X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Plaza Pública

En fase 0: El covid debe cambiar hábitos de compra y consumo

Publicada el 04/05/2020 a las 06:00

Las duras semanas de confinamiento en los domicilios, consecuencia del coronavirus, han traído una serie de reflexiones sobre nuestros hábitos de vida, las prácticas de compra y consumo poco sostenibles y, a la vez, enseñanzas sobre la necesidad de asumir nuevos comportamientos en defensa de la comunidad de sentimientos e intereses de la que formamos parte.

El escenario provocado por el covid-19 nos obliga a buscar una salida justa y sostenible a una crisis que, formando parte de las crisis globales interrelacionadas que amenazan el planeta, ha generado graves daños a la economía y un aumento de la precariedad. Llegan tiempos duros para el empleo, la subsistencia de miles de familias y el conjunto de la economía española.

Vivimos un tiempo propicio para que, desde las diferentes administraciones, organizaciones sociales, económicas y empresariales, en una acción concertada, intenten concienciar a la población para que sepa valorar las ventajas de comprar mercancias, productos y alimentos de proximidad y de marca nacional. También es preciso animar a la elección de destinos turísticos en nuestro país para reconstruir un sector clave.

No se trata de dificultar la libre elección de la ciudadanía ni de obstaculizar el libre comercio y los acuerdos internacionales existentes. No se plantea poner sobre la mesa medidas proteccionistas, como establecer restricciones, imposición de aranceles o barreras comerciales. Se trata de fomentar la compra del producto propio y las ofertas en el mercado de nuestras empresas frente a lo que ha sido, hasta ahora, una compra más despreocupada sobre el origen y la marca del producto.

También tiene que haber una respuesta racional ante la poderosa campaña publicitaria de ofertas por parte de grandes plataformas online, comerciales y tecnológicas, que han incrementado mucho sus ventas a través de Internet y que a día de hoy tributan cantidades anormalmente reducidas a nuestras Haciendas. Porque eluden sus obligaciones fiscales.

En su día se produjo la deslocalización de empresas en la búsqueda de rebajar el coste de la mano de obra y aumentar los beneficios. Esa tendencia se incrementó con el avance de la globalización, que ha aportado ventajas pero también inconvenientes. En ese sentido, con la pandemia global hemos constatado que la producción de equipos sanitarios de protección personal había quedado en manos de países que monopolizan el mercado internacional, con lo que ello supone de inseguridad, guerra de precios y riesgo de desprotección en la defensa de la población. Esta dependencia del exterior ha llevado al Gobierno a gestionar la capacidad de diversificar su producción por parte de fábricas españolas para atender nuestras necesidades urgentes de EPIs.

Hay una buena parte de la ciudadanía que, en materia de consumo, no tiene más opción, por razones de capacidad adquisitiva, que acudir a la compra del producto más económico. No tiene la posibilidad de valorar su origen ni el beneficio que se queda en nuestro país ni la responsabilidad social corporativa de la empresa ni la calidad real del producto ni su condición ecológica o los impactos al medio ambiente.

La marca España tiene la oportunidad de fortalecer sus objetivos para afianzar la calidad del producto, la transparencia de su trazabilidad y la mejora de la competitividad. Pensamos en los productos agroalimentarios de proximidad, ropa, equipamientos personales, mercancias diversas, destinos turísticos o tantos otros ejemplos. En función de la elección se ayudaría a reactivar la economía local y nacional. Esto significa ayudar a los agricultores y productores del territorio, así como a las empresas españolas o radicadas en España que pagan con regularidad sus impuestos. Y conviene no olvidar el papel dinamizador que juega en las ciudades el pequeño comercio, acosado por las grandes superficies y la venta por Internet.

Por tanto, tenemos que conseguir que sectores más numerosos de la población se habitúen a conocer y buscar en sus compras el origen de los productos y a valorar la compra preferente del producto de proximidad y de mercancías de marcas nacionales. El objetivo ha de ser, también, el de educar en un consumo responsable y sostenible, una enseñanza imprescindible para afrontar el reto de la supervivencia de la humanidad.

Son necesarias campañas de las administraciones para que el consumidor tenga en cuenta más criterios en sus compras, de modo que su elección no se centre únicamente en el precio de las cosas. Ha de ser consciente de que, de esa manera, ayudaría a reactivar la economía local y nacional para crear empleos, manteniendo el pequeño comercio y apoyando el producto de nuestras zonas agrícolas y sector industrial. El covid-19 nos obliga, además, a adoptar una posición activa en defensa de la sostenibilidad y la reducción de los impactos medioambientales.

___________________

Odón Elorza es diputado del PSOE por Gipuzkoa

Más contenidos sobre este tema




10 Comentarios
  • M A N O L O M A N O L O 07/05/20 12:54

    Sr. Elorza:
    Completamente de acuerdo en la educación del consumo responsable y sostenible. Pero utilizar preferentemente criterios de proximidad y nacionalidad es simplificar excesivamente el problema.
    Cuando se simplifican problemas las conciencias se relajan: Cumplimos las normas, no pecamos.
    A ver quién se atreve a cuestionar actualmente el de proximidad desde el punto de vista medio ambiental: Menor consumo de combustible. También inferiores impuestos recaudados, menor mano de obra empleada, …, ¿es el momento?.
    ¿Dónde ponemos la frontera para lo nacional?. ¿El cava catalán entra y los automóviles alemanes no?, disculpe la gracia.
    Pienso, como dice usted, nos va la supervivencia de la humanidad. Todas las educaciones deberían ser universales, no próximas y/o nacionales, también la del consumo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • LorenzoSM LorenzoSM 05/05/20 02:01

    Totalmente de acuerdo. Necesitamos dar vida a este país y ese es un buen camino. Además seguro que por ese camino también se abrirán oportunidades para la España despoblada. Queda mucho por hacer.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Odón Odón 05/05/20 14:58

      Gracias por tu comentario, Depende de nosotros avanzar en esos objetivos. 

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Larry2 Larry2 04/05/20 19:08

    Totalmente de acuerdo Sr Elorza, tenes que dejar el dinero que tenemos ya sea poco o mucho en nuestro país. producto de aquí, haber si espabilamos. Tenemos productos alimenticios excelentes, eso sí dada la situación también los vendedores deben de dar pie a que consumamos prioritariamente lo de aquí. Debemos hacer país con gasto en nuestra propia tierra. Es un paso importante, pero luego deberá seguir el gobierno de turno, haciendo lo mismo, no dejando en la cuneta a la gente de este país. esperemos que entre todos saquemos esto adelante.Parece que del norte de Europa no están mucho por la labor. Habrá que estar atentos, pero hay que pensar que primero es lo de casa. agur

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Odón Odón 05/05/20 15:01

      Cierto. El Gobierno, en nombre de todos, está haciendo un gran esfuerzo de gasto público para aportar ayudas y prestaciones a las personas y sectores más vulnerables y afectados por el coronavirus. 

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Ayla* Ayla* 04/05/20 18:26

    Totalmente de acuerdo, primero el pequeño comercio, y pagar en efectivo, para que las garrapatas no se lleven las comisiones por la compra con tarjeta, después de que juegan con el dinero que depositamos en las cuentas (que son obligatorias).

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • GRINGO GRINGO 04/05/20 14:41

    Ay,ay,ay, porqué será que pagan menos impuestos, esas malvadas empresas que operan por internet, y las que no operan por internet, amigo Odón....???.

    Esas empresas que deslocalizaron sus negocios y se lo llevaron a otras zonas más desprotegidas de derechos civiles y laborales, "la famosa globalización", no lo hicieron con la finalidad de equilibrar el 1er y el 3er mundo, porque me he perdido....

    Lo hicieron sólo por objetivos económicos ????, sin ningún peaje, arancel, ni castigo por parte de los Estados originarios de esas empresas ????, osea, mandaron a los trabajadores de su país al paro o a la precariedad, y ellos simplemente ganaron más, tributando menos.......y luego el peligro es la "economía comunista"...????.

    Ya me han convencido, sin duda !!!!.

    SI SE PUEDE, pero no con esas políticas.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • Ambon Ambon 04/05/20 12:31

    Y ¿que hacemos con las empresas nacionales que deslocalizaon su producción? Ellos solo pensaron en su propio y exclusivo beneficio, se ahorraron en mano de obra y nosotros tuvimos que financiar el desempleo de sus trabajadores y se fueron para explotar legalmente a trabajadores de otros países que no tienen ni protección social, ¿De verdad tengo que pensar que esa empresa es española? Yo si considero española a Campofrío que sufrió un incendio en una de sus fábricas y al día siguiente estaba garantizando todos los empleos y, hasta donde tengo información, parece que tiene una política laboral mejor que sus competidores, esas cosas también tenemos que valorarlas.

    Cosa distinta son los pequeños agricultores, ganaderos o tiendas de proximidad pero a esos la primera protección, la primera ayuda debe venir del Estado impidiendo que las grandes distribuidoras les arruinen pagando bajo precio por sus productos o forzándoles a trabajar con un margen ridículo para seguir abiertos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Corruta Corruta 04/05/20 10:19

    Está muy bien lo de comprar producto nacional.Ayer compré las únicas patatas españolas que encontré, después de revisar un montón de etiquetas, 4euros los dos kilos, mi madre se escandalzaría por el derroche...pero los trabajadores nos podemos dar estos lujos de vez en cuando ,que fueron con los que nos criamos y que ahora solo pueden permitirse como habituales los de alto poder adquisitivo,o los que tengan su huerto, sus gallinas,sus olivas, porque vaya precio el de los productos ecológicos. La próxima semana haré el despilfarro comprando una botella de aceite bueno...y dando gracias por tener trabajo que me lo permite, mientras a mi alrededor veo cada vez más familias que caen por el precipicio económico.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Fernandos Fernandos 04/05/20 10:09

    ¿Valorar lo nuestro?eso ¿no va contra la machacona propaganda neoliberal?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

Lo más...
 
Opinión