x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

Se acerca un Frente Nacional a España

Publicada el 17/10/2018 a las 06:00 Actualizada el 16/10/2018 a las 19:15
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

La derecha española siempre acaba volviendo al pasado. No le gusta mirar al futuro y responder a los nuevos desafíos porque eso exige cambios y lleva a cuestionar el funcionamiento del sistema. De ahí su propensión a actuar en política en favor de la involución, reescribiendo la historia a conveniencia –como cuando protegen los excesos del franquismo de la mano de la Iglesia–, recortando derechos ciudadanos básicos y libertades cívicas y ocultando los sacrificios, sufrimientos y corrupciones cuya responsabilidad fue del Gobierno Rajoy.

No tiene pudor a la hora de tapar lo anterior, tratando de imponer su posverdad sobre la realidad de lo ocurrido. Busca alimentar las pasiones de aquel sector de la ciudadanía resignado al engaño, de su público cómplice y deseoso de olvidar lo más reciente para poder recuperar el protagonismo en la calle a base de campañas de descalificación contra el PSOE.

Esta versión una y trina de la derecha se propone el objetivo de debilitar la democracia y las instituciones. Porque no interesa al poder económico, al que sirven Casado y Rivera –tampoco le interesa a Vox–, una democracia fuerte que refuerce la representación de la soberanía popular. Y cuando el frente de las derechas sale a la calle no lo hace para exigir más democracia o defender los valores éticos, la causa de los pensionistas, la sanidad pública, el acceso a las guarderías, la vivienda en alquiler, la igualdad de género, la subida del SMI o la redistribución de la riqueza. Para nada.

Movilizan tocando la tecla de las emociones para ondear la bandera española con una idea patrimonial de la patria y de la ciudadanía, para mostrar que son más españoles que nadie. Inoculan el odio para confrontar con “el enemigo”, sea este las izquierdas, los migrantes, otros nacionalismos o el Gobierno del PSOE.

Estos días es fácil comprobar, una vez que Aznar ha vuelto y el dictador parece encaminado en santidad a la cripta de La Almudena, cómo los crecidos discípulos de Aznar han salido de cacería al escenario político y ya van preparando el espectáculo para las plazas públicas. Van a por todo lo que se mueva, aunque sea un ratoncillo; no importa, luego dirán que cazaron un elefante salvaje y rojo.

Su obsesión se centra en el desalojo del presidente Pedro Sánchez y la descalificación de todo lo que huela a progreso, porque temen que el próximo ciclo electoral les traiga pésimos resultados. Por eso utilizan, de modo descarado, hasta la Mesa del Congreso para bloquear el proceso de presentación y debate del proyecto de presupuesto del Gobierno para 2019. Su operación es de alcance estratégico, ya que no pueden admitir que se materialice una alternativa al modelo Montoro de cuentas públicas, sin que se arruine o hunda España.

Vivimos ahora en España un proceso de conformación, de modo indisimulado, de un Frente Nacional que se cohesiona en torno a consignas como “España se rompe”, “Sánchez es un okupa de Moncloa”, “nos invaden millones de inmigrantes” o “quieren hundir de nuevo España malgastando nuestro dinero”. Para ello han puesto a vomitar a la brunete mediática, por eso vierten basura en las redes e intoxican el Parlamento con acusaciones falsas. Este Frente Nacional, como sucede en otros puntos del planeta, empieza a vertebrar un discurso de perfiles claros en torno al nacionalismo español, el autoritarismo y el conservadurismo salvaje.

Ante esta estrategia, la mayoría social ha de ser consciente de que el Presupuesto del Estado es una herramienta clave para transformar una sociedad amenazada por las desigualdades. Que la capacidad de acción política de las izquierdas depende de la dimensión del gasto público y, también, de la rigurosidad en el cálculo de los ingresos. Mayores ingresos que deben provenir precisamente de quienes se consideran fiscalmente intocables y de personas que ya mostraron su idea de la solidaridad, en tiempos de crisis, con ocasión de la corrupta amnistía fiscal de Rajoy.

La obligación de un renovado movimiento socialdemócrata, al servicio del interés general, es actuar sobre un sistema cada vez más injusto y que provoca más y más desigualdad, pobreza, miseria moral e incertidumbre vitales. No se puede ceder ante la presión de los poderosos ni dejar de ofrecer nuevas respuestas a los desafíos del siglo XXI. Desafíos que han llegado con la digitalización de la economía, la robotización y la globalización que permite un capitalismo financiero especulativo y desregulado que escapa al control de la democracia.

La respuesta está tanto en los cambios legislativos como en un presupuesto que atienda las demandas ciudadanas, sin romper los compromisos con Bruselas sobre las reglas de la estabilidad presupuestaria, la deuda y el déficit público. Pero, a la vez, sin consagrar parámetros como intocables. La respuesta ha de ir en clave de defender más democracia social y una redistribución efectiva de la riqueza. Sería inadmisible no replantear la política fiscal en un país que mantiene una presión fiscal siete puntos por debajo de la presión fiscal media europea. Es imprescindible pedir más esfuerzo a los ricos y a las grandes empresas que mantienen prácticas tributarias ancladas en la elusión y el fraude fiscal.

Cuando las posiciones de la derecha y la extrema derecha empiezan a no distinguirse, como es el caso, y cuando las banderas de todos se utilizan en un juego partidista, la democracia empieza a temblar. ¡Hagamos memoria!
______________

Odón Elorza es diputado del PSOE por Gipuzkoa
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

13 Comentarios
  • yosolo1 yosolo1 21/10/18 22:45

    Discrepo de mucho de lo que dice mi respetado Odon, al que tengo el gusto de conocer. Y discrepo del planteamiento de la situación, pero coincido en varias cuestiones, fundamentalmente en la cuestión tributaria. Discrepo en que no hay se acerca un Frente Nacional a España, puesto que ya hay dos frentes actuando y machacando, que son los frentes supremacistas nacionalistas periféricos, que casualmente tienen su fuerte donde menos extrema derecha española se manifiestas, y nadie quiere contestar donde está la extrema derecha en el País Vasco y Cataluña, puesto que allí tendría que haberla también (no sé bajo que forma, pero desde el punto de vista estadístico la extrema derecha también tendía que estar allí, aunque manifestada de otra forma), y este silencio de la localización de la extrema derecha en la periferia de España hace que el problema de el Frente Nacional no esté correctamente planteado, pues aquí está surgiendo como reacción a movimientos supremacistas más que por la presencia de extranjeros o reclamaciones sociales no satisfechas por la socialdemocracia (como ha ocurrido en otros países de Europa en que la extrema derecha populista atrae antiguo voto de la izquierda obrera). Esto se aprecia en el apoyo (escaso, afortunadamente) que la extrema derecha ha tenido en la calle y en las urnas en España, desde la pérdida del escaño por Blas Piñar, sus votos (con el actual sistema electoral ) no pasan de ser una anécdota. Es cierto que ha habido populismo de derechas, Gil y Gil, Ruíz Mateos, pero que no se han consolidado. No creo que Vox vaya a tener mucho recorrido, ni sea determinante para conceder gobiernos (que sería lo preocupante) puesto que sus votos vienen del PP y puede que de Cs (del padre de Monedero parece que también). Lo preocupante desde mi punto de vista en no saber donde esta la extrema derecha en la periferia, porque pude estar actuado y nosotros sin responder. Por último la apropiación de la enseña nacional por la extrema derecha (como en todos los países) en España viene reforzado por el claro abandono que de la enseña ha hecho la izquierda y centro izquierda por un complejo mal asumido de no haber entendido el proceso constitucional.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Grobledam Grobledam 18/10/18 18:12


    Dice el titular del presente artículo: "Se acerca un Frente Nacional a España".
    Casi de acuerdo; pero no son uno, son varios los frentes nacionales que hay en España. Y no se acercan, están desde hace tiempo.
    En lo que estoy totalmente de acuerdo con el Sr Elorza es en que cuando salen a la calle no lo hacen "para exigir más democracia o defender los valores éticos, la causa de los pensionistas, la sanidad pública, el acceso a las guarderías, la vivienda en alquiler, la igualdad de género, la subida del SMI o la redistribución de la riqueza".
    Y concluyo como él: "Cuando las posiciones de la derecha y la extrema derecha empiezan a no distinguirse, como es el caso, y cuando las banderas de todos se utilizan en un juego partidista, la democracia empieza a temblar. ¡Hagamos memoria!".

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Fresno Fresno 18/10/18 17:53

    Estoy totalmente de acuerdo con la exposición de Odón Elorza. Solo quisiera añadir un comentario, que no corrección, a sus palabras. 
    La derecha española ha estado siempre en el pasado, y cuando piensa que está en el presente y mirando al futuro, como repiten incansablemente tanto Casado como Rivera, caen inevitablemente en los tópicos más rancios de lo que consideran que es España, una España que creen les pertenece solo a ellos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Elkano Elkano 18/10/18 06:24

    Impecable razonamiento, Odón.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Hammurabi Hammurabi 18/10/18 03:27

    El artículo me parece impecable , la memoria la hacemos también extensible a su partido, supongo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Sotram Sotram 17/10/18 22:07

    No creo que haya un solo lector de Infolibre, Sr. Elorza, que no esté de acuerdo con lo que expone y reclama, incluso antes de "escucharlo", pero es a los que no leen infolibre y algún que otro medio a los que debe dirigirse, a ver si cala. Por ejemplo en "El Pais"

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • svara svara 17/10/18 20:55

    Copio literalmente una verdad que D. Odón dice y con la que estoy de acuerdo al 100%: "Es imprescindible pedir más esfuerzo a los ricos y a las grandes empresas que mantienen prácticas tributarias ancladas en la elusión y el fraude fiscal". Pienso que ya va siendo hora de civilizar a estas grandes corporaciones que han nacido en muchos casos de la especulación económica, donde quien paga los platos rotos siempre es el trabajador o el colectivo social. Dejar atrás, en un mundo civilizado, que las pérdidas se socialicen y los beneficios se los queden entre cuatro.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Aserejé Aserejé 17/10/18 17:20

    ! Estupendo articulo!, q hace un analisis certero de las derechonas q tenemos aqui. A ésta le intetesa tener el gobierno para sus intereses capita-listos y como bien dice Odón no quieren una Democracia fuerte que refuerce la representación de la soberanía popular.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • jvrgimeno jvrgimeno 17/10/18 16:36

    Nuestro país es buen caldo de cultivo para la extrema derecha. A la deriva del auge que está tomando aquélla en buena parte de Europa, Latinoamérica y EEUU, hay que añadir nuestra propia particularidad de soportar una grave incultura política que favorece las posturas más radicales de la derecha, bajo el paraguas del franquismo. Si bien hasta ahora el PP actuaba, en cierto modo, de contención de las tendencids ultras, enmascarados en las corrientes comandadas por los dirigentes más facciosos de ese partico como Esperanza Aguirre y otros, ahora nos encontramos con un presidente popular próximo a esas tendencias, que a su vez compite electoralmente con Ciudadanos e ideológicamente con Vox. La necesaria decisión de exhumar al dictador de su infausto mausoleo ha reavivado los sentimientos fascistas larvados en nuestra sociedad. De una izquierda militente, organizada, pero también inteligente, depende que el fascismo no vuelva a campar por sus fueros en nuestro país.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Larry2 Larry2 17/10/18 10:56

    Como siempre con el mas profundo respeto Sr Elorza, y siendo para mí uno de los mas destacados militantes y parlamentarios socialistas, debiera transmitir a su partido hacer frente y escudo y demostrar ante los ciudadanos que su partido no baja la guardia, y actua con decisión, ha habido cosas y actuaciones que no se han entendido en la ciudadania. Pactos con Cs, demasiada protección a la corona, ignorar a Podemos, creo que haciendo una izquierda fuerte, se podrá hacer tambalear a la derecha, PP, Cs, y Vox y es que aumenta como dicen. El Psoe debe saber quienes son sus rivales y sus aliados, y hubo un momento que no lo tenian claro. Debemos olvidarnos de Gonzalez, Guerra, Rodriguez Ibarra, esoss son el pasado , ahora toca otros retos. Usted es uno de los que puede cambiar este Psoe desde adentro, y habrá que navegar mucho para recuperar credibilidad y votos que se fueron. agur.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.