x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Plaza Pública

La crítica literaria: una ruleta trucada

Beatriz Rodríguez
Publicada el 01/09/2017 a las 06:00
He escuchado en muchas ocasiones que la estadística es la ciencia de la mentira, pero el otro día una persona que sabe de matemáticas mucho más que yo me habló de una ley sumamente útil para los estudios sobre la igualdad de género relacionada con esta ciencia.

Dentro del terreno de la probabilidad, la Ley de los Grandes Números permite anticipar la conducta de una variable aleatoria a medida que se va ampliando el número de ensayos o experimentos.

Un ejemplo fácil: si tiramos una moneda al aire diez veces es probable que la proporción entre las veces que sale cruz y las veces que sale cara no sea igualitaria, pero si la tiramos cien veces dicha proporción, inevitablemente, se irá acercando al 50%.

Del mismo modo, si un suplemento literario recomienda diez lecturas para el verano y se lo encarga a un par de críticos, es probable que la proporción entre escritores y escritoras sea desigual, pues el número de variables que afectan a esa selección es demasiado amplio, es el concepto de subjetividad y en el terreno de las ciencias humanas es imposible zafarse de él.

Sin embargo, si un suplemento hace una selección de 87 lecturas y se toma la molestia, además, de dividirla por géneros y subgéneros, pidiéndole a especialistas que valoren las mejores obras en su campo, podríamos decir que dicho suplemento está intentando ser riguroso en los criterios de su selección. Es esto lo que ha hecho el suplemento cultural Babelia para su recomendación de lecturas de este verano ofreciéndonos, sin darse cuenta, un estudio interesantísimo sobre el comportamiento machista de la crítica literaria actual.

Los datos son los siguientes: de los 87 títulos cinco son coautorías, por lo que nos quedaremos con los 82 restantes para hacer nuestro análisis. De estos 82 títulos, tan sólo 16 fueron escritos por mujeres, por lo que los 66 restantes están escritos por hombres. Es decir, un significativo 19% de autoras frente al 81% de autores.

Sé que la selección rigurosa de libros de calidad dista mucho de ser un experimento aleatorio, pero, dando por descontado que ninguno de los géneros está más capacitado que el otro para la escritura, y que hay un número similar de títulos escritos por mujeres que por hombres, el sexo del escritor de las obras destacadas por parte del suplemento sí puede considerarse aleatorio.

Analizando un poco más las conductas nos encontramos con otro dato llamativo. Aunque la recomendación de Babelia ha contado con una selección de críticos absolutamente paritaria: 12 hombres y 12 mujeres, el comportamiento de cada grupo es absolutamente desigual: las críticas eligieron 31 obras escritas por hombres y 12 escritas por mujeres (más o menos un 28%) y los críticos seleccionaron a 35 escritores y solo a 4 escritoras (lo que reduce el porcentaje a un tristísimo 10%). Una diferencia de dieciocho puntos de la que se desprende que, además del sesgo general, hay un comportamiento que atiende a patrones de endogamia de género.

Desde mi punto de vista el análisis de este estudio es equiparable al ejemplo de la ruleta trucada: este juego de azar tiene 36 números, si nos pasamos horas mirando la bolita dar vueltas lo más probable es que caiga un número similar de veces sobre estas treinta y seis casillas. Las empresas de control de juego se dedican a hacer estas comprobaciones, y si el número de veces no cumple unos parámetros de igualdad, asumen que la ruleta es defectuosa, está trucada o ambas cosas.

