x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

Ciudadanos en el Orgullo: la inmadurez política

Publicada el 11/07/2019 a las 06:00 Actualizada el 10/07/2019 a las 22:13
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

La confusión conceptual entre politizar y partidizar, a propósito de la presencia de Ciudadanos en la Marcha del Orgullo, ha alcanzado su apogeo. Los medios dominantes y algunos políticos afirmaron que éste era “el Orgullo más político de los últimos años” o que “los convocantes politizaron el Orgullo”.

Estos usos asimilan politizar a partidizar, connotando sectarismo e intolerancia. ¿De dónde proviene esta sinonimia? En términos generales, de la identificación  de la política con el Estado, como si sólo fuera político lo que hacen el Estado y los partidos políticos. Según ese criterio, cuando Rosa Parks utilizó el asiento exclusivo para blancos no habría producido un hecho político, sino uno privado-individual. El gesto de Parks fue político porque con él afirmó —al menos— que todos somos iguales, que el racismo es antidemocrático y que tenemos derecho a la desobediencia civil. Su gesto no podía ser individual-privado porque proponía un orden político. Politizaba, sí, porque revelaba que las relaciones en un lugar aparentemente no político e irrelevante como un autobús son parte del orden social.

La reivindicación de los derechos LGTBI no puede ser hoy politizada en España porque su carácter político ha sido revelado ya hace décadas. Y la gran mayoría de la sociedad acepta y apoya esa demanda. Pero esto encierra una paradoja y un riesgo político. Cuando una reivindicación se vuelve tan aceptada tiende a olvidarse que es fruto de una lucha histórica contra, en este caso, la LGTBIfobia. Esa aprobación general da pie a que se vea como lógico, tolerante y parte de la libertad que todas las organizaciones puedan participar como tales en una marcha como la de Orgullo. Como si ésta no tuviera unos organizadores y unas reivindicaciones concretas que algunos apoyan y otros combaten.

El sentido de estas marchas —en especial la del Orgullo de este año— es recordar aquellas luchas y que estas reivindicaciones, aunque muy aceptadas, todavía tienen contrincantes. Lo que ha ocurrido en España en los últimos años es que Vox ha roto ese amplio consenso. Y por lo tanto ese partido y sus aliados —pactando de modo vergonzante y sin coraje político como Ciudadanos, o no— hacen saltar las alarmas.

La pretensión de Ciudadanos de pactar con Vox y a la vez presentarse como un defensor de los derechos LGTBI resulta profundamente antidemocrática, porque no acepta que hay posiciones encontradas, conflictivas, incompatibles.

Pero hay algo más. Pese a no firmar el documento que los convocantes exigen a las entidades que quieren participar, que incluye el compromiso de no valerse de partidos de extrema derecha para gobernar, los organizadores —en una muestra de pluralismo— le dieron a Ciudadanos un lugar en la marcha, si bien no una carroza. Esta presencia, a diferencia de cuando Cs no pactaba con partidos de extrema derecha, fue resistida —en algunos casos de modo excesivo, pero no grave, según la Policía— por algunos pocos asistentes. En lugar de proceder políticamente e interpretar con madurez y sobriedad el sentido profundo de ese veredicto acerca de sus posiciones, Ciudadanos buscó un protagonismo adolescente. Y no tuvo mejor idea que autodeclararse víctima de “los fascistas de toda la vida en el contexto de un colectivo históricamente perseguido y oprimido por el fascismo.

Ciudadanos sí buscó partidizar un hecho ya felizmente politizado, precisamente para quitarle contenido específico a las reivindicaciones LGTBI. Afirmar que abuchear e incluso arrojar líquido o una botella de plástico vacía a alguien es fascismo no sólo es banalizar ese fenómeno histórico y presente, sino que implica una nueva violencia simbólica sobre los manifestantes (y no solo) al negar la especificidad de su opresión.

Esta superficialidad despolitiza porque iguala todos los daños y todas las violencias. Si todo es lo mismo, nada es específico: el origen del rechazo a Ciudadanos no es ni más ni menos que su insensibilidad respecto de las reivindicaciones LGTBI, iniciada con sus pactos a escondidas con Vox y confirmada con su afán de protagonismo en la Marcha del Orgullo de este año.
__________________

Javier Franzé es profesor de Teoría Política en Universidad Complutense de Madrid.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

6 Comentarios
  • Makoki-2 Makoki-2 11/07/19 21:31

    No es que sea antidemocrática la actitud de C's ante lo que ha ocurrido. Es algo bastante peor: demuestran que van de políticos y no saben lo que es la política, y encima pretenden llevar la razón. Para ellos no es una gestión de lo público dirigida la bien común. Para ellos es algo parecido a jugar al Monopoly siempre favoreciendo a quienes les presta el dinero necesario para flasear y engañar a la gente, mientras intentan perpetuarse obscénamente atornillándos a su poltrona con sueldos cuatro, cinco o diez veces superiores al legal mínimo, el que cobran una inmensa masa de gente (y lo más jodido es que estamos comprobando que también pasa en otros partidos, en una buena cantidad de políitiocs "profesionales" que no han trabajado nunca y que no saben hacer bien ni siquiera esto). ¡Mangarranes/as! ¡Gañanes/as! ¡Ineptos/as!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • anpebe anpebe 11/07/19 19:34

    Cuando se cansaran de hacer el ridiculo esta panda ,que con tal de tocar poder son capaces de estar y no estar al mismo tiempo.El que esta en el hospital tiene suerte aunque solo sea por cagon y no tiene que contestar, eso si 35 paginas al juzgado lleno de gilipollecesa de las tonterias de la Arrimadas.
    LLama fascistas a todos los que les protestan,quizas esta nueva tropa se lo tendria hacer mirar.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • phentium phentium 11/07/19 10:11

    De Acuerdo en todo, aunque pienso que dejas muchas cosas en el tintero.

    Sobretodo destacar esta frase: "Cuando una reivindicación se vuelve tan aceptada tiende a olvidarse que es fruto de una lucha histórica ".
    Esa frase recoge y enmarca muchos de los males que padecemos.
    Esa frase refleja lo que ha ocurrido con las generaciones que han venido a este mundo después del 78 convencidos de que los derechos vienen con el DNI y no han sido capaces de ver a los carroñeros en vigilia permanente para arrebatarselos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • GRINGO GRINGO 11/07/19 09:37

    España, en éstos momentos no tiene solución, y a medio plazo es muy, pero que muy difícil que la tenga, porque arrastramos un poso de ignorancia y tergiversación del discurso altamente preocupante.

    Confundimos, entre otras cosas, "la libertad de expresión con el derecho de manipulación o la provocación", y en ése capítulo concreto CIUDADANOS es el líder del cotarro con diferencia.

    Ellos, C'S, pueden ser unos estrategas del carajo, pero su estrategia no tendría los mismos resultados, si por ejemplo hubiera una postura clara entre los profesionales del medio y no se ampararán en comparaciones entre derechos que se contraponen.

    Si un particular, como una organización política en éste caso, se dedican a "provocar" no debe confundirse con la libertad de expresión, que la pueden ejercer donde y cuando quieran, pero no en el lugar donde chocan con la reivindicación legítima de otro colectivo, en éste caso LGTBI.

    En los últimos días han oído la opinión, como tienen derecho, de periodistas de un claro sesgo de derechas, y casualmente "todos reivindicaban el derecho de C'S de presentarse en la manifestación del Orgullo, a pesar de no haber sido invitados por razones obvias", pero uno de ellos, un tal Alfonso Merlos, recibió una contestación muy adecuada por parte de Marta Nebot, la cual le planteó si dentro de lo que es la "libertad de expresión, se consideraría una provocación que los miembros de Bildu fueran al Valle de Los Caídos el 20-11 para mostrar su condena a Franco, dictador genocida"...., se le quedó cara de lo que es y punto.

    He ahí la diferencia entre "libertad de expresión y provocación", pero que todo un licenciado en periodismo, y no es el único, no tengan claro o no quieran reconocer porque sería lo mismo que condenar ése tipo de actuaciones desestabilizadoras, es para que nos hagamos mirar un problema muy grave que nos afecta, pero que nadie parece tener en cuenta o les interesa mantener el nivel de crispación, no sé, pero así nos pasamos toda nuestra puñetera existencia.

    Cínicos Go Home....

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    7

  • Aleze Aleze 11/07/19 09:34

    Es una vergüenza que estos colectivos de derechas utilicen la palabra politizar para denigrar un hecho. Deberían ser más cuidadosos, para no quedar como insignes ignorantes, para empezar sería bueno que se fijaran en la definición de política, en su origen griego significa "para o relacionado con los ciudadanos" por tanto cuando vamos al cine, a un concierto o simplemente paseamos hacemos política, por ejemplo a la Sra. Diaz Ayuso la gusta pasearse en atascos las noches madrileñas, otros ciudadanos preferimos pasearnos por las calles sin coches y sin polución. Lo entenderá alguna vez la derecha retrógrada, que todos tenemos derecho a hacer política, y que hacemos política cuando opinamos y elegimos, cuando contaminamos o decidimos no contaminar, cuando consideramos que todos los seres humanos tienen derecho a amar por y como quieran, todo es política y el ciudadano tiene el derecho y el deber de manifestarlo. Que se entere Ciudadanos de una vez, Si, El movimiento LGTBI es político, porque viven en sociedad, y la de Ciudadanos pretendiendo exhibirse en la Manifestación del Orgullo también es política, pero de la mala, voy al Orgullo, y pacto con aquellos que han llevado a la cárcel, han torturado, han marginado y pretenden seguir haciéndolo a todo el colectivo, y además pretendo ser el prota de la fiesta e insultar al colectivo LGTBI, aduciendo que están politizados, en castellano eso se llama HIPOCRESÍA,

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • CharoSC CharoSC 11/07/19 09:04

    Estupenda reflexión, pero permite que te haga un matiz, no es un comportamiento adolescente, es una estrategia de actuación clarísima para conseguir ser el centro de la información, y la vienen desarrollando con gran éxito en los distintos canales informativos , desde hace muchos años. Parece que nos estemos dando cuenta ahora, y como si diría un adolescente: ¿seguimos sin enterarnos de nada?. Por lo demás, gracias por tu artículo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.