X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

En defensa del Estado de Derecho

Pedro Díaz Cepero Publicada 31/05/2017 a las 06:00 Actualizada 29/05/2017 a las 20:20    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 4

El reciente nombramiento/ascenso de los magistrados de la Audiencia Nacional Eloy Velasco y Enrique López para integrar la nueva Sala de Apelaciones de la Audiencia Nacional, viene a poner de manifiesto la enorme variedad de artimañas de las que dispone el poder político para llevar el ascua a su sardina. En este caso, el pretexto ha sido la inexistencia en España de una verdadera segunda instancia que permita resolver con solvencia los recursos de casación, algo demandado por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Sin duda un instrumento necesario que aquí servirá para que los que tienen influencias, tiempo y dinero para pleitear eludan la cárcel, mientras hoy asistimos a la quiebra de los más elementales principios del Estado de Derecho.

Esta ha sido la excusa, otras veces encontrarán otras. Pero qué casualidad que se retira el juez Eloy Velasco –cansado seguramente de recibir “mensajes” y con un mejor sueldo– de la instrucción de las causas Lezo y Púnica que, lejos de haber concluido, prometen destapar nuevas vergüenzas de corrupción de cargos del PP y de sus apéndices empresariales. Semanas después de dejar ver ante las cámaras, en lenguaje gestual revelador,  las presiones que han acompañado el desempeño del cargo, o después de que se negara a abrir  diligencias ante un segundo informe presentado por la UCO de la Guardia Civil sobre presunción de cohecho y prevaricación –aportado en el sumario de la Púnica–  de la Presidenta de la Comunidad de Madrid, o después de que admitiera, bajo fianza, la salida de prisión de Francisco Granados.

Los ciudadanos, ante esta inacabable novela por entregas de la corrupción, tenemos una sensación de desolación y amargura mezclada con otra de rabia e impotencia. Aquí no se mueve nada, nadie del gobierno dimite, nadie da explicaciones, los portavoces eluden con suficiencia y hasta con chulería las preguntas de la prensa... “Hay que aguantar”, es la consigna. Porque cuando se conozca el siguiente caso de corrupción nos olvidaremos de éste, y así hasta el infinito. Vemos que apenas un 1% de los encausados pisa la cárcel y existe una sospecha fundada en los hechos de que la justicia barre para casa. Estamos hartos del “hoy no toca”, de respuestas vagas o salidas vacuas a lo que no se pregunta, de briefings de partido que mienten descaradamente,  de comparecencias en el Congreso leídas, que jamás entran en el fondo de los problemas, pura rutina de frases hechas. No podemos permitir por más tiempo esta representación del absurdo, porque no es la función de las ocho treinta que acaba a la salida del teatro, es una farsa que hiere cada día la vida de millones de españoles. Somos nosotros los que damos legitimidad a sus escaños y carteras ministeriales, y su obligación es darnos explicaciones serias y veraces. Pero no, utilizan el Estado de Derecho para confiscar los nuestros, el monopolio del poder para mantener sus privilegios.

Y lo peor es que esta rapacería, y la estrategia subsiguiente de ocultación, desvía la atención y paraliza las reformas urgentes en la expansión de la economía, una fiscalidad progresiva, la derogación de la ley laboral o una apuesta definitiva por la educación y la cultura. Como en épocas  pasadas, seguimos atorados con respecto a Europa, transitando en un capitalismo manco de profesionalidad, tejido en reuniones de amiguetes y compañeros de colegio, en relaciones fraternales con el poder institucional, huérfano de planificación socio-económica de altura, solo pendiente de la manduca apremiante. O sea, un capitalismo con todos sus vicios y ninguna de sus virtudes. La chapuza, el parcheado que inunda el mapa social español son el culpable de la brecha pertinaz de diez puntos en las cifras del desempleo. Mientras tanto, las sagas familiares mantienen su caudal fiduciario en las aguas procelosas de los contratos públicos, las concesiones  administrativas, las empresas a precio de saldo, las modificaciones en la clasificación del suelo...

¿Entonces, a qué salvavidas puede agarrarse el ciudadano? Cargos relevantes de la Fiscalía Anticorrupción, el Consejo General del Poder Judicial, la Audiencia Nacional y hasta del Ministerio del Interior están siendo, por una u otra razón,  llamados a comparecer en el Congreso, o cuestionados por los medios de comunicación, incluso por los considerados afines al Gobierno. No sabemos si hay alguna instancia en la que confiar, parece que todo está controlado desde el poder y por el poder.

Defendamos la independencia de los órganos judiciales y policiales de investigación –la UCO se ha destacado particularmente–, en la calle si es necesario. La presión popular debe manifestarse en plataformas, asociaciones vecinales, movimientos ciudadanos y medios de comunicación responsables, para abanderar y proteger el Estado de Derecho. Hay que apoyar el trabajo de todos los que con honestidad resisten a las presiones, no miran para otro lado y reivindican los derechos constitucionales. La endémica falta de medios de la administración de justicia no es un problema de Presupuestos Generales del Estado, es una añagaza del poder político para librar a los suyos de la acción judicial.

Mientras tanto, el PSOE ha estado, con sus primarias, deshojando la margarita y dejando hacer al PP a su antojo. Celebradas las primarias, el mensaje ha sido claro: “Barones go home”, unos a sus poltronas territoriales, a disfrutar del poco tiempo que les queda; y la vieja guardia a sus honorables sillones en los consejos de administración, sobre cuyas estrategias tienen una visión más certera que para el análisis socio-político del país.
 
________________

Pedro Díaz Cepero es sociólogo y escritor.


Hazte socio de infolibre



4 Comentarios
  • DrNick DrNick 04/06/17 10:01

    Pensando solo en el aspecto jurídico, bastaría con dotar al dinero público la categoría de santidad. Así todo aquel que pecara contra este mandamiento perdería la multitud de derechos que conlleva el servicio púnico. Fuera los fueros. Prisión ineludible y sin posibilidad de fianza más que en el caso de reposición de lo robado. Que no se puede, cambiar la ley a tal fin.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Uerda Uerda 31/05/17 09:40

    Hay tantos casos de corrupción abiertos que no me llega la memoria a recordar uno solo de cerrado. Sí hay gente que pise la cárcel, pero, ¿cuantos han devuelto lo robado? Sí se han bloqueado bienes pero¿se ha confiscado algo de lo robado? Espero que este día llegue y puedan dedicarse sus fondos al partidas presupuestarias pobres (violencia de género, ayudas energéticas a desprotegidos o a discapacitados, mejoras económicas en la justicia...) sin pasar los presupuestos generales del estado. Hasta ahora mucho juicio pero no se devuelve nada

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • paco arbillaga paco arbillaga 31/05/17 08:32

    «¿Entonces, a qué salvavidas puede agarrarse el ciudadano?» El salvavidas es la sociedad, el laborar diario de la gente, el comportamiento cívico de las personas y no el discurso de esos personajes que aparecen todos los días en los medios diciéndonos lo que tienen que hacer los demás para arreglar los problemas y no lo que harían ellos, mientras además muchos de esos salvapatrias están apoyando u ocultando chanchullos hechos con el dinero de los ciudadanos o desde sus puestos en los mass media contribuyen a que sigan mandando quienes nos están mangando. Empieza uno a hartarse de tanta gente que parece mear colonia. Osasuna!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • vianero vianero 31/05/17 07:30

    ¿Y si TODAS estás filtraciones de los trabajos de la OCU fueran diabólicamente intencionadas y sirvieran, una vez desprestigiados por sus peleas de gallos PxxE y UP, para expulsar al poco obediente mayordomo don Tancredo y traer, como a Venus saliendo de las ondas a ese salvapatrias Macron II el Hispano. Un nuevo Apolo trifronte con los rostros angelicales de Casados de Pedritos y Albert... Titos?

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    En busca de un modelo para decir adiós

    Si está contando los días y las horas que faltan para el 1 de octubre, o es de los optimistas que esperan algún tipo de milagro el día 2, es posible que sufra una decepción mayúscula. Esto no ha hecho más que empezar.
  • Telepolítica José Miguel Contreras José Miguel Contreras

    Renuncio a mi derecho a decidir

    En España, desde la vuelta de la democracia en 1977, no habíamos padecido una avería en nuestra maquinaria democrática como la que afrontamos en torno al problema catalán.
  • Buzón de Voz Jesús Maraña Jesús Maraña

    No me hable usted de Cataluña

    Es posible que la operación judicial-policial-política desplegada este miércoles haga imposible nada que se parezca a un referéndum, pero la cuestión de fondo sobre Cataluña no tendrá arreglo mientras se siga pensando más en las siguientes elecciones que en las siguientes generaciones. 
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre