x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

Ciudadanos, liberales de boquilla: privilegios antes que esfuerzo

Gaspar Llamazares
Publicada el 10/09/2018 a las 06:00 Actualizada el 09/09/2018 a las 13:30
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

La agitación y la polarización siguen presidiendo el modelo de oposición de las derechas al Gobierno de Pedro Sánchez. Lo hemos visto en relación a Cataluña y, más recientemente, con motivo del debate abierto con la exhumación del dictador.

También en política fiscal, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha anunciado que registrará en el Congreso una iniciativa para la supresión del Impuesto de Sucesiones en toda España, acabando así con la "injusticia y desigualdad" que a su juicio supone su actual aplicación, en manos de las comunidades autónomas. Todo ello frente al impuesto por excelencia que favorece una mayor igualdad de partida, que antepone el mérito y el esfuerzo frente a los privilegios de la herencia y la clase social.

Argumenta Rivera: "Queremos acabar con un sistema caótico e injusto" y poner fin a "situaciones surrealistas" que llevan a los ciudadanos a "tener que decidir dónde se mueren". Se supone que aquellos para los que sale a cuenta y además se lo pueden permitir.

La formación naranja calcula que el impacto económico de esta medida rondaría los 2.000 millones de euros, los que actualmente recaudan las CCAA, una cantidad que propone financiar con la supresión de duplicidades en la Administración. Un manido argumento que sirve a Ciudadanos para eludir hablar de los servicios públicos o las inversiones afectadas por la rebaja.

El anuncio no le ha gustado sin embargo a Manuel Conthe, uno de sus primeros mentores económicos. El ex director general del Tesoro y de la CNMV sostiene como tantos otros que el Impuesto de Sucesiones "puede contribuir a favorecer la igualdad de oportunidades" y cita para ello a "millonarios americanos que lo defienden".

En opinión de Conthe, "debería fijarse por contra un tipo mínimo en todas las CCAA para evitar la desfiscalización competitiva". Añade también que dicho impuesto debe contar con un "generoso mínimo exento". Esta había sido hasta ahora la línea del programa electoral de Cs que, aunque quería poner en marcha "una armonización fiscal para que en ninguna región española la clase media tenga que pagar impuestos de sucesiones", abogaba por reducir unos tipos impositivos que pueden llegar a más del 80%, por establecer una exenciones más amplias que las existentes actualmente para favorecer a las clases medias, pero también por la armonización del margen autonómico que ha llevado en algunas comunidades autónomas "a desfiscalizar de forma casi absoluta herencias de miles de millones de euros".

En este mismo sentido, Ignacio Aguado, candidato de la formación a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, aseguraba en la campaña de 2015 que en su programa electoral se estaban planteando recuperar el Impuesto de Sucesiones, que está bonificado casi al 100% en la Comunidad de Madrid, justificando su propuesta en aras de la "justicia social".

Lo cierto es que luego, y a lo largo de estos tres años de legislatura autonómica, el PP y Cs se han lanzado a una competencia feroz por reducir el impuesto, agitando a aquellos ciudadanos que en su inmensa mayoría están exentos del impuesto frente a los gobiernos más o menos progresistas en Andalucía, Aragón, Asturias, o incluso conservadores como el de Murcia, con argumentos falaces como el de la doble imposición o su carácter confiscatorio.

Todo en la línea neoliberal de su otro gurú económico, Luis Garicano, para el que la idea sería acabar tanto con el impuesto de Patrimonio como con el de Sucesiones. Según él se recauda poco y generan muchas distorsiones. Lo cierto es que después del IRPF, Sucesiones es el impuesto directo más potente de las finanzas autonómicas. Además, aduce que aquellos contra los que se supone que van dirigidos –los grandes patrimonios– son los que tienen más facilidades para eludirlos –para empezar, marchándose del país–. Todo un argumento para avalar el abandono de la lucha contra el fraude y la amnistía fiscal a los defraudadores.

Según Garicano, nos encontraríamos con dos tributos muy injustos, que castigan a las clases medias y medias-altas ahorradoras cuando los datos muestran lo contrario, que apenas afectan al 2% de los patrimonios heredados. De esta forma, se penaliza la creación y acumulación de riqueza, a la vez que se vuelven a gravar bienes por los que ya se han pagado muchos impuestos en el pasado. Otra falacia, como si la aplicación del IRPF o del IVA por un mismo bien, o como si los impuestos fuesen familiares y no personales y todos formasen parte de la tan denostada doble imposición. Así, Garicano propone que si se mantienen estos tributos, se haga sólo como mecanismo de cierre del sistema –para gravar activos no gravados anteriormente o como forma de control del fraude fiscal–, pero no con una finalidad recaudatoria.

Se trata del mismo argumento que le sirvió a Zapatero para reducir el Impuesto sobre el Patrimonio, y con ello la coherencia ideológica de la izquierda dentro de la que incluía las rebajas impositivas. Pero lo más llamativo es que Garicano apuesta por que, con medidas como éstas, España se convierta en una especie de Florida europea, y no sé si en algo peor. El profesor de la London School of Economics se plantea en varios de sus artículos si no podría España situarse como un polo de atracción para patrimonios medio-altos, aprovechando su posición geográfica y su clima. Una suerte de balneario, si no de paraíso fiscal.

Coincide este debate con la publicación del Informe Mundial de la Riqueza, World Wealth Report 2018 (WWR), que muestra que en España había 224.200 millonarios en 2017, lo que supone un 10,9% más que el año anterior. Si se compara con el año 2008, cuando el número de millonarios era 127.100, el número de ricos en España durante los últimos diez años se ha disparado, aumentando un 76%. Cabe destacar que los activos de las grandes fortunas crecieron también un 27,4% en 2017, mientras que la renta variable sigue siendo la principal clase de activos en el primer trimestre de 2018, con un 30,9% de la riqueza financiera de las grandes fortunas, seguida del efectivo y activos líquidos equivalentes, con un 27,2%, y bienes inmuebles, con un 16,8% –un incremento de 2,8 puntos porcentuales–. Confirmando con ello la tesis de Piketty sobre el incremento de las desigualdades y la urgencia de impuestos efectivos sobre el patrimonio y las herencias.

En el debate abierto contra el Impuesto de Sucesiones, se afirma también que las políticas de redistribución de la riqueza ignoran maliciosamente "los preceptos constitucionales de reconocimiento de la propiedad, del derecho a la herencia y de no confiscatoriedad (sic)". Nada de eso peligra, ni el impuesto es confiscatorio ni el Tribunal Constitucional alberga preocupación alguna. Léase el artículo 31.1 de la Carta Magna, que es meridianamente claro: "Todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica mediante un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad que, en ningún caso, tendrá alcance confiscatorio".

A la hora de valorar las diferencias entre los distintos regímenes fiscales que regulan las herencias en las CCAA, no basta con su comparación en términos generales. Es preciso comparar en detalle sus diferencias de tarifa y cuota a pagar en función del valor del bien heredado, del patrimonio preexistente del heredero, de las bonificaciones existentes y del mínimo exento de impuestos, factores todos ellos que definen la mayor o menor progresividad del impuesto. En cuanto a las fronteras entre las clases trabajadoras, medias y acaudaladas, o los grandes patrimonios, y en qué momento se producen, son las propias normas estatales y regionales quienes establecen su clasificación en los tramos fiscales en materia de sucesiones.

En Asturias, por ejemplo, el patrimonio preexistente del heredero se distingue en cuatro tramos: de 0 a 402.678,11 euros –donde se incluye la inmensa mayoría de los trabajadores y clase media baja–; de más de 402.678,11 euros hasta 2.007.380,43 euros –que podría incluir a personas de clase media más próspera– y de más de 4.020.770,98 euros –a quienes podríamos calificar de grandes patrimonios–. Así, quedan exentas las herencias con base imponible menor de 300.000 euros y con un patrimonio preexistente inferior a los 402.678,11 euros, lo que garantiza la base social y la progresividad del gravamen, como demuestra el hecho irrebatible de que "menos del 2% de la población pagaría impuestos por una herencia por vía directa", según las estadísticas oficiales.

Tampoco es cierto que España tenga el impuesto más alto de Europa. Estamos lejos de países como Bélgica y Francia. Al menos cuatro estados europeos superan el gravamen medio en los tramos inferiores a 400.000 euros, aunque podamos superarlos en herencias y patrimonios muy altos. Con el matiz de que en nuestro país se ofrecen algunos de los mínimos exentos más altos. Ni siquiera es cierto, cuando se juntan churras con merinas y se recurre a las cuentas del Gran Capitán, incluyendo los posibles recargos por impago o las lógicas plusvalías municipales, que son harinas de otro costal. Según el más reciente estudio comparativo realizado por la Universidad Pontificia de Comillas, considerando el Grupo I de parentesco (hijos), se afirma: "Para una base imponible de 500.000 euros, el tipo medio de gravamen no llegaría al 1%".

El diario La Razón, nada sospechoso de izquierdismo, señalaba hace un año que "Andalucía, Asturias y Cataluña son las autonomías hasta ahora con el gravamen más elevado", pero reconocía que "en relación a las sucesiones que realizan los padres a sus hijos menores de 21 años, el pago del tributo es prácticamente simbólico en Asturias, Baleares, Cantabria, Castilla-La Mancha, Galicia, Extremadura, Madrid, Murcia y La Rioja, así como en los territorios forales". Otro aspecto relevante con carácter general es el beneficio sobre la transmisión de la vivienda habitual o de la empresa individual, con una bonificación de hasta el 99% de deducción.

En conclusión, que el Impuesto de Sucesiones y el de Patrimonio deben mantenerse dentro del abanico fiscal, reiterando la conveniencia de armonizar Sucesiones a escala estatal para evitar la competencia desleal a la baja, estableciéndose un mínimo exento común para los patrimonios reducidos, mejorando su gestión y derogando determinadas bonificaciones que solo benefician a contribuyentes con mayor capacidad económica. Todo en favor de la igualdad, la justicia distributiva y la sostenibilidad de los derechos sociales y los servicios públicos que, como la sanidad, la educación, los servicios sociales, las políticas de empleo o la justicia, gestionan las CCAA.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

5 Comentarios
  • Juanjo Seoane Juanjo Seoane 10/09/18 14:14

    Ser rico por ser hijo de rico y no "pagar" por ello es de épocas bárbaras

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • soriafar soriafar 10/09/18 11:45

    Para no escribir tanto, yo iría directamente al grano


    Que es lo que nos interesa a la gente que lucha por la justicia social, nos importa un bledo lo que opine rivera, mahruenda y toda esta pandilla

    "Tampoco es cierto que España tenga el impuesto más alto de Europa. Estamos lejos de países como Bélgica y Francia.". Esto es lo que nos interesa saber a las gentes de izquierda.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    2

    • soriafar soriafar 10/09/18 12:05

      Si cualquiera que lea el artículo se queda con la opinión de rivera, que todo puede suceder, cierra la tablet y no se entera de lo que realmente pasa en el pais. Los periodistas saben mucho y pueden aplicar la picardia que en los tiempos que vivimos es muy positivo y mas en este periodico que nos cuenta la realidad de las cosas.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Galias Galias 10/09/18 11:35

    No es posible disociar el impuesto de sucesiones del impuesto de la plusvalía municipal. No se trata en el artículo, aunque se menciona, al decir que eso es harina de otro costal. Como se debe saber, al fallecimiento de una persona, sus herederos deben pagar dos impuestos: el de sucesiones, que cobran las Comunidades y el de plusvalía municipal, que liquidan los Ayuntamientos.
    Cuándo los dos impuestos se liquidan gravosamente entre las Comunidades y los Ayuntamientos, las herencias pueden ser confiscatorias, porque entre los dos impuestos, como de hecho ha ocurrido que muchos herederos han tenido que renunciar a la herencia.
    Por ejemplo, en Madrid, el impuesto de sucesiones está bonificado al 99%, pero el impuesto de plusvalía es altísimo, porque el año 2012, se liberalizó, subido por el PP y mantenido por el actual Ayuntamiento.
    No conozco la situación de los dos impuestos en Asturias y Aragón, pero me suena que, sobre todo, la plusvalía está muy gravada en las dos y también en Andalucía.
    Con todo esto, lo que está en juego es la financiación de las Autonomías y de los Ayuntamientos. Porque la plusvalía "mortis causa" es un impuesto herido de muerte después de las sentencias del T.Constitucional, algo a lo que los Ayuntamientos se niegan a admitir.
    Y desde luego, los herederos de grandes fortunas tienen que pagar.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • MarcFerrer MarcFerrer 10/09/18 03:04

    Qué más se puede añadir?
    Si acaso destacar lo de " ... el PP y Cs se han lanzado a una competencia feroz por reducir el impuesto, agitando a aquellos ciudadanos que en su inmensa mayoría están exentos del impuesto ..." por lo penoso, por real, que resulta tal afirmación.
    Lo del título, que los CD's se declaran liberales, es para ir a mear y no echar gota.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.