x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

Cuando pedir perdón no es la letra de un bolero

Alfons Cervera
Publicada el 29/10/2018 a las 06:00 Actualizada el 28/10/2018 a las 15:13
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

La imagen sale en todos los medios de información. No resulta fácil conciliar el sueño cuando esos medios repiten incesantemente, con una machaconería que aterra, las crónicas inagotables de la desesperanza. Las derechas se arriman al calor de sus soflamas patrióticas mientras la gente —otra, no la suya— saca de los armarios desvencijados las mantas del invierno porque la calefacción es un lujo que, a pesar de lo que dice la Constitución, no puede permitirse; mientras la gente —otra, no la suya— se parapeta en sus alquileres siniestrados para que no se la lleve por delante esa sospechosa complicidad entre algunos jueces del Tribunal Supremo y los bancos; mientras la gente —otra, no la suya— escarba en los contenedores cuando acaba su trabajo precario porque el contrato que ha conseguido es un insulto a la dignidad humana de cualquier supervivencia; mientras la gente —toda, menos la suya— asiste, desde la rabia, la tristeza y cada vez menos desde la perplejidad, a la descomposición de una democracia que sólo parece proteger a quienes lo tienen todo, aunque esos que lo tienen todo hayan acumulado lo que tienen esquilmando sin contemplaciones la sagrada tesorería del bien común.

Y en esas estábamos cuando la imagen de Rodrigo Rato aparece en todos los medios de información con una bolsa de ruedas y otra colgada al hombro a las puertas de la cárcel madrileña de Soto del Real.

Y en esas estábamos cuando Rodrigo Rato deja en el suelo sus dos bolsas de viaje carcelario, se pone delante de las cámaras y con aplomo de artista consagrado dice, como si estuviera declamando unos versos del rey emérito: "Acepto mis obligaciones con la sociedad y asumo los errores que haya cometido. Pido perdón a la sociedad y a aquellas personas que se hayan podido sentir decepcionadas".

Lo que ignora aposta Rodrigo Rato es que esa sociedad a la que le pide perdón ya no puede más con lo que le está cayendo encima. Lo que ignora su ensayado perdón es que sus historias —la de Rato y las de quienes son como Rato— no se saldan socialmente entonando el mea culpa como si estuvieran interpretando la letra de un bolero.

Sin embargo, no han tardado en salir las voces complacientes de siempre con esa declaración de amante arrepentido para afirmar que la justicia es igual para todo el mundo, que la justicia acaba llegando aunque algunas veces lo haga con más retraso que los trenes españoles que no pasan por Madrid, que la justicia, incluso, puede llegar a convertir a un depredador múltiple de lo público en un melódico Lucho Gatica del sentimiento que también encoge a veces el atribulado corazoncito del mundo financiero.

La frase de Rodrigo Rato a las puertas de la cárcel es demasiado corta para enmendar tanta desgracia provocada por sus más que supuestas fechorías. Ahora entra en prisión por el mal uso de la tarjeta black de Bankia. Pero le quedan todavía, en su historial, varios posibles delitos para ser juzgados. Este país no se habría arruinado económica y moralmente si no hubiera sido porque Rodrigo Rato y otros como él se llevaron del cofre de La isla del tesoro precisamente el tesoro más preciado: el de la decencia.

Y ahora hemos de sufrir esa imagen repetida hasta la saciedad. La del Rato que se arrepiente, la del Rato que implora compasión, la del Rato que parece andar hacia la cárcel como un viajero más por las carreteras de la desolación. Pero al bolero de su perdón —y él bien que lo sabe— le falta un verso. El de que va a devolver a la sociedad hasta el último céntimo de lo robado. "Canta más claro, o calla para siempre jamás", escribe Stevenson a su Musa. Pues eso mismo habría que exigirle a Rodrigo Rato: completa el bolero de tu arrepentimiento con el lugar exacto donde permanece escondido el botín y devuélvelo a quienes son sus legítimos propietarios.

Pero claro, el perdón solicitado por Rodrigo Rato a las puertas de la cárcel no se parece en nada a la letra de un bolero. En nada se parece. En nada.
___________

Alfons Cervera es escritor. Su último libro publicado es La noche en que los Beatles llegaron a Barcelona (Piel de Zapa, 2018)
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

9 Comentarios
  • COLOJ. COLOJ. 30/10/18 01:05

    El perdón, en la sacristía y el confesionario. Los padrenuestros y avemarías, en la iglesia o después de mear antes de acostarse. Ante la JUSTICIA y los SAQUEADOS, REPOSICIÓN-DEVOLUCIÓN de lo ROBADO, a ser posible con intereses por demora, y cumplimiento de la condena de CÁRCEL por una duración acorde con el daño causado. Y cuando después de haber cumplido su condena en prisión salga de nuevo a la calle, INHABILITACIÓN PERMANENTE PARA MANEJAR RECURSOS PÚBLICOS. Porque vista la compasiva "comprensión" de sus COMPINCHES POLÍTICOS y los loores que propalan sobre su "competencia profesional", es de temer que, recuperada la libertad, lo vuelvan a COLOCAR en cargos propicios para que se pueda "resarcir" de lo que durante algún tiempo no pudo "afanar".
    Para terminar, sólo esperar que el Gobierno PSOE no caiga en la tentación de indultar por razones humanitarias o de cortesía política a este depredador social, como ya hizo en otras ocasiones con otros adversarios políticos que a los demás no dan ni agua ni respiro.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Isasi Isasi 29/10/18 12:54

    De entrada, manifestarle que estoy de acuerdo con lo que expone de Rato y lo que falte. Exigir justicia de los delitos cometidos. El perdón que se lo pida a si mismo. Quien nos iba a decir hace un año que podríamos ser testigos de esta noticia.
    Ahora, a cerca de la desesperanza que admitimos y sufrimos. Los presupuestos están retenidos, bloqueados por falta de acuerdos entre partidos que, se suponen, de ideologías progresistas. No hay mayorías. Soy votante de UP y de las mareas en mi municipio, lo fui de IU y en alguna ocasión de mi vida, también me abstuve. Con esto, quiero expresar que estoy un poco hasta el moño de leer opiniones que llenan sus espacios y se justifican como verdaderos votantes en nombre de la izquierda día si y otro también para expresar su rabia contra los de siempre, sin diferenciarse de sus adversarios, en el afán de sus proclamas diarias para justificar lo tan de izquierdas que se sienten, olvidan lo más importante, las pautas que representantes de los/sus partidos señalan.
    Iglesias intentando llegar a acuerdos con el fin de lograr, así, sacar adelante unos presupuestos mínimos que beneficien a la gente. Prioritarios. Echenique el día 25 de este mes escribe:" Os lo resumo porque es muy sencillo: Pablo Casado está buscando votos en el odio entre españoles. Como no tiene ninguna propuesta para mejorar las condiciones de vida de la gente ni tiene proyecto de país, su estrategia es envilecer la sociedad y que la gente vote desde el odio."

    Estoy de acuerdo con que menos boleros de Rato y más acuerdos reales, comunes, sociales.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Alfonso J. Vázquez Alfonso J. Vázquez 29/10/18 09:20

    Sr. Rato, no nos sentimos decepcionados, NOS SENTIMOS ESTAFADOS. ¿piensa Vd devolver lo estafado o se cree que con pedir perdón y rezar dos Avemarias ya está todo zanjado?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Canija Canija 29/10/18 08:16

    Me ha gustado este artículo, refleja  lo que pienso 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • pepelu. pepelu. 29/10/18 06:54

    Cuando Pablo Casado y sus ayudantes más próximos no se cansan de pregonar en los discursos y las soflamas que sirven arenga a sus afiliados, los de los sobresueldos, los de las mordidas, los que dicen que si no te aprovechas de la política te llaman gilipollas, los que como Rato, en mayor o menor medida han robado a manos llenas, son precisamente los que dicen defender que el gobierno acabará llevando a la ruina al país y por eso están tratando de evitarlo a toda costa, aunque sea sobornando a la justicia continuamente, eso sí, en defensa de los españoles. Los mismos que no pueden pagar la renta, que no pueden pagar la luz o la calefacción para no morirse de frio este año, los mismos que han sufrido el saqueo de los poderosos, animados por el PP:

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • woodyape woodyape 29/10/18 06:51

    Como puede seguir abriendo la boca el PP, cuando uno de sus lideres mas queridos- por los suyos -entra en la carcel,haciendo el cinico, con la cacareada frase-lo siento y pide perdon a la sociedad.
    ¿ Macho ,se te acabo el chollo de gastarte mi dinero en copas por la noche?
    ¿ Ya solo te queda, recurrir a la justicia Divina, pero antes confiesate, haber si traga?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Ayla Ayla 29/10/18 05:55

    Efectivamente, que deje el perdón de sus pecados para cuando vaya a confesarse y que devuelva el dinero.
    A mí su conciencia me la trae al pairo, un tipo que, teniendo lo que tiene sigue robando, no me merece ni un mínimo de consideración.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Isabelle0651 Isabelle0651 28/10/18 21:25

    Impactante y real relato de la desvergüenza en estado máximo. Mientras leo su artículo con vivo interés, en las noticias de la TVE aparecen en el podio los amigos de este preso voceando una y otra vez las mismas consignas, pero ninguna de ellas habla de los problemas de la gente —otra, no la suya—.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • ARVA44 ARVA44 28/10/18 21:16

    Callan los medios de comunicación, sobretodo las televisiones, ante la gravedad del caso Rato y sus silencios. Le dan cancha, imagen. No puede ser tanto desamparo de la sociedad que ha sido robada y maltratada. Vergüenza.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.