x

Nos gustaría enviarte las notificaciones para las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

Credibilidad y poder

Miguel Lorente Acosta
Publicada el 29/05/2018 a las 06:00 Actualizada el 28/05/2018 a las 20:57
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

La credibilidad no la da la realidad, sino el poder. Cuando M. Rajoy pregunta quién tiene más credibilidad, el líder de un partido con 84 escaños o el de otro con 134, lo que está preguntando no es quién de ellos dice la verdad, sino cuál de los dos será más creído en sus manifestaciones con independencia de lo que diga.

Por eso no sorprende que haga esas declaraciones justo al día siguiente de conocerse la sentencia de la Gürtel que recoge que su testimonio “no fue suficientemente creíble”, a él no le importa ese detalle. M. Rajoy es consciente de que lo que representan sus 134 escaños da la suficiente “verdad funcional” como para hacer creíble su palabra, de ahí su contraataque y los argumentos utilizados negando la evidencia.

Porque la palabra, además de ser pronunciada, tiene que ser creída, y eso lo da la voz del poder, no el silencio roto, cualquiera puede romperlo en forma de manifestaciones, testimonios, declaraciones, comentarios… Esa es la razón por la que, a pesar de que su declaración en el juicio no se corresponde con los hechos probados, hasta el punto  de que el propio Tribunal duda de ella, su credibilidad se mantiene lo suficiente como para no deducir testimonio por lo dicho y ser investigado por falsedad en la vía penal. Su palabra está por encima de lo divino y lo humano, de ahí que tampoco le preocupe, a pesar de sus creencias, usar el nombre de Dios en vano al hacerlo bajo juramento.

Y mientras todo eso sucede, las voces del PP se unen alrededor de su líder y hacen suyo el grito de la calle de estos días atrás, para decirle lo de “Mariano, hermano, yo sí te creo”, y mantener así la cohesión del grupo al tiempo de mostrar el poder matemático que dice que 134 escaños son más verdad que 84. ¿Quién necesita la realidad si tiene las palabras de la posverdad?.

Es un escenario similar a lo ocurrido con La manada, donde el sector ideológico de la sociedad que cuenta con 5 escaños en la sala del juicioafirma que su palabra es más creíble que la de quien sólo tiene uno. Da lo mismo que la sentencia haya sido condenatoria, la mayoría del 5 a 1 sigue utilizando los argumentos de la “verdad matemática” del poder machista para mantener las críticas contra la víctima. No importa el “detalle” de los “Hechos probados”,  el objetivo es negar lo ocurrido para intentar influir en lo que queda de este caso y, sobre todo, preparar el ambiente para los siguientes.

Para las posiciones de poder la realidad sólo es el principio, el elemento que inspira el relato interesado. Nada más.

En ese sentido, da igual todo lo que la sentencia de la Gürtel demuestra de manera objetiva, como igual da que la sentencia de La Manada dé por probado que existe un cuadro de estrés postraumático en la víctima, que se produjo una salida escalonada del portal (uno a uno) de los agresores, que la mujer quedara llorando dentro, que le quitaran el móvil y luego lo tiraran… todo ello difícil de relacionar con un “ambiente de jolgorio y regocijo”, como recoge el voto particular, o con una conducta llevada a cabo sin que la víctima estuviera intimidada, como traduce el fallo de la sentencia.

El poder tiene la capacidad de construir una estrategia que crea al mismo tiempo la realidad y el camuflaje necesario para ocultarla, y luego negarla. Lo vemos en los casos comentados.

La violencia sexual es consecuencia de la cultura machista que presenta a las mujeres como objetos, y otorga a los hombres la capacidad de deducir la “voluntad real” de las mujeres a través de la conducta que ellas llevan a cabo. Cuando se produce la violación, esas mismas circunstancias influyen para que se denuncie un 15-20% de los casos, y para que de ellos termine en condena sólo un 1%. A partir de ahí, el machismo toma el dato y lo manipula para afirmar que se trata de casos aislados que comenten unos pocos locos, degenerados  o alcohólicos, y que el 99% de no condenas en verdad son denuncias falsas, argumento que refuerza el mito de la “Eva perversa” que presenta a las mujeres como agresoras de los hombres que confían en ellas. Al final la víctima es la mala y los agresores unos pobres hombres”, de manera que toda su construcción se ve reforzada con los propios elementos que se producen bajo sus referencias.

Con la corrupción ocurre una situación parecida. Se produce como consecuencia del poder y se lleva a cabo utilizando todos sus instrumentos y recursos para que no llegue a ser conocida. Cuando salen a la luz  algunos casos, son tomados como el resultado de la conducta de determinadas personas que abusan de la confianza dada por quienes desempeñaban sus responsabilidades en la Administración, los cuales se presentan como víctimas de lo sucedido y de la denuncia, no como corruptos.

La estrategia, como se puede ver, es sencilla y eficaz, pues juega con la normalidad que crean las referencias del poder, y luego con los instrumentos que permiten condicionar el resultado en sus dos posibilidades: primero en la negación de los hechos, y después, si lo anterior resulta insuficiente y no queda más remedio que aceptar que han ocurrido, en la minimización y contextualización que lleva a restarles trascendencia por lo aislados que son y lo particular de las personas que los protagonizan.

La “verdad matemática” del poder es mentira. Los escaños pueden dar la razón, pero no la verdad, y eso es algo que deberían tener en cuenta M. Rajoy y tantos otros, pues el tiempo y el compromiso social contra el abuso de poder quita razones a quienes se las usurpan a la verdad.
______________

Miguel Lorente Acosta es médico y profesor en la Universidad de Granada y fue delegado del Gobierno para la violencia de género.
Más contenidos sobre este tema
Etiquetas




Hazte socio de infolibre

4 Comentarios
  • luzin luzin 29/05/18 13:38

    Creo que mezcla churras con merinas. Sobre la verdad "matemática" de los escaños que mantiene el sr. M. Rajoy simplemente aclarar que las matemáticas desmientes su afirmación, TEOREMA DE IMPOSIBILIDAD DE ARROW, que viene a afirmar que el único método para conocer las preferencias de una población es cuando la elección se celebra entre dos opciones, y no hay más, otra cosa es que el sr. Mariano Rajoy obtuviera más del 50% de los votos de los ciudadanos, en ese caso, tendríamos que afirmar que es el preferido, pero como no es el caso, a M.Rajoy no le asiste ninguna "razón democrática". Más claro el agua ...

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    0

  • Sebastián Sebastián 29/05/18 12:38

    Gracias por el artículo, es muy clarificador. No quiero dar ideas pero, efectivamente, a esta gente sólo le falta que se pongan de acuerdo para votar que la luna es cúbica, ganen la votación y, pasando por alto la tozuda realidad, tengamos que transigir y aguantar su mentira (o error si somos extremadamente comprensivos). Vaya tropa, que diría el otro.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Sebastián Sebastián 29/05/18 12:35

    Gracias por el artículo, es muy clarificador. No quiero dar ideas pero, efectivamente, a esta gente sólo le falta que se pongan de acuerdo para votar que la luna es cúbica, ganen la votación y, pasando por alto la tozuda realidad, tengamos que transigir y aguantar su mentira (o error si somos extremadamente comprensivos). Vaya tropa, que diría el otro.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 29/05/18 10:18

    Este "poder de esponga que todo lo borra" de los votos lo lleva empleando el PP desde hace mucnos años. Cuando empezaron los primeros casos de corrupción y ganaban elecciones, decían que eso era porque el pueblo "perdonaba" esos "errores". Las comunidades valenciana y madrileña son la constatación de aquello. Y siguen en ese camino porque no importa la verdad: importa el poder. Si tienes suficiente, puedes imponer la verdad. Unamuno lo dijo. Vencen pero no convencen, Pero aquellos animales del Viva la Muerte gobernaron cuarenta años. La fuerza es muy poderosa. Así es la naturaleza. Un solo tiburón puede acabar con un banco de sardinas. Y salvo los búfalos los herbívoros se limitan a huir y "pagar el tributo" ante el ataque del predador. Seguimos siendo animales primitivos, ascendidos en la pirámide trófica, aplicando los mecanismos que lo hicieron posible a nuestras propias relaciones sociales. Incluida la violación para acabar con los genes de los contrarios y esparcir los propios.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.