Así como en cualquier ruleta fallida ninguna conclusión sería extrapolable del resultado de una tirada individual, ninguna de las recomendaciones realizadas por estos críticos es reprochable de manera individual, aunque si aplicamos la Ley de los Grandes Números, la conclusión será que estas recomendaciones están trucadas o son defectuosas.
_____________

Beatriz Rodríguez es escritora
Más contenidos sobre este tema




16 Comentarios
  • vibebilbao vibebilbao 09/09/17 13:08

    Jajaja, una forma muy sencilla plastica de revelar la realidad cotidiana. Un saludo

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Forunato Forunato 02/09/17 21:07

    Me releo y releo el artículo de Beatriz Rodriguez. La verdad es que mi crítica a la autora es demasiado agria e injusficados algunos juicios sumarísimos que hago. Podría haber señalado la venial inconsistencia lógica sin ceder al "efecto halo" que ensombrece mis opiniones. En sustancia: hay machismo en la crítica literaria.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • M.T M.T 02/09/17 17:45

    Tal vez no he entendido bien el sentido último o propósito de este artículo y pido disculpas a la autora por ello. No atino a establecer la relación entre crítica literaria, criticos, con escritores, escritoras y calidad literaria de un producto, una obra. Hasta donde sé y conozco por haberlo en alguna medida estudiado el talento, genialidad literaria se valora en la obra mediante la literariedad, técnica o estilo, independientemente de que escriba él o ella y el análisis crítico venga de él o ella. Por supuesto de estadística no entiendo. Qué pasaría si la autoría de la obra se disfrazara de pseudónimo y el / la analista también?

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • itnas itnas 02/09/17 13:58

    ¿La autora tiene una idea concreta de lo que sucede en realidad (mujeres y hombres escriben igual de bien y publican un número de escritos similar)? La Estadística sobra. Esta parte de la Matemática estudia lo desconocido. Lo que me parece poco honesto es analizar una muestra, ver sus resultados y como no se ajustan a la idea que tengo, invocar una ley que puede permitir apoyar la idea que tengo. Veamos, la famosa ley de los grandes números dice, resumiendo demasiado, que con tamaños muestrales suficientemente grandes lo que yo vea en la muestra es indicativo de lo que sucede en la población (siempre desconocido por no tener acceso a todos y cada uno de sus miembros). Así que si en vez de considerar 12 y 12 críticas y críticos, considero 12 millones y 12 millones de críticas y críticos que eligen no 87 sino 8.7 millones de lecturas, entonces lo que resulte de contar se aproximará con fiabilidad alta a lo que sucede en toda la población de críticos(as). Nada más (o menos) y como no podía ser de otra manera. La ley de los grandes números no responderá al caracter machista de la selección de escritos de los críticos, sólo dirá con cierta aproximación lo que sucede en realidad, sea ésta machista, o no. La Matemática es un idioma, y como todos, debe hablarse con precisión para ser entendido. Un intérprete debería saberlo y, por ello, la autora haría bien en construir un contraste de hipótesis para mostrar, con cierta fiabilidad, si sus presupuestos (calidad igual entre hombres y mujeres y número de escritos los mismos) son plausibles. Que habitemos en una sociedad machista es algo más que una sospecha, pero si deseamos dotar de formalismo a la idea, por favor, que se haga adecuadamente.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    5

    • Forunato Forunato 02/09/17 19:20

      Poco más que añadir. Hay machismo en la crítica literaria como cabe esperar a partir del machismo imprenta. Pelillos a la mar. Al fin y al cabo, como dice Borges la literatura "entreteje naderías".

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      1

  • Forunato Forunato 02/09/17 12:44

    Releo los comentarios y no aprecio la menor negación de la existencia del machismo en la crítica literaria ni en ningún otro ámbito social y cultural. Más bien lo contrario. Las criaturitas somos, pues, inocentes del negacionismo de que nos acusa el comentarista. Lo que sí leo es una censura de diversos aspectos del artículo, y principalmente que de los datos que aporta no se sigue la tesis que defiende la autora y que defenderá cualquiera que tenga ojos en la cara y neuronas en el cerebro. Advierto, sin embargo, cierto paternalismo en Bacante.  
    El paternalismo es antesala y componente del machismo. Por lo que a mí respecta, me resisto al resorte criptomachista de asentir ciegamente a cuanto diga una mujer. 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    2

    • Bacante Bacante 02/09/17 14:39

      Muy agradecido. 

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • Bacante Bacante 02/09/17 14:42

        Siempre pienso no ser merecedor de tantas atenciones.  Me abruma su preocupación. 

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

    • itnas itnas 02/09/17 13:30

      Un comentario brillante, y espero antesala del mío.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • Bacante Bacante 01/09/17 20:14

    Ya ves,  Beatriz,  aqui dudan del machismo en la crítica literaria.  ¡Criaturitas! 
    Total,  que vamos ahora a descubrir América.: Este país es profunda y terriblemente machista y misógino. 

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    2

  • Bacante Bacante 01/09/17 20:10

    "La joven y bella presentadora de la dos". No hay machismo en España,  ¡pero qué va! Ay,  Vianero,  qué colleja tienes.
    Siempre me han llamado la atención las listas de libros recomendados,  por su porcentaje aplastante de escritores,  frente al de escritoras mujeres. Me parece  que a los hombres no les gusta demasiado la litratura femenina ( a mí,  sí). 
    Saco la conclusión de que,  por razones puramente culturales,  en verdad nuestros cerebros son bien distintos.  Convendria que empezáramos a parecernos más a ellas,  con sus dos hemisferios mucho más conectados y,  como consecuencia, mucho más completas que nosotros,  con nuestra lógica y falta de magia. 


    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    3

    1

    • vianero vianero 01/09/17 22:59

      Me he servido de la frase descriptiva, y creo que simpática, porque no recordaba el nombre de Mara Torres. Si a eso llaman ser machista, pues indudablemente lo soy. Y a mis 74 tacos creo que ya no cambiaré, así que colleja aceptada.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      1

      0

      • Bacante Bacante 02/09/17 09:06

        Gracias por no enfandarte.  En realidad,  me hizo gracia y no creo en absoluto que nadie pueda no cambiar. Acabo de leer a Sabela en otro artículo y supongo que no puede dejar indiferente a nadie. 
        Un cordial saludo. 

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • Forunato Forunato 01/09/17 19:09

    Este artículo me parede de redacción deficene y expresión confusa. En cuanto al contenido, faltan datos para probar la tesis del machismo en la crítica literaria. Probablemente existirá, como existe en otros ámbitos. Podría resultar interesante averiguar cuánto más o menos. Más interesante, en mi opinión, indagar la influencia de la industria editorial y el nepotismo en la publicación de reseñas en los suplementos literarios.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    0

  • vianero vianero 01/09/17 08:44

    ¿Puede la autora detallarnos cómo se ha demostrado que existe tanta producción literaria de mujeres que de hombres? ¿Se refieren a la actualidad y a todo el planeta o sólo a los hispanohablantes? Gracias. De todos modos apoyo la crítica que ud. hace. Hay que consumir más literatura femenina. Yo este verano he comprado dos de mujeres. De Barcelona a la Bretaña y otro de 2014 de la joven y bella presentadora de la 2. La que se acaba de quedar sin jefe y debe de estar roja de la ira. Dos joyitas delicadas que he disfrutado leyendo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    4

    1

    • Bacante Bacante 01/09/17 20:24

      Hay otra  pregunta interesante:  ¿cuántos eescubrimientos científicos y cuántas obras de arte habrán sido firmadas por los maridos de las creadoras?  Como la enrabietada,  dulce,  enamorada y "femenina" Mileva Malić,  a la que se supone la verdadera genio y seguramente descubridora de la teoría de la relatividad.  Nunca su marido volvió a ser tan genial.  Trabajaban juntos de sol a sol,  pero el bueno de Albert se desentendia siempre (recordemos,  era un HOMBRE) de todas las tareas del hogar y demás miserias indignas de su sexo superior.
      Marie Curie era infinitamente más genial que su marido, Pierre,  un buen hombre que se llevó las glorias Nobel de su,  por otra parte,  muy amada esposa.  A ésta le costó ser reconocida por la Academia.  Como se quedó viuda,  no quedó más remedio que rebajarse a concederle su segundo Nobel. 
      ¿Quién recuerda la película francesa "azul"? 

      Responder

      Denunciar comentario

      4

      3

Lo más...
 
Opinión