x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

Tango a cuatro en dos parejas

Publicada el 13/06/2018 a las 06:00 Actualizada el 12/06/2018 a las 21:51
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

A pesar del empeño de muchos analistas y estrategas, el juego de la política no es un solitario, es un juego con múltiples actores.

En la partida política participan varios jugadores, algunos relevantes, otros menores, que reaccionan a lo que hacen los otros, que tienen su propia estrategia y que evalúan, constantemente, la estrategia de los oponentes y la propia para adaptarse, para obtener ventaja. Como si de un baile se tratase, el paso del oponente se compensa con un paso propio, en un flujo continuo, en un tango pegado, siempre cerca para evitar que el oponente se aleje en las encuestas demasiado.

En España, tras el fin de la Transición, de la desaparición de la UCD y el CDS, hemos vivido una etapa de “bipartidismo”, un término poco preciso desde el punto de vista de la ciencia política, pero bastante descriptivo: la política era un baile a dos, que se turnaban, ceremonial, ritualmente, en el control del Gobierno. Ambos partidos sabían que la alternativa de uno era el otro y que existía un trasvase casi automático, si no de los mismos votantes, si del voto agregado entre uno y otro bloque: cuando al PSOE le iba mal, el PP mejoraba; cuando al PP le iba mal, el PSOE subía. Cuando las cosas le iban mal al PP, una suave desmovilización de los votantes de derechas, que al desanimarse y no tener alternativa que votar se abstenían, sumada a un “reilusionamiento” de los más volátiles votantes de izquierda, hacía que el PSOE pasara al PP. Del revés, cuando el PSOE decepcionaba a sus votantes de izquierda, una cantidad bastante notable dejaba de votarle, haciendo colapsar al PSOE. La mayor parte se quedaba en casa y una pequeña parte optaba por IU, haciendo subir a este partido suavemente, pero, debido al sistema electoral, perdiéndose muchos escaños en el camino. Los votantes de derechas se reactivaban y, junto con los votantes oscilantes en el centro que pueden cambiar de elección a elección, el turno cambiaba.

Este era el modelo, con muchos matices, de la dinámica cíclica del sistema de partidos español desde 1982 hasta 2015, más de treinta años de “bipartidismo”, de un sistema de partidos en el que solo dos podían alcanzar el Gobierno, de un sistema en el que, reconociéndose entre sí como los dos actores principales, PP y PSOE se repartieron los resortes del poder institucional entre los dos partidos que se consideraban con derecho a gobernar. Ésta es la cultura política que sigue activa en la actualidad en estos dos partidos y es lo que explica que el PSOE se niegue a pactar gobierno con Podemos o incluso se atreva a culparle de no apoyarle gratuitamente: siguen pensando que los únicos que tienen derecho a gobernar, salvo el PP, son ellos. Y también muy importante, que tarde o temprano, todo volverá a la “normalidad”. Es la “doctrina Rubalcaba”, la inacción en el PSOE, convencidos de que sus votantes, tarde o temprano, volverían al redil sin necesidad de proponer o cambiar nada.

Pero, análisis miopes aparte, basta mirar sin sectarismo para ver que el sistema de partidos ha cambiado radicalmente. En estos momentos no solo podemos ver cuatro partidos nacionales activos sino que, si se mira con detenimiento, podríamos apuntar dinámicas que podrían reforzar un equilibrio entre los cuatro partidos, un baile, un tango a cuatro en dos parejas.

La primera de estas dinámicas la podemos llamar la “dinámica del ganador del Catán”. En efecto, en Colonos de Catán, cuatro jugadores compiten por colonizar una isla para lo que intercambian materiales entre sí. Sin intercambios es imposible prosperar, así que hay que avanzar, pero que no se vea mucho, porque si sacas la cabeza de manera muy clara, el resto de jugadores se alían contra ti, haciéndote la vida imposible: destacar activa alianzas, explícitas y tácitas, del resto de jugadores, para machacar o rebajar a quien va en cabeza.

Esto es lo que sucedió contra Podemos, en las segundas elecciones generales, en las que fueron el objetivo del resto de partidos y de los medios. Es también lo que ha sucedido con el Partido Popular, en el Gobierno y en cabeza, desde entonces (todos contra el PP) y es lo que ha sucedido con la moción de censura contra Ciudadanos cuando las encuestas le han colocado en cabeza y como ganadores. Y, muy posiblemente, es lo que sucederá en breve contra el PSOE: todos contra el, con buenos motivos. Así pues regla primera: “El baile es a cuatro y el que intenta bailar solo, sufre”.

La segunda nueva dinámica es la “dinámica competitiva de pareja”, que puede ser virtuosa o dañina. En el bipartidismo, la derrota de la izquierda pasaba por la victoria de la derecha y viceversa. Al no haber partidos alternativos viables dentro de los bloques, el voto que perdían PSOE o PP, se iba casi integro a la abstención y esto hacía cambiar el bloque dominante.

Ahora ya no es así: cuando el PP baja, Ciudadanos sube. Y existen votantes del PSOE que pueden optar por Podemos o viceversa, si uno de estos partidos no hacen bien las cosas. Pero si ambos se dedican a machacarse entre sí, si ambos no se ponen de acuerdo o intentan gobernar juntos, si los temas relevantes son los de la pareja oponente, ambos pierden.

Así pues, regla segunda: “El baile es en dos parejas y maltratar a tu pareja en vez de centrarse en el baile común, os hace perder a ambos”. En efecto, tener como objetivo principal machacar a tu pareja de baile, no solo no es productivo, es suicida. Si el baile que haces con tu pareja es muy agresivo e individual, ambos salís perjudicados. En cambio, como en un tango, si ambos son capaces de colaborar estrechamente y de entenderse, proyectando con claridad los asuntos que benefician a ambos, la que gana es la pareja. Y es que además, en estos momentos, no son partidos los que pueden ganar, son parejas de partidos afines ideológicamente. Como ya avisé en este medio, sin Podemos el PSOE no puede llegar al poder, ni gobernar, como me temo que veremos en breve. Sin Ciudadanos, el PP no suma mayoría. Y los nacionalistas son, como han sido siempre, los jueces del baile.

Entonces, ¿cuál podría ser la estrategia óptima en este tango a cuatro en dos parejas? En principio, la estrategia más optima sería colaborar estrechamente con tu pareja compitiendo con ella de manera constructiva en impulsar los asuntos que os benefician, frente a los asuntos que beneficia a la otra pareja, compitiendo manera muy nítida y mas agresiva con la pareja oponente, para conseguir los votantes indecisos o de centro u oscilantes, que decantarían el equilibro entre bloques, entre parejas. Si ambas partes de una pareja mejoran su situación en su colaboración, lo que Errejón calificó de “competencia virtuosa”, ambas partes tienen incentivos de continuar dicha competencia virtuosa que beneficia a ambos y, en ultimo término, a la pareja y su capacidad de gobierno, en detrimento de la otra pareja. Además, esto haría difícil que se produjese el efecto “ganador del Catán”. En cambio, una “competencia destructiva”, como por ejemplo, la que está poniendo en práctica el PSOE con su negativa a reconocer o valorar los votos que Podemos ha puesto a su disposición en la moción de censura, puede llevar a un nuevo choque o ruptura, perjudicando la capacidad de gobierno de la pareja.

¿Serán estables estas dinámicas? ¿Los factores sociodemográficos acabarán por socavar estos equilibrios? ¿Es todo esto tan solo una dinámica muy localizada temporalmente? Como todo, tendremos que verlo con el tiempo. Pero mientras tanto, hoy, la política en España parece un tango.

Un tango a cuatro en dos parejas.
_______________

Ignacio Paredero es secretario general de Podemos Salamanca, activista LGTB+ en Castilla y León, sociólogo y politólogo.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

4 Comentarios
  • ArktosUrsus ArktosUrsus 14/06/18 09:27

    Gran análisis que vale para cualquier baile: sea tango, pasodoble o salsa. Pero quiero comentar dos cosas aprovechando el símil. La primera, en baile existe la teoría "llevar y seguir". Se resume en que una persona lleva y la otra sigue: quien propone y quien ejecuta. Generalmente quien más se luce es quien ejecuta, pero quien propone es quien prepara el plan. Así que en efecto quien dispone de la posición de proponer (normalmente quien más votos ha obtenido) debería procurar que el lucimiento parezca cosa de la otra persona. La dificultad es que como sólo quien entiende un poco de baile (política) sabe que quien propone o "lleva" es el cerebro, se corre el riesgo de que se le atribuyan todos los méritos a quien ejecuta. Eso no debe importar porque si hay tal premio para quien "sigue" que llega a convertirse en quien "lleva", pueden cambiar de nuevo las tornas. Además quien "sigue" puede reconocer públicamente los méritos de quien "lleva" y así igualar las percepciones valorativas. Y lo que no cambia es la pareja ganadora. Y el baile (la política nacional) tiene siempre una pareja ganadora que de alguna forma establece el estándar a bailar. Hace falta, por tanto, generosidad y compenetración por las dos partes. ¿Es esta la situación de las parejas de nuestro país? Me temo que no. La segunda cuestión es más de andar por casa y menos trascendente. Dada la precisión que se exige últimamente en el lenguaje me gustaría que los artículos gozaran de cierto empaque lingüístico para transmitir adecuadamente el mensaje. La utilización excesiva de "hacer" no es el mejor camino. Pero quiero señalarle especialmente que "óptimo" es el grado superlativo de "bueno". No cabe, por tanto, subir otro grado con "más" (más óptima en el párrafo 11). Maltratar al lenguaje no es la mejor forma de difundir el mensaje profundo que se trata de transmitir en el artículo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • frida56 frida56 14/06/18 02:16

    Comparto su análisis totalmente; original la forma de plantearlo,además de didáctica.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • platanito platanito 13/06/18 07:34

    Ayer participé en un ejercicio de la teoría de juegos y hoy me encuentro este caso español tan bien descrito por este joven profesor patrón de los morados salmantinos. Y ya que va de tango porteño me gustaría elegir de pareja a mi matinal profe literaria pero el deber me obliga a elegir a Tierry-precioso. Espero que no me desprecies la invitación y no me pises demasiado los callos. A ver si así les sugerimos a nuestros jefes de fila que nos imiten, aunque no bailen pegados, que también será bailar.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Galias Galias 12/06/18 23:19

    Eso está màs claro que el agua oxigenada.Pero ya lo podemos haber dicho muchos que todavia es clamar en el desierto. Lo hemos visto en estos dos últimos años. No hay forma de colaborar, la cultura es competir. Y ahora el PSOE cree que le toca gobernar y jugar en esa politica de mercadeo y alianzas cortoplacistas para sacar determinadas medidas, según crea. No hay forma. Todavia las uvas están agraces.Una pena.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.