x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

La guerra de los lazos

Jose Errejón Villacieros
Publicada el 05/09/2018 a las 06:00 Actualizada el 05/09/2018 a las 11:17
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

La crisis de Cataluña no lleva camino de arreglarse, como algunos deseábamos, con la llegada de Pedro Sánchez a la Moncloa. De un modo diferente al de su antecesor, Sánchez parece equivocarse al evaluar la profundidad y alcance del problema. Es sensato por su parte reconocer que este (1) no se va a resolver en unos meses ni, probablemente, en unos años. Pero sería de esperar, en coherencia con esa sensatez, que por su complejidad y por el enquistamiento del que da señales, se pusiera de inmediato  manos a la obra en el diseño de una propuesta política orientada a definir los términos del encaje de Cataluña en un Estado necesariamente refundado para hacerlo posible.

En la nota a pie de página ya se ha aludido, ahora se formula de manera más explícita: cualquier solución integradora del “problema catalán” pasa por una refundación del Estado en España. Las formas de estado heredadas del Estado borbónico impuesto a comienzos del siglo XVIII, incluida la mejorada de 1978, no sirven para albergar la diversidad histórica y cultural de los pueblos sometidos a su jurisdicción.

La Constitución del 78 y en particular su Título VIII han sido un eficaz régimen transitorio entre la “constitución” de la dictadura franquista y el Estado democrático consagrante de las diversidades nacionales.

Pero ese virtuoso sendero ha sido clausurado en 2010 asentando en una parte significativa de la sociedad catalana una radical desconfianza hacia el Estado que se ha intensificado con las desafortunadas medidas represivas aplicadas por el gobierno del PP, incluida la suspensión de la autonomía con el 155º y las desafortunadas declaraciones del jefe del Estado.

Si no se parte de esa constatación, no se podrá entender el empeño de esa parte superior al 45% de la sociedad catalana (2) en reclamar la libertad de los políticos nacionalistas presos mediante los lazos amarillos que las escuadras de Cs arrancan con la cobertura de algunas televisiones de ámbito estatal.

Es verdad que Puigdemont/Torra a veces parecen empeñados en dificultar la labor del Gobierno de Madrid. Pero esto no debería ser pretexto para no avanzar propuestas en la dirección antes señalada, de forma que el conjunto de la sociedad española fuera conociendo e incorporando en su imaginario el contenido de alguna para poderlas contrastar al menos con el sistemático bombardeo de la mayoría de los medios estatales en favor de la política del 155º. Siendo conscientes de que el tiempo no ha pasado en balde y que soluciones que hubieran podido destensar el conflicto en la primavera del 2016, como la que ahora propone Sánchez de un  referéndum para el autogobierno (reiniciar el procedimiento de reforma estatutaria), es posible que hoy resulten inaplicables en el clima de polarización alcanzado.

La Constitución del 78 admitía –y admite– un desarrollo que diera satisfacción a las aspiraciones nacionales. Estas cuatro décadas que ahora cumplimos no han sido aprovechadas, desgraciadamente, para progresar en esta tarea. Le toca ahora a la actual clase política recuperar, sin precipitaciones, una parte del tiempo perdido.

Los que arrancan lazos amarillos y postulan un 155º más duro no tienen soluciones para las sociedades de nuestro tiempo, ni la catalana ni la española en su conjunto. Reeditar con un ligero barniz constitucionalista las “soluciones” de 1714 y 1939 solo puede conducir a la desafección y la desesperanza ciudadana, primero de los catalanes y luego del conjunto de la sociedad española. Quienes creen en la pasividad y apatía de las poblaciones como condición de funcionamiento eficaz de las democracias abocan a las mismas a su banalización y, en un paso posterior, a su liquidación efectiva.

El derecho a decidir es la esencia de la democracia, lo que la distingue de otras fórmulas de convivencia social, incluyendo los Estados oligárquicos con pluralismo de partidos.

La solidaridad entre los ciudadanos, su igualdad de derechos en cualquier punto del territorio, tan invocados por el PP y Cs, no pueden ser impuestas por la fuerza, tienen que ser libremente asumidas. La solidaridad es hija de la igualdad, del reconocimiento recíproco de los derechos, que es el fundamento del Estado democrático.

La construcción del Estado democrático reviste, en nuestro caso, dificultades ignoradas en otros países de nuestro entorno. De nada sirve ignorarlas pretextando que la democracia quedó lista y terminada con la promulgación de la Constitución (para la que Alianza Popular pidió la abstención en el referéndum constitucional).

La democracia se construye todos los días con el protagonismo de la ciudadanía, que es su fuente última de legitimidad, con el diálogo y el respeto a las posiciones de los demás. Y la Constitución, consagrante del acuerdo ciudadano, debe adecuarse a las dinámicas sociales cambiantes. La del 78 ha rendido notables servicios a la convivencia, es hora ya de vigorizarla adecuándola a las sociedades de  nuestro tiempo.
 
 
(1) Mucho más importante de lo que parece es cómo se denomina el problema. El enfoque que inspira  estos comentarios parte de considerarlo como el problema del Estado en España.
(2) Aunque solo fuera esa parte la que exige el derecho a decidir, ¿se puede desconocer como pretenden Rivera y Casado, esta aspiración alegando un mayoría aritmética constituida por los que no tiene posición o la tienen contraria al derecho a decidir (minoría) y el indiscutido “cumplimiento de la ley”(por cierto, en las dictaduras también existen leyes cuyo cumplimiento se exige, también son “Estados de Derecho”)?.
________________

José Errejón Villacieros es administrador civil del Estado.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

11 Comentarios
  • Grobledam Grobledam 05/09/18 12:39

    Desconozco la edad del Sr. José Errejón y poco importa. Lo significativo aquí es lo trasnochado de sus propuestas y justificaciones. Las diversidades históricas y culturales (no se atreve a decir étnicas) como motivo y fundamento de un estado quedaron en el pasado y bastante daño hicieron.
    En el mundo actual, globalizado y globalizador donde yo puedo comprar una placa solar fabricada en Eslovenia y tenerla en horas en Cuenca y devolverla a fábrica por imperfecciones en horas y el pago y reembolso monetario será instantáneo, reclamar como motivo fundamental, soporte y razón de la creación y funcionamiento de un estado, su composición étnica es absurdo y extemporáneo.
    Se me responderá que la forma del estado español es producto de la historia y la cultura. Cierto; pero yo no he negado la historia porque no puedo negar el pasado. España y Europa o Estados Unidos de América son lo que son por el transcurrir de la historia y lo mismo sucede con Cataluña que es lo que es por esa misma historia: una región rica con un estado de bienestar social avanzado y autogobierno regional limitado dentro del Estado Español, a su vez limitado en la actualidad por el marco de construcción presente y futuro de la Unión Europea. Que por el bien de todos y todas debería seguir adelante.
    La disolución de los Estados-Nacion decimonónicos es irreversible y deseable y la vuelta al argumentario que los generó, un disparate mayúsculo. La Europa de las regiones, así como la España multiétnica solo puede ser fuente de conflictos en un Estado futuro europeo libre, social, democrático, de derecho y adaptado a la realidad tecnológica y geoestratégica de un mundo globalizado.
    Los palurdos aldeanos y catetos, nacionalistas y supremacistas, nazis y xenófobos, sobran en Hungría, el Veneto, Bavaria, Cataluña y tantas otras regiones europeas sin estado y el "derecho a decidir" de los pueblos y su supuesta autodeterminacion son anacronismos desfasados y peligrosos. El derecho a decidir es de ciudadanos libres e iguales ante la ley, amparados por Estados reconocidos y sujetos a la praxis política y geoestratégica global de un mundo que avanza hacia la disolución de las fronteras étnicas del pasado.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    4

    9

    • Arkiloco Arkiloco 05/09/18 19:03

      Como a Basanta también felicito tu argumentación y paciencia.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      2

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 05/09/18 10:34

    No veo la palabra autodeterminacion en el texto pero sin embargo entiendo que es el tema del texto.
    Para implementar el derecho de autodeterminación de las autonomías (o de una, igual da) es absolutamente necesario que éste respaldado en un referendo en el que participen todos los ciudadanos iguales y libres del Estado español. El cambio hacia este derecho de autodeterminación sin este referendo serîa un golpe de Estado, una "dictadura" y ya tuvimos bastante dictaduras.
    No lo sabia, he descubierto hace pocos meses que existía esta postura golpista en la Segunda República, estaba encarnada por Josep Dencas.
    No me desagrada haber leido la columna, pero de verdad creo que es una perdida de tiempo.
    Imagino un instante acerca de este derecho de autodeterminacion, que en un salón se produzca un acuerdo de unas élites, por ejemplo infoLibre, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, acuerdo que pretenda pasar por encima de la voluntad de todos lo ciudadanos del Estado. A renglón seguido veo que es literalmente imposible y éticamente indefendible.

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    4

  • anamp anamp 05/09/18 09:58

    Excelente planteamiento a mi entender. Desgraciadamente los cambios políticos siempre van a la rémora de los cambios sociales, obligados por ellos. Y, a veces, en las excepciones, como ha pasado con el Sindicato de Trabajadoras Sexuales, cuando va en contra del poder establecido y no tiene el apoyo de la mayoría de las masas, termina significando un retroceso. Todavía no hay suficientes gritos en la calle para modificar la Constitución, no hay la suficiente desobediencia para cambiar las leyes. Todo se andará, espero.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    5

    3

    • salvafer salvafer 05/09/18 14:56

      De acuerdo con su comentario y con el artículo que lo motiva, reforzado a su vez por los comentarios en contra y sus "curios@s" estadísticas o porcentajes.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 3 Respuestas

      3

      2

      • Arkiloco Arkiloco 05/09/18 15:51

        Mostrar el acuerdo o desacuerdo con un comentario es de lo más normal y todos lo hacemos. Más extraño resulta que otros comentarios refuercen o desautoricen y que esto sea aleatorio. Lo de las estadisticas y porcentajes, si se refiere a los deditos, es simplemente esoterico o lo que a los Salvafer no les preocupa y nos les deja conciliar el sueño. ¿tus comentarios refuerzan algo o los árboles de tus prejuicios no te dejan ver el bosque? O crees que los deditos son alguna guia de algo y no mucho más que las filias y fobias que despiertan las comentaristas al margen de lo que opinen. En fin, Salvafer, que la navajita de Okam solo te va a servir para cortar queso y longaniza. La explicación respecto a estadistica y porcentajes no te la va dar a la navajita. Pero tu navajita sí.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 2 Respuestas

        5

        2

        • salvafer salvafer 05/09/18 18:19

          Veo que los árboles y Okam te dejaron tocado: Ahora resumes un poco

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 1 Respuestas

          1

          1

          • Arkiloco Arkiloco 05/09/18 19:00

            Todo lo contrario. No he resumido nada y si he sido más breve dada la brevedad que merecía tu comentario de "refuerzo" y de experto en estadisticas y porcentajes. Comentario perezoso y que al pretender despreciar y marcar a los comentaristas que como Grobledam y Basanta tan bien y de forma solida han argumentado, te permite ausentarte y no tener que afrontar un ejercicio para el que no te ves capaz o te falta solvencia. Así que te agarras a la levedad de las afirmaciones de anamp para pasar la inofensiva navajita por delante del morro de los que argumentan y se esfuerzan. Tus trucos, tus bosques, los árboles que no sabes plantar o los que cualquier vientecillo hace volar. Ya vés que lo mio no es resumir y en el fondo es respeto y aprecio a cualquier comentario. Y eso implica decir el menor número de chorradas posibles y no sacar a pasear navajas que no sabemos usar bien pero parecen bonitas o adecuadas para la vocación de algunos que solo quieren tapar bocas. O escuchar solo una música o ver solo "su bosque".

            Responder

            Denunciar comentario

            1

            3

  • Antonio Basanta Antonio Basanta 05/09/18 09:33

    De este panfleto mediocre voy a referirme a algunas cositas. 1ª Dice usted."...en reclamar la libertad de los políticos nacionalistas presos mediante los lazos amarillos que las escuadras de Cs arrancan con la cobertura de algunas televisiones de ámbito estatal". Este argumento que dice es un argumento del 45% de la sociedad catalana, la secesionista pero va contra el 52% de los catalanes. Los lazos amarillos, con el pretexto de decir que es por la liberación de los potilicos en prisión, es una medida que intenta expresar el dominio, el intento de sometimiento de la sociedad catalana a las minorias secesionistas, sí, a los fanáticos y totalitarios, escondiendo lo que son verdaderas prácticas de tipo fascista, intentando apuntar los que no quieren o no se ponen lazos, en fin, las típicas estrategias fascistas de dominación social. Llama las escuadras de Ciudadanos cuando usted y todo el mundo sabe que los únicos elementos que funcionan como las escuadras fascistas, a la sombra del poder secesionista y controlados y manejados por el poder intimidatorio son los CDR, que no tienen diferencia de funcionamiento con las escuadras falangistas y las mussolinianos, verdaderos embriones de escuadras parapoliciales o me temo, y si no al tiempo, de escuadrones de la muerte. Pero usted llama escuadras a algunos que bien o mal, se enfrentan a esas verdaderas escuadras fascistas que organizadamente actúan para la dominación, llamados CDR. 2ª Dice que el derechoa decidir es la esencia de la democracia. De acuerdo pero la Democracia siguiendo la estela de Kant y la ilustración se basa en quien puede decidir, como decidir y como proteger a las minorias. La Constitución española como todas las europeas decidió que el derecho a decidir nos pertenece a todos los españoles, el pueblo español soberano, que ejerció su derecho a la autodeterminación con la Constitución (apoyada por el 90% españoles y 91% de catalanes). En la Constitución decidimos donde estaba depositado a cada momento el derecha decidir: Elecciones libres cada 4 años, elecciones municipales, estatutos de autonomia con mayorías de 2/3 y además lo que se puede decidir y lo que noen cada autonomia y en cada municipio

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    5

    6

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 05/09/18 09:52

      Lo que usted defiende es que cada territorio que le conviene a usted, tiene derecho a decidir por todos, es decir suplantar y robar el derecho a decidir de todos los demás. Además juega con la palabra derecho tomada como moral a su significado politico y juridico que solo puede ser formal y escrito. El derecho a decidir no existe en ninguna legislación del mundo porque no puede existir una abstracción. Ninguna legislación nacional e internacional pone algo así porque es imposible. Las legislaciones ponen quien tiene derecho a decir, sobré que y cómo y no arguyen supuestos derechos morales o religiosos. El supuesto "derecho a decidir" esconde en esta época de la mentira el supuesto derecho a a la autodeterminación que no tiene cabida en ninguna legislación a no ser para colonias, poblaciones ocupadas militarmente, paises sometidos por otros a condiciones de miseria, robo y pobreza y que ni siquiera tienen ese derecho juridico por si mismo sino por decisión jurídica de la ONU. No es el caso de Cataluña. Por eso mienten los que así lo defienden. Lo demás es violencia y guerra. 3ª Queria mencionar las barbaridades históricas que cuenta usted. Trazar un hilo conductor entre la guerra europea de 1714, conocida por "la guerra de Sucesión" con la dictadura franquuista de 1939 y con la Constitución de 1978 revela una capacidad de perversión y de malicia en quien dice esa tontería, pareja a su ignorancia y con una osadía mentirosa . Baste mencionar que el supuesto héroe del secesionismo, Casanova, se consideraba un gran español como los herederos han reafirmado hace meses. Y considerar la guerra civil, y la dictadura como parte de la cuestión territorial cuando fue una guerra de clases conectada a la guerra contra el fascismo europeo. Recordar como Cataluña y el Pais vasco entre los dos juntos tuvieron la mitad de asesinados que Málaga o Granada o Badajoz bastaría para desmentir la bajeza de sus afirmaciones. Pocos nacionalistas catalanes fueron represaliados por Franco en el 1939 porque pocos lucharon contra Franco. Lucharon los anarquistas, los comunistas, los socialistas pero nacionalistas casi ninguno. Colaboraron demasiados nacionalistas con Franco.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      4

      6

      • Arkiloco Arkiloco 05/09/18 12:04

        Excelente Basanta. Lo cansinos que resultan estos comentaristas y articulistas que creen en la magia de las palabras para abordar los problemas y que creen que con convocarlas y articularlas en un razonamiento que parece tener sentido, han diagnosticado y creen tener las soluciones. Soluciones inanes y que solo existen en el papel. La nota 1 manifiesta esta creencia en la magia. LLame a este problema, "Problema del Estado en España y ya tiene casi todo el camino recorrido. Sin negar los problemas que tiene cualquier estado y las muchas amenazas que se ciernen sobre todas las democracias parece mentira que no se entienda que si Estado tiene un problema en España, cuan enorme e insalvable es el problema de los que quieren crear un nuevo estado en España y en Europa. Y la facilidad con la que unas formulaciones vacias y ajenas a las fuerzas que operan en la realidad podrían resolver el Problema del Estado en España y hasta el problema palestino y del Estado de Israel. Y todos los problemas. Los que pretenden entender a un 45 por ciento, me temo que han decidido no entender al 55 por ciento. Unos reclaman libertad de presos, sin apoyos del "estado" al parecer, ni cobertura mediatica y otros son (palabra neutra donde las haya) "escuadras" que deberían quedarse en casa y aceptar que les digan cual es su problema y cual la solución. En fin, es tan mediocre y tan repetidos estos exorcismos que provoca una pereza infinita responder. Y por eso te felicito doblemente. Por la argumentación y por la paciencia.

        Responder

        Denunciar comentario

        3

        6

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.