x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

Entre Ginebra y Estrasburgo, las instituciones de defensa de los derechos humanos

Publicada el 27/02/2019 a las 06:00 Actualizada el 26/02/2019 a las 22:16
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Seguramente pocos ciudadanos de a pie conocen y diferencian el Consejo de Derechos Humanos, una institución de las Naciones Unidas con sede en Ginebra, y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, una institución del Consejo de Europa con sede en Estrasburgo. O saben cuáles son los poderes y funciones de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, actualmente la ex presidenta de Chile Michelle Bachelet. Todo un complejo entramado institucional con sus sentencias, resoluciones, informes de relatores, que a veces se presentan erróneamente como si fueran posiciones oficiales de las Naciones Unidas, y también con los inevitables aparatos burocráticos que tienen que actuar sobre las dramáticas realidades que constituyen hoy la defensa de los Derechos Humanos en el mundo.

Estando en Ginebra, para intervenir ante el Consejo de Derechos Humanos, recuerdo un testimonio de esta realidad que hace poco tuve ocasión de conocer. Fue el pasado 11 de diciembre, cuando celebrábamos el 70º aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos junto con el 40º aniversario de nuestra Constitución en la Casa de América, en Madrid.

Allí intervino Caddy Adzuba, una defensora de los derechos humanos que vive en el Congo. Con el lenguaje directo de quien conoce el sufrimiento de primera mano, nos contó a los asistentes, entre ellos Michelle Bachelet, los horrores que padece la población del Este de su país. Y cómo ella combate a diario esa situación, convirtiéndose en fuerza transformadora de una realidad inaceptable. No era la primera vez que Caddy hablaba en España. En 2014, recibió de manos del Rey Felipe VI el premio Princesa de Asturias de la Concordia. Entonces sintetizó en una frase, en su magnífico francés, en qué consiste tanta violencia: en convertir los cuerpos de las mujeres en campos de batalla.

Ahora que España vuelve a ser miembro del Consejo de Derechos Humanos durante el período 2018-2020, me pregunto: ¿qué conexión hay entre la realidad que vive y en la que trabaja Caddy Adzuba y ese órgano de Naciones Unidas, compuesto de 47 Estados, actualmente 10 pertenecientes a la UE, que se reúne en Ginebra tres veces al año?

El Consejo de Derechos Humanos está concebido como un espacio para defender el ideal universalista, derivado de la igualdad intrínseca de todos los seres humanos, frente al avance de los particularismos que, sobredimensionando lo que nos diferencia –el género, la raza, la religión, el origen, el idioma, etc.– conducen al sometimiento del individuo al grupo. Claro que cuando uno sabe que en su tiempo lo llegó a presidir una embajadora de la Libia de Gadafi, caben dudas sobre la efectividad de su compromiso con esa función. Es más, cabe también preguntarse si hoy sería posible la adopción de un documento como la Declaración de Derechos Humanos, que afirma que “todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos...”. ¿Alguien se empeñaría hoy, como lo hizo en los años cuarenta del pasado siglo el delegado francés, René Cassin, en aplicar el adjetivo 'universal' a la Declaración?

Pero la lucha de mujeres como Caddy Adzuba, en una región remota de la República Democrática del Congo, nos obliga a trabajar para que el Consejo de Derechos Humanos funcione como un instrumento que sirva para denunciar las violaciones de derechos humanos y sobre todo para prevenirlas. Esa función de prevención servirá también de manera destacada al objetivo de la paz y la seguridad mundial, ya que las violaciones de los derechos humanos suelen estar entre las señales de alarma que preceden al conflicto.

Con frecuencia se acusa al Consejo de injerencia en los asuntos internos cuando se ocupa de una situación de graves violaciones de derechos humanos en un determinado país. Y también son cuestionados por algunos Estados los denominados mandatos-país, que permiten al Consejo enviar a un experto a investigar la situación en un Estado; y las resoluciones-país, adoptadas habitualmente tras la consideración del informe del titular del mandato.

Pero recordemos que esos mandatos-país surgieron en los años 60 y 70, respectivamente, para investigar la situación de los derechos humanos en el África meridional del apartheid y en Chile tras el golpe de Estado de Augusto Pinochet. En la actualidad los mandatos-país se ocupan, entre otras cosas, de la situación de los derechos humanos en la República Popular y Democrática de Corea, en Myanmar o en Siria. ¿De verdad cabe cuestionar la legitimidad de la comunidad internacional para interesarse por esas situaciones?

Los defensores de derechos humanos, como Caddy Adzuba, y las organizaciones de la sociedad civil ayudan a trasladar esas realidades a las salas ginebrinas del Consejo; su relato resulta indispensable para conocer las violaciones de derechos humanos que sufren mujeres, hombres, niños y niñas en todo el mundo. Su voz debe ser oída sin obstáculos, sin cortapisas y, sobre todo, sin represalias una vez regresan a su lugar de origen. Demasiadas personas en todo el mundo se ven obligadas a demostrar su valor defendiendo los derechos de todos. Y un año más nos enfrentamos a una terrible realidad: más mujeres han sido asesinadas o agredidas por defender los derechos de las mujeres pobres, de las mujeres con discapacidad, de las niñas, de las mujeres apartadas de la construcción de una paz duradera en sus países. Y más mujeres se comprometen en la defensa de su participación igualitaria en todos los ámbitos de la sociedad. El Consejo de Derechos Humanos debe servir como una cámara de resonancia para su relato.

España ha asumido con responsabilidad el ejercicio de su función como miembro del Consejo convencida de su trascendencia. Además, llevamos a ese foro la voz de una sociedad, la española, solidaria y comprometida, que nos exige utilizar todos los instrumentos que el Consejo pone a nuestra disposición para prevenir las violaciones graves de derechos humanos y luchar contra su impunidad.
_____________

Josep Borrell es ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación del Gobierno de España.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

5 Comentarios
  • Fernandos Fernandos 27/02/19 16:13

    Esclarecedor artículo y muy pedagogico

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • Alfonso J. Vázquez Alfonso J. Vázquez 27/02/19 11:12

    Me gustaría que el Sr. Josep Borrel nos explicara como contribuye el gobierno del que él es parte en la protección de los derechos humanos en Ceuta y Melilla llegando a acuerdos con Marruecos, dentro de la ley, ¡no faltaba más!, para que sean ellos los que haban el trabajo sucio. ¿Existe el "premio Pilatos"? Creo que debería crearse. También ese gobierno prohibe el arribo de barcos con inmigrantes o prohibe, dentro de la ley, ¡no faltaba más!, que zarpen buques que pretenden salvar el derecho a la vida de inmigrantes entre ellos mujeres y casi niñas violadas y embarazadas en vez de ejarles que se ahoguen, algo que le hubiera podido pasar a su justamente alabada Caddy Adzuba, con lo cual se hubiera perdido la oportunidd de glosar su actuación. La UE ha aprendido de la torpeza tecnológica de la apliccion de "la solución final" final llevada a cabo por los nazis, con sus campos de internamiento y sus hornos crematorios tan desarrollados tecnológicamente. La UE aplica una solucion mucho más limpia. Los cadáveres de los ahogado se los comen los peces. Nunca quedará ningùn documento gráfico de los miles y miles de personas famélicas ni de las tumbas donde se escondían los huesos de los asesinados, Sólo de vez en cuando se verá algún cadáver de un niño en la playa. Es lo que se llama el "progreso". Un dañoo un beneficio colateral, según se mire.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    2

    • GRINGO GRINGO 27/02/19 17:33

      Bah, a quién le importan ésos muertos, se hace una ceremonia a pie de mar, se tiran unas flores, se dicen cuatro chorradas y asunto arreglado. "El Estado del Bienestar se debe proteger a toda costa".....nunca mejor dicho.....!!!

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • GRINGO GRINGO 27/02/19 10:16

    Que equivocado estás Josep, "en España, no de ahora de siempre, la gente sabe lo que vota y a quién vota". Uno puede parar en cualquier pueblecito de España y se encontrará a ésas típicas reuniones a pie de calle, discutiendo sobre el artículo tal o cual de la Constitución, repasando los pros y los contras del Brexit aprobado o el duro...., y así de la actualidad nacional, incluso internacional,....que poco has pateado España chaval.
    Ve con tranquilidad, todos somos conscientes de que allí trabajáis a brazo partido "en defensa......... de los de siempre", que al fin y al cabo los que os votan están más preocupados "por el fútbol o las próximas vacaciones, si tienen claúsula suelo o si la referencia es el Euribor o el IRPH" etc,etc,etc.
    Si aplicaran ésas nuevas reglas de medir al tejido productivo, "la famosa productividad", a todo ése entramado burocrático, probablemente nos daríamos cuenta de que sobran más de la mitad, si no todos....

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    3

  • acracio acracio 26/02/19 23:27

    Vale, Sr. Borrell: un articulito para lavarle su impresentable currículum.

    Responder

    Denunciar comentario

    9

    2

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.