x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

Consensos rotos, el Borbón en Botswana, es hora de república

Publicada el 18/10/2018 a las 06:00 Actualizada el 17/10/2018 a las 20:23
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

La Transición y el restablecimiento de la democracia en España tras casi 40 años de dictadura militar contaron con varios consensos fundantes y una clave de bóveda como garante de los mismos. Esa clave de bóveda, impuesta, no es otra que la monarquía.

La monarquía apuntalaba un Estado que garantizaba que esos consensos fundantes, aterrizados en la Constitución, tuvieran siempre plena vigencia.

Tres eran los consensos fundantes.

El primero de ellos en torno a la idea del progreso. Según este consenso, la sociedad española se insertaba en la senda del progreso y las generaciones venideras vivirían mejor que sus predecesoras. Los hijos vivirían, en términos de condiciones materiales y oportunidades, mejor que sus padres. Los nietos mejor que sus hijos, y así sucesivamente, en una progresión de bienestar material y social. El estallido de la crisis puso en evidencia la ruptura de este consenso fundante. La generación del 15-M se vio abandonada a su suerte, sin oportunidades de futuro ni bienestar de ningún tipo, ante la impotencia de generaciones anteriores que veían como a sus hijos y nietos les tocaría vivir una vida mucho más dura y de regresión en términos materiales.

La Constitución hizo aguas y no aguantó el envite de los mercados. Aquellos artículos y derechos que garantizaban el consenso del progreso fueron total o parcialmente conculcados. Algunos ejemplos.

El artículo 31 de progresividad y justicia tributaria en el país de la amnistía fiscal de Montoro, donde los grandes grupos empresariales tributan beneficios a un tipo efectivo medio del 6%, mientras que autónomos o pymes lo hacen al 15% y los trabajadores asalariados al 22%.

Los artículos 27 y 43, referidos al derecho a educación y salud, pública y gratuita, en la España de los recortes donde, desde el inicio de la crisis, el número de alumnos matriculados en el régimen general educativo ha aumentado en medio millón mientras que se han destruido 7.000 plazas de profesores, o donde las listas de espera quirúrgicas crecen año a año colocándose actualmente en los 106 días de media.

El artículo 50 que regula el derecho a la suficiencia económica en la tercera edad, amenazado de ser conculcado ante una hucha de las pensiones esquilmada y una indexación de las pensiones al IPC que no termina de ser blindada.

El consenso del progreso: roto.

El segundo de los consensos fundantes de la Transición y la democracia tiene que ver con la modernidad, Europa y las libertades. Nuestro país pasaba a transitar la senda de la modernidad con la integración en un marco europeo que garantizaba plenos derechos y libertades. Ya con anterioridad a la crisis, pero especialmente desde el inicio de la misma, la Unión Europea se convirtió en un marco que hurtó la soberanía económica a los países que la integraban, constriñendo derechos y libertades en lugar de garantizarlos.

La Constitución volvió a ceder frente a los mercados. Prueba de ello es la reforma del artículo 135 que antepuso el pago de la deuda a los bancos alemanes por delante de la financiación de los derechos sociales y las pensiones. O las libertades públicas recogidas en los artículos 17, 20, 21 y 22, conculcadas tras la entrada en vigor de ley Mordaza.

El consenso de la modernidad, Europa y las libertades: roto.

Mientras estos consensos fundantes de transición y democracia saltaban por los aires, la monarquía, lejos de apuntalar el Estado y la Constitución, se mantuvo al margen aplicando un principio de neutralidad con el mercado. El Borbón miró hacia otro lado, más preocupado en dedicar tiempo a sus cacerías de elefantes en Botswana y obtener mordidas vía Corinna, que en garantizar el progreso, derechos y libertades en España.

La monarquía dejó aparcado el principio de neutralidad, eso sí, para instar al gobierno de Rajoy a la aplicación del artículo 155 y la suspensión de la autonomía catalana en octubre de 2017. Ya podía haber aparcado el principio de neutralidad para instar a ese mismo gobierno a suspender la deriva austericida y el recorte de derechos y libertades en España. Eso habría puesto al jefe del Estado a defender el Estado. Pero ese es otro cuento, que ni de reyes ni reinas, ni de príncipes ni princesas.

Durante todo este tiempo, además de romperse estos consensos fundantes ante la distraída mirada de un monarca entregado a la desidia, han ocurrido otras cosas. Por ejemplo, el CIS lleva años sin preguntar por la monarquía, hecho curioso cuando existe un debate creciente al respecto en los últimos años, especialmente tras la filtración de los audios del comisario Villarejo y Corinna. Prueba de la vigencia de este debate es que distintos medios sí han publicado encuestas al respecto en las que la abolición de la monarquía y su sustitución por una república obtiene en torno a un 40% de apoyos, el mantenimiento de la monarquía otro 40% y la indecisión se coloca en el 20%. Quienes tenemos la suerte de contar con encuestas propias y datos de primera mano sabemos que el apoyo a una república es incluso mayor, cercano al 50%.

Así las cosas, con la ruptura de esos consensos fundantes de transición y democracia, una Constitución parcialmente conculcada y una Jefatura del Estado que ha dejado caer al Estado, cabe preguntarse, ¿no ha llegado el momento de una república?

Algunos creemos que sí, toca abrir brecha y romper de nuevo el tablero. Son varias las razones.

Hablar de república es hablar de los problemas del pasado y el presente de España, para caminar hacia el futuro.

Es abordar la reforma constitucional, modelo de Estado y modelo territorial.

Es apostar por democracia y modernidad en un momento de pérdida creciente de soberanía y regresión de derechos y libertades, con los fantasmas del pasado de la extrema derecha acechando.

Es, en definitiva, recoger el guante que lanzó el 15-M y generar una institucionalidad que sí nos represente, defienda los intereses de las mayorías sociales y erija nuevos consensos fundantes para una España del siglo XXI.

El camino hacia un nuevo Estado republicano pasa por una alianza con la ciudadanía, entendiendo que una república va mucho más allá de la elección del Jefe de Estado. Una república debe abrirse paso desde la Sociedad Civil, en torno a un gran movimiento republicano, feminista y ecologista, en la defensa de los derechos civiles, sociales y económicos, en la asunción de una realidad plurinacional y soberanista frente a las injerencias de los mercados.

Un movimiento morado que no se pierda en la nostalgia de la II La República y mire al futuro, entendiendo que el progreso pasa por una república nueva.

Ese gran movimiento debe estar acompañado por partidos políticos que hagan posible, a modo de palanca institucional, la apertura de un proceso constituyente que dé paso a una nueva institucionalidad republicana.

Y debe ser así porque de lo contrario estaríamos rompiendo de nuevo el tercer consenso fundante de la Transición y la democracia, el de la pluralidad política. Según este consenso, la ciudadanía vería reflejada en los partidos políticos la pluralidad de todo el espectro ideológico. Este consenso se rompió con la irrupción del 15-M y el “no nos representan”, para restablecerse años después con la llegada de nuevos partidos, con Podemos como principal referente, que vinieron a quebrar el bipartidismo homogeneizador.

Corremos el riesgo de que ese 40% largo de compatriotas que apuestan en las encuestas por una república queden huérfanos. Debemos garantizar que la pluralidad política sigue teniendo reflejo en los partidos. Toca asumir esa dicotomización del espacio político y tomar posición del lado del país que viene frente al que ya pasó. Defendamos una nueva institucionalidad, es hora de república.
 
________________
Víctor Rey es secretario de Análisis y Programa de Podemos-Comunidad de Madrid
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

4 Comentarios
  • Antonio Basanta Antonio Basanta 19/10/18 11:56

    Otras de las mentiras en que se basa Victor Rey: Dice"La monarquía dejó aparcado el principio de neutralidad, eso sí, para instar al gobierno de Rajoy a la aplicación del artículo 155 y la suspensión de la autonomía catalana en octubre de 2017". La Monarquia no dejo aparcado el principio de neutralidad porque ese principio de neutralidad se basa en el Respeto de todos a la Constitución. La neutralidad solo se puede ejercer instando a todos los poderes del Estado (Gobierno Central, Legislativo, Poder Judicial pero tambien a Parlamentos regionales, Gobiernos regionales y Trribunales regionales ) a cumplir efectivamente con la Constitución a la que el Monarca juro su lealtad. Esa es la neutralidad exigida en cualquier monarquia parlamentaria al Rey. Neutralidad no es dar un apoyo o comprensión a los secesionistas catalanes que quieren destrozar la Constitución y negarle ese apoyo a los catalanes mayoritarios que quieren que su Gobierno y su Parlamento cumpla con la Constitución. Neutralidad es recordar a todos que él y los demás españoles estamos obligados a cumplir la Constitución como marco de las relaciones entre españoles y de las relaciones de poderes, de territorios.. O a iniciar un proceso de reforma constitucional. Lo demas de lo entrecomillado simplemente se lo inventa, miente. ¿En que párrafo del discurso del Rey instó al Gobierno de Rajoy a aplicar el articulo 155 y suspender la autonomia? Dígalo, señalelo y deje de soltar trolas, que un analista de un partido importante como Podemos no se puede establecer sobre la mentira. En ningún párrafo del discurso del Rey dijo eso. Instó a todos los poderes del Estado a cumplir y hacer cumplir la Constitución. Si hubieran hecho caso los desleales felones que intentaron romper la Constitución española y desintegrar la unidad territorial del Estado español, traicionando a la mayoria de los catalanes, nadie habría aplicado el articulo 155 y suspendido al poder ejecutivo de esa autonomia: Que no se suspendió la autonomia como hizo Toni Blair con Irlanda del Norte sino solo al Gobierno de esa autonomia que había sido desleal con los españoles y con la Constitución democratica.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Antonio Basanta Antonio Basanta 19/10/18 11:33

    Victor Rey: Usted hace una análisis deslabazado, trivial, ideologizado en todo su artículo. Confunde lo fundamental de la Constitución con cosas temporales de gobernanza, por ej que el CIS pregunta sobre la monarquia o no, Es una trivialidad confundir lo importante monarquia parlamentaria si o no con lo del CIS, que se puede cambiar por otro gobierno sin tocar la Constitución. Así su razonamiento no puede llevar muy lejos, es cortito, banal. 1ª Habla de que la monarquía garantizaba los consensos triunfantes y entre ellos de que cada vez íbamos a subir el nivel de vida de las siguientes generaciones. Eso directamente se lo inventa, utiliza un programa político de 2018 para inventarse eso de no se que consensos en 1978. La Constitución llegó al consenso entre españoles en el año 1978 excepto de los grupos franquistas residuales (un 6% de los españoles) y la extrema izquierda y separatistas la mayoria violentos (un 4% de los españoles). Para lograr ese consenso todos los grupos sociales y politicos tuvieron que ceder en alguna cosa y ganar en muchas. Los centralistas (algunos; herederos del franquismo real y del sociologico) se tuvieron que tragar la constitución de autonomias en las nacionalidades y regiones que el franquismo habia combatido con toda su violencia, acabando con el centralismo furioso y los separatistas aceptaron las autonomias y renunciaron al independentismo. Ese fue el `punto de encuentro. Si ahora los grupos separatistas rompen ese consenso que sepan que muchos españoles pensarán que tambien se debe romper la estructura autonómica cuasi federal que existe. En cuanto a la monarquia, las derechas perdieron que el rey mandase y nombrara al presidente del gobierno como en las republicas presidencialistas, como Francia y las izquierdas perdieron que España votara monarquia o republica y a cambio se consiguió una monarquia parlamentaria del tipo sueco u holandes o inglés y la ampliación del sentido ultimo de determinados derechos públicos como el de educación y otros derechos sociales fijados en la Constitución. Eso eran parte de los consenso por los que votamos los españoles y no los que se inventa el autor.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • micanuto micanuto 18/10/18 13:20

    ¿Por que Infolibre, no ha dado la noticia, de que dos estudiantes no asistirán a la gala de los precios de la princesa de Asturias¿.¿No lo considera importante¿. Ya que el CIS no nos pregunta sobre esta institución, estas noticias y estas aptitudes, pueden ayudar a ver como la desafeccion va aumentando

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    0

  • Ambón Ambón 18/10/18 11:36

    Nada que objetar al artículo.

    Solo decir una cosa, que ante la pérdida de derechos en temas de igualdad, en temas de estado del bienestar, en temas de derechos civiles, la prioridad no es el modelo de la jefatura del Estado, es mucho mas importante la estructura territorial y mas que eso la justicia social que debe repartir la riqueza de una forma social y democrática, como dice la Constitución.

    De todos modos debemos exigir que el CIS vuelva a preguntar por la valoración de la monarquía y por las preferencias de los ciudadanos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.