X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

Trabajar en la prevención de la radicalización y el extremismo

Mohammed Azahaf Publicada 22/08/2017 a las 06:00 Actualizada 21/08/2017 a las 20:50    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 8

Cuando el terror golpea nuestras calles cometemos un error al mirar hacia fuera para buscar los motivos o los responsables. Evadimos nuestra responsabilidad a la hora de encontrar soluciones que eviten la repetición de estos actos terroristas. Caemos en la trampa de lo estereotipado, en la trampa tendida por los ideólogos de esta barbarie criminal que pretenden ampliar y generalizar el conflicto para así confrontar a nuestra sociedad; porque saben que al dividirnos y enfrentarnos consiguen su objetivo de inocular el miedo a lo diferente y esta es su gasolina para seguir alimentando su monstruo y captar a más personas para sus crueles objetivos.

El magnífico papel que están desarrollando nuestras fuerzas y cuerpos de seguridad en el ámbito de la prevención de ataques terroristas es indiscutible. Prueba de ello es que desde el 11M no se había vuelto a cometer un atentado de estas características. También el hecho de que las personas que atentaron en Barcelona y Cambrils tuvieran que utilizar herramientas al alcance de cualquiera, como una furgoneta y unos cuchillos, es muestra del cerco policial y de la vigilancia de nuestras fuerzas de seguridad ante la menor sospecha o el mínimo movimiento de material con el que cometer atentados.

Entonces, ¿qué es lo que nos falta por hacer en este proceso? La respuesta es sencilla, pero a la vez es la más complicada de emprender, porque penetra en lo más profundo del individuo, en su mente. Nuestra labor como sociedad es trabajar en la prevención de la radicalización y el extremismo; “extremismo” entendido como “la tendencia a adoptar ideas extremas” sean estas del tipo que sean, pero especialmente las que acaban en violencia. La violencia, según la definición de la Organización Mundial de la Salud, es “el uso intencional de la fuerza o el poder físico, de hecho o como amenaza, contra uno mismo, otra persona o un grupo o comunidad, que cause o tenga muchas probabilidades de causar lesiones, muerte, daños psicológicos, trastornos del desarrollo o privaciones”.

En la actualidad existen diferentes tipos y grados de violencia hasta llegar a la violencia extrema, es decir, al extremismo. Dentro de la violencia colectiva podemos ver los actos de odio cometidos por grupos organizados o por individuos, las acciones terroristas o la violencia de masas. Además, es necesario resaltar el aumento del discurso del odio a diferentes niveles. Movimientos políticos de ultraderecha y grupos ultranacionalistas, entre otros, promueven la exclusión y discriminación del diferente. El discurso del odio debe ser tratado con la mayor celeridad por ser uno de los pasos previos a la violencia física.

Asimismo, la intervención social en el ámbito más cercano (familia, amigos, pareja) nos servirá para conocer si el individuo tiene el riesgo de convertirse en perpetrador de actos violentos o si ha sido víctima de estos actos. Por eso es necesario examinar detenidamente el contexto en el que se desarrolla una persona y la comunidad en la que mantiene sus relaciones sociales -la escuela, el lugar de trabajo, el vecindario- para identificar las características de estos ámbitos que forzosamente están asociados a una persona.

La experiencia muestra que el nivel económico o educativo no va ligado al uso de la violencia, mostrando la necesidad de una intervención social preventiva en el discurso del odio y de la violencia a todos los niveles. De hecho, gran parte de los incitadores al odio tienen un alto nivel educativo y económico, y en algunos casos, individuos que han cometido actos de violencia extremista eran universitarios y con un elevado poder adquisitivo. Por tanto, para una correcta intervención y prevención del extremismo es importante desligar el bajo nivel social, económico y cultural de la violencia extremista.

Ante todo esto cabe preguntarse qué lleva a un joven a tomar como vía de expresión de su personalidad la violencia, y si es responsabilidad del joven, o lo es del entorno en el que vive, es decir, de la sociedad. Hablar claramente sobre uno de los mayores retos que afronta nuestro planeta, el respeto a la diversidad y la lucha contra la violencia extremista, es responsabilidad de las altas instituciones políticas y de las administraciones, pero hemos de admitir que solas no pueden atender estos retos. Para ello es necesario reforzar a la sociedad civil y promocionar los espacios de participación ciudadana para poder actuar localmente en la promoción de la inclusión y en la prevención del extremismo.

Debemos tener en consideración que la violencia en sus diferentes grados puede verse con antelación si se capacita a los diferentes profesionales de la intervención social, empezando por la escuela, así como a otros actores sociales, como psicólogos, educadores, pedagogos, médicos, militares, cuerpos policiales… Esta capacitación debe tener en cuenta la diversidad social en la que se desarrolla y que, en la mayoría de los casos, es fruto de las migraciones y de un mundo globalizado.

El enfoque de la intervención y el trabajo a desarrollar se deben hacer con una mentalidad abierta. El conservadurismo y la negación de la realidad de una sociedad diversa apelando a tiempos pasados y dudosas raíces, no ayuda a afrontar lo que nos está sucediendo y, por lo tanto, a la búsqueda de soluciones para evitar más terror y más dolor.
__________________________

Mohammed Azahaf es mediador intercultural y experto en migraciones


Hazte socio de infolibre



8 Comentarios
  • Silk Road Silk Road 27/08/17 10:17

    En toda ideología existe el peligro o incluso la certeza de que algunos de sus seguidores se van a radicaliar y caer en la violencia, pero las ideologías más proclives a que esto suceda son las religiones y los nacionalismos.
    Por eso, aunque la mayoría de los musulmanes sean gente pacífica y no tengan en absoluto la culpa de lo que hace un grupo de descerebrados, tampoco se puede uno ir al otro extremo y decir, como da a entender el autor del artículo, que la radicalización de algunos hasta caer en el terrorismo islamista es algo que no tiene nada que ver con el Islam.
    La verdad es que tiene que ver con el Islam y mucho. El Islam es el caldo de cultivo en el que se desarrolla el terrorismo. Por supuesto que no es suficiente con el caldo de cultivo. Hace falta que un un imán asesino ponga la semilla del odio y de la locura en los cerebros de algunos, pero eso no quita para que la comunidad islámica sea la primera que tenga que preguntarse qué hacer para atajar la radicalización, para que lo que ha sucedido en Barcelona no vuelva a suceder. Al menos, con miembros de su comunidad como macabros protagonistas.
    Y luego, claro, toda la sociedad se tiene que poner a ello, pero hay que empezar por casa. Si mi hijo se convirtiera en un criminal, yo me sentiría en la obligación de preguntarme qué había hecho mal.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Forunato Forunato 25/08/17 18:10

    Escribe aquí tu comentario (máx. 2200 caracteres)

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • ChemaA ChemaA 23/08/17 11:19

    El cura al que me refería es Santiago Martín de Cuatro Caminos en Madrid.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Alcarajo Alcarajo 23/08/17 01:29

    Muy bueno

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Orlinda Orlinda 22/08/17 14:24

    Curiosamente el señor Azahaf no habla para nada de religión, como si fuese ajena a la conformación de la sociedad. 
    Entre el cura y el imán wahabí hay una diferencia, que el primero no incita a matar. No lo hace gracias a una ya larga lucha de enfrentamiento con el catolicismo para poner por delante los DDHH de hombres y mujeres.
    ¡LAICISMO! Nos queda mucho por hacer aquí y en las sociedades musulmanas todo, donde tal palabra es como mentar al mismo diablo.
    Todo lo que propone este señor no son más que vaguedades.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    1

    2

    • ChemaA ChemaA 23/08/17 11:18

      ¿el cura no incita a matar? ¿y el cura de Chamberí, Madrid? ¿y los curas que bendijeron la cruzada de Franco?

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      3

    • Orlinda Orlinda 22/08/17 18:06

      2- Pide usted nada de extremismos, de ningún tipo. ¿Cómo se puede ser neutral, no extremista, ante ideologías y RELIGIONES extremistas que excluyen y discriminan encerradas en su conservadurismo?
      Desconfió de su petición de no extremismo y a quién la dirige.

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      1

  • MASEGOSO MASEGOSO 22/08/17 08:42

    Las diferencias entre humanos, existen, han existido y existirán. La razón de su existencia es el entorno social de desarrollo de parte concreta de la población, sobre todo, de la juventud. El extremismo discusional se lleva a cabo en cualquier religión y, sirva de ejemplo el discurso homofobo de Santiago Martín, parroco de Cuatro Caminos (Madrid). ¿En que se diferencia del discurso que emiten los imanes saudíes en sus mezquitas? En nada. La diferencia la marcan el aislamiento social y, sobre todo, la escasa posibilidad de acceder a un puesto de trabajo digno. Al resto se le puede llamar como se quiera, pero su denominación será una mentira más.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    5

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre