x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

Andaluces y catalanes dialogando en Barcelona: ¿El mundo es como aparece?

Javier Aristu | Javier Tébar
Publicada el 04/04/2019 a las 06:00 Actualizada el 03/04/2019 a las 17:50
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

En el poema El mundo de los demás, que forma parte del Cancionero de romances y ausencias, el poeta Miguel Hernández nos alerta sobre una idea que convendría tener presente: “Nadie me verá del todo / ni es nadie como lo miro / Somos algo más que vemos, / algo menos que inquirimos”. El mundo no es lo que parece, el hoy llamado conflicto catalán no es, ni tal vez haya sido nunca, un conflicto exclusivamente catalán.

En su libro España: historia de una frustración (Anagrama, 2018), Josep Maria Colomer plantea cuatro experiencias históricas frustrantes de nuestro país que podrían subyacer bajo algunos de los acontecimientos actuales. Estos cuatro fracasos serían los de España como Imperio, como Estado, como Nación y como Democracia, de manera que en ninguno de esos conceptos que vienen a significar lo que es la historia de las grandes naciones europeas merecimos buenas notas. No nos ocuparemos aquí del largo debate sobre la normalidad o la anormalidad española contemporánea dentro de la senda europea, pero la historia se puede prolongar más de lo que creen algunos políticos.

En 2019, en cierto modo, continuaríamos sufriendo los efectos de un trayecto histórico de siglos donde los fracasos como sociedad no fueron episodios menores. Por eso mismo no sería justo hablar, aisladamente, del problema catalán. Atinaríamos si nos refiriéramos mejor al problema de España, donde se encuentra como una parte del mismo la cuestión catalana. Hoy además de sufrir las consecuencias de más de un siglo de carencia de soluciones estables y sustantivas a la cuestión de la configuración del poder territorial en España, asistimos a la confluencia de este con otros problemas de más reciente factura y que se deben no tanto al problema territorial sino a la irrupción de unas crisis económica, social, política, cultural y ecológica que ponen en cuestión un modelo de sociedad in toto, que por extensión plantearía una inestabilidad profunda del propio proyecto de la Unión Europea.

La actual crisis catalana es, por tanto, un mix de raíces históricas y de causas contemporáneas. Tratarla con recetas antiguas, extraídas exclusivamente de fracasos pasados, tal vez, lleva al error. Tan inexacto sería confundir esta crisis independentista con la de la crisis de fin de siglo, la de 1898, como pensar que nada tiene que ver la evolución del catalanismo histórico. Insistimos, es una crisis original y a la vez eco de unas crisis históricas anteriores.

En este contexto, desde hace unos meses nos empeñamos en un proceso de intercambio de ideas y propuestas a partir de las realidades sociales y culturales de Cataluña y Andalucía, dos comunidades que han sido constituyentes esenciales de la España histórica y del actual Estado autonómico. Llamamos Diálogos a este proceso de reconocimiento entre ambos sujetos. Desde la especificidad y diversidad queremos establecer un proyecto común de convivencia que recoja lo mejor de nuestras propias sociedades y las innovaciones de un tiempo histórico vertiginoso. En estos Diálogos no caben las actitudes emocionales, emotivas, llamadas a excitar el componente más irracional e irreflexivo de la ciudadanía. Tampoco apostamos por reclamos identitarios excluyentes que solo esconden el miedo y el temor al encuentro con el diferente. Ni nos gustan las banderas exclusivistas ni nos emocionan himnos que exaltan valores esencialistas. Nos impulsan palabras como razón, encuentro y pensar en común. El diálogo como instrumento de civilización. Ingenuidad para algunos, para nosotros son hoy necesarios optimismo y voluntad. Para ese indispensable camino que hemos de realizar juntos catalanes y andaluces nos hemos convocado en Barcelona, los próximos días 5 y 6 de abril, en el Palau Macaya del Paseo de Sant Joan. Allí nos vamos a reunir más de cien profesionales e intelectuales de ambas comunidades dispuestos a dialogar, hablar, intercambiar ideas y debatir, tareas más necesarias que nunca en nuestro país.

Porque es necesario volver a pensar y hacerlo de otra forma. Hacerlo de manera abierta. Utilizar argumentos razonados, siendo capaces de superar esquemas rígidos basados en viejas doctrinas como la “conllevancia” y el “cuanto peor mejor”. Situarnos lejos del esquema de los vocablos del antagonismo, la separación o la divergencia como frontispicio de una política que solo puede llevar a otra nueva frustración histórica. El problema actual es de una enorme gravedad y necesitamos actitudes abiertas y formas prácticas donde el “todo o nada” deje espacio a una concepción estructural de acuerdos parciales. Solo desde una visión compleja será posible acometer un proceso que va a ser largo, sinuoso, complicado y marcado por avances y retrocesos, donde cada paso adelante será posiblemente parcial pero repleto de un significado positivo.

Porque se hace cada vez más necesaria la apertura de un marco de diálogo estable, sometido exclusivamente a los principios de la pluralidad de opiniones y de la racionalidad de las propuestas. Y ese marco debe darse en el plano de la política, territorio en el que seguimos creyendo a pesar de sus actuales deficiencias y sus históricos errores, pero también en el plano de la sociedad civil. Diálogo por arriba, por en medio y por abajo que propicie una corriente y que conecte cada uno de estos espacios.

En este mundo global e interdependiente donde las soberanías nacionales vienen siendo desde hace tiempo reemplazadas por otras, los procesos de separación pueden ser en un principio una forma de reforzar pretendidas “identidades”, aunque luego y rápidamente puedan conducir a un resultado más frustrante de aquel que se pretendió superar. Miremos con atención lo que está ocurriendo en el Reino Unido con el Brexit porque es posible que en ese proceso estén contenidos algunos de los elementos de nuestro propio devenir futuro como catalanes y españoles si no corregimos el rumbo. El posible paso adelante ante esta situación hoy tiene un nombre: Europa como un proyecto de unidad política con el requisito y el reto imprescindible de convertirlo en un espacio plenamente democrático.

El poeta de Orihuela decía también: “Algún suceso de todos/pasa desapercibido./Nadie nos ha visto. A nadie/ciegos de ver, hemos visto”. Pues bien, este puede ser un motivo, entre otros muchos, para que esta iniciativa de diálogo catalano-andaluz en el espacio público fructifique y mantenga su continuidad en un futuro.
_________________

Javier Aristu es profesor de Literatura y Javier Tébar es historiador. Son los coordinadores de los Diálogos Andalucía Cataluña que se van a celebrar en Palau Macaya (Barcelona) los días 5 y 6 de abril.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

5 Comentarios
  • Infobron Infobron 04/04/19 23:58

    Estaría bien que el articulista dijera qué significa sacar buenas notas como Imperio, que es lo que al parecer han sacado las grandes naciones europeas. Que la nota de España es baja, está claro, pero ¿hablamos de la represión francesa en Argelia nada más ser liberados ellos de los nazis? ¿Hablamos del Congo Belga? ¿Hablamos de las hambrunas de la era victoriana en la India, con millones de muertos en cada episodio, mientras se enviaba grano a la metrópoli? ¿Hablamos de las acojonantes infraestructuras que los europeos han dejado en África?
    Un poco de rigor, please.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Fray Liberto Fray Liberto 04/04/19 23:43

    Tenéis tela que cortar, mientras Cataluña pide un paso adelante en diversidad, Andalucía da un paso atrás y pide más centralismo. Os deseo templanza, diálogo y diversidad para mañana. Suerte

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    3

    0

    • Infobron Infobron 05/04/19 00:01

      ¿Un paso adelante en diversidad? Más bien en homogeneización (una escola, una llengua, un país)

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

  • Ambon Ambon 04/04/19 12:42

    Solicitaría a InfoLibre que nos mantegan informados de lo que se habla y los avances de esas reuniones.

    Es evidente que solo con diálogo se puede arreglar el problema que causó Rajoy con su denuncia del Estatut en el Constitucional, pero creo que el diálogo debe incluir otras CCAA, nacionalidades, regiones o como quieran llamarlo, un díalogo de 2 de 17, no es muy representativo. En cualquier caso, ¡Ánimo!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • mrosa mrosa 05/04/19 18:43

      Son 2 de 17, pero son un tercio de la población.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.