x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

La educación: ¿chivo expiatorio, receta mágica o política estratégica?

Estella Acosta Pérez
LA AUTORA
Publicada el 24/09/2018 a las 06:00 Actualizada el 23/09/2018 a las 16:44
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Temas tras tema, artículo tras artículo, tertulia tras tertulia, siempre presente la educación como problema, alternativa, solución mágica o culpable de todos los males. Es recurrente entre el periodismo, en los debates, en la política, se hable o se escriba del tema que sea, la educación cumple una función. No siempre relevante, no siempre con acierto, pero ahí está. Desgraciadamente, casi siempre, utilizada sin un auténtico conocimiento del tema. Últimamente, desde perfiles profesionales de otras ramas como la economía, las tecnologías o el derecho, reiteradamente desde la sociología (no necesariamente de la sociología de la educación), por supuesto desde la política, se sentencian influencias o alternativas para la educación. Se rebela como uno de esos campos sobre el que todo el mundo tiene algo que decir, sabe lo que hay hacer o critica los errores.

Por una parte, existe una cierta lógica por su papel en el desarrollo humano, para que una gran mayoría piense que debe opinar al respecto. Pero se transforma en reproducción de prejuicios, preconceptos y generalidades en la medida en que se parte de una experiencia personal o familiar concreta que se eleva a categoría universal. Sería deseable que la formación de la ciudadanía permitiera opinar de forma menos subjetiva. Este verano, una abuela (sin estudios ni experiencia política) discutió conmigo en base a su propia experiencia con su nieto de 3 años, como fuente de veracidad absoluta contra cualquier argumento que pudiera esgrimir. En los últimos tiempos, a partir de la tormenta perfecta creada por los avatares que generan las nuevas tecnologías, desde los más variados análisis se llega a conclusiones sobre los cambios necesarios en la educación.

Es habitual que ante cualquier déficit social o cultural se indique que hay que incluir el tema en la enseñanza, a veces sin considerar que para algunas cuestiones (la educación emocional, el respeto a normas de convivencia, etc.) el peso de la familia es mucho mayor, y para otras (como los valores) la influencia de los medios de comunicación como la televisión o internet es mayor que lo que se puede hacer desde la escuela, sobre todo en la adolescencia.[i] Incluso no se diferencia la edad del alumnado, cuando es un factor predominante en ciertas conductas. ¿Hay problemas de accidentes de tráfico? Educación vial en la escuela. ¿Hay que concienciar sobre la protección del medio ambiente? Agregar contenidos en la enseñanza. ¿Persiste la violencia machista? Responsabilicemos a los centros. ¿Se debe fomentar el cuidado de los animales? Más dedicación en la enseñanza. ¿Existen embarazos de adolescentes? Educación sexual en el sistema educativo. Claro, todo sin reducir los contenidos curriculares de lengua, matemática, historia, geografía, ciencias, etc. Y por supuesto, no debe desaparecer ni la educación física ni la artística, hay que reforzar la enseñanza de idiomas y aumentar de forma considerable la presencia de la informática y las tecnologías digitales.

Ahora la preocupación por el futuro del empleo o el desempleo, los cambios en el trabajo producto de la digitalización o la inteligencia artificial acaban siempre con la misma recomendación: reformar la enseñanza.[ii] Unas propuestas incluyen contenidos concretos sobre informática, programación, nuevas tecnologías desde la infancia. A veces sin medir las capacidades propias de la evolución de la inteligencia[iii] o la personalidad en las diferentes etapas, ni las opciones de aprendizaje, ni las metodologías de enseñanza. Otras, sin entender las dimensiones temporales, los ciclos, las secuencias, o la imprescindible formación del profesorado. En algunos casos empiezan a coincidir con nuestras “viejas” alternativas de aprendizajes cooperativos, metodologías innovadoras de experimentación, investigación, abandono del verbalismo y la memorización, enseñanza activas y participativas para el desarrollo del pensamiento y la creatividad.

