x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

25 años después de Oslo: momento para la sinceridad sobre Israel y Palestina

Lola Bañón Castellón
Publicada el 13/09/2018 a las 06:00 Actualizada el 12/09/2018 a las 20:48
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Tal vez sea el momento de decir más claramente que nunca que no hay posibilidad ya para dos Estados. En los discursos oficiales sobre Israel y Palestina, la posición de la comunidad internacional vive instalada en la repetición de la solución binacional como un mantra. A pesar de que saben bien que hace mucho que no se avanza en esa dirección.

Hoy, pasados 25 años de aquella ilusión que supusieron los Acuerdos de Oslo y después de miles de muertos, no tiene sentido alimentar la impostura: los asentamientos se han comido buena parte de lo que debería haber sido el estado palestino; los 200.000 colonos israelíes se han convertido hoy en 800.000. No hay dónde construir una soberanía palestina. Tristemente, Oslo contribuyó a perpetuar la ocupación.

Hay algo inquietante siempre en los momentos en que se prepara una negociación de paz tras un conflicto:  el ejercicio del periodismo enseña a que casi siempre estamos ante una narrativa fantástica que realmente encubre una operación desigual en la que una parte prácticamente acaba en genuflexión y sonríe forzada en la sesión fotográfica. Ocurrió en Washington aquel 13 de septiembre de 1993. Pero en fin, es humano aspirar a la paz e incluso algunos hombres duros justo por haber vivido los horrores de la guerra entienden que siempre vale la pena parar el derramamiento de sangre: Rabin y Arafat podrán haber sido juzgados como personas controvertidas, pero en su escepticismo interno decidieron dar un paso aun en contra de su propia gente e intentar una oportunidad histórica.

Viajé a Palestina por primera vez poco después de la firma y como periodista vi rápidamente cómo el discurso buenista de los medios occidentales proclamando el fin del conflicto se diluía ante la realidad como el azúcar del té que me tomaba con la familia del taxista con el que trabajaba en Ramallah. La gente no festejaba nada y sí en cambio se respiraba el advenimiento del desastre. En la otra parte, en Tel Aviv, tampoco había entusiasmo. Mi editor de la época esperaba de mí noticias de la gloria y se encontró con la crónica de la muerte anunciada. En Europa, en cambio, pocos se enteraban; patéticamente parecía que el amor estaba en el aire.

Veinticinco años después hablo con Ahmed Soboh en una tarde lluviosa de un otoño que no quiere llegar. Es quien me presentó a Yasser Arafat , uno de sus hombres de máxima confianza, exministro y diplomático, hoy director de la Fundación Arafat en Ramallah. Conversamos con la perspectiva histórica del tiempo pasado desde que se firmaran aquellos acuerdos negociados en secreto en Oslo y firmados en Washington en olor de multitud. Los palestinos llegaron a aquel momento en una situación muy difícil: “Hay que juzgar el contexto –dice Soboh–; la URSS estaba desarticulada, una guerra del Golfo en la que nos acusaron de ir con Sadam cuando nunca hicimos la guerra con él… Las potencias nos hicieron culpables”.

En verdad la situación de la causa palestina era muy complicada en aquel tiempo. Las ayudas que recibía Palestina de los países árabes de la zona se recortaron drásticamente y muchas instituciones palestinas hubieron de cerrar por falta de financiación.

Oslo representó en principio el establecimiento de una autonomía limitada en las áreas de la Palestina ocupada tras la guerra del 67. El plan proponía un periodo de cinco años en el que la Autoridad Palestina iría reemplazando gradualmente a los israelíes en determinadas áreas. Pero en aquella mesa noruega no se tocaron los puntos clave de la cuestión, que eran los asentamientos, la situación de los refugiados palestinos ni Jerusalén. Se estipuló que estos asuntos se irían tratando paulatinamente. Soboh explica que “la idea principal era crear confianza mutua y encarar lo difícil más tarde, con buena voluntad y buena fe”.

Rabin y Arafat nunca se quisieron. Eran muy diferentes; el primero introvertido y el segundo carismático y sonriente eterno. Pero en ese momento histórico confluyeron en ellos circunstancias muy similares: ambos hombres de armas habían vivido las guerras y por ello asumían que la solución no podía ser militar. Los dos sabían que vivían no solo en medio de mucha historia sino rodeados de muchas versiones de esa historia y muy poco territorio. Y los dos aceptaron que tras la cortina de un premio Nobel, compartido con Peres, les cayera una catarata de desprestigio entre los suyos.

El asesinato de Rabin a manos de un judío, dos años después de la firma, causó una extraordinaria conmoción. Rabin, el hombre que había conseguido con la victoria del 67 la máxima expansión territorial de Israel con la anexión de los Altos del Golán, el Sinaí, Gaza, Cisjordania y el sector oriental de Jerusalén fue considerado por muchos como un traidor. Su asesino, que cumple aún hoy cadena perpetua, recibió cartas de amor.

Soboh cuenta que cuando informaron a Arafat de la muerte de Rabín supo que el tiempo de los acuerdos había acabado. Arafat pidió asistir al funeral pero Shimon Peres dijo que no y el rais palestino envió una delegación encabezada por quien es hoy presidente, Mahmud Abbas. Arafat acudió de noche a dar el pésame a Leah, la viuda. “Y ella –dice Soboh– escribió que Arafat le pareció más sincero que muchos de los israelíes que acudieron a velarle pero que no movieron un dedo cuando sufrió una dura campaña de acoso por los acuerdos.

El tiempo pasó y los dirigentes israelíes posteriores no se sintieron vinculados con los compromisos de Rabin y la expansión de los asentamientos y las continuas detenciones de palestinos fueron diluyendo esperanzas y expectativas. Una oleada de atentados contra ciudades israelíes, asesinatos llamados selectivos contra líderes por parte de Israel, un Estados Unidos claramente decantado y una intifada con miles de muertos fueron el epílogo del intento nórdico.

Ahora, Rabin, Arafat y Peres, por este orden, están muertos. 25 años después, Oslo es un cadáver reconocido, pero del que nadie quiere firmar el acta de defunción. También hace unos días ha desaparecido Uri Avnery, el padre del pacifismo israelí, y Donald Trump ha retirado la embajada palestina de Washington y ha cortado la ayuda a UNRWA, la Agencia de Naciones Unidas para los refugiados palestinos víctimas de una desposesión no solventada en décadas.

No habrá festejos 25 años después por razones obvias. Pero solo se equivoca quien actúa y, aunque Oslo fue el fracaso de un intento, ha sido también un experimento que ha arrojado de forma bien clara el diagnóstico de lo que no hay que volver a hacer.

Sin justicia no habrá paz y sin reconocimiento del otro –y ese otro son los palestinos– no se podrá edificar ningún futuro para ninguno de los dos pueblos. En estos momentos tal vez sea una utopía estúpida; pero después de lo que ha hecho Estados Unidos, la Europa arterioesclerosada debería empezar a poner la mesa para imaginar una negociación. Alguien debe quitar de una vez el mantel del apartheid que se vive en Palestina e invitar a sentarse a aquellos que sí, y de verdad, están dispuestos a iniciar otro ciclo de esperanza. Todo menos aceptar que la política se quede helada para siempre en este triste aniversario nórdico.
_____________

Lola Bañón Castellón es periodista y profesora de Periodismo en la Facultad de Filología y Comunicación de la Universidad de Valencia.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

6 Comentarios
  • senenoa senenoa 14/09/18 14:52

    Los acuerdos de Oslo fueron, opino, algo realmente memorable. Otra cosa es que los dirigentes sionistas de entonces, y los dirigentes y poderes fácticos de EEUU, se los creyeran; nunca lo hicieron y siguieron, hasta hoy, masacrando al pueblo palestino y expoliando sus territorios... con la indiferencia de la ONU y de la inmensa mayoría del mundo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • MASEGOSO MASEGOSO 14/09/18 10:44

    Leído un art. que no es la primera vez que comento y, en todos los comentarios que sobre este tema leo, la conclusión es siempre la misma.

    No se ha avanzado nada y cuanto se ha escrito es tinta para manchar folios.

    Había una necesidad d reparación para el pueblo judío que las potencias vencedoras de la IIGM entendieron algo tarde y sufrieron el terrorismo sionista en suelo palestino hasta llegar a la conformidad de la ocupación por parte israelí de un territorio libre y soberano.

    No he podido encontrar ningún testimonio de que Palestina accediera libremente a esta ocupación (al menos en castellano) y, sin embargo, si he podido constatar la ocupación por parte israelí de territorios que no entraban en el tratado que británicos y franceses se dieron mucha prisa en redactar para permitir la ocupación de un territorio no beligerante en la II GM.

    Los acuerdos de Oslo se sabían papel mojado antes de levantarse de la negociación y un buen ejemplo de ello lo tenemos en el asesinato de Rabin y el posible envenenamiento de Arafat. La ocasión donde el acercamiento de las partes parecía tener un final más equilibrado.

    ¿Cuántos judíos estadounidense se han trasladado Palestina para habitar el estado de Israel (dentro de sus limites y tierras arrebatadas a sangre y fuego)?

    Esa es la pregunta que nos tenemos que hacer y la respuesta, espero, sea más que conocida. intereses capitalistas y de ocupación soterrada de EE.UU. en Oriente Medio. Cerca del petróleo.

    Así pues, Irreli, Platanito y Excomulgado nadie nunca reconocerá a Palestina como país por la sencilla razón de estar fagocitado por el poder económico estadounidense en manos israelitas.

    Un cordial saludo a los tres.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • irreligionproletaria irreligionproletaria 13/09/18 13:37

    Extraordinario artículo; singular. Gracias Sra Bañón.

    "Alguien debe quitar de una vez, el mantel de apartheid que se vive en Palestina e invitar a sentarse a aquellos que si, y de verdad, están dispuestos a iniciar otro ciclo de esperanza"

    Comparto su deseo y mis esperanzas tienen esas formas. Pero, usted misma refiere que los 25 años de Oslo, están pasando sin romperlo ni mancharlo... estamos muy lejos de aquellas esperanzas... el devenir es precisamente, en sentido contrario.

    Tengo presente el mapa del territorio. República Árabe Siria/CentCom: Control del 'Gran Oriente Medio' 'The Red Zone'

    "...La estrategia Rumsfeld-Cebrowski y las reactivadas ambiciones de israelíes, franceses, británicos y turcos. La lógica de esos intereses podría acabar desplazando la guerra, en vez de ponerle fín." 'Salir de la guerra contra Siria' por Thierry Meyssan, voltairenet.org.

    I) Según WSJ, EEUU ve la guerra mundial como opción en Siria.
    ii) Alemania se prepara para atacar Siria.
    iii) De qué manera la administración de la ONU organiza la guerra
    iv) ¿Quien quiere reactivar la guerra en Siria?
    v) Parámetros y principios de la asistencia de la ONU en Siria ..y,
    vi) Irak en la encrucijada.

    Disculpe la extensión, no seguiré. Ambas conocemos la realidad Palestina...sóla, no diré inviable -todo es susceptible de cambio- pero hoy, irrealizable.

    Hay que cambiar el fusil de hombro y rodear diplomáticamente, para encontrar algo mejor. Las cesiones, imprescindibles...hay que conseguir que la 'otra parte' en posesión del territorio y con Trump instalando su embajada en Jerusalén, ofrezca soberanía, ceda en proporcion equivalente, y evitar la ampliación del conflicto.

    Cordiales saludos,

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    2

    • irreligionproletaria irreligionproletaria 13/09/18 13:47

      PD. He deslizado un "...ambas conocemos la realidad palestina..." Disculpas, humildemente, mi comocimiento al respecto se fundamenta en mucho interés y, recopilación de toda información de las partes del conflicto, a que puedo acceder.

      Recojo con verdadera fruición, todo acontecimiento surgido desde 1967, en territorio palestino y sus alrededores.

      Conocimiento informativo es la base de los pensamientos, que me he atrevido a exponer.

      Salu2.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

  • Excomulgado Excomulgado 13/09/18 13:23

    El genocido al que los palestinos son sometidos por los israelíes es similar al que los alemanes sometieron a los israelíes, pero don dinero viviente en los bancos judios de USA decidió hace muchos años exterminar a los palestinos, y lo están consiguiendo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • platanito platanito 13/09/18 08:24

    Presiento que el sionismo está tan fuertemente arraigado en la UE como en el otro lado del Atlántico y que la depredación no va a terminar. Ya solo les queda empezar a demoler el muro pues pronto no quedará nada que separar y algún florentino se habrá hecho millonario dos veces. Montándolo y desmontándolo. Como el castor del delta.
    El uno asesinado por un hortodoxo y el otro envenenado por algún infiltrado en sus fogones.
    ¿Habré soñado que el reino de España quiere reconocer al estado Palestino? Si como dice José Hierro "no queda nada de lo que fue nada" me temo que sea trabajo perdido.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.