X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

Abordemos el 'Trumpain' en la sanidad española

Gaspar Llamazares Publicada 02/04/2017 a las 06:00 Actualizada 01/04/2017 a las 14:06    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 8

Uno de los temas menos tratados y valorados en relación a la política del Partido Popular en tiempos de austericidio han sido sus intentos, en unos casos, y hechos consumados en otros, relativos a la involución de los modelos de bienestar en los servicios universales. Lo más evidente ha sido su política de recortes, los copagos y las privatizaciones varias bajo la excusa o al calor de la crisis. La ciudadanía se ha movilizado en las calles ante tales afrentas y la oposición política en los parlamentos ha ido poniendo freno a sus intenciones y reduciendo sus efectos, a veces con mayor acierto, otras con escasos resultados.

Probablemente los intentos más serios y retrocesos más profundos se hayan dado en la dirección de avanzar hacia un modelo laboral individualizado, precario y pobre, que implica un proceso de transformación a medio plazo del sistema contributivo de pensiones en otro asistencial. Pero el empeño más drástico, porque no contaba con precedentes y porque pretendía la ruptura e involución total del sistema conocido y reconocido, ha sido en cambiar el modelo sanitario.

Desde que en España se pusiera en marcha la Ley General de Sanidad que implementó un sistema sanitario público y universal a partir de la Seguridad Social franquista, nadie había planteado, ni se había intentado siquiera cambiar el modelo sanitario vigente. Más bien al contrario, sucesivos gobiernos, en su calidad de más o menos neoliberales, más o menos conservadores, habían mantenido el modelo democrático como un elemento de consenso e incluso digno de elogio en relación a otros modelo de nuestros vecinos comunitarios.

Sí es cierto que, en paralelo a ese proclamado consenso, se habían aplicado medidas que a veces, con la excusa de la “necesidad de modernización”, lo socavaban en la administración central y más en particular en las comunidades autónomas. Las más conocidas fueron las del informe Abril, la ley Aznar 15/96 que fundamentalmente abría el sistema a la gestión privada. A partir de ahí, se sucedieron pasos que en algunas comunidades, lideradas durante décadas por el PP, lograron casi destrozar el modelo de sanidad pública en favor de otro gestionado por cada vez más manos privadas, de menor calidad y excluyente. Destacaron aquí las experiencias valenciana y madrileña.

Sin embargo, ni los más pesimistas concebían en el inicio del Gobierno Rajoy que el PP intentara desmontar con su famoso modo de proceder, “el decretazo”, todo lo construido con un importante apoyo social y profesional a lo largo de décadas. Incluso cuando el decreto estaba en las Cortes fue difícil explicar, por inconcebible, algo más allá del rechazo a la exclusión de los inmigrantes, los recortes y el copago farmacéutico para pensionistas. Si a la importancia de estas medidas retrógradas sumamos las privatizaciones ya consumadas en las CCAA, la coherencia del conjunto salta a la vista interpretado desde una perspectiva de involución: de un modelo público como derecho ciudadano a un modelo de seguros mixto y competitivo donde el ciudadano protegido se transforma en beneficiario, donde aparece la posibilidad de convenio para los excluidos, se incrementa la participación económica de los copagos y se vislumbran bonificaciones o exenciones fiscales para los contratantes de seguros privados. A la par, la sanidad pública queda reducida a una suerte de beneficencia para quienes no alcancen a convertirse en asegurados por alguna empresa del sector.

Hay que reconocer que el PP ha podido ahondar en este serio intento de demolición de la joya del Estado del Medioestar español porque todavía, a casi tres décadas de la Ley de Sanidad, su desarrollo en materia de universalidad no se había culminado, como tampoco la integración en el sistema de los seguros residuales que aún hoy dan cobertura sanitaria a los funcionarios.

Las razones del fracaso de convertir un sistema sanitario de derechos en un seguro social mixto son múltiples. Una de ellas ha sido sin duda la debilidad financiera en que la crisis fue dejando a nuestra Seguridad Social, impidiendo con ello que se pudiera siquiera pensar en una financiación sanitaria distinta de la actual, con cargo a los impuestos desde los años 90. Aparte de esto, quizá lo que ha hecho fracasar el intento de revertir nuestra sanidad pública haya sido la resistencia de los trabajadores de la sanidad y de distintas organizaciones de derechos humanos y colectivos sociales que deslegitimaron las medidas de exclusión y los recortes desde un principio en el terreno abonado por las privatizaciones y sus redes corruptas en comunidades como la del País Valenciano o la de Madrid. Por otro lado, se ha logrado poner de manifiesto el impacto negativo de la exclusión y los copagos en la prevención y promoción de salud, seguimiento y control de enfermedades infecciosas y de tratamiento a los enfermos crónicos. Algunas regiones también han destacado en el freno parcial de limitar la atención sanitaria a inmigrantes.

Ahora que con el final nominal de la crisis y la vuelta del estancamiento vuelven también las propuestas de recuperación de la inversión en Sanidad, sería bueno que no olvidásemos la fragilidad de tan precioso sistema sanitario, ni nuestras obligaciones de reconstruirlo, completarlo e incluso transformarlo para fortalecerlo. Porque la batalla no ha terminado. Si buenas son las noticias que nos llegan desde la Generalitat Valenciana, que ha comenzado la reversión de su avanzada privatización sanitaria, cada uno de nosotros debemos hacer lo posible, cada cual desde su ámbito, por que se adopten las medidas legales, de gestión y de conciencia profesional y ciudadana para culminar el carácter público, universal, integral y de calidad de nuestro sistema sanitario.

Trump con su trumpain se apresta en EEUU a demoler el tímido sistema de seguro denominado Obamacare. Hay un parecido entre el trumpain norteamericano y el RD16/2012 español del PP frente al modelo sanitario universal, pilar básico de nuestro sistema social. A mi entender, la comisión de Sanidad del Congreso se ha dejado enredar por los anuncios del Gobierno sobre exclusión sanitaria y de reforma de los tramos del copago (repago, porque se paga dos veces), sin enfrentar el verdadero problema: la derogación del RD16/2012.

Por eso, desde el que es mi ámbito actual de acción, el parlamento de Asturias, proponemos al Congreso una ley para derogar el RD16/2012 y para reformar las leyes de sanidad y de cohesión al objeto de blindar el carácter universal del SNS. Es el momento de recomponer nuestra Sanidad Pública.
___________________

Gaspar Llamazares es portavoz de Izquierda Abierta y portavoz parlamentario de IU en Asturias. ­


Hazte socio de infolibre



8 Comentarios
  • irreligionproletaria irreligionproletaria 02/04/17 21:03

    ¿Cuanto tiempo has sido Diputado en el Congreso, Gaspar? Tuve una empatía especial contigo, desde el comienzo, por cuanto tu procedencia de la SP como doctor en medicina, facultativo de una especialidad, que te ruego discupes mi falta de concreción, me hacía ver en tí y tu comportamiento, alguien comprometido y defensor a ultranza de, no solo la SP, sino, la propiedad patrimonial de la TGSS , como titular de los HOSPITALES PUBLICOS construidos con el esfuerzo de todos los trabajadores. La empatía desapareció cuando, la comparecencia a las Generales de Junio 2016 de Pdemos e IU, bajo las siglas UP, se vio defraudada por la incomparecencia de los militantes de IU, perdiendo 1mio.de votos estimados, que hubieran dado la gobernanza, definitivamente, a la izquierda en este pais, con la participación de lo que entonces era -hoy ha desaparecido, entre una maraña de oportunistas- el PSOE. Nada absolutamente de la verguenza que hoy arrastramos, habria sido igual. Pero, cada uno debemos aceptar las responsabilidades de nuestros actos ¿quien soy yo para pedirle a usted responsabilidades? Nadie; cierto. Pero, hoy aparece para pedirnos compartamos con usted: '...desde el parlamento de Asturias, proponer al Congreso una ley para derogar el RD16/2012' Hoy, Texto consolidado, última modificación 12 diciembre 2016. ¿Donde estaba usted y toda la izda (entonces PSOE-IU- ER- ICV, etc.) cuando desde 2004, se han ido vendiendo por 'grupos' Nuevas formas de Gestión Pública en Sanidad: - Gestión Directa; -Gestión directa por entes de derecho público (EP) ; -Gestión directa por Consorcios; - Gestión directa por fundaciones constituidas al amparo de la L-30/1994 (Fundaciones en mano pública); - Gestión directa por sociedades mercantiles públicas; - Gestión directa por sociedades estatales; - Fundaciones Públicas Sanitarias (FSP) A continuación, las nuevas formas de gestión y, la gestión indirecta de SSP. ¿Qué queda Sr. Llamazares, patrimonio no ya de la TGSS, sino, siquiera Patrimonio de las AAPP.? No puede -bueno, poder claro que puede- no debería a 2/4/2017, pedir la derogación del RD 16 /2012 y, ahí queda eso, no habiendo IMPEDIDO CON TODA LA CIDADANIA EN LA CALLE, EL REPARTO.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • kalikatos kalikatos 02/04/17 20:02

    Totalmente de acuerdo con lo escrito por Llamazares, pero no se si es en donde más se ahondado, o está en términos muy parecidos con los colegios a la Iglesia, donde hay comunidades como la de Madrid, o la Valenciana, que llevan años sin casi construir colegios, y sólo se hacen los concertados, casi todos con ideario católico.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • ConchaBeltran ConchaBeltran 02/04/17 19:33

    Unamos las fuerzas y no dejemos que nos impidan seguir disfrutando de un bien tan preciado como la SANIDAD PUBLICA.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • paco arbillaga paco arbillaga 02/04/17 10:25

    «Aparte de esto, quizá lo que ha hecho fracasar el intento de revertir nuestra sanidad pública haya sido LA RESISTENCIA DE LOS TRABAJADORES DE LA SANIDAD y de distintas organizaciones de derechos humanos y colectivos sociales …» Ahí tenemos una pista para conseguir cambios sociales: ¡la resistencia de l@s trabajador@s! a la que se podría sumar un responsable comportamiento de los consumidores. Osasuna!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Wildthing Wildthing 03/04/17 03:41

      ¡Así es, paco arbillaga!

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • El Diablo  Cojuelo El Diablo Cojuelo 02/04/17 09:11

    Cherchez Esteve Bannon (La ideologia y la vision detras de Donald Trump [ muy interesante] )El Diablo Cojuelo)

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Sancho Sancho 02/04/17 02:46

    Creo que en algunos casos se han hecho los sordos, en otros ,sencillamente, están interesados con las propuestas del PP, como creo que le pasa a parte del Psoe; y otros sí creo que no se han enterado o no se han preocupado lo que debieran...

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Haiku Haiku 02/04/17 09:38

      Como ciudadano defenderé con uñas y dientes el sistema sanitario público y además con la mayor calidad posible. En alguna ocasión, para dar valor a lo que tenemos, en conversaciones informales recuerdo el precio de una prótesis o de un medicamento que puede ser muy consumido, puesto que lo de "gratis" hace decaer en valor la sanidad pública. Y sin embargo, es uno de los aspectos más importantes para luchar contra la desigualdad, y hay que defenderla como una de nuestras mejores armas...por cierto...una prótesis de rodilla (sólo la prótesis) puede valer 4000 euros y más.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    La Internacional del Odio

    La mayoría de los atentados yihadistas en Europa los han cometido ciudadanos europeos. Las propuestas de cerrar las fronteras son inútiles. Es un hagamos algo porque no sabemos qué hacer. Son inútiles porque los terroristas no vienen de fuera, están dentro, han nacido aquí.
  • En Transición Cristina Monge Cristina Monge

    Sin garantías no hay democracia

    La democracia, compleja y resbaladiza como ella sola, puede nombrarse y apellidarse de muchas maneras, pero todas tienen un elemento común: la articulación de un sistema de poderes y contrapoderes que actúan como garantía.
  • Cobarde con causa Juan Herrera Juan Herrera

    El wéstern, género de Trump

    El día que Trump, Kim-Jong-un o Maduro no hacen un duelo de pistoleros tuiteros, en el telediario hay un sheriff corrupto o un juez prevaricador.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre