X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

El contrato de aprendizaje y la inserción laboral de los jóvenes

Jorge Azcárate Morera Publicada 12/01/2018 a las 06:00 Actualizada 11/01/2018 a las 20:53    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 2

Con un 39,4% de paro juvenil, una tasa de abandono escolar del 20% y un 35% de los jóvenes entre 25 y 34 años que no han acabado la educación secundaria obligatoria (este último dato aportado por la OCDE el pasado mes de septiembre), el contrato para la formación y el aprendizaje debería ser el instrumento esencial para la capacitación y el acceso al trabajo de los jóvenes que carecen ahora de titulación y de empleo. Lo es, de hecho, en países de nuestro entorno, especialmente en Alemania, que tiene un índice de desempleo juvenil del 7,9%, un porcentaje bajo si se compara con nuestro país y que se atribuye precisamente al buen funcionamiento de esta modalidad de enseñanza.

En España, sin embargo, la ambigüedad de la nueva normativa y la diversidad de interpretaciones que hace cada administración de los preceptos legales ha generado una gran inseguridad jurídica a empresas, alumnos/trabajadores y a las entidades formadoras y ha provocado que este tipo de contratos cayera en un 73% en un solo año. En 2016 se formalizaron únicamente 46.384 contratos de aprendizaje frente a los 174.923 de 2015, según datos del Servicio Público de Empleo (SEPE).

Sin embargo, el espíritu del Real Decreto 1529/2012 que desarrolla esa modalidad de formación dual, en la que se combina la instrucción práctica en el puesto de trabajo con la teórica impartida por las empresas de formación para el empleo, no era otro que combatir la alta tasa de paro juvenil, que dobla la media de la Unión Europea, y ofrecer una salida laboral a los jóvenes menores de 30 años sin titulación ni trabajo, a través de una herramienta formativa que les permite obtener un título académico oficial equiparable a la Formación Profesional o un Certificado de Profesionalidad, además de adquirir un conocimiento preciso de la función laboral que van a desempeñar.

Hablamos de un modelo de éxito en otros países europeos que no debería fracasar en España. Porque en la práctica el contrato de aprendizaje va más allá de la simple capacitación laboral y de la obtención de un título para unos jóvenes cuya escasa empleabilidad es una de las secuelas más dolorosas que han dejado la crisis económica y las burbujas financiera e inmobiliaria que la causaron. La formación dual, al tiempo que forma a los jóvenes para desarrollar un trabajo, facilita que se reenganchen a la educación y accedan a un empleo, lo que refuerza su socialización y les permite empaparse de valores positivos hacia el trabajo. En la línea de lo que dijo Benjamín Franklin ya en el siglo XVIII, “dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo”.

A ese objetivo respondía el Real Decreto 1529/2012 que, de hecho, facilitó que durante los años siguientes miles de jóvenes trabajadores accedieran a un empleo, debido a que tanto las empresas como los alumnos y las entidades de formación apreciaron las bondades de la normativa para hacer frente a la magnitud del problema. Sin embargo, su posterior modificación de enero de 2016 con la entrada en vigor de la impartición presencial y la teleformación como únicas opciones para la formación y el aumento de las trabas burocráticas generó una enorme inseguridad jurídica a los participantes, que lejos de incrementar el número de contratos de esta modalidad se retrajeron y se retiraron de un programa de formación dual tan necesario para la formación de nuestro jóvenes.

Un ejemplo claro del antagonismo entre lo inflexible y estática que es la normativa frente al dinamismo del mercado laboral son los plazos que se atribuyen a las administraciones públicas para autorizar el inicio de la actividad y que hacen que muchos empresarios desistan de contratar, porque no pueden planificar a tanto tiempo. Un rediseño general de la formación vinculada a estos contratos y la flexibilización de las normas, por ejemplo, sobre la manera en que se distribuyen las horas de formación práctica y teórica o se realizan las tutorías, estimularían a las empresas a su utilización y permitirían que la oferta formativa se adaptara a las posibilidades reales de empresas y alumnos.

Pero el cambio más importante que se necesita para impulsar este tipo de formación y aproximarse así a los resultados de inserción laboral de los jóvenes que produce el modelo alemán, en el que se inspiró el real decreto de 2012, descansaría en la incorporación de procedimientos que faciliten casi de forma automática la autorización de este tipo de contratos, la vuelta de la formación a distancia para aquellas especialidades sin certificados de profesionalidad acreditados en teleformación y la libre elección de los alumnos/trabajadores de los módulos que les interesan.

Esa modificación normativa debería ser el producto del trabajo conjunto y coordinado de expertos, agentes sociales y entidades prestadoras de los servicios de formación, que tienen una amplia experiencia sobre el terreno y conocen la complejidad del contrato para la formación y el aprendizaje en el que el alumno tiene que desempeñar su trabajo remunerado en una empresa y dedicar una parte de su jornada laboral a la formación lectiva.

Ganar el desafío de incorporar al mercado laboral a cientos de miles de jóvenes españoles que ahora se encuentran sin titulación y sin trabajo es esencial no solo para su futuro como personas integradas socialmente, sino también para incrementar la competitividad de nuestras empresas y de nuestro país en un mundo globalizado. Conseguirlo requiere de las administraciones públicas más agilidad y flexibilidad en la normativa sobre formación para el empleo, y en particular sobre el contrato para la formación y el aprendizaje. Lo que unido a una interpretación más homogénea de las normas y a la potenciación del conocimiento público de esta modalidad contractual alentaría a impulsar esa actividad formativa a empresas, alumnos y entidades formadoras que, pese a las dificultades, mantienen su vocación por la formación en las empresas y la cualificación de los desempleados así como la apuesta por la calidad, la innovación y la mejora metodológica en los modelos pedagógicos de formación presencial y no presencial.
____________

Jorge Azcárate Morera es presidente de la Asociación Nacional de Centros de e-Learning y Distancia (Anced)


Hazte socio de infolibre



2 Comentarios
  • ESTELLA ESTELLA 12/01/18 09:25

    Este artículo representa la visión de las empresas de formación que son también parte del problema. Ni tienen tanta vocación ni son las que conocen mejor el tema. La ausencia de políticas públicas y de control de la Representación Legal de los Trabajadores genera mucho fraude, mano de obra baratísima y beneficios empresariales abusivos pagando miserias a los docentes de los cursos. Las solucionen no vienen de mayor flexibilidad ni de libre elección, eso es mayor desregulación,las soluciones vienen de una mayor intervención orientadora,sin tanta privatización con las agencias de colocación que muchas veces tienen los mismos intereses que las de formación. Espero que Infolibre incorpore otras visiones,que busque los informes sobre fraudes con este contrato, por ejemplo

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • phentium phentium 12/01/18 08:00

    No nos dejemos engañar.....todo ese tipo de contratos solo son trabajos precarios para suministrar mano de obra barata a las empresas.
    Mientras en este pais no hayan empresarios responsables con vision y proyeccion de futuro no tenemos nada que hacer.....bueno, si....intentar empeorar lo mas lentamente posible.
    Con casi 44 años cotizados (mas tres que estuve de estrangis) he conocido muy, muy pocos empresarios. Si que he conocido mucho aventurero, mucho vendehumo, mucho negrero, embaucadores, explotadores, charlatanes y tuercebotas con aires de grandeza. Mencion aparte merecen esos obreros que empujado por las circunstancias se ven abocados a la cotizacion como autonomos, pero al servicio exclusivo de una unica empresa -generalmente la misma que antes lo despisio- y que solo esta ocupando otro puesto de trabajo precario.......y asumiendo unas tareas y unas responsabilidades para las que no esta preparado.
    Y es que un empresario es otra cosa. Es un señor que quiere ocupar un hueco de mercado. En ocasiones ya esta ocupado, pero ese empresario piensa que el puede hacerlo mejor y a un precio mas competitivo. Se pone metas a dos o cinco años. Mantiene su plantilla porque cree que la formacion no se adquiere de la noche a la mañana y sabe que una plantilla eficiente no se forma en dos meses.
    Aqui la mayoria de los llamados empresarios son solo aventureros y especuladores que a base de aprovecharse de la normativa actual actuan como negreros y se financian con dinero mas o menos publico.
    Si un empresario precisa de medidas del siglo XIX para tirar adelante su empresa es mejor que se vaya a un pais donde sea normal que se trabaje en esas condiciones y no que nos lleve a nosotros hacia atras.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre