X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

1º de mayo: organizar el malestar

Unai Sordo Publicada 01/05/2018 a las 06:00 Actualizada 30/04/2018 a las 20:26    
Etiquetas
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 6

Un país, que después de una crisis tan profunda como la vivida por España, crece desde 2014 a un ritmo del 2,8% de su PIB y no reparte ese crecimiento, es un país que va labrando un profundo malestar social.

Ese malestar social lo hemos visto reflejado en las calles de forma masiva en los meses que llevamos de 2018: el histórico 8 de marzo primero, y la movilización en torno a las pensiones después. Son movilizaciones que responden a motivaciones distintas y complejas, pero que a poco que se analicen con detenimiento, expresan un descontento de amplias capas de la sociedad ante la desigualdad, la polarización social y el agravio de quienes consideran que no se reparte el crecimiento, tras haber sufrido las embestidas de la crisis.

Es verdad que el Gobierno de Rajoy ha demostrado una importante incapacidad para prever estos movimientos a priori, pero no es menos cierto que a posteriori ha movido sus piezas mostrando cierto margen de reacción: por ejemplo, con la primera propuesta de subida de pensiones mínimas pactada con Ciudadanos; o el encuentro del presidente del Gobierno con un colectivo denominado Las Kellys (camareras de pisos que si bien no representan al colectivo –esto lo hacen las delegadas sindicales votadas por sus compañeras– encuentran un importante eco mediático y ahora institucional); o el acuerdo para aprobar los PGE con el PNV donde revaloriza las pensiones y crioniza la reforma de 2013.

Es evidente que el Gobierno del PP no se va a resignar a que la ola de malestar social le pase por encima, y va a jugar sus bazas desde un ejercicio de gatopardismo: cambiar algo para que nada cambie. Tiene márgenes políticos y presupuestarios para ello, y puede encontrar en el legítimo movimiento de respuesta social una excusa para ir encarando los efectos de los problemas causados por lo que no está dispuesto a cambiar: las reformas estructurales adoptadas en la crisis, que son las causantes de este modelo de crecimiento sin reparto; es decir, de mayor desigualdad.

El papel del sindicalismo y de CCOO es en este momento prioritario para lograr que este malestar no se quede en rabia, sino en propuesta capaz de modificar las bases materiales que explican lo que está ocurriendo. Lo hemos dicho claro: o hay reparto o hay conflicto. Pero debemos analizar bien lo que ha sucedido, y cuáles son las teclas a tocar.

Hay más desigualdad porque se han deteriorado los sistemas de redistribución y poder durante la crisis. Las reformas laborales, de pensiones y fiscales explican por qué no suben los salarios o las pensiones, se incrementa la precariedad, o los PGE no son lo expansivos que requeriría un crecimiento inclusivo y justo.

En CCOO queremos que el Primero de Mayo suponga un punto de inflexión. Necesitamos situar una propuesta sindical unitaria que concite un amplio aval social. Pero no podemos quedarnos en las consecuencias de lo que ocurre; debemos ir a las causas, aun sabiendo que es difícil socializar la propuesta en una sociedad instalada en la simplificación emotiva de los problemas. Propuesta que, además, debe acompañarse de un proceso de movilización creciente. O hay reparto o hay conflicto.

¿Necesitamos un acuerdo sobre salarios? Evidentemente, sí. Partimos de una propuesta nítida: mejora del poder adquisitivo del conjunto y especial atención a los salarios más bajos. La caída del salario real del 20% de las personas con salarios más bajos es escandalosa en España. La propuesta sindical de un incremento del 3,1% es justa, es valiente (introducimos la variable de la productividad) y es necesaria para el país. Una mejora especial sobre los sueldos más bajos, o introducir salarios mínimos de convenio en los 1.000 euros, serían elementos muy importantes con un sesgo de edad y género fundamental. Afectaría de forma más favorable a mujeres, jóvenes y personas que perdieron su empleo en la crisis y encontraron otro mucho peor remunerado.

Medidas contra la precariedad. Las empresas en España se han acostumbrado a externalizar sus riesgos sobre la espaldas de lo que algunos denominan precariado. Dentro de la empresa, con tasas escandalosas de temporalidad (el 27% es la cifra más alta de Europa) o fuera de ella, mediante un modelo de subcontratación precarizante de actividades. Tenemos que lanzar una ofensiva que cambie estructuralmente esta realidad. Hay que cambiar las normas y los incentivos para que una empresa, cuando hay problemas, recurra exclusivamente al despido como último recurso. De la misma manera hay que impedir que la llamada descentralización productiva se utilice para tirar abajo los salarios como hoy en día ocurre. Es posible hacerlo y tendría un efecto muy beneficioso una vez más para mujeres (la segregación ocupacional las lleva a trabajar proporcionalmente más en estos ámbitos precarizados) y jóvenes (sufren la rotación laboral y la temporalidad de forma particularmente intensa).

Garantía y suficiencia de las pensiones públicas. El acuerdo del PP con el PNV supone meter en el congelador durante dos años la reforma de pensiones del año 2013. Pero los problemas de fondo siguen siendo los mismos. Con la actual regulación, la calidad de la protección de las pensiones caerá de manera drástica en las próximas décadas. Necesitamos mejorar los ingresos del sistema en el corto, medio y largo plazo. Y prever cómo se financia un sistema que ya sabemos que va a pagar más pensiones, seguramente de mayor cuantía y durante más tiempo. La decisión de si dedicamos un 15% del PIB a mantener nuestro sistema público es política; no hay ninguna maldición económica y demográfica que la predetermine.

Son medidas para recomponer un contrato social roto por las políticas de austeridad hechas en la crisis, pero que tienen un sesgo ideológico con vocación de permanencia porque parten de un determinado modelo de sociedad. Un modelo que ha modificado la distribución de renta y poder en un contexto de crisis de las legitimidades representativas clásicas, a las que el sindicalismo no es ajeno.

CCOO hace una lectura del actual momento social y político que vive el país, sabiendo que un descontento con elementos de subjetividad colectiva compleja no se explica ni se canaliza únicamente mediante el sindicato o el trabajo. Pero instamos también a que se haga una lectura en foros no sindicales de que un descontento canalizado solo de forma reactiva, sin organización democrática y estable, y sin capacidad de interlocución efectiva y útil, puede ser muy bien intencionado pero puede acabar siendo utilizado por el gatopardismo, que sabe que lo fundamental no es la respuesta en la inmediatez, sino las estructuras estables que reparten (o no) riqueza, influencia o poder. En la empresa y el centro de trabajo, en la sociedad y en la gestión del espacio público. Este Primero de Mayo, lo decimos claro: o reparto o conflicto. Y lo dejamos claro: sin acción sindical no habrá reparto ni conflicto útil.
______________

Unai Sordo es secretario general de CCOO.


Hazte socio de infolibre



6 Comentarios
  • Helio Helio 01/05/18 18:43

    El movimiento sindical es más necesario que nunca. El capitalismo muta, pero no desaparece, más bien cambia la pueliel y se fortalece. Solo hace falta ver la explotación laboral que sufren los falsos autónomos vulnerando la ley o millones de asalariados precarios, por no hablar de los que trabajan en las minas del coltán a punta de pistola para que funcionen nuestros teléfonos móviles del siglo XXI cuyo material es extraído con métodos del siglo XIX. La creación de riqueza sigue siendo producto de la fuerza del trabajo con las transformaciones propias de esta fase histórica, pero con una resultante de reparto cada vez más injusta. Por eso la sindicación sigue siendo imprescindible aunque, en efecto, con bases distintas y compromisos firmes tras haber barrido la corrupción.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • vaaserqueno vaaserqueno 01/05/18 18:26

    Me gustaría que esta nueva etapa de CCOO sea nueva de verdad y que mi antaño sindicato sea capaz de recuperar la fuerza que tenía cuando empezamos. Ya sé que los factores que han propiciado el coma sindical son variados, pero antes de barrer la calle hay que barrer la casa y lo tienes difícil, décadas de corruptelas internas permitidas y propiciadas desde arriba, en todas las escalas, para mantenerse en el poder han creado una cultura del pelotazo y del desprecio a las bases y a los principios del sindicato que no se va a solucionar haciendo una limpieza de cara. Para empezar se necesita una renovación a fondo de los estatutos con democracia directa, adelgazar la organización eliminando duplicidades que no están los tiempos para mantener a tantos por los favores prestados, revisión de los procedimientos sancionadores haciéndolos coherentes, transparentes y con plazo, elección directa de las Comisiones de Garantías que garantice la objetividad y la independencia del ógano y unas cuantas cosas más. Lo tienes difícil, no me gustaría estar en tu puesto si de verdad has llegado con ganas de cambiar las cosas, yo lo intenté y solo conseguí una persecución implacable y la mayor decepción de mi vida. Que tinguis sort y lo digo en serio porque a pesar del pozo inmundo que me encontré cuando empecé a tirar de la cuerda y a pesar de que tuve que salirme para preservar la cordura y la integridad física y ética, sigo pensando que los sindicatos son muy necesarios y sé que hay gente honrada que no se merece cargar con la corrupción de otros.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Silk Road Silk Road 01/05/18 17:08

    Los sindicatos siguen viviendo en el siglo XX, por no decir en el XIX. Nacieron con la Revolución Industrial y tuvieron sentido mientras el trabajo fue el elemento principal en la creación de riqueza, pero las cosas han cambiado. Estamos en la era de Internet, de la robótica y de la Industria 4.0. Ahora el capital es, con diferencia, el elemento principal en la creación de riqueza. Se crea riqueza sin necesidad de que nadie trabaje o con un componente de trabajo mínimo.
    El caso es que, como ya han insinuado otros contertulios, los sindicatos están más perdidos que una merluza en un baile y sólo sabe ir a remolque de la sociedad. Ahora se han dado cuenta de que el problema no es el paro, ni los salarios, ni las pensiones, sino el reparto de la riqueza que, cada vez con menos trabajo, se crea en la sociedad. Ante lo cual, me vienen a la mente refranes como "A buenas horas, mangas verdes" o "Tarde piaste, pajarito". Siendo más benevolente, "Más vale tarde que nunca".

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Helio Helio 01/05/18 15:49

    Me faltaría espacio para replicar punto por punto al señor Sordo, empezando por el titular de su columna: «Organizar el malestar». El malestar no se organiza, surge. Lo que se se organiza es, obviamente, la respuesta. Me llama la atención un sinnúmero de párrafos de sus reflexiones, como eso que llama «colectivo denominado Las Kellys», a las que resta legitimidad para atribuírsela a las representantes sindicales. Solo le pido una reflexión: si Rajoy y la patronal les ningunean y solo acaban moviendo ficha por la presión de esos sectores que protestan al margen del sindicalismo organizado, cabría preguntarse qué han estado haciendo las cúpulas sindicales hasta ahora salvo legitimar con su silencio y pasividad este estado de cosas. En cuanto a la utilidad, ese truco ya carece de eficacia: lo útil es ponerse a la vanguardia de los movimientos contestatarios, es decir, todo lo contrario a «organizar el malestar» con que adormecerlo. Que ya nos conocemos, hombre.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • La mosca La mosca 01/05/18 13:53

    Señor Sordo, empiecen ustedes, en su sindicato y en la competencia, por, al menos, parecer creíbles. Han sido años en los que han estado desaparecidos del espectro social y han dejado desamparada a la parte más vulnerable de la sociedad, han ido a lo fácil, empleados fijos y grandes empresas..., (Demasiado pasteleo a veces) y los desamparados a los que socialmente han dejado desnudos, no cuentan ya con ustedes. Tienen ustedes un gran problema de credibilidad y los últimos acontecimientos en donde se han portado de forma ruin, arrogándose "a toro pasao" un protagonismo que no les pertenece y que más que ayudar divide, no les ayuda precisamente.
    Dejen de comer del pesebre del estado y vivan de sus propias cuotas, así no serán rehenes de nadie y eso al menos les devolverá algo de la dignidad perdida. ¿Si le pedimos a los curas que se autofinancien por qué no a ustedes?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • TOTOFREDO TOTOFREDO 01/05/18 10:52

    Los movimientos del 8M como de los pensionistas, ponen de manifiesto que "el formato tradicional de los sindicatos está obsoleto" y no sirve en una sociedad que va muy por delante en lo social, pero que se ha quedado muy atrás en el económico.

    Los sindicatos viven como otro tipo de negocios, valorando las afiliaciones, los vencimientos de la financiación, las cuotas, etc,etc,etc, en definitiva "en la inopia" para desgracia de los trabajadores, pues serían una herramienta fundamental si cumplieran con su cometido para defender y conseguir más derechos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.