x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Plaza Pública

La igualdad del colectivo trans no admite más demoras

Mané Fernández | Dariel Saúl
Publicada el 04/10/2018 a las 06:00
El anuncio del inicio de una huelga de hambre por parte de una activista transexual es una noticia terrible que debe hacernos reflexionar como sociedad. La situación de injusticia, estigma y discriminación que vivimos quienes formamos parte del colectivo trans es tan grave y se arrastra desde hace tanto tiempo que una sociedad democrática no puede sino admitir que esto no puede continuar así.

El 4 de mayo de 2017 el grupo parlamentario de Unidos Podemos, a petición de la FELGTB y con el apoyo del resto de los grupos excepto el PP, registró una proposición de Ley de Igualdad LGTBI que tiene como principio acabar con esta discriminación milenaria. El 29 de septiembre de 2017 este proyecto pasó a trámite con el voto de la inmensa mayoría del parlamento. En su interior, contiene una Ley Integral Trans redactada según el espíritu emanado del Grupo de Políticas Trans de FELGTB en colaboración con otras organizaciones trans del Estado español.

Paralelamente, el PSOE ha presentado una modificación de la Ley 3/2007, la conocida como Ley de Identidad de Género, que corrige algunos de los déficits de una ley importante pero incompleta. Déficits importantes y radicales. Con esta modificación se despatologizarán completamente las realidades trans y se reconocerá un derecho humano tan básico como la autodeterminación de género.

FELGTB, Unidos Podemos y PSOE ya pactaron que ambos avances legislativos han de ser complementarios, y que los avances fundamentales de la Ley de Identidad, una ley de registro civil, se complementarán con medidas sanitarias, educativas, formativas, etc. en la Ley de Igualdad LGTBI. Es decir, hay ya todo un corpus legislativo en marcha que daría a nuestro colectivo la dignidad que nos ha sido negada y otorgaría herramientas para hacer pedagogía social y para evitar las discriminaciones cotidianas que sufrimos en todos los ámbitos de nuestra vida.

Incomprensiblemente, estas medidas llevan paralizadas en el Congreso de los Diputados mucho más tiempo del razonable. Especialmente si tenemos en cuenta que ahora tenemos en el Gobierno al PSOE, un partido que se ha comprometido por activa y por pasiva a sacar ambas leyes adelante. Las excusas técnicas dadas hasta el momento ya no sirven. Hablamos de derechos humanos y por tanto hay que ponerse a trabajar decididamente, sin mayores dilaciones del proceso.

Si todos los partidos y el Gobierno se lo creen realmente, el horizonte del colectivo trans se despejará en unos meses. Por eso no tiene sentido iniciar ahora otro proceso de una ley muy similar a la que se encuentra ya en trámite. Un proceso que, visto lo visto, jamás llegaría a buen puerto en esta legislatura y que ralentizaría el proceso bajo la excusa de unificar dos articulados muy similares en el fondo pero diferentes en la forma. El colectivo trans merece y exige que se haga una política muy ambiciosa pero muy efectiva. Real. No hay más salidas a esta situación de impaciencia más que justificada, desesperada. Por el camino se están quedando muchas compañeras y compañeros, muchos menores. Las dos leyes mencionadas deben salir adelante. No hay otro camino para la igualdad, de modo que vamos a recorrerlo ya, sin excusas.
 
_________________________

Mané Fernández es vicepresidente de FELGTB y Dariel Saúl es coordinador del Grupo de Políticas Trans de FELGTB
Más contenidos sobre este tema
Relacionados




 
Opinión