x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

El debate sobre el franquismo siempre pincha en hueso

Publicada el 13/11/2018 a las 06:00 Actualizada el 12/11/2018 a las 21:09
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Toda España estaba llena de monumentos a los caídos en la guerra. La guerra que vino después de un golpe de Estado contra la Segunda República. Se acabó esa guerra, no con la paz sino con la victoria. Después esa victoria del fascismo la contaría en unos pocos versos –en dos poemas distintos– el poeta Gil de Biedma: “Media España ocupaba España entera…”. Y en otro poema: “De todas las historias de la Historia/la más triste es la de España/porque termina mal…”. A veces pienso que la España de ahora sigue ocupada por los del golpe de Estado y su victoria. Y que la historia, nuestra última historia, sigue teniendo un presente demasiado parecido a la tristeza de aquel final.

Los nombres de aquellos caídos pertenecían todos al bando franquista. Los demás nombres nunca existieron. Los borró la dictadura de la memoria colectiva. Los redujo, esa dictadura, al silencio de la casa familiar, a la celebración en privado de la razón derrotada por la barbarie, a vivir en la sombra como si sobrevivir a tanto crimen fuera lo mismo que haber muerto.

Luego llegó la democracia y los nombres hechos públicos siguieron siendo los mismos. O aún peor: se igualaron los nombres de quienes lucharon contra la legitimidad republicana y los de quienes la defendieron. Decían que la reconciliación era lo más importante. ¿Dónde está, tantos años después de morir el dictador, esa reconciliación? Escribía el filósofo Avishai Margalit, en su libro Ética del recuerdo, que es un error colocar la palabra “reconciliación” antes de la palabra “verdad”. Por eso, tal vez, estemos donde estamos.

En Pamplona había uno de esos monumentos a los caídos: a “sus” caídos. En el año 2000, el arzobispado donó a la ciudad ese monumento. Menos una parte: la cripta, donde estaban enterrados los generales golpistas Mola y Sanjurjo. Pero ahí sigue la sombra de la cripta. Ya no están los generales, pero la Hermandad de los Caballeros Voluntarios de la Cruz sigue organizando todos los meses una misa de homenaje a los golpistas. ¿De qué reconciliación estamos hablando? ¿De qué verdad que no pueda ser construida, definitivamente y sin miedos, con los sombríos ceremoniales del oprobio?

Hace dos años, Carolina Martínez y Clemente Bernad rodaron un documental (A svs muertos) sobre ese espacio y ahora van a ser juzgados porque los denunció la Hermandad de los Caballeros Voluntarios de la Cruz y la Justicia admitió a trámite la denuncia. No grabaron ninguna ceremonia, pero la fiscalía opina que sí y pide por eso mismo, para cada uno, dos años y seis meses de cárcel y 12.000 euros de multa. El juicio está anunciado para los días 14 y 15 de este mes de noviembre. Se han alzado voces a través de un manifiesto para exigir que de una vez este país deje de ser el de la historia triste, el de la media España ocupándola entera, el de la memoria republicana extraviada en unas políticas de reconciliación con más agujeros que los calcetines pobres de posguerra que remendaba mi abuela Adela con un huevo de madera.

Los debates que tienen que ver con el franquismo pinchan en hueso. Después de tanto tiempo muerto el dictador, la auténtica cultura de la democracia está por construir. Me acuerdo de los versos de Ángel González: “Te llaman porvenir/porque no vienes nunca”. El juicio a Carolina Martínez y Clemente Bernad es una anomalía. Lo que pasa es que ya no sé si la anomalía es este país, un país que no levanta cabeza cuando ha de enfrentarse a un pasado de ignominia que, digan lo que digan, no acaba de pasar.

No sé dónde puede estar la verdad que ha de apuntalar los cimientos más profundos de la democracia y de la historia. Pero sí que sé que esa verdad no está en esas misas negras que la Hermandad de los Caballeros Voluntarios de la Cruz sigue celebrando, en el mismo centro urbano de Pamplona y con toda la tranquilidad del mundo, para honrar la memoria del golpismo fascista de 1936. A ver qué pasa los días 14 y 15 de este mes de noviembre. Ojalá la justicia brille esta vez al lado de la razón y no en su contrario. Ojalá.
________________

Alfons Cervera es escritor. Su último libro publicado es La noche en que los Beatles llegaron a Barcelona (Piel de Zapa, 2018).
Más contenidos sobre este tema
Etiquetas




Hazte socio de infolibre

7 Comentarios
  • frida56 frida56 14/11/18 17:32

    Comparto ciento por cien las ideas que expresa en su artículo! No hay reconciliación sin verdad,y la verdad está en primer lugar,y la verdad no admite de falsas equiparaciones de “todos buenos o todos malos”porque,a fin de cuentas,era una guerra; una guerra sí,que empezaron unos y no otros,una guerra con sitios de enterramiento muy desiguales,por cierto,y unos vencedores que quieren serlo para siempre,pero “para siempre” es mucho tiempo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • paco arbillaga paco arbillaga 14/11/18 09:39


    Alfons: quizás una respuesta a lo que planteas en tu escrito se pueda sacar del artículo de Aroa Moreno Durán «¿En qué momento se había jodido el Perú?», y que recuerda estos versos de Juan Gelman: «Lo contrario del olvido/ no es la memoria/ sino la verdad.» Todo se puede joder cuando nos olvidamos de la verdad, cuando olvidamos la verdad de lo que ha ocurrido.

    Por cierto, también en Pamplona se celebran otros actos como por ejemplo todos los lunes, a las 12 horas, en la plaza del Ayuntamiento damos nuestro txupinazo particular reivindicando pensiones dignas. La música del «No nos moverán» acompaña las frases reivindicativas y estaría bien que se reforzara el coro con muchas más voces. Osasuna y República Libertaria.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • RFJ RFJ 13/11/18 17:54

    En España VENCIO EL FASCISMO. España JAMAS rompio con el fascismo. España JAMAS JUZGO NI CONDENO a los responsables de 40 años de GENOCIDIO FASCISTA NAZIonalcatolico. Esa es la triste historia de España. Una España PODRIDA fundada en la IMPUNIDAD de los fascistas genocidos que nos IMPUSIERON a un Borbon como SUCESOR DEL FASCISTA Franco a titulo de Rey. España esta fundada sobre los CIMIENTOS PUTREFACTOS de la barbarie fascista NAZIonalcatolica. Por eso es un pais PODRIDO donde impera el LATROCINIO y la corruocion GENERAL SISTEMICA de TODAS las instituciones INCLUIDA LA MONARQUIA, con practicas corruptas heredadas de la DICTADURA FASCISTA.  POR ESO SE ROBA COMO SE ROBA. Es lo TIPICO de un pais que ha mamado FASCISMO durante decadas.  Un pais en el que los FASCISTAS continuaron incrustados en la judicatura ejercito policia guardia civil y en politica como Alianza Popular y UCD. España que JAMAS derroto al fascismo esta PODRIDA por las practicas delincuentes heredadas de la dictadura. Esa es la TRISTE realidad de España. Como dijo el gran Jose Sacristan “somos un pais de mierda”

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    6

  • Javier Dominguez Javier Dominguez 13/11/18 14:06

    Franco lo dejó todo atado y bien atado. Casado y Rivera entre banderas, una imagen contundente.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • leondebarro leondebarro 13/11/18 13:09

    Nací en el 50 pero nunca he visto una sola España, siempre han sido las dos Españas....para desgracia de muchos.
    Ojalá viera una sola, la verdad es que la esperanza es lo último que se pierde.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Toreador Toreador 13/11/18 10:16

    Esos asesinos franquistas siguen estando nunca se marcharon esta orgullosos de sus crímenes y están en todas las instituciones. Esos jueces que admiten a trámite sus atropellos también son de su cuerda y si no somos capaces de ponerlos en la picota España seguirá en la dictadura. 

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    9

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 13/11/18 08:48

    Me temo que la justicia no brillará, como siempre. Cuantos defendimos en aquellos lejanos años de la mal llamada Transición (realmente fue una Transacción, cambiaron nuevo golpe militar por que todo siguiera igual con un barniz de modernidad) que era necesaria una ruptura fuimos acallados por presuntos "ruidos de sable" con la inestimable colaboración del terrorismo etarra (algún día alguien estudiará el fenómeno de verdad) y se optó por componendas tipo "Pactos de la Moncloa". Los Sindicatos se rindieron a su "institucionalización" (es muy duro vivir de las cotizaciones, es preferible hacerlo de las subvenciones) y el PC acató la monarquía y la bandera franquista con un escudito diferente, corona en vez de águila, rey en lugar de religión. Del PSOE ni hablar, ya habían consumado la traición a la memoria histórica en Suresnes. Nada se hizo tampoco entre 1982 y 1988, esa época en la que aparentemente mandaba gente de izquierdas que iba a dejar España que no la reconocería ni la madre que la parió. Y en eso no se equivocó. Los pelotazos financieros, inmobiliarios, empresariales, fueron de órdago. No hay solución. Nunca dejaron de ser dueños de toda España. Y no dejarán de serlo. Nos falta una victoria por las armas, como la revolución francesa, la portuguesa o un Garibaldi. Ellos han ganado siempre que ha habido un choque de poderes. Lo dicen sin rubor "quieren obtener lo que perdieron en la guerra". Se lo he oído decir a segundas filas del PP. Lo que perdimos en la guerra fue la democracia y la dignidad. Y nunca lo tendremos si no se lo arrebatamos.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    7

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.