienio 2015-2016 el INE estima un crecimiento económico en España del 3,2%, con una aportación de la demanda nacional del 3,3% en 2015 y del 2,8% en 2016.  Lo que implica una contribución negativa de la demanda externa en 2015, y muy reducida en el 2016. Según el INE, más del 90% de nuestro crecimiento descansó en la demanda interna para el conjunto del bienio.

El motor externo

A pesar de su muy reducida aportación al crecimiento de la economía española debe anotarse en la demanda externa algún aspecto a destacar. Así el conjunto de la balanza de bienes y servicios ha pasado de fuertemente negativa, antes de la crisis, a ser positiva en casi un tres por ciento del PIB el año 2016. Esto podría ser síntoma de una mejora de nuestra competitividad comercial, pero ¿ha sido así?

De entrada el saldo total de la balanza comercial seguía siendo negativo en 2016. Pero debe añadirse que, aunque dejemos a un lado el saldo energético (que se ha tornado menos desfavorable por razones exógenas y se ha reducido a la mitad en los últimos años, de ser negativo por 45.000 millones a serlo solo en 16.000), el saldo comercial no energético aún sigue siendo negativo. De manera que nuestra competitividad comercial explica en escasa medida la mejora del saldo externo total.

Porque si dejamos a un lado el viento de cola que ha supuesto el abaratamiento de los hidrocarburos en este pasado bienio, la mejora del saldo externo total debe ser imputado sobre todo a los servicios, y dentro de ellos a los turísticos (muy favorecidos por la devaluación salarial interna y la demanda centroeuropea). Una balanza de servicios que anotó en 2016 un saldo positivo por casi un 4,5% del PIB, saldo que compensa sobradamente el, decreciente, déficit de la subbalanza energética y del resto de mercancías. Podría decirse que la devaluación salarial interna no habría mejorado tanto nuestra competitividad comercial cuanto nuestro negocio turístico.

Cabe incluso matizar aquella mejora del saldo comercial no energético en un sentido problemático: ya que el factor decisivo ha sido la congelación nominal de las importaciones a niveles del año 2007 (otro efecto de la devaluación interna) como se observa en el siguiente gráfico con un índice 122 en 2016 prácticamente igual al 121 de 2007. Lo que quiere decir que si la tendencia de nuestras importaciones no energéticas continuase en la senda anterior a la crisis abría neutralizado y absorbido toda la mejora exportadora.
  De manera que la, con todo, reducida aportación del motor externo al crecimiento ha de imputarse, por un lado, a la buena coyuntura de los precios de los hidrocarburos (que abarata nuestras elevadas importaciones), y, por otro, a una devaluación interna que ha frenado las importaciones no energéticas y ha impulsado al mismo tiempo nuestra balanza de servicios turísticos.

En ausencia de estos comportamientos nuestra mejora en el desempeño comercial exportador habría sido insuficiente para mejorar la aportación de nuestra demanda externa al crecimiento del PIB. O, dicho de otra forma, la devaluación interna (salarial, laboral y de rentas) aplicada a la economía española no habría activado el motor externo a pesar de haber contado con el abaratamiento de las importaciones no energéticas y provocado la congelación de las no energéticas.

El motor interno

Analicemos ahora el factor sin duda determinante de la recuperación en el bienio 2015-2016: la demanda interna. Con un crecimiento medio en torno al tres por ciento es aquí donde se sitúan las mayores luces, y también las sombras, de nuestro modelo de recuperación. Y ello aunque comprobemos que mientras en el último trimestre del 2015 dicha demanda crecía a tasas del 3,8%, apenas lo hacía ya al 2,2% en el último trimestre del 2016.

En cualquier caso se agolpan las preguntas: ¿porque crece tanto la demanda interna española? ¿Y cómo lo puede hacer en un país con la mayor tasa de paro y de desigualdad social de la UE?. Tres vectores explicarían, de forma desigual, ese impulso de la actual recuperación. Los recogemos en una gráfica trimestral para el conjunto del bienio.
  El primer vector, en cuanto a crecimiento interanual, habría sido la inversión empresarial hasta mediados del pasado año. Una inversión empresarial en bienes de equipo (cabe suponer que producto de una recuperación de los márgenes empresariales y de las rentas no salariales en el PIB que también confirma el INE) que sería un factor determinante de primer orden hasta ese momento, pero que en la actualidad ya crece menos intensamente que el conjunto de la economía. Tampoco en el otro vector tradicional de la inversión (la constructora) anota tasas de crecimiento superiores al 2% en 2016. En suma: el conjunto de la inversión presenta una fuerte tendencia a la desaceleración en los últimos trimestres.

