X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

España y al-Andalus, una vez más

Alejandro G. Sanjuán Publicada 25/08/2017 a las 06:00 Actualizada 24/08/2017 a las 20:57    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 4

Al igual que sucedió tras el 11-M, los recientes atentados terroristas de Cataluña han vuelto a traer al primer plano del debate político en nuestro país el pasado de al-Andalus. Las declaraciones posteriores al 11-S del número dos de Al Qaeda, Ayman al-Zawahiri, ya pusieron claramente de manifiesto que ese pasado iba a ser una poderosa arma ideológica utilizada para legitimar el presente, algo que ha corroborado con posterioridad el autodenominado Estado Islámico, cuyos instrumentos propagandísticos superan con creces a los de sus predecesores. Así lo demuestra de manera rotunda el reciente vídeo protagonizado por un yihadista de origen cordobés que profiere amenazas en español.

Aunque resultan frecuentes los análisis periodísticos y académicos relativos a la forma en la que dichas organizaciones terroristas manipulan el pasado de al-Andalus para adaptarlo a sus objetivos, se olvida con frecuencia cómo esos mismos procedimientos vienen utilizándose, desde hace mucho tiempo, por parte de ciertos sectores en nuestro país, un fenómeno muy preocupante por sus importantes implicaciones políticas e ideológicas.

En septiembre de 2004, el por entonces ya expresidente del gobierno español, José María Aznar, pronunció en la Universidad de Georgetown una conferencia titulada Seven thesis on today's terrorism en la cual afirmó que, para entender los atentados sucedidos unos meses antes en Madrid, había que "remontarse no menos de 1.300 años atrás, a principios del siglo VIII, cuando una España recién invadida por los moros se negó a convertirse en una pieza más del mundo islámico y comenzó una larga batalla para recuperar su identidad. Este proceso de Reconquista fue muy largo y duró unos 800 años".

No mucho tiempo después, el propio Aznar volvió a convertirse en protagonista con unas declaraciones en las que venía a exigir a los musulmanes que le pidiesen perdón por haber conquistado España y haberla ocupado durante ocho siglos.

La apelación a la Reconquista como explicación de los atentados y la reducción de los habitantes de al-Andalus a la condición de meros okupas de un territorio que, en realidad, no les pertenecía, tuvieron un amplio eco mediático, pero no resultan, en absoluto, novedosas, sino que se enmarcan en el contexto de un discurso sobre el pasado que hunde sus raíces en la más rancia historiografía nacionalista del siglo XIX, un discurso según el cual, como el propio Aznar ha escrito en alguna ocasión, la nación española se forjó en la lucha contra el Islam.

Paradójicamente, quien se ha dedicado a manipular el pasado con fines políticos e ideológicos de forma tan manifiesta ha vuelto a ver la paja en el ojo ajeno al afirmar, pocos días después de los atentados en Cataluña, que "el mito de al-Andalus, tantas veces secundado de manera tan torpe en nuestro país, opera como un poderoso impulso ideológico de la yihad" (declaración de FAES del día 18 de agosto).

El empeño constante por convertir a al-Andalus en la anti-España y a la Reconquista en el eje central del proceso de formación de la nación española ha sido el objetivo principal de una lectura del pasado ampliamente difundida entre los sectores sociales, políticos y académicos más conservadores de nuestro país hasta la actualidad y del que se deriva un concepto de la identidad colectiva española que solo puede ser calificado de sectario y excluyente.
 
El empeño constante por convertir a al-Andalus en la anti-España solo puede ser calificado de sectario y excluyente

Como realidad histórica, al-Andalus fue una sociedad cuya base demográfica principal la integraban las poblaciones locales que habitaban en la Península al producirse la conquista musulmana de 711. Esta sociedad experimentó la influencia de la islamización y de la arabización (esta última con efectos, asimismo, sobre cristianos y judíos), dando lugar a la conformación de un país árabe e islámico llamado al-Andalus cuya existencia se prolonga hasta 1492. A lo largo de esos ocho siglos de historia, los andalusíes establecieron fuertes vínculos emocionales con el territorio que habitaban, un fenómeno del que existen numerosos testimonios. Así pues, resulta totalmente erróneo considerarlos meros ocupantes extranjeros. No olvidemos que el nombre al-Andalus ha dado origen al de Andalucía, la segunda comunidad autónoma más extensa de España. Sin duda, la noción de España era ajena a los andalusíes, como también, en gran medida, lo fue para los judíos, lo cual no ha impedido que los sefardíes sean considerados en la actualidad parte del legado cultural español, como demuestra la reciente legislación que facilita su acceso a la nacionalidad española.

Las citadas declaraciones de Aznar revelan que la utilización propagandística y profundamente ideologizada de al-Andalus no es, en realidad, una práctica exclusiva de organizaciones terroristas como Al Qaeda o, más recientemente, Estado islámico. De hecho, a la participación de destacados líderes políticos nacionales se añade la contribución de ciertos sectores académicos, un fenómeno de una enorme gravedad, ya que son los encargados de otorgar el marchamo de credibilidad científica a lo que no es, en el fondo, más que un viejo proyecto destinado a controlar el pasado con el fin de justificar el presente.

El terrorismo se combate con los servicios de inteligencia y con las fuerzas de seguridad, pero también, sin duda, con las ideas. Las relativas al pasado de al-Andalus desempeñan un papel fundamental por su enorme carga simbólica e ideológica en el imaginario colectivo tanto de los musulmanes del mundo árabe e islámico como de los que viven en muchos países europeos, entre ellos España.

La perpetuación en nuestro país de un discurso identitario sectario y excluyente, basado en lecturas sesgadas de ese pasado, constituye una práctica irresponsable ya que, además de representar una clara manipulación de la historia, solo podrá servir para alimentar ideologías xenófobas e islamófobas, precisamente el caldo de cultivo en el que prospera la propaganda de las organizaciones terroristas.
___________________________

Alejandro García Sanjuán es profesor de Historia Medieval de la Universidad de Huelva.


Hazte socio de infolibre



4 Comentarios
  • Josega Josega 25/08/17 18:21

    En cuanto al "discurso", la carga de la prueba le corresponde al señor Aznar y a sus colegas de FAES (entre otros "iluminados"). Son ellos los que hacen la afirmación tajante, de que España existía en el 711, luego son ellos los que deben de demostrarlo. A nosotros nos corresponde ponerlo en duda y reírnos un rato de estos especímenes iletrados que, como la señora Esperanza Aguirre afirman, sin rubor, que España tiene 3.000 años de historia y que es eso lo que hay que enseñarle a los niños.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Mmilitax Mmilitax 25/08/17 17:31

    Me sumo a la petición de vianero. Me encantaría, profesor García Sanjuan, que nos diera una pequeña lección de historia y nos hable de los pobladores antes de la islamización. Gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Javier Delgado Javier Delgado 31/08/17 23:33

      Lo que se quiere decir es que el concepto actual de España, el nombre mismo, no es aplicable a todas las épocas de la historia de nuestro territorio. Basta con leer cualquier libro de historia o mirar en Wikipedia. Antes, había reinos, no un Estado central. Los más poderosos fueron los de Castilla y Aragón, pero también estaba el de Navarra. Desde luego, hace 3000 años, los habitantes de la Península Ibérica no creo que se sintieran españoles.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • vianero vianero 25/08/17 06:59

    Ilústrenos el profesor de cual es el discurso verdadero y sin sesgo en una segunda parte de este art. Gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    1

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.