x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

¿Es el objetivo de la política económica la creación de empleo?

Publicada el 25/11/2018 a las 06:00 Actualizada el 24/11/2018 a las 18:10
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Desde 2013, la mayor parte de los países comunitarios han registrado un crecimiento en su Producto Interior Bruto (PIB); a partir de 2016, todos, sin ninguna excepción. En ese contexto, moderadamente expansivo, los registros en materia ocupacional han evolucionado en un sentido positivo. Entre 2013 y 2017, la tasa de empleo en el conjunto de la Unión Europea (UE) ha aumentado en 3,3 puntos porcentuales, mientras que la de desempleo se ha reducido en 3,2 puntos. En nuestra economía los porcentajes han resultado todavía mejores: el empleo ha crecido 6,5 puntos y la caída del desempleo ha sido de 8,9 puntos.

La favorable evolución de ambos indicadores suele presentarse como la prueba evidente de que la actividad económica está recuperando su tono vital y de que estamos saliendo de la crisis. Por supuesto, el aumento en el nivel de ocupación y que una parte de los trabajadores desempleados encuentren un puesto de trabajo debe ser valorado positivamente, pero no comparto el optimismo contenido en el diagnóstico, que considero erróneo y sesgado. Para disponer de una visión más ajustada a la realidad, es necesario un análisis más detallado que el aportado por los grandes agregados, que realizaré para el conjunto de la UE, Alemania y España.

En efecto, como acabo de señalar, según la información estadística disponible, los últimos años han sido testigos de la creación de un buen número de empleos, pero la mayor parte de los nuevos puestos de trabajo son precarios. Entre 2013 y 2017, la proporción de contratos temporales en la UE ha seguido una suave tendencia ascendente, hasta representar el 12,2% del empleo total en 2017; en España, la progresión ha sido más intensa, de 3,3 puntos, alcanzado un porcentaje que casi duplica el comunitario, el 22,4%. En Alemania, el peso relativo de estos contratos era en 2017 del 11,7%, registro ligeramente inferior al de 2013.

En lo que concierne al empleo a tiempo parcial, la otra modalidad contractual que simboliza la precariedad de las relaciones laborales, en la UE representaba en 2017 el 19,4% del empleo total (19,6% en 2013), mientras que en España los datos han sido, respectivamente, del 15,7% y 15,9%.

Llama la atención que en la economía alemana, el modelo de referencia que supuestamente debe seguir la periferia meridional, los registros son considerablemente más elevados: 26,9% y 26,6%, en cada uno de esos años.

En total, los contratos temporales y a tiempo parcial suponían en 2017 en el conjunto de la UE y en los dos países considerados entre el 30% y el 40% del empleo total.

No sólo avanza o se consolida la precariedad en lo que concierne a las modalidades de contratación. También se aprecia en el comportamiento seguido por los salarios. En el periodo que estamos considerando, la compensación real por empleado ha crecido en la UE un modesto 3%; con un registro mejor en Alemania, un 6%. En España en esos años los trabajadores han perdido capacidad adquisitiva, en un 0,7%. El peso de los salarios en la renta nacional en la UE se ha reducido un 0,7%, lo mismo que en España, al tiempo que en Alemania dicha participación tan sólo ha mejorado ligeramente, un 0,1%.

Es importante reparar en que los datos anteriores se refieren a valores promedio, ocultando en consecuencia las disparidades de ingreso, que han aumentado considerablemente. Un indicador que, de manera sintética, mide esas disparidades es la relación entre los deciles superior e inferior, obtenido del informe sobre la estructura de ingresos elaborado cada cuatro años por Eurostat (los datos excluyen los servicios públicos). En 2014 (último ejercicio para el que se dispone de información estadística) los valores de ese indicador eran en España y en Alemania de 3,4 y 3,9, respectivamente; esto es, los grupos de ingreso situados en el nivel superior más que triplicaban los de nivel inferior.

Entre 2013 y 2017, el porcentaje de trabajadores pobres con edades comprendidas entre 18 y 64 años ha aumentado. Este grupo social representaba en la UE en este último año el 9,6% del empleo total, creciendo en 0,6 puntos. En la economía española la progresión ha sido muy superior, 2,5 puntos, situándonos en el grupo de cabeza de países comunitarios con una mayor proporción de working poors. También en Alemania el empobrecimiento del trabajo gana terreno; con un alza de 0,4 puntos y una proporción del 9% de la ocupación total.

Hay menos información sobre las retribuciones salariales de los altos ejecutivos y directivos. El Global Wage Report 2016/2017 de la International Labour Office titulado Wage inequality in the work place, con datos referidos a 2010, obtenidos a partir de la European Structure of Earnings Survey, revela que la desigualdad es especialmente intensa en el 1% y el 0,1% de los asalariados, donde se encuentran las cúpulas empresariales, con retribuciones que pueden superar en varios cientos de veces las de los trabajadores peor remunerados.

Otro dato que encaja en esta línea de argumentación es el de número de horas extraordinarias no pagadas. La información estadística disponible para la economía española proporcionada por el Instituto Nacional de Estadística (Eurostat no la facilita para el conjunto de la UE ni para el resto de economías europeas), que posiblemente infravalora la situación real, pone de manifiesto que en 2017, si bien se han reducido respecto a las realizadas en 2013, todavía suponían alrededor de 2,4 millones. Una estimación que, junto a la intensificación de los ritmos de trabajo —aumento del volumen de producción por hora trabajada— nos habla de la sobreexplotación de la fuerza de trabajo. El potencial de creación de empleo contenido en las horas extraordinarias (pagadas y no pagadas) es evidente y, dado que las segundas no cotizan a la seguridad social, resulta asimismo obvio el lastre que representan para las cuentas públicas.

Un último indicador tiene que ver con la tasa de desempleo. Como he mencionado antes, esta se ha reducido con carácter general, si bien en algunos países, España es un buen ejemplo, continúa siendo muy elevada (sólo superada por Grecia en 2017). Hay que tener en cuenta, en todo caso, que las cifras oficiales de desempleo lo infravaloran. Eurostat presenta una ratio que incluye los contratos a tiempo parcial involuntarios (personas que quisieran trabajar más horas), las que estarían dispuestas a trabajar, pero no aparecen en las estadísticas como buscadoras de un empleo y las que buscan un trabajo, pero no están disponibles para aceptarlo. Con el nuevo cálculo, la tasa de desempleo aumenta de manera sustancial; en 2017 en la UE desde el 7,8% hasta el 15,7%; en España, desde el 17,3% hasta el 28%; y en Alemania desde el 3,8% hasta el 9,3%.

Este escenario —que es preciso completar con información cuantitativa y cualitativa más detallada— no sólo, que también, es el resultado de unas políticas fracasadas en cuanto a los objetivos que, supuestamente, las inspiraban: un aumento sustancial y suficiente del empleo, la mejora de las condiciones de vida de los trabajadores y una hoja de ruta para salir de la pobreza. La deriva laboral es, asimismo, el producto de la estrategia confiscatoria de las elites, en un contexto de acoso y derribo de las políticas de bienestar social, de captura de las instituciones por parte de los poderosos y de un crecimiento del PIB exiguo, insuficiente e inestable.

Por todo ello, lejos del discurso autocomplaciente de Bruselas, los gobiernos y las instituciones internacionales —pura propaganda—, urge una revisión en profundidad de las políticas aplicadas en estos años. Es necesario cuestionar un planteamiento que todo lo fía al crecimiento económico y a la desregulación de las relaciones laborales; sabiendo que la solución a la compleja problemática laboral que he presentado de manera somera tampoco está necesariamente asociada a la modernización del tejido productivo, la introducción de nuevas tecnologías y el fortalecimiento de las posiciones competitivas. Es indudable que el modelo económico vigente determina en buena medida la dinámica laboral, pero los desafíos que la izquierda transformadora tiene por delante desbordan con mucho las recetas meramente tecnocráticas o economicistas.

El deterioro de las condiciones laborales dentro de las empresas obliga a implementar medidas encaminadas a dar poder a los trabajadores para que puedan defender sus derechos (y, por supuesto, a derogar las reformas laborales que han erosionado su capacidad de negociación y presión). La caída, el estancamiento o, en el mejor de los casos, el avance insuficiente de los salarios hace imprescindible la reconfiguración de los objetivos de la política económica, poniendo en el centro de la misma la recuperación del poder adquisitivo perdido desde el estallido del crack financiero, especialmente de los colectivos más vulnerables, y el crecimiento de las retribuciones de los trabajadores de modo que se mantenga su peso en la renta nacional. El aumento de las disparidades de ingreso exige la elevación del salario mínimo y poner límites a los salarios máximos percibidos por los altos directivos y ejecutivos. La inercia impuesta por los mercados debe ser corregida por una decidida intervención institucional, mejorando las condiciones de los trabajadores del sector público y exigiendo a las empresas que acceden a los concursos y a los recursos públicos el cumplimiento de una carta de derechos en materia social y laboral. Y la evidente incapacidad del capitalismo para generar empleo suficiente y decente hace necesario introducir en la agenda política el debate sobre la renta básica universal, con el objetivo de mejorar los estándares de vida de todas las personas, con independencia de cual sea su situación sociolaboral, y el pleno ejercicio de los derechos ciudadanos.
______________________

Fernando Luengo es economista y miembro de la Secretaría de Europa de Podemos.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

3 Comentarios
  • Coronel Dax Coronel Dax 27/11/18 10:08

    Iría un poco más lejos que el Sr Luengo. Yo me hago algunas otras preguntas. ¿Estamos invirtiendo nuestros esfuerzos en lo que realmente incrementa en mayor media el “bien común”?

    Por ejemplo, gran parte de la “recuperación” actual proviene de la inversión en vivienda que están realizando fondos de inversión extranjeros. ¿Se están construyendo esas viviendas para la gente que las necesita, porque carece de ellas o porque la suya no tiene los estándares que este siglo exigiría, o, de nuevo, se compran para especular? ¿no estaremos haciendo cosas (o casas) innecesarias, que nos acabarán explotando de nuevo?

    Estamos en un país que vive de la fabricación de coches. Me pareció valiente el anuncio de Pedro Sánchez de coger el toro por los cuernos y apostar por el coche sin emisiones. Pero podemos ir más lejos. ¿No es más racional apostar por el transporte público? Y si hay un transporte público de calidad el coche quedaría relegado a pocos viajes y entonces, para esas pocas ocasiones, ¿no sería mejor alquilarlo que tenerlo parado casi siempre? ¿No debemos apostar por el fin del coche individual en propiedad?

    Son solo dos pequeños ejemplos de que, entre la economía planificada tipo soviético y el laissez faire actual debe haber algún punto intermedio donde encontremos una mayor virtud.

    Un saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Grobledam Grobledam 25/11/18 21:18

    Este es el Podemos que interesa a la gente, el auténtico. El de relumbrón, de declaraciones sin sustancia pero con mucho marketing es el que escuchamos día a día. Podría ser cosa del interés de los media financiados por el " poderoso caballero" pero me temo que no sea así, es el diseño impuesto al movimiento en Vista Alegre II. Una caricatura del potente movimiento que impulsó el 15M y que mantenía una conexión y coherencia internacional y coherente el momento actual del movimiento obrero.
    La creación de P.I. y allegados es buena para vender periódicos, aumentar niveles de audiencia en TV; pero nefasta para la lucha de clases, que van ganando de calle los ricos y poderosos.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • Alfonso J. Vázquez Alfonso J. Vázquez 24/11/18 23:24

    Lo que preteenden estas `políticas de precarizción de los derechos de los trabajdores es baratar los costes para beneficio del empresario. Se trata de recuperar la política del S: XIX y anteirores donde el tabajdor, como mero elemento de producción, sólo recibía el salrio suficinete para subsistir y para reproducirse manteniendo la oferta de trabajdores susceptibles de ser explotdos. La incorporacio del trabajador l mercado de trabajo lo convirtió de pero productor en consumidor activo y parteiportantee de la demanda no tanto por su capacidad de consumo sino porque elporoducto de esa capacidad por el núemro de consumidores había pasado a ser un elementoe fundamental en la demanda. Mientras esa situacion semantuvo el empleo aumentaa con lo que los precios de produccion disminuían y también lo hacían por el desarrollo científico y tecnológico que alser pagado en gan parte con financiaciñn pùbica dbía devolerse ese benefico tmbién a los tabajadores en su doblecondicio de productores y consumidores y no solo al empresario capitalista. El desrrollo delcomercio internacional, que tantos beneficios ha proucido l aumentar la demand, ha producido un perjuicio notble cual ha sido el escapar de ls noras contrladoras dle mercado y en no,bre de una falsa liberalizacion en plan de Adam Smith - ni hay igualde de conocieinto dlemeecado ni igual capacidad negociadora del capital y los trabajadores - se ha consituido en un apropiador úncio del beneficio.En estas condiciones es necesario recuperar el dominio político sobre la economía y ello sólo puede hacerse por la vía de la reduccion de la jornada laboral que al aumentar el pleno empleo con salarios de consumidor y no sólo de mera suervivienca vegetativa aumentrá la demanda que reducirá el coste unitario realimentando así la demanda y los beneficios del empresario que nacen de la capacidad de compra del trabajador en su faceta de consumidor. Mientras esto no se entienda así, y la prueba de que funcion´´o bien la tenemos de 1900 a 1950, esto no tendr´solución.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.