Un segundo vector que ayudó a nuestra recuperación fue el consumo público, pero solo a consecuencia de la suavización del ajuste de las cuentas públicas a lo largo del año electoral de 2015. Esta segunda fuerza habría entrado en agudo declive ya a lo largo de todo el año pasado. El retorno a la senda austericida que marca, y supervisa, Bruselas estaría detrás de esa tendencia hacia el crecimiento cero que recoge la gráfica.

De manera que, a finales del pasado año, solo nos restaba una fuerza impulsora del crecimiento: el consumo doméstico o de los hogares. Consumo que se movía según el INE en perfecto ajuste al del PIB total de nuestra economía.

Es éste el factor explicativo menos diáfano y coherente con la elevada tasa de paro, de bolsas de pobreza y de desigualdad del país. Podrían identificarse –sin embargo– dos factores que, pese a ello, explicarían su crecimiento: que sean las rentas medias-altas las que protagonicen ese empujón, y que esta magnitud se vea afectada por las rentas de hogares de residentes extranjeros inactivos.

Aun así no deja de ser una anomalía que el consumo de los hogares en España crezca a tasas muy superiores a las que lo hace en una economía como la alemana, como bien se observa en otro gráfico.
  En mi opinión esto sólo cabe imputarlo a un efecto riqueza derivado de la devaluación salarial y de la deflación de precios en favor del cuarenta por ciento de hogares de mayor renta (ya que en el resto de los hogares son mayoría los que llegan con dificultades a fin de mes). Si se quiere un ejemplo: un aumento del consumo en hogares de renta media alta derivado de los ahorros en pago de servicios domésticos que se habrían abaratado mucho en los últimos años.

Resumen final 

La actual recuperación de la economía española finalizó el año 2016 con una dependencia casi absoluta del motor interno vinculado al consumo de los hogares de rentas media-altas. Ni la inversión, ni el consumo público, ni la demanda externa están contribuyendo significativamente a dicha recuperación.

Es éste un modelo de recuperación que confirma al menos dos cosas. Que la devaluación interna solo está beneficiando la actividad turística y de contratación de servicios personales cada vez más precarios, y que los ajustes fiscales impiden que la inversión pública tome el relevo de la inversión privada.

De mantenerse ambas políticas, devaluación laboral-salarial interna y ajustes fiscales, el crecimiento se irá desacelerando necesariamente, dependiendo cada vez en mayor medida del consumo de los sectores de la población de mayor renta. Un problemático modelo de crecimiento ya que alimenta –y está alimentado– por la desigualdad social.
______________

Albino Prada es doctor en Economía y ensayista


Hazte socio de infolibre



9 Comentarios
  • jositochema jositochema 29/03/17 10:32

    Hola, la opinión de Prada y sus conocimientos y explicaciones me llevan a plantearme lo siguiente:Por qué estas estadísticas no están de forma continua en otros medios, y en las tertulias y portadas de los potentes creadores de "opionión". Creo que a mucha gente no le interesa que se conozcan estos estudios pormenorizados, ya que salen ganando de la ignorancia asumida por casi todos, es mejor pan y circo.Y los que gobiernan, los que gobernaron y algunos de los que quieren mandar siguen sin dar solución a estos problemas enunciados, mientras les caen sus buenos sueldos todos los años, hasta que acabe la legislatura.Tenemos que espabilar y este estudio, que yo he tenido que releer alguna vez, me demuestra que no estoy bien informado en parte por mi responsabilidad.Hay que dejarse de zarandajas y echar a todos los chupones que nos cuentan mentiras y nos tapan la información de verdad, arriesgando que vengan otros, que por malos que fuesen serían 20.000 veces mejores que lo que tenemos hasta ahora.Ya basta, o no ?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Bonanzero Bonanzero 19/03/17 23:55

    Me parece estupendo y esclarecedor el artículo, para mí (ignorante al cubo) resulta técnico y tengo que releerlo, pero tengo claro; que el 80% de los pensionisetas, estamos contribuyendo a La Paz social de la crisis, a pesar de las carencias que suponen ( la pensión media real, serían 800 €) mantener a los hijos en paro y como consecuencia, a los nietos. La desigualdad, es cada vez mayor y trabajando con contratos precarios ¿qué pensión les espera? ¿cómo pueden aspirar a una independencia familiar? Pero vamos, que España va bien, para el que le va bien claro.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Artero Artero 29/03/17 04:48

      Aznar en su día, debió de decir, España me va bien, pero m ira mejor en un futuro.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • cepeda cepeda 19/03/17 20:50

