X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

Ambigüedad en la jefatura del Estado

Juan-Ramón Capella Publicada 27/02/2018 a las 06:00 Actualizada 26/02/2018 a las 21:49    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 26

Una Jefatura del Estado puede adoptar la forma monárquica o la republicana. Y es preciso distinguir entre la monarquía como institución y los monarcas que la encarnan.

Las dos formas republicanas de gobierno han sido en España efímeras, pero resultado de una convención, mientras que las dos últimas restauraciones de la monarquía han sido —no nos vamos a engañar— manu militari: en su momento indiscutibles.

Se podría sugerir que una reforma de la Constitución del 78 en lo tocante a la jefatura del Estado exige un referéndum previo, una decisión popular entre monarquía y república. En puridad democrática, eso es una exigencia que hoy se puede poner a la institución de la corona, ya que su ubicación en la jefatura del Estado nunca ha sido objeto en sí misma de decisión popular.

Tampoco se puede decir que tal decisión pueda suplirla la propia Constitución del 78, ya que quienes la propusieron no pudieron pronunciarse materialmente sobre el asunto, impedidos por el artículo 5 de la Ley para la reforma política del franquismo que pendía sobre sus actuaciones: había ya un rey y una ley que le permitía imponerse a las constituyentes.

Cuestión distinta es si hoy resulta conveniente para la salud política de los ciudadanos españoles (y para la psique de sus personas) el planteamiento práctico de esta cuestión, al ser dudoso que alguna de las dos instituciones, monarquía o república, tenga un predicamento muy superior al de la otra en las escaldadas circunstancias del presente, y también al no ser fácil que el resultado de un referéndum de esta índole fuera aceptado de manera indiscutida por los sostenedores de la opción perdedora.

La opción monárquica, una institución extraña a la igualdad democrática, en nuestras latitudes no está momificada como, por ejemplo, en la Gran Bretaña, espejo de monarquías, que ha sabido plegarse casi tanto como es posible al cambio histórico. Y donde la monarquía realiza acciones meramente formales y protocolarias.

De modo que, establecido lo anterior, me limitaré a lo menor —que no es menor—: a señalar algunas deficiencias corregibles del diseño de la institución monárquica española que aparece en la Constitución de 1978.

Los principales renglones de ésta al respecto son: el art. 56,1, cuya primera función atribuida al rey es la de "arbitrar y moderar el funcionamiento regular de las instituciones"; los arts. 64 y 65.2, por los que los actos del rey estarán siempre refrendados —por el presidente del gobierno o los ministros, etc.—; el art. 56, 3, que hace al rey inviolable y no sujeto a responsabilidad; el art. 62 passim y especiamente el art. 62, h, que atribuye al rey el mando supremo de las fuerzas armadas.

Incidental, y de menor importancia, después de tantas guerras carlistas, es la inopinada resurrección de la ley sálica atenuada en el art. 57 de la Constitución, que puede capitidisminuir a las mujeres de la dinastía, una mala solución para un problema familiar; Alfonso XIII, al pasar por peores trances familiares que los del nieto, supo resolverlos mejor. Si hay monarquía, la ley sálica añadida es como una mosca en la institución. Allá ellos —que se las vean con los movimientos antisexistas—. Volvamos pues a las disposiciones importantes que recogía el párrafo anterior.

Primero, redundancia: para "arbitrar" ya está el Tribunal Constitucional. Y no se sabe qué es "moderar" el funcionamiento regular de las instituciones. Si el funcionamiento es regular no hay nada que moderar, y si no lo es ya está, como se ha dicho, el Tribunal Constitucional.

Además salta a la vista, con independencia de lo anterior, la contradicción entre la función atribuida al rey de "arbitrar y moderar el funcionamiento regular de las instituciones" y la obligación de que sus actos hayan de estar siempre refrendados.

Ninguna monarquía europea, o presidencias no ejecutivas como la republicana de Alemania, tiene atribuida, que yo sepa, la tal función de "arbitrar y moderar". Su origen hay que buscarlo más bien —como casi todo lo raro de la Constitución del 78— en las leyes franquistas: aquí el art 6 de la Ley orgánica del Estado, donde sí figura eso con parecidas palabras.

No se puede "arbitrar y moderar" refrendadamente. "Arbitrar y moderar" es contradictorio con lo dispuesto en los artículos 64 y 65 de la Constitución. Por cierto que la constitución belga (art 78) lo expresa con precisión: "El rey no tiene más poderes que los que le atribuyen formalmente la Constitución y las leyes particulares según la propia constitución". En España esas leyes particulares no existen: la monarquía está en una zona de anomia: si las cosas van bien, parece una monarquía parlamentaria; si no van bien, el monarca es todavía hoy el jefe supremo de las fuerzas armadas y "guardián de la constitución" (art. 61).

La anómala contradicción constitucional, entre el refrendo y el "arbitrar y moderar", fue incluso excedida en la alocución televisada del rey Juan Carlos vistiendo uniforme de capitán general la noche del 23F de 1981, cuando afirmó que la corona "no puede tolerar en forma alguna acciones o actitudes de personas que pretendan interrumpir por la fuerza el proceso democrático". Esa intervención, que dicho sea de paso igual hubiera amparado a Armada si finalmente éste hubiera podido ofrecerse al Congreso como "solución" de la situación creada, fue un acto del rey como jefe supremo de las Fuerzas Armadas no refrendado ni consistente con "arbitrar y moderar", sino residuo probable de su legitimidad preconstitucional subsistente por la ambigüedad de la propia Constitución.

Por otra parte la atribución al rey del mando supremo de las Fuerzas Armadas no tiene parangón en los sistemas parlamentarios, que asignan tal mando al jefe del Gobierno o al ministro de Defensa.

Acto parecido al del monarca del 23 F ha sido recientemente la alocución del rey Felipe del 3 de octubre de 2017 sobre la situación en Cataluña, ya no como jefe supremo de las Fuerzas Armadas, pero sin refrendo, y discutiblemente consistente en "moderar". Tampoco parece constitucional su presencia y participación en el foro de Davos: como señaló acertadamente J. Pérez Royo, el rey no tiene funciones ejecutivas, y las funciones del jefe del Estado y del jefe del Gobierno no son intercambiables.

En cuanto a la disposición que establece la irresponsabilidad del rey (art. 56,3), que no tendría en cambio un presidente de la república, se halla en cierto modo compensada por la posibilidad de que el rey se inhabilitare reconocida por el art. 59,2 de la Constitución, aunque no hay ley particular alguna que regule garantías y procedimientos de inhabilitación. Nuevamente tropezamos con la anomia.

Vemos pues que las ambigüedades de la Constitución del 78 han dado lugar a una cultura política incompatible con los principios de un Estado social y democrático de derecho. Es pues necesario reformar la Constitución para:
 
  1. Eliminar como tarea regia el "arbitrar y moderar el funcionamiento regular de las instituciones";
  2. Atribuir al jefe del Gobierno la jefatura suprema de las Fuerzas Armadas;
  3. Atribuir a leyes particulares la definición y el alcance de las funciones protocolarias de la jefatura del Estado, así como los procedimientos de inhabilitación dada la irresponsabilidad jurídica del monarca.

Estas tres exigencias valdrían también para una presidencia republicana, salvo que esta sí sería responsable de sus actos.
____________________

Juan-Ramón Capella es catedrático de Filosofía del Derecho. Su último libro es 'Impolíticos jardines' (Trotta, 2016)
Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



26 Comentarios
  • Sua Sua 07/04/18 12:01

    Me parecen buenísimas las consideraciones del Sr. Juan-Ramón Capella.
    Respecto a los pulgares a los que hacen alusión algunos comentaristas, explico los míos. Si el comentario que leo me parece bueno y respetuoso, sumo el mío y evito repeticiones innecesarias; si me parece deleznable bajo el pulgar; si me resultan absurdas paso de manifestarme.
    Tengo que decir que afortunadamente son pocas las veces que bajo el pulgar, aunque en ocasiones los buenos argumentos, en mi opinión, pierden fuerza por los insultos que los acompañan y también paso.Saludos a todos

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • irreligionproletaria irreligionproletaria 27/02/18 21:18

    10 comentarios: 33 negativos, 75 positivos. Busco una sucinta explicación. Mi razón, requiere constancias, para comprender. Disculpas.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 7 Respuestas

    0

    1

    • Birth 2 Birth 2 28/02/18 00:12

      Como hemos comentado en otras ocasiones lo interesante y amable que sería poder saber las razones de los pulgares negativos, te escribo estas líneas. Coincido en que intentar deducir criterios es imposible. Similares comentarios pueden tener respuestas "pulgaristas" opuestas. En otros periódicos digitales no existe el negativo, sólo el positivo. Esto fuerza al que no comparte un punto, lo explique. Y así aprendemos tod@s. Para mí crea un ambiente más cordial. Además he comprobado que sin entrar en infoLibre como socia, se puede puntuar en los artículos abiertos, lo que me ha explicado algunas cosas. Tengo que confesar que pasando el tiempo he creado un cierto autismo y ni me fijo en cómo se reacciona a lo que escribo salvo que haya un escrito. Por eso aprecio lo agradable que es leerte. Sé que procuras dar lo mejor e incitas a ello. Me afecta verte contar pulgares. Que tengas bellos sueños.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 6 Respuestas

      0

      7

      • irreligionproletaria irreligionproletaria 28/02/18 10:47

        Gracias Birth2 por responder. No me 'ocupo' en contar pulgares porque sí; como bien dices, respeto absolutamente a todo el mundo, en tanto en cuanto razone y dialogue su opinión.

        Somos bastantes los extrañados por esta invasión de ''pulgares hacia abajo' ; únicamente pido, que me alumbren al respecto.
        Si mi respuesta no les satisface, comentemos y nos enriqueceremos...todos. Pero, que un comentarista, reseñe tres direcciones para acceder a los correspondientes arlos, de interés, a su criterio, para el tema comentado, extraña, cuanto menos, que le califiquen con -18 ¿?

        O, cualquier saludo o transcripción de un texto/verso...

        Nada de lo que me rodea me es ajeno... mi racionalidad, demanda datos para comprender dónde estoy y en qué participo.

        Los comentarios de este digital, son parte del atractivo del mismo. En mi opinión, los textos de much@s comentaristas, complementan el arlo.

        No me quitan el sueño los negativos de seres desconocidos. Pido, que se dejen ver y razonen; juntos, avanzaremos en el camino de la verdad...

        Un abrazo, Birth2.


        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 5 Respuestas

        0

        1

        • Damas Damas 28/02/18 11:09

          irreligion, en tu último comentario concretas sobre "los negativos" esa inquietud acerca del razonar sobre ellos ¿has tenido esa misma curiosidad sobre los positivos, o consideras que estos últimos no requieren tal consideración, la de razonamiento?
          Saludos.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 4 Respuestas

          1

          2

          • irreligionproletaria irreligionproletaria 28/02/18 16:46

            No he entrado en los positivos; sinceramente, porque no me hab llamado la atención.

            ¿Encuentras una mínima correspondencia entre quien reseña una dirección web, o, saluda a otr@ comentarist@, o transcribe un verso del propio autor del arlo abundando en lo expuesto, y que aparezcan 44 negativos?

            Libre todo el mundo de opinar lo que quiera, aqui y en Sebastopol, pero, desviartuar el objetivo desembarcando sin opinión de ningun tipo, sin opción de respuesta por parte de quien comenta, con nocturnidad y desde el anonimato absoluto... no 'era' lo habitual...Me parece otra cosa. Ell@s tienen toda la libertad del mundo, para invadir los comentarios con 100 negativos, a cada quien no les gusta...y yo, también tengo la misma libertad para exponerlo.

            Ójala fuera recíproco, el defender las posturas contrarias; no me encuentro en el grupo de la queja y, menos de las malas formas ( eso espero) y la confusión 'filibustera' (versión 'fake news')...pero, si hay que irse...pues byby.

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 3 Respuestas

            0

            0

            • Damas Damas 28/02/18 19:40

              Irreligión, sobre tu pregunta, no, no encuentro correspondencia, mejor dicho, no comparto lo de poner negativos por los casos concretos que mencionas ni por algunos otros, de hecho alguna vez he manifestado mi extrañeza al respecto.
              Otra cosa, es que no lo vea como tú respecto a lo de “nocturnidad” “anonimato” “invadir comentarios”. Entiendo que el negativo simplemente es la expresión de un *no me gusta* *no estoy de acuerdo* sin precisar sí es sobre el comentario o sobre la/el comentarista (por comentarios anteriores) utilizando una opción habitual en los foros digitales. Para nada se trata de desconsideraciones, insultos, u ofensas, objetivas, aunque entiendo que no guste recibir negativos, a mí no es que me encante
              A mí sí me parece curioso que hablemos, nos manifestamos por los motivos de los negativos, pero no por los de los positivos, supongo que en este último caso aceptamos, damos por bueno, recibirlos
              Hablas de “libertad para exponerlo”, hoy es la segunda vez que en un comentario en respuesta a uno mío leo algo así. No llego a entender por qué se saca a relucir eso ¿acaso mi/s comentarios cuestionan la libertad de expresión de la persona a la que dirijo ese comentario? Yo no creo estar haciendo eso, simplemente manifestando lo que se me ocurre, y como tú siempre intentando no cruzar ciertos límites con mi interlocutor/a, como mucho creo que hago preguntas espejo (utilizo términos que previamente emplea a quien me dirijo).
              Espero, lo sabes, que no te veas en la situación de decir adiós o hasta luego. Saludos cordiales como siempre.

              Responder

              Denunciar comentario

              Ocultar 2 Respuestas

              0

              0

              • irreligionproletaria irreligionproletaria 28/02/18 21:10

                Este foro, lo es de un arlo transcendente para todos, del Profesor Capella, "Ambigüedad en la Jefatura del Estado" A este tema me circunscribo.

                Es posible que, una vez mas, haya pecado de ingenua. Tienes razón repecto a la falta de referencia a los positivos; quizás en mi 'cuadrícula mental' cuando señalo que un comentario me gusta, escribo mi comentario ratificándolo; pero, es cierto, el resto no tiene por qué, participar de mis acciones. [He puesto un negativo, al Capitán Dax, y a continuación, le expliqué la causa]
                A otro comentarista, se lo puse por error y ante la imposibilidad de rectificar, también le constaté por escrito la circunstancia.
                Evitaré referirme. Cada cual que valore lo que considere oportuno.

                Sí quiero manifestarte mi coincidencia en la apreciación de: 'el efecto espejo' del emisor, en la apreciación de los comentarios: 'pulgar arriba' vs 'pulgar abajo'

                Salu2.

                Responder

                Denunciar comentario

                Ocultar 1 Respuestas

                0

                2

                • Damas Damas 28/02/18 21:40

                  irreligion, a veces pongo un positivo, como acabo de hacer con el tuyo, como una especie de acuse de recibo cordial a un comentario. Salu2 osasuna2.

                  Responder

                  Denunciar comentario

                  0

                  2

  • Juanjo Seoane Juanjo Seoane 27/02/18 19:29

    Lo malo de la monarquía es que a un reyezuelo incompetente no se le puede echar. A un Presidente republicano se le puede no votar.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • Birth 2 Birth 2 27/02/18 18:12

    Enhorabuena profesor por este artículo recordatorio, claro, didáctico y necesario. Antes de que se dé paso a una revisión de la constitución del 78 y por lo tanto al sistema de jefatura, es en mi opinión mprescindible que se de información abundante y generalizada y se debata sobre este tema de la monarquía. El privilegiar a una familia, una dinastía, renegando con ello el principio de igualdad ciudadan@ tiene una coste económico (superior en todo caso a su alternativa) y democrático. Como ya hemos constatado se intenta mitificar y al mismo tiempo hacer accesible las figuras reales, con imágenes de princesas almorzando o recibiendo toison de oro a tierna edad y sin haber hecho nada por ello, sino compartir genes. Menuda preparación. ¿Qué tipo de ser humano se puede generar? Puesto que conocemos su pasado...puede resultar para algun@s ofensivo y denigrante. Sobre todo en una sociedad en la que no existen en general puestos de trabajo vitalicios... un@s privilegiad@s ni siquiera necesiten pasar entrevista, Creo que comparto con much@s de este foro este sentimiento y me excuso de repetir argumentos.

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    7

  • luzin luzin 27/02/18 14:55

    Cambiar al rey por un presidente honorífico de la República, como Alemania o Portugal, no sería un cambio, sólo mantener el gasto público y el trinque que tanto gusta. El cargo de Presidente de la República, o Jefe del Estado (tal y como gustaba a Paquito el sanguinario) sobra, no es necesario. Necesitamos una República donde los ciudadanos eligan directamente a sus gobernantes, a sus diputados, incluso a sus fiscales. No a las listas de partidos, no a las subvenciones a los estamentos constitucionales privilegiados (partidos, sindicatos, empresarios, iglesia, ...) no a los privilegios, si a la transparencia total de los fondos públicos y sus contrataciones. Es muy sencillo de entender y fácil de explicar ¿por qué será que nadie se atreve?

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    15

  • TOTOFREDO TOTOFREDO 27/02/18 14:52

    Del pueblo español, cuando interesa se resalta su madurez y preparación, para unas cosas es mayorcito y responsable, pero a la hora de elegir entre "monarquía o república", NO ES CONVENIENTE PARA SU SALUD POLÍTICA, INCLUSO PARA SU PSIQUE.

    Las defensores de uno y otro sistema lo tenemos claro, y la campaña previa serviría para aclarar dudas sobre la conveniencia, y que cada uno acepte los resultados, como se hacen en las elecciones al parlamento.

    Por lo que parece el articulista prefiere una "modificación de las atribuciones", pero no es suficiente, España debe elegir entre "monarquía o república" y cuanto antes.

    España necesita, cuanto antes, "librarse del lastre que suponen políticos y partidos corruptos, e instituciones que no aportan más que gasto".

    Ésto mientras se condena a los pensionistas a un final de su existencia de privaciones e incertidumbres, que pueden compartir con sus descendientes.

    Responder

    Denunciar comentario

    8

    12

  • irreligionproletaria irreligionproletaria 27/02/18 13:09

    Quizás, lo procedente, para entendernos TODOS los obligados/concernidos, sería analizar, no ya desde la Filosofía del Derecho, sino pragmaticamente, en base a la 'filosofia política' ' desarrollada en todos y cada uno de los diez Titulos, Preámbulo y Título Preliminar; Disposiciones adicionales; Disposiciones transitorias, Disposición derogatoria y Disposicion final que conforman nuestra Constitución del 78.

    Comparto con Basanta que los Titulos, (éste que nos ocupa, II. La Corona) no son autónomos; fueron concebidos en su conjunto y, humildemente, entiendo éste, coadyuvante de elaboración.

    Ciertamente, como bien expone el Profesor Capella, por consecuencia:
    - el Rey no puede arbitrar y moderar el funcionamiento regular de las Instituciones
    Si sus actos requieren del REFRENDO del Funcionario Público competente:
    ¿alquien tutelado en sus actos, arbitra y modera? Es una contradition in terminis.

    Pregunta: ¿El objetivo del tenor constitucional al respecto, era conformar unas competencias reales, vacias de contenido, sabedores del desconocimiento mayoritario de la poblacion, respecto a los términos del texto?

    - Atribuir al Jefe del Estado la jefatura suprema de las FFAA.
    Nueva contradición, a mi modesto entender. ¿Qué desarrollo efectivo comprende, que todo lo actuado por el Jefe del Estado, dada su constitucional IRRESPONSABILIDAD, requiera refrendo de otro/s, y, respecto de LA FUERZA/DEFENSA representada por el ejército en TODOS LOS ESTADOS, se le designe Jefe Supremo?

    - Inconsecuencia, respecto al tenor constitucional, la atribución a leyes particulares la definición y alcance de las funciones protocolarias del Jefe del Estado.

    Profesor Capella, gracias por sus enseñanzas; pido disculpas por mis lagunas y humildemente, por mi atrevimiento, justificado únicamente, con mi inquietud por aprender.

    Saludos cordiales,

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    10

  • Copito Copito 27/02/18 12:20

    Estupendo artículo . He agradecido mucho la explicación, ya que como ciudadana aunque no tengo una formación jurídica, no se me escapaban una serie de contradiciones muy sospechosas y anacronicas en el ejercicio de la realeza de este país, independientemente de que desee un gobierno republicano y sin monarquía.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Antonio Basanta Antonio Basanta 27/02/18 11:57

    Solo un comentario. Ninguna institución, articulo, derecho u obligación de la actual Constitución fue sometida a referendum separada de las demás. No lo fue el dilema entre monarquia y republica, pero tampoco entre Estado central y Estado autonómico. Todo fue consensuado, ese es su valor y consensuadas tienen que ser las reformas necesarias que hay que hacer tanto en este capitulo como en el modelo territorial o en el propio procedimiento de la reforma Constitucional.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 6 Respuestas

    18

    21

    • Esdaquit Esdaquit 27/02/18 23:31

      Sr. Basanta, parece que usted mete en el mismo saco, tanto a la monarquía como a otras instituciones, cuando es indudable que la monarquía es la institución que más peso tiene en el estado español, por lo menos desde el punto de vista de lo que cuesta al erario mantenerla en comparación con el servicio que presta. Otro detalle que muy bien resalta Juan-Ramón Capella, es que cuando se propuso la Constitución, "había ya un rey y una ley que le permitía imponerse a las constituyentes". Podría decirse, por tanto, que la democracia española tiene pendiente, al menos, esa asignatura de la monarquía.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 5 Respuestas

      4

      8

      • Antonio Basanta Antonio Basanta 28/02/18 08:31

        Responder a la otra cuestión que plantea usted: Dice que la monarquia es la Institución que mas peso tiene en el estado español y que gasta mucho comparativamente. No es verdad ni la una ni la otra. Diga usted que peso tiene la monarquia y en qué. Por lo menos los españoles encuestados en el CIS no lo ven así. En la última encuesta creo que era al 2% o al 0,2% (no lo recuerdo bien) de los españoles le preocupaba la monarquia Ha tenido peso dos veces después de la transición En el golpe de Estado de Tejero que pretendía acabar con la democracia y en el golpe de Estado de los secesionistas que quería acabar con España como Estado y romper al pueblo español y catalán en pedazos y en el que el monarca le dijo a los verdaderos poderes del Estado , Gobierno, Cortes y Poder judicial que tenían que ponerse a defender la democracia, la Constitución y el Estatuto con todas las fuerzas. En definitiva, había que defender la democracia contra la angustia en que vivíamos millones de catalanes y del resto de España y que podía desembocar en una guerra. En los demás momentos el peso es de representación, diplomatico, etc sin peso importante en las decisiones de la vida de los ciudadanos. En cuanto al coste, con ser grande, es ínfimo comparado con el coste de las estructuras de los poderes del Estado y de los partidos politicos. Infimo comparado con el coste que la Republica francesa dedica al Presidente de la Republica y a los expresidentes, que en las republicas tienen su coste bastante grande. En Francia el coste de los presidentes y expresidentes y de sus estructuras multiplica por varias veces el coste total de la monarquía española. Es que es así y hay que decirlo.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        4

        6

        • acracio acracio 01/03/18 20:09

          ¿Sumas al gasto "ad personam", los gastos del Ejército real, comilonas, turisteo a todo el mundo bajo el apaño de actuar como embajador de España (sobran para ello todas las embajadas), gastos de besamanos... Y lo que es más importante, la monarquía encarna una concepción de poder de vasallaje propio de la Edad Media. Una monarquía a la que no se puede orillar incluso cuando ve a su pueblo pasar hambre, represión cada vez más evidente contra opiniones políticas contrarias al régimen... Todo esto si lo hace una República estaría sometida al escrutinio inapelable de los votos.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          2

      • Antonio Basanta Antonio Basanta 28/02/18 08:16

        1ª Los constituyentes, en realidad, fuimos las decenas de millones de españoles que apoyamos activamente la Constitución. Al final fue el pueblo español el constituyente. No se cómo puede usted olvidar eso e intentar cambiar el proceso Constituyente español, haciendo el revisionismo al que los reaccionarios (porque hay que llamarlos así) nos están llevando. Primero se dice que los españoles fuimos engañados, luego se dice que fuimos obligados, que fuimos chantajeados. Yo, señor, nunca fui chantajeado, obligado ni engañado y como yo ninguno del 90% que votamos a favor de ella. Ya sabe que la mayoría del 10% que votó en contra eran los franquistas, que no querian una Constitución democrática sino seguir con el franquismo. Otros pocos eran del circulo de los criminales etarras que tampoco querían la democracia y otros poquitos, no mas del 1% eran de los sectores de extrema izquierda con los mismos argumentos que dice usted ahora, pero que, en todo caso, defendían las llamadas "democracias populares" es decir dictaduras comunistas a lo China o Rusia. 2ª No podemos pasarnos (como el siglo XIX) revisando todos los días las cosas, que si monarquia, que si republica, que si esa constitución es mala, que si la otra tambien, que si tenemos que defenderla, que si no, que si una guerra civil, que si otra y así hasta el infinito, hasta unas cuantas guerras civiles, por problemas que a la población no le interesaban, solo le interesaban a las élites parasitarias. Uno de los motivos del retraso de España es esa revisión continua, esa pelea traspasada al pasado, ese querer tener razón retrospectiva, el no tener proyectos de futuro , etc. 3ª No dude que los representantes politicos e intelectuales que teniamos eran de brillantez que nos suena a chino ahora, donde brilla la mediocridad de los revisionistas (y de los otros). Usted podía leer la revista NUestra Bandera (comunista) y cada artículo era una muestra de brillantez. Podia leer en la misma revista a Santiago Carrillo, Tamames, Alonso Zaldivar, Sole Tura, Eugenio Triana, etc a años luz de Pablo Iglesias, Ada Colau, Echenique, que no habrían llegado ni a responsables de una sección pequeña. Esos son los revisionistas.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 2 Respuestas

        2

        8

        • Esdaquit Esdaquit 28/02/18 15:01

          Sólo un par de cosas, Sr. Basanta: una, que el concepto de "carca", "reaccionario", "revisionista", etc., tiene un significado distinto según quien emplee la palabra. Así, Pablo Casado, del PP, llamaba "carcas" a los que andaban a vueltas con la memoria histórica y buscaban rescatar a sus familiares enterrados en las cunetas. Del mismo modo, se llama fugitivo de la justicia a personas que están acogidas a asilo político en otros países, donde existe una democracia de superior calidad que en el Estado español. Concluyo diciendo que una cosa es el argumento original y auténtico y otra es su falsificación, que se utiliza muy a menudo. La segunda cosa que quería apuntar sobre su comentario: uno de los derechos humanos reconocido como tal, es el de la libre elección de nacionalidad. Creo más en este derecho que en el que puedan tener aquellos que hablan de no "romper en pedazos", como si de un trozo de escayola se tratara, la España una, grande, libre.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 1 Respuestas

          1

          2

          • Antonio Basanta Antonio Basanta 28/02/18 16:16

            No es romper la España una, grande y libre como usted despectivamente (y con agresividad) la llama , ni es romper Francia una grande y libre ni Estados Unidos uno grande y libre. Es romper España, el territorio donde todos los sujetos, ciudadanos, somos libres e iguales y en contra del pueblo constituyente, del pueblo español, como mezcla de ciudadanos de diferente razas, etnias, sexos, territorios y personalidades diferentes que es el referente de la ciudadania democrática, al que unos pocos quieren parcelar, dividir y explosionar, da igual que esa minoría sean unos cuantos miles o dos millones. Usted puede elegir la nacionalidad que quiera pero el Estado, La constitución y la democracia y el territorio lo elegimos entre todos los ciudadanos de España. Que usted o cualquiera se quiere nacionalizar belga o estadounidense, nacionalicese y tendrá doble nacionalidad pero en el Estado democrático español decidimos los 46 millones de españoles sin ningun privilegio para ningun ciudadano por pertenecer a cualquier parte del territorio. En segundo lugar, profugo de la justicia es aquel que se evade de la justicia de un pais, llámese ladrón, violador o golpista de buenas intenciones y si dice que por ej. Bélgica tiene superior calidad democrática que España, podría haber elegido otro pais menos condenado por el Tribual de derechos humanos de Estrasburgo. Belgica no tiene superior calidad democratica que España excepto para los movimientos de los yihaidistas. En Belgica hubiera sido imposible el referendum fascista de autodeterminación secesionista que ha sido el mayor pucherazo electoral de la Europa postguerra mundial, excepto los referendums franquistas.

            Responder

            Denunciar comentario

            3

            4

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 27/02/18 08:51

    Excelente artículo con el que coincido. También es que es necesario preguntar a los españoles sobre monarquía o república. Pero permítaseme una boutade cínica. Viendo los pagos (en su doble acepción económica y geográfica) que vivimos casi mejor tener un solo chupóptero que cambiar de chupóptero cada cuatro o cinco años, cambio que seguro, como ocurre con todos los próceres (casi todos mánceres) de este país, acarrearía altas distinciones en Consejos de Estado, Senados, Consejos de Administración y demás retiros dorados donde acostumbran a recalar los ejemplares "jubilados" de la fauna corrupta que puebla el panorama político español. Con pensiones de escándalo como es, así mismo, habitual. Tan imbricado tenemos este retiro dorado en nuestro ADN político que hasta se lo hemos dado a un rey, que habitualmente muere con las botas puestas (véanse ejemplos en las monarquías de nuestro entorno). Pero al menos era sólo uno, y no uno cada cuatro u ocho años. En fin que la ironía nos acompañe y nos permita preguntarle al "moderador" constitucional, que ha alardeado de su papel ante la señora Colau, por qué no modera el papel de los bancos y sus desahucios, del Ministerio de Trabajo y sus políticas de destrucción/creación de empleo, el de Sanidad y sus nulos apoyos a la lucha contra la discriminación y abuso contra la mujer, de la Seguridad Social en las pensiones y ese largo etcétera que la constitución proclama y recoge y que a un ciudadano de a pie como el que redacta esta nota realmente le afecta. Recuerdo una vieja copla española que hizo mucha fortuna durante la segunda república y acabo con ella: "Si tu padre quiere un rey/la baraja tiene cuatro/rey de oros, rey de copas/rey de espadas, rey de bastos."

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    17

    • Birth 2 Birth 2 27/02/18 23:49

      Sería cuestión de estudiarlo. La jefa o jefe del estado podría estar más tiempo salvo revocación. Las pensiones podrían ser más "democráticas". Al menos no se tendría que mantener a una familia históorica y a su especial tratamiento y privilegio. Sería cuestión de tratarlo. En mi opinión, mantener una realeza es más caro en más sentidos que el económico. Saludos.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      4



Lo más...
 
Opinión
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    Televisión de negro

    La manipulación partidista de los medios públicos de información es el signo más claro de la degradación democrática. Y en este sentido, como en todos, las actuaciones del PP son desoladoras.
  • La Mirada Internacional Fernando Berlín Fernando Berlín

    ¿Empieza el diálogo en Cataluña de una vez?

    El periodista Fernando Berlín analiza cómo ha reaccionado la prensa internacional a la investidura de Quim Torra como president de la Generalitat.
  • Muy fan de... Raquel Martos Raquel Martos

    La maldita Torrateca

    ¿En qué se parecen Aristóteles y Quim Torra? En nada. Uno lleva gafas y el otro no, uno tiene cuenta de Twitter y el otro no, uno reflexionó y el otro no... Muy fan de Quim el incontinente.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre