x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

Estábamos cogiendo fuerza, no nos dividamos

Begoña Marugán
Publicada el 18/09/2018 a las 06:00 Actualizada el 17/09/2018 a las 20:46
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Estábamos cogiendo mucha fuerza. Se nos empezaba a ver y a oír. “Ahora que se nos oye. Ahora que se nos ve”, decían las argentinas para demandar su derecho al aborto. Aparentemente a las feministas se nos empezaba a tener en cuenta. El Ejecutivo era un ejemplo, pero la calle no lo era menos porque las feministas de todas las tendencias habíamos aparcado las diferencias y luchábamos juntas en todo aquello que nos unía. Tras un 8 de marzo en el que la movilización española ocupó las portadas de los principales diarios, el empoderamiento de las mujeres marchaba. De seguir así, ¿qué sería el próximo 8 de marzo?

Sin embargo, la cuestión es que no sigue y entre otras razones no sigue porque volvemos a estar divididas. Hemos vuelto a revivir en carnes propias la vieja polémica que dividió al movimiento feminista en las Jornadas Feministas contra la Violencia Machista en 1988 y que nunca se acaba ante un imposible diálogo. Ya estamos otra vez descosiendo las costuras que el trabajo, la serenidad y el respeto entre todas habíamos cosido y que nos han llevado a vivir una huelga feminista en la que nos recordaremos con una inmensa alegría llena de lágrimas en los ojos.

Con esto no quiero huir del debate sobre la prostitución, todo lo contrario, pero se hace necesario hacerlo desde la serenidad y la calma porque este problema viene de muy lejos y tiene miles de aristas, además de estar sustentado en el patriarcado. Para ello precisamos cambiar las preguntas. Seguir planteando la cuestión como un combate de boxeo no sólo no resuelve el problema y poco o nada ayuda a las mujeres que ejercen la prostitución, sino que nos debilita a todas las mujeres. La cuestión no es preguntar si se es abolicionista o regulacionista, sino si estamos dispuestas a trabajar con las prostitutas para mejorar sus condiciones de vida. Y si es así, ¿cómo lo hacemos?

Si cambiamos la pregunta y nos escuchamos todas quizá podamos empezar a obtener alguna respuesta que nos ayude a todas a superar la explotación, la dominación y la discriminación que padecemos las mujeres de modo que vayamos acabando con el patriarcado. ¿Empezamos a imitar a Silvia Federici que nos cuenta que cuando está conversando con una mujer prefiere no preguntarle qué tipo de explotación ha tenido que tolerar, sino hablar sobre cómo luchamos juntas para ampliar posibilidades?
_______

Begoña Marugán Pintos es socióloga, profesora de la Universidad Carlos III y coautora de 'Feminismos: una mirada desde la sociología'
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

2 Comentarios
  • Orlinda Orlinda 18/09/18 16:44

    Por supuesto que no quieres rehuir el debate de la prostitución, estás apoyando la prostitución legalizada de forma nada velada recurriendo a Silvia Federici. Por qué será que nunca os da por nombrar a mujeres como, por ejemplo, Catharine MacKinnon, un referente en el feminismo a la par que desconocida por la mayoría. 
    Cómo es eso de que no se avanza en el feminismo, a qué llamas tu avanzar, en qué sentido, para qué, con un feminismo individualista en el que tanto da y es del mismo valor lo que diga a haga cualquiera, sin politizar las causas de lo que sucede. Y eso para colmo desde la supuesta izquierda. Cómo luchar contra la explotación si las propias mujeres feministas liberales dais armas legales a los explotadores para actuar y argumentos para atacar a las feministas que nos negamos a aceptar que una mujer sea un cuerpo con el que mercadear. 
    Y cuidado, que ni yo ni ninguna feminista estigmatizamos a la mujer prostituida, desde el plano personal casi todo es entendible y se comprende pero eso no significa aceptación del hecho mismo de la prostitución.

    Respuesta feminista a Silvia Federici:

    https://tribunafeminista.elplural.com/2018/09/me-cuesta-creerlo/

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • leandro leandro 18/09/18 21:05

      Puede que no estigmatices a ese colectivo , que lo es , pero si les niegas la posibilidad de mejorar su vida les aislas más y eso les cierra el círculo social . Que la trata del cuerpo como negocio debería desaparecer me parece acertado y normalmente eso se logra ofreciendo alternativa y facilidades . Si estuviese regulada esa actividad la gente que está ahora no estaría desamparada y criminalizada , y no hablo de proxenetas . Esa es la realidad . El sindicato puede ser una alternativa a lo que hay .

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.