x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Plaza Pública

La patronal en pie contra el aumento del salario mínimo

Fernando Luengo Escalonilla
Publicada el 23/12/2019 a las 06:00 Actualizada el 23/12/2019 a las 20:41
Los dirigentes de las organizaciones patronales advierten de las negativas consecuencias, en términos de destrucción de empleo y de menor generación de puestos de trabajo, que tendrá el aumento del salario mínimo, uno de los compromisos fuertes del próximo (todavía no confirmado cuando se escriben estas líneas) gobierno de coalición integrado por el Partido Socialista Obrero Español y Unidas Podemos. Puntualizan, además, que avanzar en esa dirección perjudica, sobre todo, a los trabajadores de menor cualificación y a los que perciben salarios más bajos, que ya no serán contratados si su remuneración sube hasta el nivel fijado por el salario mínimo.

Preocupados por el impacto supuestamente desfavorable que tendría la mejora de las condiciones laborales de los de abajo, los que verdaderamente se verían afectados, para bien, por el incremento del salario mínimo, “olvidan” poner el foco en los salarios de los de arriba, en los inmensos e injustificados privilegios que disfrutan las elites empresariales que ellos representan y de las que forman parte.

A este respecto, un reciente informe de Oxfam Intermón titulado Quien parte y reparte. La huella en la desigualdad de las empresas del IBEX 35 revela que las retribuciones del primer ejecutivo de este selectivo grupo de empresas –más de 4 millones de euros, que en algunos casos supera los 10– es 123 veces el salario medio de sus trabajadores, siendo esta ratio en algunas de ellas muy superior (455 veces en Inditex, 257 en el Banco de Santander o 213 en el BBVA).

Se habla mucho del salario mínimo, pero poco o nada de las fabulosas cantidades de dinero que se embolsan los directivos de las grandes corporaciones. Sin embargo, este asunto debería estar en el centro del debate público y de la acción política. Porque semejante desmesura contribuye a la descapitalización de los proyectos empresariales, porque es el resultado de operaciones financieras que no tienen otro objetivo que aumentar las retribuciones de las elites (por ejemplo, operaciones de recompra de las propias acciones con deuda), porque nada tienen que ver con la productividad de los que las reciben y porque, en definitiva, tan sólo traducen el pronunciado desnivel del terreno de juego en beneficio del capital y de los altos directivos que lo gestionan y en contra del trabajo.

Siguiendo con el tema de los salarios, las patronales tampoco han puesto el grito en el cielo por el persistente retroceso de las retribuciones de la mayor parte de los trabajadores. Entre 2014 y 2018, en un contexto de recuperación de la actividad económica –de la que, por seguir el discurso convencional, todos ganarían en mayor o menor medida–, la compensación real por empleado ha retrocedido en 1,4 puntos porcentuales, lo que ha supuesto que el peso de los salarios en la renta nacional en ese periodo se ha reducido en un porcentaje similar. Teniendo en cuenta que estos datos hacen referencia a los salarios promedio, si se excluyen los percibidos por los directivos de las empresas, que también se contabilizan en los datos agregados, la caída ha sido más amplia; y ha sido mucho mayor todavía si reparamos en la enorme cantidad de horas extraordinarias no pagadas y la intensificación de los ritmos de trabajo.

La contracción salarial ha aumentado el número de trabajadores que viven en la pobreza o están cerca de ella, ha agravado la desigualdad y ha reforzado la cultura de la confiscación entre la clase empresarial. Pero no recuerdo ninguna declaración de la patronal preocupada por esta deriva. Han reservado toda su artillería para arremeter contra la anunciada mejora del salario mínimo, que, por cierto, todavía se encuentra lejos del 60% del salario medio, objetivo establecido en el pilar social europeo.

Nada de esto importa, pues, como he señalado al comienzo del texto, la patronal no tiene otro objetivo que cargar sobre las espaldas del incremento del salario mínimo la supuesta pérdida de empleo y, como consecuencia de ello, del asimismo supuesto aumento del desempleo. Contra toda evidencia empírica. Según la mayor parte de los estudios realizados, su aumento no ha supuesto la proclamada destrucción de puestos de trabajo; todo lo contrario, la mejora de la capacidad adquisitiva de los trabajadores peor pagados, al activar la demanda agregada crea las condiciones para que se creen nuevos empleos. En paralelo, ha contribuido a corregir la fractura social. Existe, en este sentido, una relación fuerte y positiva: cuanto más elevado es el salario mínimo, mejores estándares tienen los países en materia de igualdad.

En la irrupción de las patronales en el debate sobre el salario mínimo hay, además de toneladas de cinismo y desvergüenza, mucho más que una cuestión técnica o económica. El mensaje de calado es que el aumento del empleo –también la recomposición de los márgenes empresariales, la dinamización de la actividad inversora, la mejora de la productividad, el fortalecimiento de la posición competitiva de las empresas y, en fin, el crecimiento económico– dependen de la moderación salarial, que, por todo ello, ha llegado para quedarse.

Este planteamiento no es nuevo. Ha estado omnipresente en la política económica neoliberal que ha dominado el panorama económico europeo, también ha sido un pilar esencial en el lanzamiento de la Unión Económica y Monetaria y un componente fundamental de las políticas implementadas por las instituciones comunitarias y por los gobiernos para gestionar y superar la crisis. Y este es el ADN del capitalismo que emerge de la misma.

Defender el aumento de los salarios –del mínimo y de los percibidos por la mayor parte de los trabajadores– y la reducción de las retribuciones de las elites empresariales es clave para abrir las puertas a otra economía sustentada en la decencia. Este es el desafío de las izquierdas.
______________

Fernando Luengo es economista y miembro del círculo de Chamberí de Podemos.
Más contenidos sobre este tema




8 Comentarios
  • kneter kneter 26/12/19 23:01

    Está claro, todos los males de la economía del país procede de la mala costumbre que tienen los trabajadores de querer cobrar a fin de mes............
    Es una vergüenza, la mayoría de los empresarios de este país son unos desalmados, más que trabajadores añoran esclavos y sus afines políticos y mediáticos un cáncer para los trabajos más precarios 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • ESTELLA ESTELLA 23/12/19 09:57

    La políticas neoliberales de la UE han venido a reforzar el modelo de ganancia, la cultura empresarial del empresariado español: el bajo coste laboral. No entienden otra forma de garantizar la competitividad.Pongamos un deseo de año nuevo:que las empresas se decidan por las inversiones en I+D+i, en la formación de sus trabajadores y las políticas económicas contribuyan a desarrollar la industria, cambiando el modelo productivo basado en el turismo y el ladrillo. Perseguir el fraude y una fiscalidad progresiva también ayudaría a evitar las desigualdades.Pero lo más importante sería contar con un empresariado menos centrado en la mayor ganancia lo más rápido posible.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • paco arbillaga paco arbillaga 23/12/19 07:50


    «Se habla mucho del salario mínimo, pero poco o nada de las fabulosas cantidades de dinero que se embolsan los directivos de las grandes corporaciones.» Sin falsa modestia, alguna vez he expuesto esa idea en este digital y no ha tenido ninguna aceptación.

    Resulta un insulto a la inteligencia, a la ética, la diferencia de ingresos que puede haber entre los directivos de una empresa y otros trabajadores de la misma. Resulta escandaloso, incomprensible, que esa realidad la acepte con total normalidad la sociedad, los sindicatos y los trabajadores.

    Parece una paradoja que en una empresa los trabajadores se opongan a un aumento lineal de salarios que compense el IPC oficial (que muchas veces no coincide con lo que sube el coste real de la vida a quien tiene menos ingresos) y que sin embargo ni se cuestionen mínimamente los insultantes sueldos de algunos directivos de esa misma empresa.

    Un recordatorio: tampoco parece tan revolucionario el poner un tope a los ingresos máximos cuando ya está legislado ese tope, por ejemplo en el cobro de las pensiones.

    «Este es el desafío de las izquierdas»: así acaba el artículo de Luengo. Desafío, desde luego que lo hay, pero ¿quedan verdaderos partidos de izquierda en España, en el mundo? Osasuna y República Libertaria.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    9

    • svara svara 26/12/19 11:58

      Bien dicho Paco. Hacen falta partidos de Izquierda que ante esta deriva salvaje del neoliberalismo empresarial, sostengan la firmeza necesaria para que la dignidad del trabajo como principal fuente de vida para los trabajadores sea mantenida en el tiempo y adaptada, sin mermas, a las necesidades de la gente en todo momento. 

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Republicano1944 Republicano1944 23/12/19 07:17

    Tratantes de esclavos, avaros a más no poder. Seguro que vam a misa/

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    9

    • svara svara 26/12/19 12:08

      Allí el clero les animará para que esas mermas al trabajo se inviertan en indulgencias. El ir a misa no es obligatoriamente un hecho que les haga más humanos con el común de los mortales, más bien al contrario.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Gorgias Gorgias 23/12/19 03:04

    "España es el segundo país de la UE donde más creció la desigualdad de rentas durante la crisis"

    Este es el titular de otro artículo de este mismo número; y la consecuencia de la política salarial que sufre la clase trabajadora en España.

    Poco más hay que decir de lo que dicen el presente artículo y el citado.

    Los empresarios están dispuestos a crear muchos puestos de trabajo, pero todos de categoría "esclavo": porque el trabajo sin derechos es esclavitud. Y el primero de los derechos que se derivan del hecho de haber nacido es el derecho a comer, aunque sea con el sudor de la frente.

    Los empresarios que así piensan y a los que se refiere este artículo, no sólo son insensibles ante el sufrimiento de la gente, son también imbécilmente cortoplacistas. Podrán ganar mucho dinero en poco tiempo, pero llegará el día en que no tendrán a quién vender los productos que pongan en el mercado.

    Por desgracia, con personas dominadas por la ideología neoliberal, es difícil razonar sobre la base de principios éticos de justicia.
    Es de esperar que el próximo gobierno sea de verdad un gobierno de izquierdas y exija esa justicia mediante la legislación oportuna. Y que, además, mediante una fiscalidad progresiva, gobierne para reducir esa desigualdad, para reducir esa fractura de una España que ya está rota, sin que esta real y gravísima ruptura pueda achacarse a ningún movimiento independentista.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    13

  • Atea Atea 23/12/19 00:12

    El empresario amenaza con que se perderán muchos puestos de trabajo y puede que así sea al principio, intentarán que cargue con el mochuelo el resto de las plantillas y que 20 saquen el trabajo de 30, y les harán creer que es eso o nada. Que les pregunten a las kellys qué significa apretarse los machos. Les obligarán a echar más horas extraordinarias no pagadas e intensificarán los ritmos de trabajo como cita el artículo. Pero hay una herramienta para evitar eso y se llama inspección de trabajo. Eso, y exigir a los comités que funcionen como es debido y no vendiéndose a la patronal.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    15

Lo más...
 
Opinión