x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

Derecho a la transparencia y libertad religiosa en un mundo global

Jesús Lizcano Álvarez
Publicada el 22/10/2019 a las 06:00 Actualizada el 21/10/2019 a las 21:32
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

El radicalismo religioso está demasiado extendido en esta aldea global en la que vivimos, en la cual debería prevalecer ante todo el hecho de que los ciudadanos que la habitamos formamos parte de una sola familia: la familia humana.

Convendría recordar algunas realidades en este ámbito de las confesiones religiosas: una persona nacida en España es altamente probable que profese, o haya profesado, la religión católica. De la misma forma, una persona nacida en Inglaterra, muy probablemente profese o haya profesado la religión anglicana; y algo similar ocurrirá con una persona nacida en Alemania, en relación con la religión protestante, o una persona nacida en Grecia, en relación con la religión ortodoxa. Y ello sería similar en otras zonas de esta aldea global, por lo que una persona nacida en la India muy probablemente sea o haya sido de confesión hinduista, y una persona nacida en Arabia Saudí profesará o habrá profesado la religión islámica.

Ello quiere decir que según su lugar de nacimiento, los seres humanos, al venir a este mundo, están predestinados a pertenecer nominalmente a una determinada confesión religiosa, y en función de que ésta luego les convenza suficientemente, podrán a lo largo de su vida ser practicantes de la misma, o bien ignorarán y se olvidarán totalmente de la religión. Parece así que en cada lugar del mundo, cuando nace un ser humano, se le sube en el tren de la inercia, el cual le ofrece sólo dos estaciones: La primera, conocer y practicar la religión oficial de ese lugar o zona del Globo; o bien, alternativamente, ignorar la misma, y llegar a la segunda estación, la de los no creyentes, que parece ser que está cada vez más llena, sobre todo en algunos países. Creemos en este sentido que a todo ser humano, hoy día, se le debería proporcionar un mayor nivel de libertad real (no sólo nominal), y brindarle un trayecto con más estaciones; y eso sólo se puede hacer a través de la información y de una proyección básica de esta última, que es la educación.

Ahora que van cayendo muchas fronteras de la opacidad, ahora que se camina hacia una transparencia global, ahora que los medios informáticos y de comunicaciones hacen posible la transmisión libre y rápida del conocimiento y la información, ahora puede ser el momento de abordar uno de los mayores desafíos del ser humano: la transparencia religiosa, esto es, informarle y proporcionarle la posibilidad de un conocimiento abierto y libre del universo de las diversas ideas y creencias religiosas. Esta sí sería una educación realmente libre en esta materia.

No podemos seguir con el nivel de incultura religiosa actual; ni podemos continuar desconociendo lo que piensan, lo que sienten, por lo que viven –y a veces por lo que mueren– otros muchos ciudadanos del planeta. No podemos dejar que muchos ciudadanos estén abocados a que los fundamentalistas de unas u otras religiones traten de imponer con hierro y sangre su interpretación radical de las correspondientes doctrinas religiosas. No podemos, en definitiva, seguir permitiendo que el ser humano, cuando pasa por este mundo, no haya tenido la oportunidad de conocer las confesiones y prácticas religiosas de otros seres humanos.

En estos momentos, y aunque algunos juzgarían esto como algo escandaloso o sacrílego, no vemos por qué a los niños españoles, por ejemplo, no se les puede enseñar o informar de las cuestiones básicas de la religión budista, o de la religión islámica, o de las restantes religiones cristianas practicadas en Europa distintas a la católica. De la misma forma, no veo razón para que a los niños árabes, o a los niños chinos, o a los niños de la India, no se les pueda informar en las escuelas sobre los principios básicos del cristianismo, o de otras religiones. Una postura contraria a esto implica una posición realmente sectaria, esto es, la que caracteriza a aquellos exclusivistas que manifiestan que sólo su religión es la verdadera, y que sólo a través de ella se puede alcanzar la salvación de las almas. Estas posturas optan claramente por defender contra natura –en una época de apertura y de globalización– la permanencia a rajatabla del monopolio religioso imperante hoy día en muchos países.

La globalización actual no debería limitarse a lo económico, o a lo social, sino que este siglo XXI habría de ser igualmente el de la globalización religiosa, de forma que el ser humano sea libre para conocer, primero, y para elegir, después, la confesión religiosa que le parezca mejor, o pueda incluso elegir prácticas comunes a varias religiones, o en su caso, optar, como lo puede hacer ahora, por ser no creyente y por tanto no practicar ninguna religión.

Esta sería, en definitiva, la verdadera libertad religiosa de los ciudadanos del mundo, más que la que existe actualmente. Esta libertad podría contribuir a que los seres humanos, si ya desde niños pueden conocer lo que sienten y en lo que creen los demás seres humanos, podrán entenderse mucho mejor con ellos, podrán darles la razón en muchas más cosas, y desde luego no pelearse –y menos matar o morir– por discrepancias en estas creencias, tal como sucede hoy día en muchas partes del mundo, con conflictos políticos y militares por razones fundamentalmente religiosas, en los que mueren tantas personas realmente ajenas a las causas de los conflictos.

En algún momento debería imperar en esta aldea global la tolerancia religiosa y el respeto a las demás creencias o confesiones, o a la no confesionalidad, así como en todo caso el firme rechazo de los exclusivismos, los radicalismos y más todavía de la violencia en base a estos credos religiosos.

Esperemos que este siglo sea por tanto un verdadero Siglo de las Luces en materia religiosa.
________________

Jesús Lizcano Álvarez es catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid y cofundador y expresidente de Transparencia Internacional España
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

13 Comentarios
  • irreligionproletaria irreligionproletaria 23/10/19 14:35

    El verdadero siglo de las luces llegará, cuando todos los seres humanos, desarrollen su intelecto participando, entre todos, para convertir esta aldea global, en un lugar aceptable para ser vecino.

    El conocimiento de los principios de todas y cada una de las 'ideas religiosas' (religiones)
    de las que deseen servise los humanos, para justificar una incomprensible estacia en estas latitudes, padeciendo a unos y otros, es tan cultural como las ciencias naturales, la literatura, o cualesquiera otras disciplinas de la via curricular.

    Mi opción racionalista, no es desconocer la historia y doctrina de las religiones del mundo; mi deseo, es que los seres humanos, RACIONALES, prescindan de creencias y sean humanos sociales, trabajadores, respetuosos con el prójimo y no segreguen al otro por no compartir creencia alguna.

    Podemos calificar la racionalidad, en los grados que deseemos, a fuer de compasivos. En mi calificación social de las personas humanas, no considero, desde ningún punto de vista, sus creencias. Es un tema personal. Cada cual, complementa sus ausencias con lo que estime pertinente. Ni dios, ni rey... ciudadanos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • GRINGO GRINGO 23/10/19 08:10

    La Religión es el cáncer más dañino para la sociedad.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • paco arbillaga paco arbillaga 22/10/19 22:22


    «Esperemos que este siglo sea por tanto un verdadero Siglo de las Luces en materia» de educación sexual. Me parece que les sería más útil a los jóvenes que contarles fantasías religiosas. Osasuna.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Atlant*** Atlant*** 22/10/19 19:36

    De mi comentario anterior hay una parte que no aparece, no sé el motivo:
    Lo reproduzco y lo reenvío como complemento de la parte que falta.
    3º.- Hablemos de transparencia: -Esta es la parte que yo: entiendo que hay que hacerla más extensiva: porque al final. Las religiones, (todas), están construidas sobre el andamiaje del mito mental. Es decir: negocios muy bien montados sobre un ensamblaje muy bien planificado y, a su vez, apuntalado con una maquinaria de poder absoluto con el que los primeros dirigentes religiosos contaron para someter a pueblos de nula formación intelectual. En España, es poder no se ha mermado y las matanzas se extendieron hasta avanzado el XIX y el XX, si contamos la Guerra Civil y el posterior franquismo

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    2

    • paco arbillaga paco arbillaga 22/10/19 22:17


      Atlant***: Supongo que no te aparece porque los comentarios tienen un límite de letras (2200, lo pone en la parte de arriba del recuadro desde donde envías los textos).

      Si se escribe un comentario más largo que ese límite se puede enviar en varias entradas. Si lo haces en varias entradas, para que te aparezcan por orden, envías primero la última parte de tu escrito, a continuación la anterior, hasta llegar a la primera.

      Y como pista para la lectura, puedes poner al principio de cada parte el número que le corresponda a la lectura, por ejemplo: 1) 2)

      Espero que te sea útil. Osasuna2 salu2.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • Atlant*** Atlant*** 22/10/19 18:44

    1º.- Es lógico que las generaciones que se van incorporando a la vida en un determinado lugar; profesen la religión dominante en el mismo. [Cierto]
    2º.- Lógico es, que también se pueda afirmar que al llegar al mundo en qué vivimos los hijos de los que ya practican una religión, estén predestinado a pertenecer a una determinada religión, influidos por sus padres, familiares y vecinos de su entorno. (2)
    3º.- Hablemos de transparencia: -Esta es la parte que yo: entiendo que hay que hacerla más extensiva: porque al final. Las religiones, (todas), . Es decir: negocios muy bien montados sobre un ensamblaje muy bien planificado y, a su vez, apuntalado con una maquinaria de poder absoluto con el que los primeros dirigentes religiosos contaron para someter a pueblos de nula formación intelectual. En España, ese poder no se ha mermado y las matanzas se extendieron hasta avanzado el XIX y el XX, si contamos la Guerra Civil y el posterior franquismo
    Ya, sobre la propia Biblia (Génesis, AT), afirmarían: “La forma de proceder de estas verdades es siempre mediante un estilo popular y sencillo y acomodado a un pueblo, culturalmente, poco desarrollado”. (3)
    La trasparencia no solo es “proporcionarle a las nuevas generaciones la posibilidad de un conocimiento abierto y libre del universo de las diversas ideas y creencias religiosas”. Es también contarles ¿Qué han hecho las religiones a lo largo de su historia?. La católica, por ejemplo: ¿En qué nos ha beneficiado? O, más bien: ¿En qué nos ha perjudicado?, a España, como pueblo, creo que mucho. Hay que contar, también, sus fechorías en toda Europa, no sólo en España. Es la confesión católica la que ha promulgado la formación de tres ejércitos poderosísimos con el único fin de exterminar pueblos enteros que tenían ideas distintas de interpretación de la Biblia: Cátaros, perseguidos hasta su extinción, en su persecución se estima que hubo un millón, aproximado de muertos; judíos, no se sabe la cifra; masones, menos porque también eran menos; reformistas o protestantes, muchos fueron a la hoguera: en España y en Inglaterra.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • anamp anamp 22/10/19 18:11

    Bonita idea. Ojalá. Creo que soy un poco pesimista ante el tema, tienen demasiado poder las grandes religiones, pero me parece algo a perseguir.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • Galias Galias 22/10/19 11:27

    Bajo ningún concepto puede afirmarse que el conocimiento de otras religiones vaya a significar un siglo de luces para los humanos. Jesús, si existió, que algunos lo ponen en duda, fue un lider político y no religioso, lo fueron sus discípulos, nunca se consideró hijo de Dios ni quiso extender sus ideas urbi et orbi, y tampoco Mahoma. Hoy sigue siendo necesario la confrontación entre ciencia y religiones y, como se dice, el mundo podría ir mejor, aunque los verdaderos intereses y desigualdades son políticos. La globalización nos impone con más o menos éxito otras religiones. Esto es como discutir, en otro plano, si la prostitución hay que legalizarla o ilegalizarla.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    2

  • senenoa senenoa 22/10/19 10:42

    Supongo que la pregunta de por qué no se enfoca el tema religioso como usted sugiere es una simple pregunta retórica ¿No?
    Si no es así, la respuesta es muy clara, al menos en nuestro país: La Iglesia Católica tiene, en España, más poder que en ningún otro país, incluida Italia. Aquí seguimos teniendo, mayoritariamente una cultura franquista o mucho miedo, todavía. Y así nos va.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    4

  • Toreador Toreador 22/10/19 10:14

    Si no existieran las religiones en el mundo, los seres humanos nos respetariamos y amariamos mucho más.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    5

  • Silk Road Silk Road 22/10/19 08:38

    La única libertad religiosa es la que se obtiene cuando uno se libera de las cadenas de la religión.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    6



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.