    Lo preocupante es que con la devaluación salarial evidente y que, al menos en teoría, beneficia a los empresarios.... siga España siendo deficitaria en emprendimiento y salgan tan pocas empresas y empresarios.... sobre todo de tamaño medio.Lo vuelvo a preguntar a ver quién es capaz de responder... ¿Cómo pretendemos tener un estado de bienestar como el alemán o los escandinavos.... si no tenemos un mittelstando como ellos?. ¿Dónde están los planes, de los partidos que dicen que aspiran a tumbar al PP para mejorar el estado de bienestar, para cambiar las cosas.... y más aprovechando la globalización?.Podemos subir los sueldos, sin duda, y eso, también sin duda, fomentará el consumo interno (y las importaciones...) durante un tiempo.... más o menos el tiempo que le lleve a la pérdida de competitividad de la economía y de las empresas... volver a destruir empleo como al comienzo de la crisis...Un país que no tiene materias primas, como España, tiene que tirar del turismo (potencia mundial no por casualidad) cuanto pueda y DURANTE EL TIEMPO QUE PUEDA, tiene que mejorar su industria alimentaria para ganar en valor añadido y TIENE QUE APOSTAR POR LA TECNOLOGÍA Y LA INDUSTRIA y para eso... nos sobran los NINIS, nos sobran los inmigrantes sin cualificar... y nos faltan empresarios que aprovechen el talento y la preparación de los chavales que salen de las universidades....El diágnóstico es fácil y claro... lo difícil es poner remedio y elaborar una ALTERNATIVA... a la altura del país y del siglo XXI.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • ela ela 19/03/17 19:57

    ?Que la economía crece, para quien¿ si después de las leyes anti trabajadores del Partido Podrido, los salarios por los suelos, las pensiones congeladas, las leyes mordazas para evitar manifestaciones, etc, etc dicen que la economía va bien, solo cabe una pregunta. PARA QUIEN VA BIEN LA ECONOMIA?, muy fácil, para los de siempre, y mientras no hagamos algo, seguirán enriqueciéndose cada vez mas, y seguirán presumiendo que España va bien, y mientras no hagamos algo, y nos levantemos contra ellos seguirán siendo cada vez mas ricos, y nosotros encima contentos, porque España va bien.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • paco arbillaga paco arbillaga 19/03/17 18:33

    «¿Por qué crece la economía española?»… ¿de algunos españoles?: Porque decrece la economía de millones de personas currantes, paradas, o pensionistas. Paréceme. Osasuna!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Inocencio XIV Inocencio XIV 19/03/17 12:48

    Es decir, que la pretendida recuperación económica española es tan endeble que al primer aumento de precios de hidrocarburos o cambio de destino turístico de quienes ahora no viajan a países conflictivos competidores de nuestras playas y menús turísticos se irá al garete. Hablamos de la necesidad del cambio de régimen pero olvidamos lo urgente del cambio de sistema productivo. Y, al final, como decía el otro: es la economía!!!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • MASEGOSO MASEGOSO 19/03/17 14:04

      Es el reflejo claro de una verdad insoslayable. El crecimiento en base a los salarios y las pensiones es una vela en estado de consunción total. El Dr. Prada nos lo deja bien claro. La solución es cruenta ya que no tenemos industria (el automóvil es la única sólida en apariencia por estar en manos foráneas) El talante neoliberal de Europa nos lleva a la ruina y los facinerosos que nos gobiernan, electos por el resto de los facinerosos, aún no tienen los bolsillos llenos. Los empresarios, grandes, medianos y pequeños hacen su “agosto” a costa de la precariedad laboral y, esa situación clama al estallido de ruptura de un momento a otro. La fragilidad que el autor del artículo nos destapa es, en mi opinión, muy cercana a esa realidad. Saludos.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • korrosivo korrosivo 19/03/17 11:34

    El crecimiento de España me recuerda el título de la obra de Moliere "Le médecin malgré lui" ("el médico a su pesar", en traducción literal, aunque aquí se le dio otra traducción, "el médico a palos", ¡traduttore, traditore!). España crece "a pesar de............................." (expláyese  su gusto en la línea de puntos, y añada más puntos si le falta espacio para citar a tanto mamón).

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión
  • Desde la tramoya Luis Arroyo Luis Arroyo

    Por qué nadie se atreve con el concierto vasco

    Por injusto que sea que dos comunidades autónomas tengan un sistema de financiación completamente distinto de las demás y hoy nítidamente insolidario, no es posible cambiarlo en este momento.
  • Buzón de Voz Jesús Maraña Jesús Maraña

    Una vía reconstituyente

    Cualquiera diría que el orden del día parlamentario para este jueves ha sido ideado por el mayor enemigo de Pedro Sánchez o por el mejor amigo de Mariano Rajoy. El PSOE vota la actualización del Cupo vasco y después se reúne una comisión territorial que nace moribunda. 
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    Se fue el caimán

    Ha dimitido Mugabe. Está más cerca de la infamia de los Mobutu que de la gloria de los Mandela. Deja un país exhausto, sin estructura política, con una casta de mangantes.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre