x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

De los másteres VIP a los chillidos de las ratas

Alfons Cervera
Publicada el 12/10/2018 a las 06:00 Actualizada el 11/10/2018 a las 18:37
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Los tiempos son otros. Como el río de Heráclito, las aguas del tiempo nos mojan de distinta manera. Pero a veces esa manera no es tan distinta. A veces es como si las aguas fueran casi las mismas, como si el tiempo de las tormentas se repitiera con la violenta voracidad de los depredadores insaciables. Cuando crees que el pasado ya es cosa del tiempo de los dinosaurios, empiezan a pasar cosas que te afirman en lo contrario. No sé si hay mejor catálogo sobre el pasado, el presente y el futuro que los poemas de Eliot en Cuatro cuartetos. Lo que nos pasa ahora mismo ya estaba antes. El final de lo que nos pasa ya estaba anunciado en su principio. No es ningún lío, aunque a ratos lo parezca. Miren ustedes lo de ahora. Sobre todo, miren lo que está pasando en este país desde el día en que una moción de censura descabalgó al PP del caballo encabritado de una corrupción insoportable para el alma buena que toda democracia habría de tener como bandera. Ya sé que esta democracia nuestra tiene un pedazo de alma buena y otro más oscuro que las cloacas donde reinan a sus anchas el excomisario Villarejo y los medios de comunicación abierta, interesadamente cómplices de sus chantajes.

Lo que está pasando ahora mismo ya pasó mucho antes, aunque los ríos del tiempo fueran distintos. En este país existe con un largo recorrido la idea de que sólo las derechas pueden gobernarlo. Ya pasó cuando la Segunda República. Volvió a pasar –aunque con el fondo diferente del tiempo que vivíamos– con la victoria de José María Aznar en 1996 y la resurrección de las dos Españas, una de las cuales provocaría el espanto de Antonio Machado en uno de los poemas más desesperadamente lúcidos de su repertorio. Lo penúltimo sería el acoso mediático, político y obispal a los años de gobierno de Rodríguez Zapatero. Y finalmente, dos casos que son lo mismo, salvando la distancia en el tiempo y sus circunstancias, que lo que acabo de decir. Uno: el asedio a Podemos desde que, antes de convertirse en partido –y sobre todo cuando ya lo fue–, se destapó con éxito en las elecciones europeas de 2014. El otro caso ya nos sitúa en los tiempos de ahora mismo: la moción de censura que aparta al PP del gobierno resucita las viejas alianzas políticas, económicas y mediáticas de otra época. Y regresa el viejo asedio de las derechas, en este caso al gobierno de Pedro Sánchez.

El día siguiente a la moción de censura, la artillería de esas derechas empieza a disparar con una saña que pone los pelos de punta y nubla cualquier entendimiento o acercamiento a la razón que pueda explicar mejor lo que nos pasa. Y eso que, hasta ahora, lo que el gobierno de Sánchez ha hecho es mucho menos –infinitamente menos– de lo que dijo que iba a hacer si ganaba la moción de censura. Pero a las derechas les da igual. A las derechas sólo les importa una cosa: dejar bien claro que sólo ellas ostentan el derecho divino a gobernar. Y digo "derecho divino" porque es el único que, como en las monedas franquistas, deja bien claro que el poder de las derechas viene directamente concedido por dios. De la misma manera que para esas derechas hay un sólo dios, igualmente sólo a ellas corresponde ejercer las tareas de gobierno, aunque sea a golpes militares, a sablazos de mentiras, a amenazas apocalípticas si ellas no están al frente de nuestra anacrónica y falangista unidad de destino en lo universal.

Lo que está pasando en España, desde los másteres VIP a los chillidos de las ratas que asoman su hocico repulsivo en las páginas del golpismo mediático, tiene una sencilla explicación: las derechas (ahora PP y Ciudadanos, con ese apunte para el trío extremista que está siendo Vox) son las únicas que merecen ostentar el poder. Cualquier gobierno de izquierdas (aunque aquí estemos hablando de una socialdemocracia siempre temerosa) es sólo una interinidad, un tiempo muerto como en los partidos de baloncesto, el espacio para el rearme político e ideológico que habrá de acabar más pronto que tarde con aquella interinidad cargada no por dios sino por el diablo.

La dictadura franquista sigue encarnada en los jóvenes emergentes de la política conservadora. No digo que sean lo mismo (puedo ser idiota pero no tanto), aunque sí que digo que en muchos aspectos la una y los otros se parecen demasiado. Si Mariano Rajoy tenía pasta de correoso artista de la mentira, ¿es menos de todo eso su sucesor, Pablo Casado, un sucesor que en vez de seguir la estela del mismo Rajoy va más atrás y entronca directamente con la de José María Aznar? ¿Se queda atrás Albert Rivera a la hora de situarse en lo más innoble y extremo del oportunismo antinacionalista y de esa anacrónica moral de lo rancio que parecía ubicada ya en los tiempos de maricastaña? La respuesta es claramente no, es claramente que se parecen demasiado, es claramente que estamos viviendo un acoso cínico y apabullante, no a un gobierno (para las derechas ilegítimo) sino –y salvando con razón las distancias que ustedes quieran–, a la misma democracia.

Para las derechas, la democracia sólo es útil si sirve única y exclusivamente a sus intereses.

Por eso no van a parar hasta que vuelvan al poder. La batería de sus medios afines (muchos, por no decir la mayoría) no parará de difundir los chillidos de las ratas que habitan las alcantarillas del Estado, ni de convertir en basura los cimientos de la democracia, ni de hacerles la ola a los jueces que confunden aposta la justicia con una detestable promiscuidad entre las leyes y muchos (demasiados) sospechosos de quebrantarlas con una impunidad que aterra.

Regreso a Eliot, lo mismo que al empezar este artículo: “Lo que podría haber sido y lo que ha sido / apuntan a un fin único, que es siempre presente”. O lo que es lo mismo y también dice el ilustre y muchas veces ideológicamente contradictorio autor de La tierra baldía: lo que nos pasa ahora viene de mucho antes. Y eso, ese tiempo de antes, tan triste y tan lleno de sueños rotos, no tiene remedio. Se nota que no soy el colmo del optimismo. ¿Quién puede serlo en unos momentos en que tiene más vigencia que nunca lo que decía, hace cincuenta años por lo menos, mi viejo amigo anarquista tío Bulla: “mires pande mires, to es mortífero”?. Pues eso.
_____________________________

Alfons Cervera es escritor. Su último libro publicado es La noche en que los Beatles llegaron a Barcelona (Piel de Zapa, 2018)
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

10 Comentarios
  • Libertino Libertino 12/10/18 22:45

    El gran capital, la banca, bendecido por la iglesia católica, si. Pero no se olviden de los jueces, la cúpula judicial sobre todo, pero también algunos de primera instancia. Son los verdaderos responsables de que perviva inmune la derecha más antidemocrática del mundo civilizado. Los jueces, no lo olviden, esos son los más culpables.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • phentium phentium 12/10/18 20:55

    Mientras el pueblo ignorante y analfabeto politica y socialmente siga premiando esas actitudes de la derecha con su voto, esto no va a cambiar.

    Como el calificativo de pueblo ignorante y politicamente analfabeto suena un poco fuerte, aclaro que viene a cuenta de que es muy mayoritario el voto "de castigo", es decir votar derechas para castigar a las izquierdas. No se dan cuenta de que en realidad lo que estan haciendo es premiar a las derechas y sus actitudes. Seria preferible el voto en blanco. Y si me apuran hasta la abstencion.

    Los politicos no estan en el poder por designio divino o porque lo hayan conquistado por la fuerza (...de momento). Estan porque los ciudadanos -algunos ciudadanos- los han puesto ahi.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • luzin luzin 12/10/18 13:51

    Hoy se me ha pegado el soniquete: "No, a la gente no gusta que uno tenga su propia fe ..." Y no logro entender el argumento ... ¿No pudo M. Rajoy convocar elecciones?

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • Andrew Andrew 12/10/18 13:16

    La CEDA de nuevo, para hacer el ruido suficiente y que no puedan gobernar nadie que no sean los afines a la iglesia católica y apostólica disfrazada en los partidos que luchan en la reivindicación de las
    "tradiciones fundamentales" añadiría del movimiento, dado que el movimiento se uso para esos fines. Le va su supervivencia en ello.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • hayundi hayundi 12/10/18 10:18

    A Heraclito se le oponía Parmenides. Hay izquierda porque hay derecha, lo que pasa es que en otras latitudes esa derecha tiene un mínimo de conciencia que la sociedad va imponiendo en su devenir a lo largo de la historia y aquí la derecha no pasa pagina y el devenir de la historia se la repantinfla.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    5

  • Alfonso J. Vázquez Alfonso J. Vázquez 12/10/18 09:44

    Que la derecha considere que sólo ella tiene derecho a gobernar es malo: que la izquierda vergonzante tambien lo crea es peor. Sólo así se entiende el sistemático incumplimiento de sus promesas democráticas "para no molestar a la derecha, obispos incluidos". No es para eso para los que los ciudadsnos demócratas les dan los votos. Incluso bajo este régimen dictatorial monárquico fascista, inaugurado como tal por el primer rey fascista de España, Juan Carlos I, la IGUALDAD ique declara la CE78! se debe establecer por ley porque la CE768 lo exige, allí donde la falta de FRATERNIDAD la hace imposible. Es necesario erradica la creencia de los que siempre de que los ciudadanos somos "sus ovejas" y que ellos, como "buenos pastores propietarios del rebaño", tienen derecho a esquilarnos, como hacen siempre, para su exclusivo beneficio. O logramos cambiarlo entre todos recuperando la democracia robada o la derecha, cuando gobierne, seguirá siendo "malvada" y la izquierda , cuando lo haga, seguirá siendo "tonta".

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    1

    4

    • phentium phentium 12/10/18 20:58

      Yo pienso que mas que la Iglesia es la banca, la gran banca la que le viene parando los pies a los socialistas y similares todos estos años. Posiblemente influenciada por la iglesia, pero pienso que es la banca la que establece y define las lineas rojas.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      1

    • luzin luzin 12/10/18 13:55

      Hombre ... muy tonta ... no sé ... pero trincar trincan a degüello y viven muy bien "colocados" ... ¿o ya no son casta? casta legal que conste ... y compartiéndolo con la Iglesia ... lo de la casta digo ...

      Responder

      Denunciar comentario

      3

      3

  • platanito platanito 12/10/18 09:14

    ¡Viva el pesimismo bien fundamentado!

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • Pepita Pepita 11/10/18 22:34

    Contundente y verdadero, son ratas, son basura, se creen los amos de España, la derecha la Igesia fanatica y servil a los NAZIS

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    9

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.