X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

Los gobiernos del cambio en la encrucijada

G. Llamazares | E. Jiménez Publicada 07/01/2018 a las 06:00 Actualizada 06/01/2018 a las 20:46    
Etiquetas
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 8

Las elecciones municipales y autonómicas de 2015 abrieron una etapa protagonizada por los que vinieron a denominarse gobiernos de cambio. Cambios frente a la larga carrera de gobiernos del PP surgidos o confirmados al calor de la mala gestión del inicio de la crisis económica por parte del PSOE y de las movilizaciones del 15M de 2011.

Muchas eran las expectativas aquel mayo de 2015 para acabar con los recortes y las privatizaciones, casi tantas como las limitaciones económicas conocidas, con la intervención de facto de la economía local y autonómica por parte del Ministerio de Hacienda. Estaban además las limitaciones internas inherentes a la complejidad de las nuevas fuerzas integradoras de ese cambio o a la precariedad de las mayorías establecidas con el PSOE: los apoyos y el consentimiento han sido la norma, mientras el cogobierno se ha planteado como la excepción. Esta circunstancia ha acentuado la inestabilidad y el ruido entre los agentes que sostienen dichos gobiernos.

El cambio llegó de la mano de nuevas fuerzas a algunos ayuntamientos y comunidades autónomas. Llegó a las administraciones donde la gestión es más apegada al ciudadano y, con su diversidad intrínseca, trajeron esperanza a una parte de la sociedad muy necesitada de políticas volcadas en lo social. Sin embargo, la bisoñez y ausencia de proyecto nítido para la legislatura ha puesto en evidencia dificultades para encontrar un hilo en el discurso y demostrar los avances conseguidos.

El reciente desenlace del pulso entre el Gobierno local de Manuela Carmena y el Ministerio de Hacienda de Montoro ha marcado un punto de inflexión en la legislatura del cambio que la izquierda no debería ignorar, si su planteamiento es gobernar más allá de estos cuatro años, algo que por otro lado es imprescindible para acumular el recorrido y los medios que las transformaciones sociales y urbanísticas comprometidas requieren.

Es un hecho que Hacienda ha utilizado los escenarios de déficit pactados con la UE como instrumento de intervención económica restrictiva frente a gobiernos locales y autonómicos. No en vano, después de la crisis con el Ayuntamiento de Madrid, el propio Ministerio ha apercibido a once comunidades autónomas por el posible incumplimiento de su escenario de déficit y la regla de gasto. En definitiva, la derecha mantiene las políticas de austeridad y la reducción del ya bajo gasto público español a pesar del cambio de ciclo, frustrando la demandada recuperación de la inversión social y los servicios públicos adelgazados hasta el extremo durante el periodo de crisis.

Lo que los últimos acontecimientos políticos han venido a constatar es que el futuro y la repetición de estos gobiernos de cambio corre un serio peligro. Las causas, además de las citadas, entroncan con una evidencia: el último proceso electoral estatal también generó altísimas expectativas que no culminaron en un cambio de gobierno para el conjunto de España. Tal circunstancia condicionó y condiciona que las propuestas de estos ayuntamientos y/o gobiernos autonómicos no sean llevadas a cabo en su literalidad o en su totalidad (el de Madrid capital es un claro ejemplo). Aunque el funcionamiento de las confluencias pueda ser complejo; aunque los apoyos en investidura o en cogobierno puedan condicionar; la causa principal de la falta de ejecución de las propuestas es el mantenimiento en el gobierno del PP, y eso es algo que el 20D de 2015 debimos haber evitado.

Pero las dificultades para los gobiernos de cambio van más allá: al malestar social se sumaría la frustración de la expectativa generada con ellos. Si a todo lo anterior añadimos la pérdida de credibilidad del proyecto autonómico como consecuencia de la crisis catalana, estamos ante la tormenta perfecta.

Atendiendo al último tercio de la legislatura y analizando el discurso público, prevalece la mejora en la gestión de la deuda y la recuperación paulatina del personal, los derechos y la inversión social frente al despilfarro y los recortes de la derecha. En algún caso significativo, como el de la Comunidad Valenciana, es muy destacable la reversión a lo público de la gestión privada del sistema sanitario. Y aunque los esfuerzos entroncan con las limitaciones presupuestarias que supone el objetivo de déficit, es importante entender que las carencias propias de proyecto y calendario de cambios impiden que esos esfuerzos lleguen a la percepción ciudadana.