Todo ello puede atenderse en un sistema educativo en la medida en que se abandone la concepción tradicional enciclopédica. Porque no se trata de transmitir información y más contenidos conceptuales tradicionales, sino de modificar todo el sentido, los fines y los principios educativos. Por supuesto que hay que incluir todo los temas mencionados, pero con dos advertencias: no son asignaturas ni contenidos tradicionales y no será eficaz sin la complicidad, la colaboración del resto de instituciones sociales responsables de la educación de las generaciones jóvenes: la familia, las políticas sociales, los medios de comunicación, el mundo de la cultura.

Todo puede reformarse pero jamás tendrá ningún efecto transformador sin la activa participación y el compromiso de los profesionales de la enseñanza. Los sistemas educativos no se cambian sin el concurso de quienes tienen que hacer esos cambios. Ése es el error de tantas políticas públicas con buenas o malas intenciones. Los sistemas educativos no cambian rápidamente, ni de forma generalizada, necesitan planes de transición, acompasados con la formación y la voluntad de sus agentes intervinientes (la administración, las familias y el profesorado). Los sistemas educativos no se cambian con una ley, aunque sea necesaria. No se cambian redactando circulares, implican un gran esfuerzo de mucha gente, necesitan recursos adecuados y suficientes, planes concretos priorizando acciones. A veces, las resistencias al cambio son poderosas, aunque se demuestre científicamente un cambio importante, no sólo el profesorado sino las familias, la prensa o la sociedad no aceptan las nuevas modificaciones.[iv]

Hay cambios que pueden implementarse o acoplarse sin modificaciones importantes de la estructura básica del sistema, como se hizo con la LOE sobre la LOGSE respecto de la etapas obligatorias. La LOMCE introduce un cambio significativo sin tocar los cursos: la segregación del alumnado por itinerarios hacia el bachillerato o la formación profesional y otro más profundo con la FP Básica sustituyendo a los Programas de Cualificación Profesional Inicial. No obstante, desde 1991 se mantiene la edad para la enseñanza obligatoria y los ciclos formativos de grado medio y superior de la FP. Los cambios curriculares, sobre todo si se modifican las horas de dedicación, afectan de forma directa a las plantillas docentes, un hecho que muchas propuestas no consideran. Otros, puede que ni siquiera puedan tocarse porque se relacionan con equivalencias para el reconocimiento europeo de las titulaciones.

Hemos limitado los ejemplos porque no se trata de dar lecciones, sino de demostrar que cuando se hacen propuestas sobre lo que tiene que asumir el sistema educativo o sobre los cambios de modelo, es necesario contextualizar partiendo de la realidad existente (como en cualquier alternativa a cualquier cambio institucional), visualizar transiciones para unas instituciones ciertamente arcaicas, burocráticas en muchos aspectos, que cumplen unas funciones sociales establecidas desde hace siglos. Otra cuestión sería si las propuestas encajan en las actuales estructuras, sin modificaciones sustanciales, aunque es incuestionable que deberán contar con sus profesionales y seleccionar prioridades, ejes principales de actuación.

Existen otros mantras –en esta oleada de advertencias sobre la digitalización– que plantean medidas que como mínimo no son viables o distorsionan las interrelaciones. Se comprende la urgencia y la importancia de esas nuevas enseñanzas, pero no es admisible que la enseñanza sea el chivo expiatorio de lo que deben resolver otras instancias en lo inmediato. Si lo urgente es evitar las exclusiones de trabajadores y trabajadoras que no disponen de la cualificación en nuevas tecnologías digitales, las inversiones deben dirigirse a la formación continua, a la recualificación, al aprovechamiento de la cualificación profesional de que disponen orientando la adquisición de competencias para los nuevos retos. Si la preocupación fuera el empleo de la gente joven, nos encontramos con una situación real de subempleo o de emigración por falta de oportunidades, de las personas con mayor cualificación. Si las empresas no ofrecen salarios que reconozcan la cualificación inicial, si no invierten en la adaptación a los puestos de trabajo y facilitan la promoción o el desarrollo profesional, es indudable que no se puede invertir recursos públicos para que mantengan bajos salarios o no inviertan en tecnologías.

En el caso de la formación profesional, etapa no obligatoria a partir de los 16 años, se podrían desarrollar bastantes modificaciones, actualizaciones, formación del profesorado, diseños de titulaciones, etc. Sin tocar aspectos estructurales, disponemos del marco legal que permite todos esos cambios necesarios y urgentes. Implica que funcione el diálogo social, se participe en la toma de decisiones, se aumenten las inversiones, se consolide la colaboración desinteresada de las empresas evitando fraudes en las prácticas, sobre todo en la dual. Es factible un aumento de la oferta de FP y la promoción de su prestigio, pero no se puede recortar los estudios para satisfacer unas demandas inmediatas, no es ése el sentido del sistema educativo ni la función social de las enseñanzas. Porque volvemos al mismo principio: la educación no puede satisfacer demandas inmediatas de las empresas ni del mercado de trabajo, debe programarse con rentabilidad social estratégica, para el conjunto del sistema productivo y educativo, atendiendo a las necesidades de la ciudadanía, de los territorios, del futuro de la sociedad.

Para superar el desempleo es necesario acertar con las políticas activas en general, con la formación pertinente, en contenidos y en metodologías. Porque si no se modifican los procesos de enseñanza-aprendizaje no formales, mientras se mantengan con modelos tradicionales, academicistas, directivos, pasivos, esas enseñanzas seguirán siendo poco efectivas para la inserción profesional. Además, la mayoría de las personas en desempleo de larga duración, por ejemplo, necesitan realizar experiencias de aprendizaje que les permitan superar diferentes dificultades, adquirir otras capacidades, que no se limitan a acumular información o manejar las herramientas informáticas de forma mecánica.

¿Hay que reformar el sistema educativo? Por supuesto, pero no necesariamente para satisfacer sólo demandas de mano de obra, porque el sistema educativo cumple una función mucho más amplia, desde lo individual y desde lo colectivo, desde el desarrollo integral hasta los valores democráticos, para la vida, para la comunidad y para el trabajo. Es una institución que funciona a largo plazo, desde la infancia hasta la vida adulta, atendiendo de generación en generación a conocimientos científicos, tecnológicos, artísticos, filosóficos, históricos, culturales, etc. Debe incluir el mundo del trabajo, en sentido amplio en la enseñanza obligatoria y sin excesivas especializaciones en la formación profesional porque se quedan obsoletas en poco tiempo[v]. Otras cuestiones muy diferentes habría que plantear si atendemos a la universidad, aunque vale también aquello de no especializar muy pronto; porque una formación más amplia y más sólida, científica y contextualizada, permite mayores cotas de empleabilidad y mayores opciones de reciclaje continuado.

Sin otras pretensiones, estas reflexiones aspiran a contribuir al debate, a llamar la atención sobre unas realidades que varias personalidades han catalogado como de las más complejas y dinámicas de las sociedades contemporáneas. La complejidad y el dinamismo de una práctica social institucional que tiene una historia, diversidad de protagonistas, un entramado social y cultural, y un paradigma ciertamente anticuado que necesita cambiar con la participación más democrática posible, para ponerla al servicio de un sistema público de educación y formación. Tal vez, incluso en el resto de Europa, debería rescatarse el Informe Delors, que ante la ola de neoliberalismo ha pasado a ser un documento muy valioso [vi].
 
[i] Giroux, H (2001): Cultura, política y práctica educativa. Grào. Barcelona.
[ii] Acosta Pérez, E (2018): El trabajo, la educación y la formación: contradicciones y dilemas sobre el cambio de modelo http://www.relats.org/documentos/ET.AcostaPerez2018.pdf
[iii] J.Piaget relacionaba la posibilidad de abstracción con el desarrollo de la mielinización cerebral, ahora se estudia el desarrollo tardío de la parte del cerebro que coordina las funciones cognitivas más complejas (hacia los 20 años)
[iv] No es necesario ni positivo enseñar a leer y escribir antes de los 6 años, aunque se pueden aprender muchas habilidades y conocimientos que lo facilitan, pero la presión social (y docente) hace que se enseñe de forma temprana en España. Aunque no haya madurez psicomotriz ni de comprensión.
[v] ¿Alguien puede decir qué empleos habrá dentro de 5 o 6 años? Y ¿dentro de 10? ¿habrá empleo en España o hay que pensar en sentido global? http://pasosalaizquierda.com/?p=3955
[vi] Delors, J (1993): La educación encierra un tesoro. UNESCO. París. Disponible en internet

______________
Estella Acosta Pérez es orientadora y profesora asociada de la UAM jubilada
Más contenidos sobre este tema
Etiquetas




Hazte socio de infolibre

17 Comentarios
  • eldeantes eldeantes 25/09/18 00:10

    El mismo sistema educativo, produce resultados muy mejorables en algunas comunidades autónomas y excelentes ( al nivel de Noruega o Japón) en Castilla y León y en La Rioja , si no recuerdo mal.
    Algo muy diferente estarán haciendo allí, para obtener estos resultados, o ¿ Es casualidad?. Y el sistema educativo es el mismo, creo.
    ¿ No sería un buen comienzo analizar (y copiar) a la gente que obtiene mejores resultados ?
    Decía José Antonio Marina, ( Filósofo y profesor ) que con no muchas modificaciones, se podría convertir nuestro sistema educativo en un sistema de alta eficiencia. ¿ No estaría bien escuchar más a nuestros intelectuales y menos a los políticos?
    Porque estar oyendo a los políticos tirarse a la cabeza la religión, la segregación, las reválidas...etc, como si esas fueran las claves de la solución, pues da bastante pena.

    Por otra parte siempre hablamos de enseñanza, y muy pocas veces de aprendizaje. Yo particularmente prefiero centrarme en lo segundo, que es donde está una de las claves, pues la responsabilidad principal de aprender recae en el propio alumno. Supone una actitud activa del que intenta aprender. Una motivación que en gran medida ha de venir desde su entorno familiar y en parte también del equipo docente (ilusionando, motivando, seduciendo...) y es que sólo se aprende cuando se quiere y sólo se aprende en profundidad lo que se ama.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    3

    • M.T M.T 25/09/18 05:07

      Aplaudo con gusto y ganas, de principio a fin, su comentario por las certezas que expone y que comparto. Así lo veo y me parece cargado de razón.
      Cordiales saludos.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      2

      • eldeantes eldeantes 25/09/18 10:35

        Muchas gracias M.T, pero ya lo decía usted en su comentario, la importancia de la familia y del entorno, de las actitudes en casa que se transmiten e imitan, del valor del esfuerzo, de la lectura... sin eso, poco que hacer.
        Muy amable y me alegra coincidir con sus criterios.
        Saludos cordiales M.T

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        2

  • Ayla Ayla 24/09/18 19:28

    Siguen enseñando al alumnado de la misma forma que estudié yo, se aburren.
    Hoy sería fácil, según edades, proponer un tema y que busquen Información en Internet y luego sepan defenderla (no vale copy/paste). Es algo más atractivo para ellos.
    Para la gramática, lectura, aunque sean comics, por algo hay que engancharlos y si cogen el hábito, con el tiempo, podrán leer clásicos.
    Pero sobre todo, habría que enseñarles pensamiento crítico (horror, lo que he dicho), saber analizar, ver pros y contras, pero claro eso no es "productivo".
    Cuanto más se les enseñe a razonar y a ser críticos, menos les engañarán y, si tienen que aceptar pulpo, por lo menos serán conscientes y podrán actuar para intentar cambiarlo.
    Pero eso no interesa.
    Y sobre todo, contar con los profesionales que son los que tendrán que aplicarlo y conocen, y dotar de los medios necesarios. Una clase de 30 niños no permite muchas alaracas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Grever Grever 24/09/18 12:39

    Apunta la autora en los primeros párrafos, me alegro de ello, las diferencias que podrían establecerse entre Educación y Enseñanza y me gustaría mantuviese esa diferencia en los párrafos siguientes en los que apunta directamente a la enseñanza en tanto que sistema reglado de transmisión de saberes. No estaría mal que los responsables de la enseñanza, instrucción me gusta más, tuviesen clara esa diferencia y así se transmitiese a la ciudadanía para evitar enmascaramientos, protagonismos y desentendimientos de tantos (familias, medios de comunicación, docentes, políticos...)
    Echo en falta al menos una alusión a la, a mi juicio, tremenda influencia del negocio editorial de los libros de texto en la configuración de la enseñanza reglada en los años que llevamos de democracia.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Atea Atea 24/09/18 09:42

    Para empezar a llevar a cabo todas estas reformas necesarias, lo primero es aumentar el presupuesto educativo. Eliminar los conciertos y las ayudas a los centros que segregan por sexos sería una maner de empezar. En cuanto a educación vial, ambiental, sexual o la inclusión, podría empezar a impartirse en las horas dedicadas a religión o ética, horas desperdiciadas que no están sirviendo de nada.
    La reforma de la Lomce está pendiente pero mientras llega (si llega), hay cosas que podrían hacerse.
    También recuerdo que la mejor manera de evitar las faltas de ortografía no son los dictados ni los copiados sino la lectura. Menos trabajos a ordenador (no digo que no sean necesarios ) y más lecturas obligadas. Un libro al mes y la ortografía mejora milagrosamente.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 24/09/18 07:44

    Articulo muy interesante.
    Un detalle que me parece importante, leo: ¿Existen embarazos de adolescentes? Educación sexual en el sistema educativo.
    Sî que creo que debe haber Educación sexual en el colegio. En Francia esta Educación sexual se da dentro de la asignatura "Sciences, Vie et Terre" que traduciría en "Ciencia, Vida y Naturaleza".

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 24/09/18 06:11

    Ahora no tengo tiempo para leer el articulo.
    A veces pienso en un proyecto educativo dedicado a la comunidad gitana. Los gitanos no están enmarcados en un cuadro autonómico protector y serîa muy útil un proyecto educativo que tenga en cuenta su problemática especifica. Evidentemente habría una introducción al idioma romaní y a la historia del pueblo gitano pero también considero que otros aspectos serían tan importantes, por ejemplo el deporte considerando la relación de los géneros. Un aspecto absolutamente fundamental es que esta oferta escolar estaría abierta no sôlo a niños y jóvenes gitanos sino también a los payos.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 24/09/18 06:11

    Ahora no tengo tiempo para leer el articulo.
    A veces pienso en un proyecto educativo dedicado a la comunidad gitana. Los gitanos no están enmarcados en un cuadro autonómico protector y serîa muy útil un proyecto educativo que tenga en cuenta su problemática especifica. Evidentemente habría una introducción al idioma romaní y a la historia del pueblo gitano pero también considero que otros aspectos serían tan importantes, por ejemplo el deporte considerando la relación de los géneros. Un aspecto absolutamente fundamental es que esta oferta escolar estaría abierta no sôlo a niños y jóvenes gitanos sino también a los payos.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • frida56 frida56 24/09/18 00:41

    Muy interesante su artículo! Pocas veces leo análisis que vayan al fondo (sin olvidar la superficie) del tema educativo y casi nunca se plantea como algo que va más allá de un país (ahora que en España todo se empieza a reducir “al patio de mi casa”).Comparto sus puntos de vista prácticamente,aunque creo que los llamados,a veces,peyorativamente,”métodos tradicionales”,no son descartables,antes bien,compatibles,según edad,nivel que se esté impartiendo,etc,con otros que,en muchas ocasiones se venden como novedosos y no lo son tanto. Entiendo que la metodología debe ser flexible porque son muchos los factores que intervienen en el aprendizaje.En cuanto a la participación democrática,sí,bien,pero priorizando a los profesionales en los diseños de las estrategias,porque si no estamos en lo de siempre: todos le dicen al profesor lo que tiene que hacer,todos los que jamás se han puesto delante de una clase y no saben explicar ni la dirección de su casa...que de esos está este país lleno.


    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 7 Respuestas

    0

    2

    • ESTELLA ESTELLA 24/09/18 07:53

      Estoy de acuerdo con casi todos los comentarios, me gustaría aclarar algunas ideas, espero unos días para agrupar temas y volveré a escribir para responder o aclarar. Espero que a Infolibre le interese. Sólo dos puntos por ahora: métodos tradicionales significa memorización, repetición mecánica, verbalismo, que no sirve para adquirir herramientas intelectuales, para acumular información tenemos los ordenadores. Hay que aprender a pensar, formar para el análisis y la síntesis,resolución de problemas. Y que se plantee métodos innovadores no tienen por qué ser "novedosos"(esto da para mucha explicación) La participación democrática es otra cuestión sobre la que hay que profundizar y definir ámbitos pertinentes o aspectos donde se participa y quiénes, nunca es todo el mundo en todo. También se puede desarrollar con criterios definidos. Espero explicar más en otro artículo. Gracias por los comentarios

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      1

      0

      • frida56 frida56 24/09/18 16:25

        Le agradezco,Estella,las puntualizaciones (que no comparto del todo),pero cómo va a escribir en otra ocasión pormenorizando estos temas,esperaré a que lo haga porque tengo verdadero interés. Solo una cuestión: es bueno para el funcionamiento del cerebro memorizar ( no necesariamente la lista de los reyes godos); sin datos no podemos procesar ni elaborar pensamientos,lo mismo que hace un ordenador. No estoy en contra de la robótica,pero no creo que debamos perder capacidades,aunque las máquinas hagan lo mismo y lo hagan mejor,si es el caso.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        1

    • M.T M.T 24/09/18 07:06

      Muy buen comentario, Frida, que comparto. Añado, desde mi experiencia y observación la importancia de la familia y entorno, el valor de la educación, la cultura, el esfuerzo que exige el proceso de enseñanza- aprendizaje, el estudio, la lectura, entre otros factores comienzan en casa y se requiere la presencia de los padres y no tanta pantalla o videoconsola como medio de entretenimiento. Claro que como camino hacia la robotización, puede que cualquier máquina supla y suplante al factor humano: universo que desconozco.
      Un saludo, Frida.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 4 Respuestas

      1

      2

      • frida56 frida56 24/09/18 16:09

        Completamente de acuerdo. Un saludo muy cordial,M.T

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        1

      • @tierry_precioso @tierry_precioso 24/09/18 07:24

        Maite, buenos días.
        Al leer tu comentario he recordado que grandes"jefes" de sociedades de internet en California han querido que sus hijos fueran a escuelas en las que no se utilizaban ordenadores. Parece que es muy importante saber escribir a mano. Digo eso, yo que sufría el demonio con mi muñeca doliéndome un mogollón cuando debía escribir un dictado. Esperaba que la profesora dijera "punto final" pero no paraba de decir "a la linea". Parecía que el dictado nunca iba a terminar!

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 2 Respuestas

        0

        2

        • frida56 frida56 24/09/18 16:31

          Siento anunciarle Tierry que hay estudios recientes que vuelven a valorar el dictado (no los interminables dictados) como método eficaz para interiorizar las reglas ortográficas;si bien,ahora se acompañaría de ejercicios de asociación,cosa más razonable. Un saludo.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          1

        • M.T M.T 24/09/18 08:02

          ¡ Cuánto siento, Tierry, que tuvieras que padecer esos dictados interminables! Yo también pertenecí a esa generación con dictados y copiar ¿ 500 veces? una palabra mal escrita...Ni ese método tan estricto ni el otro extremo del péndulo ¿ da igual la b o la v, la g o la j, la h o sin ella ? no sé qué opinarán los que se apelliden Hernández si ven su apellido sin h, o los García, si cambiamos la g por j. Es solo un decir.
          Cordiales saludos y que se atienda sin exclusión a todas las gentes y grupos, en raza y color.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          2

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.