X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Plaza Pública

¿Por qué mascarillas no?

Cristina Pérez Andrés
Publicada el 31/03/2020 a las 06:00

Hace cinco años, cuando llevaba algo más de veinte trabajando como responsable de la Revista Española de Salud Pública en el Ministerio de Sanidad, publiqué en ella un editorial titulado Dos planes mundiales para no morir de éxito a causa de una infección. En su primer párrafo hacía referencia a la novela de ciencia ficción La guerra de los mundos, de Herbert George Wells, publicada en 1898. Su argumento trata de la invasión de la Tierra por alienígenas procedentes de Marte en los primeros años del siglo XX. Los marcianos fueron vencidos después de tres semanas de invasión, pero no por los seres humanos sino por organismos de tamaño microscópico que, al contrario que los primeros, no practican ni la filosofía ni la ciencia y no tienen desarrollos tecnológicos. Los marcianos murieron a causa de las bacterias de la tierra contra las que no tenían inmunidad. En realidad el tema del editorial era sobre la 68ª Asamblea General de la Organización Mundial de la Salud, celebrada en Ginebra el 26 de mayo de 2015, durante la que se abordaron dos preocupantes puntos sobre las enfermedades infecciosas, la resistencia a los antibióticos y la vacunación.

 
Cinco años más tarde, vuelvo a escribir sobre enfermedades infecciosas a causa de un virus, el SARS COV 2, que nos ha encerrado a medio mundo en nuestras casas sin saber cuándo vamos a poder volver a salir de ellas con normalidad.
 
Desde que empezó el año, no he dejado de tener las antenas puestas en las noticias que se publicaban sobre la epidemia que había comenzado en Wuhan, provincia de Hubei, China. Además de publicarse a diario la evolución de la epidemia y de las medidas tomadas para el aislamiento y cuarentena de la población, también pude leer sobre Li Wenliang, el oftalmólogo que trabajaba en el Hospital Central de Wuhan, quien dio la voz de alarma sobre la aparición de múltiples casos de una nueva forma de síndrome respiratorio agudo, por lo que fue represaliado por las autoridades de su provincia acusado de difundir bulos en internet y alterar el orden social. Pocos días más tarde también leí sobre su contagio, la gravedad de su estado de salud y finalmente su muerte el 7 de febrero. Tenía treinta y cuatro años y su mujer esperaba su segundo hijo. En días recientes se le ha hecho un homenaje que no le sirve de nada ni a él  ni a su mujer ni a sus hijos. Después China se puso las pilas y parece que tras dos meses y medio ha controlado la epidemia.
 
El 30 de enero la OMS declaró el estado de emergencia global, reconociendo que se estaba ante un brote sin precedentes. A partir de entonces vamos viviendo la evolución de la epidemia día a día como protagonistas con mayor o menor afectación.
 
Durante mis estudios de medicina, del máster de salud pública y todos los que he realizado relacionados con mi profesión, he estudiado la clasificación de Wirchow sobre la prevención de la enfermedad, la cual se establece en tres pasos: prevención primaria, secundaria y terciaria. Dentro de la primera está toda actividad preventiva que se realiza para evitar que la enfermedad aparezca. El ejemplo más claro en las enfermedades infecciosas son las diferentes vacunas que existen contra virus y bacterias. La prevención secundaria se realiza asumiendo que la enfermedad puede diagnosticarse mientras todavía es asintomática y así ponerle tratamiento cuanto antes con el fin de que tenga un mejor pronóstico. Ejemplos que tenemos cerca son los de los cribajes que se hacen para detectar diferentes tipos de tumores malignos, como citologías, mamografías, colonoscopias... o infecciones, como la prueba del Mantoux para diagnosticar tuberculosis. La prevención terciaria es el tratamiento que se hace para una enfermedad cuando sus síntomas y signos clínicos son ya evidentes con el fin de prevenir complicaciones e incluso la muerte.
 
En la enfermedad por coronavirus 19 (CoVid-19) provocada por el virus SARS Cov 2, la prevención primaria de su transmisión para evitar que aparezca consiste en poner una barrera física para que el virus no entre en nuestro tracto respiratorio, es decir, utilizar una mascarilla. Además de prevenir el contagio también interrumpe la transmisión al evitar que personas contagiadas contagien a su vez a otras. Y evita que nos toquemos la cara con unas manos que pudieran estar contaminadas. En cualquier caso, dado que la principal vía de transmisión es la respiratoria, el principal mecanismo de actuación de la mascarilla es impedir la inhalación del virus en gotas de Flüge contaminadas (saliva).
 
Su prevención secundaria, el diagnóstico precoz, consiste en realizar el máximo número de test posibles para detectar el máximo número posible de personas ya infectadas, con el fin de que se aíslen y no contagien a otras, interrumpiendo así también la transmisión. 
 
Su prevención terciaria es la que se está realizando en personas con síntomas, bien en su casa o en los hospitales, dependiendo del estado de gravedad, para evitarles complicaciones que pueden llegar a ser fatales. 
 
A mí este esquema de Wirchow siempre me ha parecido muy comprensible y correcto. Es la estrategia que se ha seguido en Corea del Sur con muy buenos resultados. Japón, donde el uso de mascarillas está muy extendido, también tiene un crecimiento muy lento del número de casos y por tanto asumible por el sistema sanitario.
 
Sin embargo, a lo largo de la evolución de la epidemia, hemos visto en los medios de comunicación a la directora general de Salud Pública de la OMS, María Neira, durante cortas intervenciones que siempre han ido en el mismo sentido: no es necesario que la población sana utilice mascarillas. Según ella incluso es contraproducente, con el argumento de que proporcionan un falso estado de seguridad que nos pone en riesgo de contraer la enfermedad además de dar lugar a un estado de alarma generalizado que no está justificado.
 
El Ministerio de Sanidad español, como ha pasado en otros países de Europa, ha seguido al pie de la letra las instrucciones de la OMS y también ha promocionado que no utilicemos mascarillas, con los mismos argumentos y haciendo mucho énfasis en que había que evitar la alarma de la población. Con ello no solo no hemos practicado la prevención primaria de la Covid-19 sino que se ha permitido la creación de múltiples centros nodales de transmisión de la enfermedad en las manifestaciones, en el transporte público, en los centros sanitarios, en los supermercados, en los que el único miedo era quedarse sin alimentos.
 
Conozco a una mujer embarazada a la que el 28 de febrero la matrona le dijo que no precisaba utilizar ninguna medida especial para prevenir el contagio porque la Covid-19 no tenía consecuencias durante el embarazo.
 
El 3 de marzo una amiga de Salamanca capital, médica en un centro de salud, me dijo que solo una compañera del mismo centro usaba mascarilla, porque se les había dicho que no la necesitaban. Lleva dos semanas contagiada con tos, fiebre, diarrea, vómitos y resultado positivo del test.
 
El 7 de marzo escuché con perplejidad que se podía ir a las manifestaciones del 8M porque no había problemas de contagio. 
 
El 9 de marzo estuve en el pabellón de consultas externas de un gran hospital publico de Madrid para una gestión familiar, las salas de espera estaban abarrotadas de personas sentadas unas al lado de otras o que llenaban el ascensor. La única que llevaba mascarilla era yo y hasta el personal sanitario, que tampoco la utilizaba, me miraba como diciendo "vaya histérica". La que yo llevaba no era una mascarilla quirúrgica porque hacía tiempo que estaban agotadas en las farmacias y la compré en una tienda de accesorios de bicicletas de las que se usan para evitar la contaminación ambiental. He sufrido burlas por parte de algunas personas por promocionar el uso de mascarillas, incluso en el metro he sido tachada de loca.
 
Hoy, 29 de marzo, en España hay registrados 73.036 contagios, 5.866 fallecimientos y 12.285 personas recuperadas de la enfermedad. Estas cifras se refieren solamente a aquellas personas a las que se ha realizado alguno de los tipos de test para diagnosticar si están o no infectadas. Si asumimos que la letalidad (que no mortalidad) de la enfermedad es del 1%, es decir, que muere el 1 % de las personas que tienen la enfermedad diagnosticada, tenemos que asumir que hoy en España hay 586.600 personas enfermas, de las cuales el 80% serán leves y el 20%, 11.728, serán más o menos graves. Se desconoce el número de fallecimientos porque solo se contabilizan los de quienes tenían diagnóstico confirmado mediante alguno de los test. Y la cifra de personas recuperadas tampoco es cierta, conozco múltiples casos cercanos de personas con síntomas de la Covid-19 a las que tampoco se les ha realizado el test y han pasado la enfermedad en su casa. Y 10.000 profesionales afectados.
 
Esto permite plantear que en una población de 47 millones de personas quedan 46.413.400 sin contagiar y que merece la pena hacer el principal esfuerzo en la prevención primaria de la enfermedad, proporcionando mascarillas a toda la población, prohibiendo salir a la calle sin ellas y evitando tener que seguir poniendo todos los esfuerzos en la prevención de las complicaciones de la enfermedad así como de su letalidad, es decir en la prevención terciaria.
 
No se entiende por qué la OMS no promocionó el uso masivo de mascarillas a nivel mundial desde el mismo momento en que declaró el estado de emergencia global, sabiendo que vivimos en un mundo globalizado en el que la población viaja y transporta gérmenes de unos países a otros con suma facilidad y frecuencia, bien porque esté contagiada bien porque están contaminados sus objetos personales (fómite). Se entiende mucho menos teniendo en cuenta que la biblioteca Cochrane, patrocinada por la OMS, a partir de las epidemias de 2003 (SARS Cov 1), 2006 (virus H5N1 y 2009 (gripe aviar), publicó en 2011 una revisión sistemática de estudios epidemiológicos realizados sobre medidas para impedir la propagación de virus respiratorios. Por su importancia escribo la cita completa: Jefferson T, Del Mar CB, Dooley L et al. Physical interventions to interrupt or reduce the spread of respiratorybviruses. Cochrane Database of sistematycs reviews 2011, issue 7, art nº CD006207. DOI 10.1002/14651858.CD006207.pub.4.
 
En esta revisión sistemática (principal herramienta utilizada por la epidemiología para llegar a conclusiones basadas en la evidencia científica) se incluyeron 67 estudios, entre los que había ensayos clínicos controlados aleatorizados y estudios observacionales. Se concluía que la propagación del virus respiratorio puede reducirse mediante medidas higiénicas (como el lavado de manos), especialmente en los niños más pequeños. El lavado frecuente de manos también puede reducir la transmisión de los niños a otros miembros del hogar. La implementación de barreras a la transmisión, como el aislamiento y las medidas higiénicas (uso de mascarillas, guantes y batas) pueden ser eficaces para contener epidemias de virus respiratorios o en las salas de los hospitales. No encontramos evidencia de que los respiradores N95 más caros, irritantes e incómodos fueran superiores a las mascarillas quirúrgicas. No está claro si añadir viricidas o antisépticos al lavado de manos normal con jabón sea más eficaz. No hay pruebas suficientes para apoyar la detección en los puertos de entrada y el distanciamiento social como método para reducir la propagación durante las epidemias.  (separación espacial de al menos un metro entre los sujetos infectados y los no infectados). 
 
En definitiva, sin pensar mal, con el argumento de no alarmar se ha impedido la prevención primaria de la enfermedad. Al menos la próxima vez que no se nos tome por idiotas y nos pregunten qué preferimos, susto o muerte.
 
-------------------------------------
* Cristina Pérez Andrés es médica, especialista en Medicina familiar y comunitaria, máster en salud pública y Médica Inspectora de Servicios Sanitarios.          
Más contenidos sobre este tema
Etiquetas




35 Comentarios
  • guepardo guepardo 31/03/20 22:39

    Tendría que ser obligatorio leer y practicar lo que la doctora Pérez Andrés nos indica que hagamos para defendernos de la contaminación vírica que nos acecha. Gracias doctora por la información.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Isa. Isa. 31/03/20 21:51

    Por si fuese de interés, sobre todo para personas con enfermedades crónicas, comparto una entrevista a la viróloga e inmunóloga del CSIC Margarita del Val, ya que coincide con mis apreciaciones meramente intuitivas, recomendaciones sanitarias y debida precaución.
     
    https://www.msn.com/es-es/noticias/ciencia/“nos-estamos-preparando-para-una-segunda-oleada-de-esta-pandemia”/ar-BB11USOe?ocid=sw

    Un saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • leandro leandro 31/03/20 20:59

    Yo creo que es de sentido común . La mascarilla protege algo , pero ese algo es más que nada . El asunto aquí creo que es más torticero y reside en que la administración ha temido el peor escenario posible que es no tener medios de protección para quien ellos consideran prioritarios pero como la administración es tan sumamente incompetente se ha visto igualmente desvestida .

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Cambris Cambris 31/03/20 22:37

      En la administración trabajan muy buen@s profesionales.
      Gente muy muy preparada. Y sí, hay quien no lo está
      L@s funcionari@s procedemos de la población general. Y, como en ella, hay de todo

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Cambris Cambris 31/03/20 19:22

    https://medium.com/@Cancerwarrior/covid-19-why-we-should-all-wear-masks-there-is-new-scientific-rationale-280e08ceee71
    Más argumentos en contra de los dictados de la OMS
    Está en inglés, di necesitáis traducirlo es fácil con cualquier traductor

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Cambris Cambris 31/03/20 20:10

      Confirma lo q algunas personas venimos diciendo, cualquier cosa como mascarilla mejor q nada, bufandas lo q sea. Recomiendo su lectura

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • Caecilium Caecilium 31/03/20 12:16

    Celebro, y veo que no soy el único, que una persona con autoridad profesional escriba un artículo como este. A mí, el simple sentido común y corriente me viene diciendo lo mismo desde hace tiempo y en lenguaje muy llano. En lo único que no coincido es en la sorpresa por la recomendación de no usar las barreras de protección primarias emitida por la propia OMS. Simplemente no hay stock suficiente, y no porque sea mínimamente difícil ni caro. Una vulgar mascarilla es fabricada por una industria corriente y a bajo coste, no por la industria farmacéutica, la tecnológica o la del armamento, que esas sí trabajan a pleno rendimiento siempre, particularmente la del armamento, para producir generosos y carísimos estocajes que además deben ser renovados con frecuencia para seguir alimentando adecuadamente la maquinaria financiera que los justifica. Y todos hemos leído, acerca de la increíble capacidad de producción de armas y munición durante los periodos bélicos (ahora que tanto gusta a muchos utilizar el lenguaje de guerra...)
    Si no hubiese jabón, nos dirían que es muy malo lavarse las manos todos los días, que afecta al pH de nuestra piel, además de generar una falsa sensación de seguridad (¡) y que en todo caso debe dejarse el jabón para el personal sanitario. Del mismo modo que si hubiese excedentes de mascarillas -como debería de ser, por otra parte- no nos permitirían estar sin ellas. Es el mercado, estúpido, como reza la archifamosa sentencia.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    0

    2

    • Cambris Cambris 31/03/20 13:15

      La OMS declaró el 30 de enero la emergencia global. Sí ese mismo día hubiera dicho q las mascarillas protegen no habría habido los contagios q hoy destruyen los sistemas sanitarios

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 3 Respuestas

      0

      1

      • Caecilium Caecilium 31/03/20 13:45

        Pero no lo dijo porque NO HABÍA mascarillas. Tuvieron tiempo se sobra para informarse sobre el particular. Y, al parecer, poco interés en reclamar a los gobiernos acciones incómodas de cumplir. Y digo al parecer. Salud.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 2 Respuestas

        0

        1

        • Cambris Cambris 31/03/20 13:51

          Sí entonces se hubieran puesto a fabricarlas tendríamos mascarillas y muy pocas personas afectadas

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 1 Respuestas

          0

          1

          • Caecilium Caecilium 31/03/20 13:55

            Posiblemente muy por debajo de los niveles alcanzados. Una suposición...

            Responder

            Denunciar comentario

            0

            0

  • Esperanza Berenguer Navarro Esperanza Berenguer Navarro 31/03/20 11:55

    Valiente articulo!. Mas vale prevenir que curar.
    Gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • JOSEIG JOSEIG 31/03/20 11:09

    Sin entrar a discutir la conveniencia de utilizar mascarillas para evitar la propagación de esta u otras epidemias, me surge una pregunta: ¿Es lícito, moral, ético,... en estos momentos de escasez de medios que los ciudadanos de a pie utilizemos-gastemos mascarillas u otros elementos de protección, cuando los que luchan contra la enfermedad carecen de ellos?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 9 Respuestas

    0

    4

    • Caecilium Caecilium 31/03/20 13:53

      Lo que no parece ético, y debería ser ilegal -por no decir directamente delictivo- es precisamente la ausencia de esos sencillos elementos a disposición de TOD@S. Y, en mi opinión, es a las autoridades sanitarias -me da igual si son autonómicas, estatales o mundiales- a quienes corresponde la responsabilidad de que exista en el sistema el stock suficiente de los medios IMPRESCINDIBLES. Y entre ellos está, también, una sanidad PÜBLICA suficiente en todas sus vertientes, que trascienden los límites de la red hospitalaria. Salud.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

    • Cambris Cambris 31/03/20 13:17

      Es lícito y moral porque cada mascarilla evita muchos contagios. Cada contagio evitado resta consumo de recursos sanitarios y mucho sufrimiento

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

    • BASTE BASTE 31/03/20 11:51

      Llevando ese razonamiento,en el caso de que no fuera ético o moral el uso de mascarillas,al absurdo,saldríamos todos empelotados a la rue.Entiendo que la caridad empieza por uno mismo,aplicando otros principios de efectividad seguiríamos salvando antes a un joven que a un viejo (nos haríamos visionarios del futuro y dioses de la vida) y podríamos terminar con colas de ancianos o minusválidos,bien identificasos con un claro distintivo,ante los crematorios ,para evitar contagios y gastos innecesarios de unos dineros que se podrían emplear para salvar más largas vidas. Lo punible es tener unos dirigentes que no hayan previsto algo tan barato como el tener mascarillas para todos,incluídas las más adecuadas para los distintos profesionales,usando los dineros públicos para otros menesteres faltos de ética y moral.En eso,entre otras cosas,debemos reflexionar en estos tiempos de recogimiento,para buscar la forma de cambiarlas.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 5 Respuestas

      0

      1

      • Cambris Cambris 31/03/20 13:22

        Efectivamente, el precio de una mascarilla es invisible en comparación con lo q cuesta la asistencia sanitaria de una sola persona en la UCI. Probablemente es la medida más eficiente de prevención w exista en el conjunto de la medicina preventiva. La eficiencia se calcula teniendo en cuenta los recursos consumidos en obtener un objetivo. Mucho más eficientes q las vacunas

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        1

        • Cambris Cambris 31/03/20 14:00

          Además de evitar el contagio por el aire la mascarilla evita que nos contagiemos nosotros mismos si nos tocamos la cara con la manos contaminadas. Don incalculable mente eficientes. Evitan contagios¿por un céntimo de €?

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

      • JOSEIG JOSEIG 31/03/20 12:20

        Que caridad, ni que ocho cuartos. Aquí de lo que se trata es de solidaridad con los que se están jugando la vida por salvar a los infectados. A todos por igual, independientemente de su edad o cualquier otra condición. Solo una mente, digamos que enfermiza, podría colegir que mi comentario tiene algún resquicio que lleve a tus insinuaciones. Al final, ya pediremos responsabilidades a quien corresponda por no disponer de los medios adecuados

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 2 Respuestas

        0

        2

        • BASTE BASTE 01/04/20 09:20

          Hoy en la cadena ser han dado la noticia de como se actúa en cataluña con los ancianos de más de 75 años (mi edad) que tienen alguna enfermedad y contraen el coronavirus,¿eran de mente enfermiza mis insinuaciones?.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

        • BASTE BASTE 31/03/20 14:16

          Puedes poner solidaridad u ocho cuartos en vez de caridad, el razonamiento es que,lo que sea,empieza por uno mismo y mi mente enfermiza todavía piensa y ve que en esas supuestas soliradidades se pueden esconder principios de efectividad estadística que, a mis 75 tacos no convienen y las responsabilidades finales solo las podrán exigir los vivos y entre ellos quiero encontrarme por lo que creo en el uso que recomienda el articulista.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

    • W. SMITH W. SMITH 31/03/20 11:36

      Cierto: una ratonera, porque nadie tuvo la precaución de que exista un stock almacenado suficiente (como sí hay para llenar los depósitos de los coches durante un mes) ni siquiera para el personal sanitario

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • W. SMITH W. SMITH 31/03/20 11:07

    Muy sensato. Y no perderíamos nada con hacerlo TOD@S. Eso se llama máxima PRECAUCIÓN por uno mismo ... y por todos los demás (pues nadie está en condiciones de asegurar que no es portador si no se hace un test que no da para todos). La cosa es que me temo que no se hace por: 1) no queda bien en los noticiarios, da una imagen REAL de que estamos en un buen lío, ... 2) nadie tuvo la precaución de que exista un stock almacenado suficiente (como sí hay para llenar los depósitos de los coches durante un mes) ni siquiera para el personal sanitario .......... país¡

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • CinicoRadical CinicoRadical 31/03/20 10:43

    Tipos de mascarillas
    .FFP1: 78% de eficacia de filtración mínima, 22% de fuga hacia el exterior
    FFP2: 92% de eficacia de filtración mínima, 8% de fuga hacia el exterior
    FFP3: 98% de eficacia de filtración mínima, 2% de fuga hacia el exterior.
    Es un despropósito una insensatez qué,los profesionales de la sanidad NO dispongan de material homologado,adecuado.Son "carne de cañón".
    Las mascarillas quirúrgicas NO aíslan del exterior,son efectivas en cierta manera de propagar el virus.Hay quién está infectado y no muestra síntomas. o lo hace pasado un tiempo. ese es un gran peligro., transmite el virus.Quédate en casa.
    Salud.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    3

    • Cambris Cambris 31/03/20 14:04

      La revisión sistemática q cito dice q sí aíslan y evitan la difusión de los virus respiratorios. No soy quien para "opinar' lo contrario

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • Cambris Cambris 31/03/20 15:04

        Sí no fueran efectivas, no serían útiles para q las personas q sufren inmunodepresión no contraigan enfermedades infecciosas

        Responder

        Denunciar comentario

        1

        0

  • Silk Road Silk Road 31/03/20 10:20

    ¡Por fín alguien lo dice! Lo que ha marcado la diferencia en el avance de la epidemia entre Asia, especialmente Japón y Corea, y Europa son las mascarillas.

    Y no sólo para no contagiar sino también para no ser contagiado. Sí, también para no ser contagiado. El virus no viaja él solito por el aire. Va montado en minúsculas partículas de humedad para las que la mascarilla supone una barrera. Cierto que no es una barrera infalible, pero tampoco es infalible el confinamiento y, menos aún, los famosos tests, que sirven para orientar las medidas pero que no son una medida.

    Supongo que, al decir que las mascarillas no servían de nada, la intención era evitar que hubiera gente que las acaparara pero habría sido mejor recomendar que todo el mundo llevara algún tipo de mascarilla: cualquier pañuelo es tan efectivo como una mascarilla no quirúrgica.

    emosido engañado

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    3

    • Cambris Cambris 31/03/20 13:28

      Las mascarillas protegen de ser contagiados, son un barrera física a las gotas de saliva que transportan el virus. Es ilógico que la OMS diga que no se transmite por el aire. Es el medio q vehicula las gotas de saliva contaminadas o no. ¿Qué entiende la OMS por transmisión por el aire?

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1



 
Opinión