El cambio está mermado por la falta de inversiones y la trampa de la regla de gasto. Durante los años precedentes a la crisis, el derroche público era el de unos dirigentes inmersos en un capitalismo mediocre de ganancias a fuerza de ladrillo, no era un derroche de la ciudadanía. ¿Cuál ha sido la solución? No se han penalizado las inversiones irracionales y se ha castigado a la ciudadanía a través de la puñetera regla de gasto y de la estabilidad presupuestaria. Estas limitaciones no solo influyen en las nuevas construcciones, lo hacen sobre todo en aquellas infraestructuras y servicios que requieren reposiciones, lo que supone un envejecimiento del patrimonio mueble e inmueble que, a más tardar, será más caro reponer y su mantenimiento más costoso. La limitación de la regla de gasto provoca en la praxis que el gasto se estabilice e incluso se reduzca para evitar riesgos, sin considerar otras posibilidades que puedan dar más ingresos para mejorar servicios y las propias instalaciones. Asimismo, sumada a la tasa de reposición y a otras normativas impuestas por PP y PSOE, se impide la recuperación de los servicios e incluso el mantenimiento como tales.

Es innegable que el peor lastre para las ambiciones de cambio es el sistema de financiación, incapaz de garantizar siquiera el gasto en los servicios públicos fundamentales (Sanidad, Educación y Servicios Sociales), junto a las políticas de rebajas fiscales en los escasos impuestos cedidos y compartidos por CCAA y ayuntamientos. Por ello, es importante que el cambio priorice una revisión pendiente que garantice unos servicios públicos equivalentes y de calidad, tan mermados desde 2011. Recordemos que el PP no ha dejado de hacer su trabajo, incluso gobernando en minoría.

Que la regla de gasto, la estabilidad presupuestaria, el déficit cero y demás entramados legales profundizan en la intervención de los ayuntamientos y la desaparición de las autonomías son trampas que conocíamos y esperábamos cambiar al quitar al PP del Gobierno central. No pasó y esas trampas limitan y condicionan tanto la gestión diaria que consiguen hacer parecer a ayuntamientos y autonomías como responsables de los recortes. Es por ello que las administraciones del cambio no pueden dejar de defender (y hacer llegar a la ciudadanía) que son el parapeto que sigue arañando todo lo posible por seguir priorizando servicios y políticas sociales y culturales, pero que necesitan que el cuarto pilar del bienestar se desarrolle para que las políticas sociales sean algo más que políticas de emergencia y sirvan para la integración social y laboral.

La presión desde el Gobierno central también ha ido en un sentido contrario en relación a los impuestos. Rajoy y Montoro, con sus apoyos económicos y mediáticos, han aprovechado la recuperación macroeconómica para presionar a la baja las escasas figuras impositivas directas de autonomías y municipios. Lo vemos en los impuestos de Sucesiones y Plusvalías: gracias a las alianzas con Cs han provocado una reducción de los ingresos y una afectación de las expectativas de recuperación del gasto, así como de una mayor justicia social.

El cambio pasa porque la financiación de los ayuntamientos se incremente y no se condicione ni al suelo (ya sabemos dónde nos llevó esa ecuación), ni a tasas (que son poco progresivas y hacen ciudadanos de primera y de segunda), ni mucho menos a la venta de los servicios públicos a través de los cánones concesionales (que es por donde van ahora las cosas). Tampoco a la prestación de servicios garantizando un beneficio a la prestataria y despiezando dichos servicios para convertir la administración en una mera gestora de contratos.

El cambio también tiene que valorar la nueva ley de contratos públicos. A priori, abunda en la dificultad de contratación pública con empresas pequeñas o autónomos debido a la solvencia económica y/o técnica que se impone; y la dificultad de la aplicación de contratos menores.

Por tanto, el cambio peligra y la solución es compleja, pero pasa por relanzar los gobiernos y los programas de cambio en un contexto de intervención política y de restricción económica. La cuestión, por tanto, es cómo combinar la mejora en la gestión de los servicios públicos y del empoderamiento ciudadano con la necesaria confrontación política y las alianzas frente a las políticas restrictivas del gobierno conservador. Desentrañar ese nudo es determinante para el futuro de los gobiernos de cambio. Lo otro es la vuelta de los gobiernos conservadores y sus secuelas de recortes, insolidaridad y privatizaciones.

¿Qué asignaturas siguen pendientes de abordar? Sin duda, la reorientación de la sanidad pública desde lo farmacológico, tecnológico y hospitalario hacia la prevención, la atención primaria y a crónicos, un nuevo modelo de atención y la participación de sanitarios y ciudadanos en el sistema. Otro tanto en relación al incipiente modelo público de servicios sociales y atención a la dependencia, con la renta básica, el reconocimiento de nuevas prestaciones de rescate frente a pobreza y exclusión, la estructura pública de atención integral a la diversidad funcional y el modelo de envejecimiento activo.

En educación se mantiene el problema fundamental de los conciertos. Además, los recortes han supuesto una pérdida de cobertura, de igualdad y de calidad del sistema. Es por ello que la integración educativa y la extensión de la red de 0 a 3 años, las medidas de apoyo, la formación profesional dual, la recuperación del acceso a la universidad y en particular a los máster son objetivos prioritarios. En el capítulo de regeneración, se ha avanzado en transparencia, aunque en menor medida en participación ciudadana, buen gobierno, evaluación de gestión pública, etc. Otras materias de ámbito autonómico son la política ambiental, de residuos, movilidad y control de emisiones, así como la ordenación del territorio frente al despoblamiento y los grandes incendios. Asimismo, las políticas de igualdad y contra la violencia de género juegan un papel fundamental y exigen presupuesto.

La corriente desfiscalizadora ha afectado a los nuevos impuestos ambientales y de riesgos para la salud, que se han visto cuestionados, cuando más que una función recaudatoria deben tener un objetivo de sostenibilidad y promoción de la salud colectiva.

En conjunto, las medidas restrictivas y las rebajas impositivas han limitado la recuperación de la inversión social, ponen en cuestión la viabilidad de las actuales y mucho más de los necesarios servicios públicos y derechos sociales y ambientales. Contra todo esto también tienen que trabajar los gobiernos del cambio.

______________________________________

Gaspar Llamazares es portavoz federal de Izquierda Abierta.
Eva Jiménez es concejala de Ganemos Toledo. 


Hazte socio de infolibre



8 Comentarios
  • Lunilla Lunilla 08/01/18 21:38

    Globeman, Yerma, jman, sua, Phentium...etc. // ...-"El Populismo solo constituye una forma de  acciòn  politica polèmica de contornos muy vagos, un discurso centrado en el concepto pueblo" para venderle humo... -Si no expliciten Vds., si lo desean ahora que tienen la oportunidad, el valor que aportan sus comentarios a la causa de la izquierda, aparte de la  aportaciòn de 'oxigeno polìtico' a Pablo Manuel Iglesias Turriòn;  Dueño y Señor de Podemos... Lunilla /// PD: Que conste que daria si necesario fuere mi vida para  poder llevarlo a cabo...OtroSi digo:  Enviado a Editar  a las 9,35 h. p/m.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    1

    • El Diablo Cojuelo El Diablo Cojuelo 09/01/18 10:56

      ....-" Mi querida compañera: Los hechos no dejan de existir porque se les ignore, ej. -una de lss supersticiones del ser humano es todavia creer o hacernos creer que ls virginidad es una virtud, no comparto las ideas de 'esta gente'...-pero daria mi vida por sus derecho a expresarlas; Ahì esta la diferencia, quien no encaja en el mundo, esta siempre cerca de encontrase a si mismo. Llaman 'encontrarse a si mismos' el acto de rebautizar a su nuevo 'ego' en tèrminos espirituales, altisonantes etc. ; El pasado no se borra, ni se edita i se cambia, solo se acepta y se supera. ...-"Su nuevo lenguaje populista -deNOcrata- ...-sujeto de izquierda totalitaria -que prostituye el termino 'democracia' para imponer con el engaño su totalitarismo a la gente". ....-'una de las argucias que utiliza la literatura que trata el popùlismo, es soslayar todo intento de conceptuaalizaciòn coherente, para solo entregar rasgos relevantes dele mismo".... Saludos a todos.. El Diablo Cojuelo.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      1

  • phentium phentium 08/01/18 11:15

    El Perro del Hortelano que ni come ni deja comer. Ese es Gaspar Llamazares desde hace muuuuuucho, mucho tiempo.

    Un buen favor que esta en su mano y que le podria hacer a la izquierda de este pais sería retirarse.

    Es un poco el Javier Arenas de la izquierda: el eterno perdedor.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    6

  • Sua Sua 08/01/18 00:16

    El Sr .Llamazares lo considero un resentido, quizá no digiere que la gente joven tenga ideas propias y en el peor de los casos derecho a equivocarse. Creo que su Izquierda Abierta resta más que suma a un entendimiento para cambiar el Gobierno, ¿no piensa que ya tenemos bastante lastre en la izquierda con los barones del PSOE, que quiere también Ud, engrosar el Club?.
    Que fácil se lo pone al PP para perpetuarse en el Gobierno, aplicando Ud "el divide y vencerás"

    Responder

    Denunciar comentario

    6

    10

  • jmam jmam 07/01/18 16:25

    Leido el artículo entiendo el porqué de la nula influencia política de don Gaspar, desconozco a su acompañante. No se si quiere decir que los gobiernos de izquierda son malos porque los que saben son los de siempre o son malos porque no salen a las barricadas contra esos que saben como hundir las políticas sociales bien planteadas. Gaspar hace tiempo que estás perdido y pronto ni en tu pueblo te querrán. Podemos tendrá sus cosas malas pero si una buena tiene es que no le gusta a Gaspar Llamazares.

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    19

  • jagoba jagoba 07/01/18 10:57

    Me gustaría saber los balances del Ayuntamiento de Madrid comparados con los del equipo anterior y que fuera un análisis comparativo de las distintas cifras.
    Decir que algo va mal, sirve para los tertulianos Aclararlo es mucho más serio.
    Le considero serio. Compórtense como tal.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    11

  • Yerma Yerma 07/01/18 09:24

    Señor Llamazares, todas sus palabras están muy bien,aunque no he terminado de leer su escrito....y sabe por qué? Porque si en vez de sali usted en televisión a todas horas aporreando a Podemos una y otra vez, hubiese salido diciendo : no estoy de acuerdo con ellos en algunas cosas de las que proponen o en las formas en que las proponen pero es hora ya de quitarles la careta a todos estos buitres que nos gobiernan y a los que lo hacen detras de las bambalinas y vamos hacer un frente común uniendo a las generaciones de gente mayor de izquierdas con las nuevas generaciones que se suben a este tren con otras maneras diferentes de ver las cosas, y consigamos sacarlos del gobierno.....Pero no, usted prefirió criticarlos, y echar tierra y porquería sobre ellos desde su tribuna en las televisiones. Hágaselo mirar.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    7

    38

    • Grobledam Grobledam 07/01/18 21:19

      Excelente comentario Yerma.
      Leyendo al Sr. Llamazares, al que apoyamos fervientemente en su momento (snif), quería replicarle en la misma medida en la que usted lo ha hecho, pero no mejor; así que me limito a agradecer y apoyar su comentario.

      Responder

      Denunciar comentario

      3

      10

Lo más...
 
Opinión
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    Televisión de negro

    La manipulación partidista de los medios públicos de información es el signo más claro de la degradación democrática. Y en este sentido, como en todos, las actuaciones del PP son desoladoras.
  • La Mirada Internacional Fernando Berlín Fernando Berlín

    ¿Empieza el diálogo en Cataluña de una vez?

    El periodista Fernando Berlín analiza cómo ha reaccionado la prensa internacional a la investidura de Quim Torra como president de la Generalitat.
  • Muy fan de... Raquel Martos Raquel Martos

    La maldita Torrateca

    ¿En qué se parecen Aristóteles y Quim Torra? En nada. Uno lleva gafas y el otro no, uno tiene cuenta de Twitter y el otro no, uno reflexionó y el otro no... Muy fan de Quim el incontinente.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre