X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

Buscando palabras

Mònica Vidiella Bartual Publicada 05/10/2017 a las 06:00 Actualizada 04/10/2017 a las 22:57    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 10

Soy catalana. Profesora de lengua y literatura castellana de bachillerato en una escuela, en el centro de Barcelona. Amante de Garcilaso y de Machado, de Lorca y de Miguel Hernández. Me emociono con el flamenco. Estimo y quiero amb aquells que estimen y con aquellos que quieren. Siempre he simpatizado con la izquierda, con aquella izquierda que me hablaba de justicia social, de los derechos humanos, de la libertad de expresión.

El lunes 2 de octubre entré por una puerta rota a una escuela rota. Llegué a clase y un silencio demoledor me interrogaba desde unos ojos que no mostraban el sueño de todos los lunes. "¿Cómo puede haber pasado algo así?", fue la primera pregunta. Contuve la emoción y dejé que me contaran.

Muchos de mis alumnos habían estado en la primera fila de aquel domingo nefasto. Defendían, junto a muchos otros, la puerta de su escuela, convertida aquel día en colegio electoral. Sentados, reían, se sentían parte de la historia, entonaban viejas canciones heredadas que desafían la fugacidad de todo. De golpe, veinte furgonetas de la Policía Nacional se detuvieron al final de aquella calle amiga que les ha visto crecer. "Levantamos las manos, les dijimos que éramos gente de paz, personas normales que solo querían votar. Reventaron la puerta. Nos pegaron. Había mucha gente mayor, a ellos también les pegaron". Lo peor, decía una de las chicas llorando, era su mirada, los movía el odio. "Nos lo habían contado nuestros abuelos, lo habíamos leído y en aquel momento se estaba repitiendo. ¿Quieres ver los vídeos?". Los había visto. No los quisiera haber visto nunca. Busqué las palabras. No las encontré. La literatura siempre tiene respuestas, me oí de lejos repitiendo una y otra vez esa frase. No quería que la literatura también les fallara. Leí a Benedetti, Defensa de la alegría.

Aquel lunes sentí que algo se les había roto para siempre. A ellos y a mis compañeros de claustro, que arrastraban los pies por el pasillo y contenían las lágrimas como yo. Y les dolía el alma, como a mi. Les habíamos hablado siempre de libertad, de respeto, de diálogo, de igualdad, de la importancia de conocer la historia para que hubiera cosas que nunca volvieran a repetirse. Y aquellos golpes les habían robado algo más que unas urnas, algo más que un o un no, les habían robado el mundo que habían ido soñando, que habían ido construyendo. Y nosotros no teníamos respuestas.

A las doce horas los profesores y alumnos que quisimos bajamos a la calle, levantamos claveles, en silencio. Sonaba Imagine. Ninguna bandera, la única consigna "Som gent de pau". Vecinos, familias, gente de un barrio que acoge culturas muy distintas se iban uniendo a nuestro silencio. Lloramos juntos, quise pensar que era para defender la alegría.

Sigo buscando palabras. Que me expliquen la brutalidad de lo sucedido y las palabras no son "carga proporcionada"; que me expliquen por qué el Gobierno miente y la palabra no es "sedición"; que me expliquen la equidistancia de unos y las palabras no son "la culpa es de los unos y de los otros", que me expliquen la indiferencia de otros; que me expliquen la perversión de algunos medios de comunicación y la palabra no es "tumultuoso"; que me expliquen por qué en las escuelas no encontramos palabras y la palabra no es "adoctrinar".

Y sigo buscando palabras. Para explicar a la gente que quiero, y que me quiere, que esto no es un referéndum por la independencia, que la gente sale hoy a la calle con estelades y senyeres y se abrazan a gente que lleva banderas de España y banderas republicanas y banderas gallegas y andaluzas e ikurriñas. Y que las banderas, esta vez, no separan. Se levantan pancartas en las que leo: "No soy independentista, pero a mis vecinos no se les pega", "Les nostres iaies no es toquen" (Nuestras abuelas no se tocan) o "El papel siempre gana a la piedra". Y quizá esas sean las palabras.

Esto no es el grito del Gobierno de la Generalitat, no es la voz de la burguesía catalana, es el grito de los agricultores y de los estibadores, de los bomberos y de los estudiantes, de los mossos y de los profesores, de los médicos, de los padres y las madres que quieren un mundo mejor para sus hijos, de los abuelos y abuelas que creían que nunca más iban a recibir golpes por decir lo que piensan.

Hemos perdido el miedo y perder el miedo es sinónimo de revolución y si es una revolución la seguiré haciendo desde la izquierda. Mis amigos andaluces, madrileños, asturianos me preguntan cómo estamos. Estamos bien. Venid a vernos. No os dejéis engañar por aquellos a quienes no les interesa lo que está pasando aquí. Defenderemos la alegría, "como una certeza/ la defenderemos del óxido y la roña/ de la famosa pátina del tiempo/ del relente y del oportunismo/de los proxenetas de la risa".
_____________

Mònica Vidiella Bartual es profesora de Lengua y Literatura castellana de bachillerato en Barcelona.


Hazte socio de infolibre



10 Comentarios
  • jorgitopelaez jorgitopelaez 05/10/17 20:30

    Perdon que antes se me corto el comentario. Mi segunda duda seria: ¿Donde esta la diferencia entre una violencia y la otra? ¿A que viene este victimismo secundado en muchos casos por la propia prensa? ¿Piensa Vd. que el día que consigan la independencia los Mossos se desharan de porras, escudos y armas?.

    Ya por último decir, que de verdad espero de corazón que consigan esa independencia soñada, porque soy consciente de que no se puede obligar a nadie a ser lo que no quiere, y ademas absolutamente convencido, de que también nosotros conseguiremos seguir adelante, aunque es cierto que la actitud de algunos de mis compatriotas pueda ofrecerles una imagen diferente.

    Responder

    Denunciar comentario

    6

    7

  • Larry2 Larry2 05/10/17 12:43

    Relató interesante de esta profesora, duro, y me imagino que en cada uno de los colegios habrán ocurrido cosas diferentes, y todas para olvidar. ese es  l problema el odio que se crea con estas situaciones. La policia debe mantener el orden, las imágenes que hemos visto dan muestras de que no se andaban con tonterías, y esto para que, para empeorar las cosas, la viole día sabemos que genera más violenciA, .Estamos por que antes, si s hubiera dejado votar un referéndum ilegal hubiera sido el mismo resultado, referéndum ilegal, de esta forma se ha creado otro problema, no se soluciona el tema catalán, y además deja una herida muy, muy abierta con los cuerpos de seguridad del estado. No sé si el tiempo curará esto pero tiempo tardará. Agur

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • jorgitopelaez jorgitopelaez 05/10/17 12:32

    Soy asturiano, no soy profesor y no se me da muy bien lo de escribir, pero comparto su simpatía con los ideales izquierdistas. Hay 2 cosas que soy incapaz de comprender y quizá usted pueda aclararme. La primera es donde estaban los padres de esos menores, situados, según sus propias palabras, en primera fila mientras los antidisturbios los apaleaban. No hubiese sido quizá más correcto que ellos hubiesen ocupado esa primera línea, y vuelvo a utilizar sus palabras, de defensa.
    La segunda cuestión es que yo, que quiero aclarar
    que nací en un pueblo de la cuenca minera, hijo y nieto de mineros, llevo muchos años viendo y participando, en manifestaciones donde mis vecinos intentan, legitimamente defender sus trabajos y evitar la desaparición de nuestra forma de vida. Ni que decir cabe que en estas manifestaciones, nos ha tocado muchas veces vivir las situaciones de violencia que el 1-O se reprodujeron en Cataluña, de hecho algunas fotos de heridos que circularon por internet ese día, correspondían en realidad a estas acciones. Soy también consciente de que está situación no es exclusiva nuestra y por desgracia se repite frecuentemente a lo largo de todo el mundo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    10

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 05/10/17 13:55

      De acuerdo con usted. En la reconversión industrial Hubo infinitamente mas violencia policial que aquí. En la mayoría de las manifestaciones del mundo donde se hacen ilegalidades hay mayor uso de la fuerza que aquí en Cataluña. Pero ¿Qué lo diferencia? Que en la reconversión eran obreros los que se manifestaban y en Cataluña los que decidían son los señoritos y pijos que pusieron en primera fila a viejos y niños como defensa. ¿A que usted, en las manifestaciones de Asturias y otros en las de Madrid, en Vizcaya, no se le ocurriría poner a los niños, hijos y abuelos de escudo? Su moralidad de obrero era muy superior a la inmoralidad de los pequeños burgueses y pijos de la ANC. Y No olvide que si los mossos hubieran cumplido con su misión a las 6 de la mañana no hubiera habido violencia a las 9 de la mañana. Tampoco olvide que no hubo 900 heridos, que no se atendieron a mas de 30 personas en las urgencias de los hospitales y que la Genaralitat mintió, hizo propaganda y que por lo menos la mitad de las fotos impactantes son mentira, propaganda, como la de que usted menciona de La Felguera

      Responder

      Denunciar comentario

      7

      10

  • paco arbillaga paco arbillaga 05/10/17 12:12

    Mònica Vidiella Bartual:

    «… Es una ESENCIA que choca frontalmente con la naturaleza de esas élites corruptas y criminales que quieren imponer su Nuevo Orden represivo.

    »Por eso insistimos desde aquí: sumarse a LA REVOLUCIÓN CATALANA, es sumarse a la posibilidad de liberarnos de esas élites.

    »Esto no va de banderas ni de fronteras, va de REBELARSE. Esperemos que los catalanes TOMEN CONCIENCIA del valor real de lo que están haciendo, que va mucho más allá de la banderita estelada o del canto de “Els Segadors”, que solo son anécdotas nacionales y patrióticas, tan risibles como lo son todas las demás»:

    https://elrobotpescador.com/2017/10/02/basta-de-manipulaciones-esto-es-lo-que-realmente-esta-sucediendo-en-cataluna/#more-18753

    Un abrazo, hermana. Osasuna y República Libertaria.

    Responder

    Denunciar comentario

    6

    3

  • estovamal estovamal 05/10/17 10:58

    Siempre he pensado, y sentido, que los espacios escolares deben ser inviolables.

    Recuerdo con enorme gratitud, respeto y admiración la actuación de un profesor mío en la facultad en Madrid, allá a finales de los sesenta, cuando estando en clase entraron violentamente los "grises" a desalojar y se levantó rápidamente, fue a la puerta, y les dijo a los agentes: No se preocupen, todos los alumnos van a salir ordenadamente delante de mí cuando yo se lo diga, y si ustedes quieren algo me lo dicen. Se volvió hacia nosotros, y dijo "ahora salgan todos tranquilamente". Y salimos. Sin un golpe.

    Alguna vez, en mi larga vida de profesor, he tenido que seguir su ejemplo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Antonio Basanta Antonio Basanta 05/10/17 10:49

    Mónica: Con todo el respeto le recomiendo que lea los estremecedores Diarios de Victor Klemperer en la fase de ascenso del nazionalsecesionismo alemán y que vea como algunas personas amigas se iban convirtiendo sentimentalmente al nacionalsocialismo con cartas parecidas a la que usted escribe y que la dignidad democrática de Victor rechazaba profundamente. Como esas ilusiones, esas fantasía de juntar la bandera de la cruz gamada (o la estelada o el aguilucho franquista) con otras, esa alegría por hacer un país nuevo intentando uniformar a la población en sus utopías delirantes. Como algunos personas con sensibilidades de izquierdas (parecidas a usted misma), incluso judíos iban variando poco a poco su posición desde el socialismo hacia el nazionalsocialismo, tapándose las realidades profundas en aras de la felicidad que da la uniformidad. Estoy seguro de que usted estará abochornada y habrá pedido la expulsión de la carrera docente de ese compañero, si se puede llamar compañero a un perverso profesor que delante de todos los niños acusó a sus compañeros de la brutalidad de sus padres guardias civiles contra los catalanes verdaderos, los de la raza aria catalana. Si usted es capaz de organizar una protesta para pedir que en su profesión no vuelva a haber ningún profesor que haga el adoctrinamiento nazi a los alumnos, pasando del corporativismo y de su nacionalismo no reconocido, la creeré. Si no fuera así, me parecería una muestra mas de la hipocresía y la mentira instalada en el nazionalsecesionismo dominante.

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    17

  • M.T M.T 05/10/17 10:20

    Querida Mónica, queridos comentaristas: ¿ Caben voces discrepantes desde el afecto y la confianza que rezuman el artículo y los comentarios? Rechazo y denuncio la violencia en acciones y palabras. Independentistas y no independentistas con reglas del juego transparentes y aceptables, en consecuencia susceptibles de ser aceptadas. ¿ Aceptadas por la mayoría, hablante y silente?
    Mónica, como profesora de Lengua, usted conoce bien el punto y puntos de vista en la técnica del relato de acontecimientos y las diferentes voces que intervienen en él. Defiendo la libertad de expresión y de manifestación, con respeto y a ser posible sin violencia, dentro de lo que podemos entender por un ejercicio democrático que dé cabida a todas las voces. Desde esa libertad de expresión, manifiesto mi opinión. Cordiales y afectuosos saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

  • Inocencio XIV Inocencio XIV 05/10/17 09:12

     Hay algo más que también se ha roto. La confianza en muchos que creíamos compañeros. Los que están a favor de un referéndum en el Sáhara o el Kurdistán, pero no quieren entender que se pueda celebrar uno en Cataluña. Los que buscan y rebuscan hasta encontrar a un exaltado tirando una piedra en Tarragona pero bien que entienden la diferencia entre el palestino que arroja piedras y el soldado que le dispara. Los que se han puesto a considerar muy puntillosos si a una anciana la arrastraban o la transportaban por los aires. Los que llaman a gente mayor que lleva toda una vida de lucha por la libertad pelele manejado y a quienes les ayudamos a llegar a su colegio el pasado domingo  nos acusan de emplear escudos humanos. Los que han decidido que el nacionalismo es un sentimiento que no tiene matices y son incapaces de percibir el suyo, negando su existencia, mientras que es tan fuerte que les conduce a igualar en responsabilidades a apaleados y apaleadores. Los que opinan desde lejos y prefieren creer lo que les enseñan por los medios, con lo críticos con ellos que pueden llegar a ser cuando se trata de otros asuntos,  a creer a quienes nos suponíamos compañeros, amigos. De qué se puede esperar del Estado ya estábamos avisados, de cómo tantos en quienes confiábamos nos dejan solos... nunca lo hubiéramos creído. Un abrazo, Mònica. 

    Responder

    Denunciar comentario

    12

    14

  • Sancho Sancho 05/10/17 02:57

    Pufff!!!, Sí, los Rohingyas también levantan las manos y sin embargo les disparan...Un panfletillo conmovedor, pero que ya sabemos contra quienes nos jugamos el tipo. Lo peor es quien lo sabía y no les advirtió.

    Responder

    Denunciar comentario

    13

    8

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre