X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Plaza Pública

Billy el Niño debe ser juzgado

José Errejón Villacieros
Publicada el 13/02/2020 a las 06:00

Corrían los primeros 70. Había pasado el 68, entre nosotros con el recital de Raimon y una oleada de movilizaciones obreras y estudiantiles que habían dejado, junto a las muertes del estudiante Enrique Ruano y el obrero Pedro Patiño a manos de la policía franquista una impresión generalizada de que si, como cantaba Lluís Llach, "tú la estiras fuerte de aquí y yo la estiro fuerte de allá", la dictadura terminaría cayendo.

Eran las dos y media de un día de junio de 1973, yo estaba estudiando la que, creo recordar, era la última asignatura de la carrera, cuando llamaron a la puerta. Como mucha gente de mi generación y circunstancias de compromiso político, yo vivía en un estado de permanente ansiedad ante una detención que, tras varios cursos de activismo continuo, presentía inevitable. Así que cuando abrí la puerta y vi a los dos "sociales" (1), sentí: "YA". Desde ese momento hasta mi ingreso en la cárcel de Carabanchel tuve la ocasión de "conocer" a González Pacheco. No puedo añadir nada a lo que han dicho otros mejor que lo podría hacer yo sobre la catadura del personaje; su crueldad y sadismo no podía ocultar las carencias de una personalidad bastante endeble e histriónica en un medio tan envilecedor como la policía política franquista.

No le había vuelto a ver hasta que la meritoria labor de los compañeros de La Comuna consiguió que las hazañas de este criminal salieran a la luz. No envidio su aparente regalada vida ni las condecoraciones con las que algunos gobiernos premiaron sus crueldades (pienso en gente querida y respetada como José María Chato Galante, Felisa Echegoyen o Luis Suárez, por citar solo algunos).

Estoy seguro de que González Pacheco siente todo el asco y la vergüenza por su miserable vida de esbirro; estoy seguro de que aquel hombre que me pegaba en el primer piso de la calle del Correo tiene dificultades para dormir, y eso significa cierta justicia para todos aquellos a quienes hizo sufrir.

Pero las españolas y los españoles de hoy que no conocieron el régimen franquista y a veces oyen hablar de él como si fuera un sistema político como otro cualquiera tienen el derecho de conocer cuáles eran las prácticas de tortura e iniquidad en que se basó a lo largo de los cuarenta años de su existencia. Se trata de una labor de profilaxis social y cultural. Una sociedad que calla o mira para otro lado ante la abyección y la tortura está sembrando las condiciones de posibilidad para aceptar cualquier modalidad de servidumbre voluntaria.

"Verdad, justicia y reparación", corean desde hace años todos los jueves en la Puerta del Sol de Madrid represaliados y familiares de represaliados por el franquismo. Con el andar cansado de algunos y la rabia y ansia de justicia de todos, nos están haciendo una llamada a no olvidar, a no permitir que sus familiares asesinados por el franquismo mueran de nuevo en el olvido de una sociedad beneficiaria de una democracia por la que ellos lucharon.

No, Billy: yo no envidio tu memoria de esbirro, todo tu afán de verdugo no pudo detener la marcha del pueblo hacia la libertad. No es completa, está llena de agujeros, por eso tenemos que vigilar para que el olvido y la desmemoria no permitan que pueda existir gente como tú.

Nos ha costado mucho trabajo, mucho sufrimiento y ahora hay quienes nos quieren privar de ella, pero esta vez tampoco nos rendiremos.

Una sociedad de mujeres y hombres que queríamos ser libres nos afirmamos y construimos pueblo en las fábricas y en las aulas, en los barrios, allí donde nuestra capacidad de entendimiento y cooperación iban construyendo vínculos que, presentíamos, terminarían por acabar con la decrepitud del régimen franquista.

La respuesta del régimen a estas dinámicas sociales volvía a sus orígenes del 18 de julio de 1936 y desataba la represión más despiadada a través de los sucesivos Estados de Excepción, destinados a recordar a la sociedad la enorme capacidad de producir dolor y sufrimiento que lo había caracterizado desde el golpe de Estado del 18 de julio de 1936.En estas tareas brilló especialmente González Pacheco junto a otros "héroes" de la tortura. Pero fue todo en vano. La labor de la Brigada Político Social de la que González Pacheco era miembro destacado no solo no detuvo la acción democrática sino que la multiplicó, y donde había miles se convirtieron en millones.

Desorientado en la dirección del país por causa de las enormes movilizaciones por las libertades y la democracia, su respuesta avalada por el Departamento de Estado USA se concretó en la designación del almirante Carrero Blanco como presidente del Gobierno, con vistas a robustecer la línea más dura del régimen ante la previsible desaparición física del dictador y su sustitución como jefe de Estado por Juan Carlos de Borbón.

Conviene recordarlo contra determinadas interpretaciones históricas según las cuales Franco habría preparado una Transición a la democracia encargando al príncipe Juan Carlos su dirección. Nada más lejos de la realidad: la designación de Carrero pretendía asegurar la perpetuación del régimen con el visto bueno de la mayor parte de la oligarquía beneficiaria del mismo.

Solo la lucha de obreros y estudiantes, de un pueblo que ya se sentía soberano después de haber levantado al país de sus ruinas, solo esta lucha pacífica y denodada, hizo torcer el rumbo que la oligarquía y el régimen quisieron imponer a nuestro país.

Es necesario recordarlo cuando, de nuevo, se pretende imponer una idea de España que cierra la diversidad de sentimientos y aspiraciones que emergen de una sociedad adulta aunque, por otro lado, no duda en echarnos en manos de quienes especulan con las necesidades más elementales de los españoles.

No, esta vez tampoco callaremos ante la pretensión de imponer la injusticia y la violencia disfrazadas en una idea de España que no tiene en cuenta el sentir de las españolas y los españoles. Ni permitiremos que se encargue a ningún Billy el Niño y sus secuaces la protección de su idea de España.

EPÍLOGO

Gracias a la generosidad de los amigos de infoLibre me he permitido hacer públicos unos sentimientos que, como demócrata, me sentía obligado a expresar. González Pacheco debe ser juzgado y despojado de cuantas menciones honoríficas y complementos dinerarios disfruta, y es ésa una labor que corresponde al poder judicial, que no puede inhibirse ante unos delitos que no prescriben.

Dicho lo cual me apresuro a manifestar que ni las torturas de González Pacheco ni las barbaridades de la Fundación Francisco Franco pueden constituir hoy la principal atención de la agenda política.

No conviene que el ruido mediático, deliberadamente o no producido, distraiga la atención de la acción política y gubernamental de los graves problemas que tiene planteados hoy la sociedad española

 

 

(1) En la jerga de los antifranquistas de la época, se conocía como "sociales" a los miembros de la Brigada Político Social encargados de la vigilancia y represión de los movimientos subversivos contra la dictadura.

Más contenidos sobre este tema




7 Comentarios
  • jhgb jhgb 16/02/20 22:53

    Como dependa de los jueces no interpretaran que hubo un delito de lesa humanidad, a la cúpula judicial no le sale la defensa de los débiles, tienen demasiado nivel como para rebajarse a hacer justicia, estan ocupados persiguiendo titiriteros y absolviendo banqueros.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • txema segura txema segura 14/02/20 14:01

    Este individuo, ya debería estar siento juzgado por sus hechos. Pero no ahora sino hace ya muchos años y despojado de sus condecoraciones y beneficios económicos. Condenado por su trayectoria profesional. Y sin embargo, continúa tan campante como si nada. Quien le protege?. Habría que averiguarlo., para juzgarlo por complicidad.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Ambon Ambon 13/02/20 11:49

    Es inconcebible en Democracia que este torturador con apodo de maleante no pague sus deudas con la justicia.

    El pueblo español arrancó la AMNISTÍA para resolver los delitos cometidos por los demócratas contra las leyes de la dictadura, pero nos colaron la impunidad para los fascistas que mataron y torturaron a los demócratas, para eso fue necesaria la colaboración de los partidos nacidos del franquismo, como UCD y AP, pero también de los partidos que aunque fueran ilegales ya influían en la política de la segunda mitad de los 70. Seguramente no se pudo o no se supo hacer mejor, pero a partir de la mayoría absolutisima de Felipe González en el 82 este asunto no tiene justificación, que después de 42 años de una constitución democrática los torturadores sigan libres y cobrando sus premios, que haya mas de 100.000 desaparecidos en las cunetas, que tengamos que soportar día si y día también a los hijos y nietos de los fascistas haciendo apología del nacionalcatolicismo franquista, sin que se hayan revisado sus patrimonios para reparar las injusticias políticas, morales pero también las económicas, todo eso también es culpa de nuestra democracia tutelada, una democracia que vino de la mano del sucesor del dictador (Juan Carlos I) y del secretario general (Suarez) del único partido legal en el franquismo (Movimiento Nacional)

    Los nazis y los fascistas perdieron la guerra y fueron forzados y educados para la democracia, En España los franquistas ganaron la guerra, siguieron convencidos de sus razones y sus cañones y por supuesto siguieron negando el derecho a pensar, el derecho a la libertad, el derecho a la justicia, todo eso ya lo hacían ellos por nosotros, pues bien, lo que habían sido 36 años de dictadura se han transformado en 78 años de impunidad y de eso también tienen la culpa UCD, PSOE y PP que son los partidos que han gobernado en democracia.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    7

  • El chipionero El chipionero 13/02/20 11:25

    Totalmente de acuerdo contigo, José Herrejon. Estos torturadores no deberían de "irse de rositas". Yo los sufrí igual que otros muchos compañeros que queríamos una España democrática. Por eso, pienso que tienes toda la razón, hay que gritar, fuerte y claro, qué clase de elementos fueron estos torturadores y denunciar también a los que los han venido soteniendo e incluso imitando sus torturas llenándose las manos de cal viva.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • jvrgimeno jvrgimeno 13/02/20 09:55

    Somos deudores de quienes en este país lucharon y, muchos, dieron su vida por las libertades y por la restauración de la democracia, cuya dignidad y autenticidad no será tal mientras no se juzgue y en su caso condene a los represores aún vivos como el terrorista policial Billy el Niño y otros torturadores y asesinos. Y por supuesto la recuperación, identificación y entrega a sus familiares de los restos de decenas de miles de víctimas del fascismo aún en cunetas y fosas comunes, esa inmensa vergüenza. Queda aún mucho por hacer en este terreno y tenemos un gobierno que puede y debe hacerlo. Sería un severo fracaso y una gran frustración para todos si no se emprendiera este deber moral.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    8

  • Angel Viviente Angel Viviente 13/02/20 00:34

    Muy de acuerdo contigo, compañero.
    No puede dejar de reconocerse que la transición fue fruto de los sacrificios de muchos, que incluyeron torturas y asesinatos, llevados a cabo por gentuza como la que indicas en tu articulo.
    Vergüenza democrática es que a estas alturas, señores como este sigan paseando por las calles, chuleándose por demás de sus condecoraciones y gozando de privilegios.
    Señores, hay pruebas suficientes para enjuiciar a este señor por lo que hizo. Los casos de lesa humanidad no prescriben ni pueden ser borrados por ninguna ley de amnistía.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    19

    • Guallar Guallar 13/02/20 20:58

      ESTOY DE ACUERDO CONTIGO, PERO EN ESTE PAÍS NO SE HARÁ JUSTICIA POR QUE EL PODER JUDICIAL ESTA COPADO POR LOS DEFENSORES DEL FRANQUISMO, SOLO HAY QUE VER SUS SENTENCIAS AL RESPECTO

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      1

Lo más...
 
Opinión