x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

Presidente, ¿por qué no habla?

Publicada el 09/02/2019 a las 06:00 Actualizada el 09/02/2019 a las 14:06
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Atravieso caminando la plaza de Colón en dirección a Cibeles; voy pensando en que me espera un político amigo, no es extraño pues que este lugar se me aparezca como el escenario de la manifestación convocada para este domingo por Casado y Rivera.

Agotado el tema de la conversación antes del tiempo previsto, aprovecho el sobrante para una breve visita al Museo del Prado. Este conmemora su bicentenario como "lugar de memoria"; voy de paso, sin propósito, doy con La expulsión de los judíos de España, de Emilio Sala. Ahí están los reyes católicos recibiendo el donativo de un representante de la comunidad judía destinado a la guerra contra los moriscos, para ganarse el favor real y evitar la triste suerte que a estos ya les aguarda. Ahí está el fraile Torquemada arrojando violentamente un crucifijo ante Isabel y Fernando, acusándoles de vender a Cristo, como lo hizo Judas. El gesto tuvo éxito.

Ya sé que no hay comparación posible, por mucho que la historia pueda ir enlazando desde tan lejanas fechas, líneas de continuidad, en la cultura política de los españoles, hasta el presente.

Pero la imaginación puede ser tan surrealista como la realidad virtual que fabrica la indecencia ultramontana de la oposición al presidente Sánchez. Por eso imagino al tridente de la Reconquista, Casado, Rivera, Abascal, en los hábitos de Torquemada (¿acaso no pasearon los suyos desde Cibeles a Sol una ración de 20 obispos, encabezados por Rouco Varela –no por el presidente de la Conferencia episcopal– contra el presidente Zapatero y el matrimonio homosexual?).

Ahora, al unísono, lo harán estos tres torquemadas laicos contra el presidente Sánchez y contra el fantasma del "relator", palabra convertida en símbolo con el que golpear duro. Directo a la cabeza.

Han contado con la inestimable colaboración de Torra, que se resiste a salir del pabellón de las máscaras, donde construye su imaginaria república; y que se resiste a enfrentarse con la realidad, donde la atribulada y desvencijada alianza independentista tiene el derecho y la obligación de gobernar la Generalitat, que es parte del Estado autonómico en que está constituida España. Aún les duele a los puigdemontistas de antaño el rufianesco "155 monedas de plata"; y ahí siguen en las cuitas de quién no ha sido ni será traidor al mandato de su 1 de octubre, y Torra haciéndose el valiente en su documento de las 21 condiciones, mientras Puigdemont pace en Waterloo.

Leña para el auto de fe en el que, este próximo 10 de febrero en la plaza de Colón, se quemará a Sánchez, reo de alta traición a España. Ya se le ha declarado presidente ilegítimo, ya le han arrojado violentamente la Constitución, acusándole de haberla vendido a cambio del mísero plato de lentejas que sería la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado.

Echar de la Moncloa a Sánchez. Qué valientes. El grito atronará en una manifestación que quieren multitudinaria.

Bien han aprovechado el cisco de un "relator" inexistente de una comisión de partidos inexistente (que se sepa).

Podría haber sido cualquier otro pretexto; pero en el secarral de una opinión pública tan parcialmente informada sobre la realidad catalana, cualquier chispa vale para incendiar la pradera. Además es gasolina todo lo que huele a intento de lograr la estabilidad gubernamental mediante la conversión en pacto de aquel encuentro circunstancial, en la votación de la moción de censura.

No hay que hilar fino para concluir que los incendiarios hablan de la defensa de la España constitucional pero actúan para las elecciones. No quieren que haya elecciones europeas, ni autonómicas, ni municipales, para la propia cuenta y razón propia de cada una de ellas; quieren diluirlas en un conglomerado plebiscitario contra el presidente del Gobierno de España, porque esta es suya y no hay nada más que hablar.

La imagen de la plaza de Colón se proyectará fuera de España. Fuera, donde Sánchez está ganando crédito. Quién va a entender que este enorme guirigay se lo arma la oposición porque su Gobierno acepta que haya un relator; figura que, hoy por hoy, es una pura X, y que mañana si el Parlament funciona como es debido nada dará que hablar.

Casado, ante la opinión pública europea, ocultará que Sánchez es presidente legítimo porque hasta Rajoy lo quiso, pues pudiendo evitar que lo fuera no lo evitó; y el nuevo líder del PP tendría que hacer acopio de todo lo que aprendió en sus masters, para intentar explicar por qué ha dejado de serlo desde ayer mismo. Rivera ocultará que, en aquel momento de la verdad que fue la moción de censura contra la corrupción, su regeneracionismo se vino abajo; y que ahora su liberalismo se alía a los amigos de Le Pen et alters de similar textura.

Sí se sabrá que los dos han convocado la manifestación de un nacionalismo ultramontano para ser aplaudidos; pero probablemente suceda que esta ensalzará sobre todo al genuino representante, a Abascal, rey del chiringuito, crítico de la derechita cobarde, líder de Vox debelador de independentistas en el juicio que les aguarda y donde haga falta.

La atónita Europa pensará: si eso le hacen al presidente del Gobierno, qué no serán capaces de hacerle a los independentistas catalanes.

Que están en su derecho a manifestarse no es la cuestión.

La cuestión es si el Gobierno percibe que está perdiendo la batalla de la comunicación, en este tragicómico episodio y si el presidente sale al paso.

No es tiempo para buscar responsables, ni para cantar "dónde está nuestro error sin solución", ni para mirar airadamente a quienes se les podría gritar "¿por qué no te callas?".

Es tiempo para que el presidente del Gobierno actúe hablando.

Hay muchos españoles que le apoyan y que, en medio de la algarabía, no comprenden lo que está pasando, ni saben bien a dónde vamos, aunque sí temen a dónde nos lleva la lógica que impulsa la alianza del trío de la Reconquista. La legitimidad de ejercicio del presidente Sánchez se refuerza hoy en su esfuerzo por oponerse a la estrategia de la tensión que impulsan el trío y el nacionalindependentismo, su colaborador objetivo.

La concentración de Colón pretende convertirse en un hecho político importante. Un hito a la altura de su desaforada proclama: "Españoles unios en un frente cívico contra Sánchez que ha traspasado todas las líneas rojas".

Los nacionalseparatistas catalanes convirtieron el de 1 de octubre de 2017 en el mito fundacional de su república imaginaria. Los nacionalseparatistas españoles quieren convertir el 10 de febrero de 2019 en el reverso de aquel. Ambos desastrosos. Llenos de máscaras.

Las palabras del presidente ante ese hecho, y antes de que se produzca, podrían convertirse en un hecho político constructivo.

No soy judío, no creo que dios creara el mundo con palabras, no creo que una palabra de la Tora pueda redimir el mundo.

Leí, en Larra, que los animales no hablan pero se entienden y que como no tienen uso de la razón ni de la palabra no pueden engañar ni ser engañados, ni creer ni ser creídos. También he oído muchas veces la sentencia de que el hombre es esclavo de sus palabras y dueño de sus silencios.

Y aún así pienso que es necesario un discurso del presidente a la ciudadanía española frente a la alianza del bulo y de la rabia con la que se promueve la concentración de este domingo.

Ese discurso no redimirá España.

Pero al menos podría mostrar a Europa que España no es solo el motín festivalero de la plaza de Colón, convocado por unos políticos irresponsables; y que no es Cataluña, sino unos políticos irresponsables, los que se van a sentar en el banquillo de los acusados dos días más tarde.

Y podría mostrar, ante nuestros propios ojos, que España y Cataluña necesitan gobiernos que no usen la cabeza para topar, y políticos que usen las palabras para hacerse entender, no para contribuir al ruido y la confusión.
Más contenidos sobre este tema
Etiquetas




Hazte socio de infolibre

8 Comentarios
  • mcjaramillo mcjaramillo 10/02/19 13:39

    Ojalá al Presidente del Gobierno no le gane la melancolía.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • mudito mudito 10/02/19 12:47

    Que se puede esperar de un partido cuyo referente ideológico es el sr Aznar. Que en su día pedía el no para la constitución.
    Estos tres partidos tienen un tronco en común la antia AP.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • GRINGO GRINGO 10/02/19 10:59

    "No habrá comparación posible....", pero la vocación de "echar los muertos a los gobernantes, ha calado en lo más profundo de los Torquemadas del Siglo XXI", y si no repasemos...
    Suponer que los convocantes hablan en nombre de la "España Constitucional", es mucho decir, ya que la inmensa mayoría no se la han leído y lo que han conocido "de oídas" lo traducen a sus interés, "el derecho a la vida se lo apropian, sin imaginar que ésa vida sea "digna", como el derecho a la vivienda, mientras apoyan el saqueo de los trabajadores por los fondos buitres, y así un largo etcétera".
    Si tuvieran la valentía que dicen tener éstos salvapatrias, deberían convocar la manifestación en la Plaza de Oriente, y dejarse de medias tintas, que hablen claro y resuciten de una vez todos sus fantasmas. Se van a juntar las derechas, incluso los que despectivamente se referían al PP como la "derechita cobarde", que una vez han accedido a las instituciones ya se les ha "suavizado el mensaje", que tendrán ésos sillones..
    En cuanto a si debe hablar el Presidente, "mejor que no, porque ya no se acordará de lo que dijo cuando No era Presidente", y la volverá a liar...
    Todavía no hemos llegado a copiar el refrán, pero aquí hemos ido de "Guatepeor a Guatemala".....

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • Lunilla Lunilla 24/03/19 19:33

      GRINGO:  VIendole ahì Como un fantasmas, la metàfora , la dirà por Vd. mismo supongo......Lunilla //// PD: Enviado a Editar a las 7,30 h. p/. .....

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • Capgrossos Capgrossos 10/02/19 06:11

    Sr. Sanroma, No entiendo que al trío de irresponsables también los llames reiteradamente el trío de la reconquista, no se merecen ese apelativo, el trío del cortijo corrupto les pega más.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Pelias Pelias 09/02/19 11:04

    Muy bien señor Sanroma. Es cierto que el presidente del Gobierno debería desmontar la alharaca de falsedades que se ha montado tanto por parte de la derecha descerebrada de Casado y Rivera (lo de Abascal es de otro mundo), como de la derecha y soi disant izquierda separatista e insolidaria catalana. Argumentos tiene. Pero el señor Sánchez, y sus colaboradores ministros y as, están metiendo la pata tantas veces, prometiendo sin sentido y no cumpliendo, dando tantas veces marcha atrás, que es un peligro que hablen y que vuelvan de nuevo a prometer. ¡Cuánto y cuánta inútil en este Gobierno que abrió tantas esperanzas!

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    5

  • acracio acracio 09/02/19 00:11

    Nadie ha explicado por qué la Justicia no actúa contra los mandos que ordenaron apalear a ciudadanos catalanes indefensos por votar República. Y que expliquen por qué los nacionalistas españoles y sus partidos comparsas defienden un nuevo referéndum en Reino Unido y no lo permiten en su país si queremos monarquía o república.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    7

    4

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 09/02/19 15:56

      Muy sencillo la respuesta porque usted miente en la premisa. La justicia ha ordenado mirar las cargas dela policía y ha concluido que la mayoría eran proporcionadas y alguna que puede no haber sido proporcionado se ha iniciado un sumario contra algunos policías. Quien ordenó prohibir el referendum es la propia justicia porque se saltaba la ley como cualquier delincuente se salta la ley. Con la complicidad de los mandos superiores y de los mandos politicos de los mossos, estos no cumplieron las ordenes de requisar las urnas horas antes del referendum con lo que no quedó otro remedio que utilizar las fuerzas de orden publico para cumplir la ley. Cualquiera sabe que se utilizó menos violencia que en posterior manifestaciones de los esxtremistas catalanes que han reprimido los mossos. Nadie se cree que hubo mil heridos porque hubieran visitado los hospitales y hubieran publicado la estancia de los heridos en los hospitales. Los trabajadores de los hospitales han dado que unos 30 fueron heridos y que solo 2 precisaron el ingreso (uno de ellos por infarto) y en el intento de ocupàcion fascista del Parlamento catalán por los CDRs y otros de la misma calaña hubo mas heridos por los mossos que en la jornada del referendum. No se preocupe que la justicia lo investiga y lo lleva investigando. Otra cosa es que usted pretenda ser la justicia y pretenda imponer usted las condenas como ocurre en los estados de tipo fascista en que el poder o sus secuaces imponen las condenas. 2ª Vuelve a mentir con esa impunidad que le delata. Los nacionalistas españoles no piden otro referendum del Brexit. Lo piden los británicos de bien, porque creen que fueron engañados en el referendum diciéndoles unas mentiras similares a las que usted relata en ese escrito suyo. Les dijeron que Gran Bretaña iba a subir económicamente mucho porque no darían dinero a los europeos y ahora tiene que admitir que si se van sin acuerdo los británicos perderían un 10% de su salario. Incluso algún dirigente del Brexit ha llegado a admitir que mintieron para ganar el referendum. Como los politicos presos del secesionismo.

      Responder

      Denunciar comentario

      4

      6

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.