x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Plaza Pública

Reconstruir nuestra democracia a tiempo

Publicada el 16/06/2020 a las 06:00

Una ciudadanía amenazada por incertidumbres vitales –desde el coronavirus al desempleo y continuando por la emergencia climática– ; una sociedad descreída de la política y en alerta permanente por los fallos del sistema y el peligro de algunos dirigentes pandémicos mundiales; y una opinión pública confusa ante los desafíos que plantea una globalización ajena a las reglas democráticas, configuran un escenario ideal para engordar la crispación que promueven las fuerzas populistas ultraliberales y autoritarias. La degradación de la política y las crecientes desigualdades conllevan desafección ciudadana a la democracia.

La respuesta consiste en acordar fórmulas innovadoras para acercar la política a la calle y ganar la confianza ciudadana en sus instituciones. Por eso hay que desarrollar iniciativas, más necesarias tras la crisis provocada por la covid-19, que complementen la democracia representativa con buenas prácticas políticas y la aplicación de herramientas tecnológicas en favor de la democracia participativa. La situación reclama cambios en el funcionamiento y eficacia de las instituciones, especialmente del Congreso, que es el centro de la vida democrática y donde reside la soberanía popular. Subrayo, por otra parte, la imperiosa necesidad de transformar un sistema económico cada día más injusto y de regular una globalización que no responde a pautas democráticas, cuestiones que erosionan la credibilidad y calidad de la democracia.

Planteo aquí cinco objetivos:

1. El Parlamento, como escuela de democracia, ha de promover nuevas actitudes de regeneración que garanticen la renovación y la independencia de los órganos constitucionales, organismos reguladores y supervisores, la separación de poderes, la eliminación del voto rogado, el desarrollo de una Gobernanza participativa y la búsqueda de Pactos de Estado. Esto conlleva la aplicación en la acción política de los principios de diálogo, transparencia, participación, rendición de cuentas e integridad. En este caso, mediante la aprobación de códigos éticos para los cargos públicos y nuevas medidas contra la corrupción.

2. La tarea de la reconstrucción social y económica de España debe avanzar de la mano de una reconstrucción de la democracia. Las grandes políticas democráticas para reforzar lo público, como la Sanidad, y lograr un crecimiento justo y sostenible tienen que apoyarse en el consenso entre fuerzas políticas y con la sociedad. Por ello, en el marco de la Comisión parlamentaria para la Reconstrucción se ha incluido la comparecencia de entidades y expertos, además de la recogida de propuestas de organizaciones ciudadanas a través del nuevo canal de participación o buzón de correo electrónico. Todas las aportaciones deben ser publicadas para socializar el debate.

3. De acuerdo con los artículos 9.2, 23.1 y 105 de la Constitución, el Congreso tiene que abrirse a la participación plural de expertos y organizaciones representativas de la sociedad en la tramitación de las leyes y antes de iniciar la fase de enmiendas. Lo que significa formalizar en el Congreso la audiencia o comparecencia de entidades interesadas, por su naturaleza o por resultar afectadas por el contenido que trate una propuesta de ley, para escuchar sus opiniones y recibir aportaciones escritas que enriquezcan el debate legislativo. Al actual procedimiento se añadiría una fase de participación deliberativa, algo que no significa un obstáculo para una tramitación legislativa ágil, sino una garantía de mayor eficiencia de la ley resultante y una mayor legitimación social.

4. El Congreso ha de apostar por la utilización de las tecnologías de comunicación que han permitido su funcionamiento virtual/presencial durante el confinamiento. Y aprovechar las herramientas digitales, como la página web oficial, poniéndolas al servicio de la participación online y de una información transparente y accesible. Las TIC son la vía para dar a conocer el trabajo del Parlamento a la sociedad, incluida la huella legislativa, y permiten un mayor control ciudadano. Es la forma de despertar el interés de la sociedad en los procesos democráticos abriendo mecanismos de interacción en la toma de decisiones públicas.

5. Los esperados Fondos de la UE para la recuperación económica frente a los efectos devastadores de la pandemia global deberán servir para crecer de otra manera, con valores democráticos y con un plan de reformas estructurales del modelo productivo y energético basado en los ejes de las transiciones: la digital para formar a personas y crear empleo de calidad, y la climática en favor de una economía verde y la supervivencia del planeta. Pero la concreción del plan y el control, la fijación de objetivos, aplicación interna de fondos y su gestión, requieren un acuerdo participativo de gobernanza democrática que sea transparente, leal, cooperativa y corresponsable. Una gobernanza compartida entre las diferentes administraciones y agentes socioeconómicos.

----------------------------------

Odón Elorza es diputado del PSOE por Gipuzkoa. 

Más contenidos sobre este tema




6 Comentarios
  • peruntros peruntros 16/06/20 17:26

    Yo empezaría por la desprofesionalización de la política, para fomentar que la gente entre en política para quemarse y al cabo de unos años vuelva a su ocupación principal. Así evitaríamos que dinosaurios como usted se tengan que enfrentar a la contradicción de velar por el bien común o resolver su vida profesional. Usted lleva más de 40 años viviendo de la política, lo que significa que necesita seguir bebiendo de este sistema. Quizá debería plantearse dejar de dar consejos.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    1

  • Antonio LCL Antonio LCL 16/06/20 17:25

    Excelente propuesta Sr. Elorza y muy acertadas respuestas las de los comentaristas, que refuerzan y complementan al articulista. Sobre todo señalaría la necesidad urgente e ineludible de plantear la revisión de una Constitución, ya obsoleta e inadecuada, y el (re)establecimiento de la República sobre otra forma de gobierno (la monarquía, de triste historia), en este caso, impuesta por un dictador, por mucho que nos la quisieron vestir con garantía constitucional.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • GRINGO GRINGO 16/06/20 10:33

    No me parece mal lo que propones Odón, pero me gustaría plantearlo de otra manera.

    Olvidemos por un momento quien o quienes son los responsables de la situación actual, llegamos a un "país nuevo" y lo queremos organizar.

    Lo primero un referéndum para elegir en el siglo XXI, si queremos seguir siendo una Monarquía o una República.

    A continuación, convendría una actualización de la Constitución, adecuándola a la situación actual, y que el Estado se encargara de su cumplimiento, salvaguardando los intereses de los ciudadanos por encima de los intereses de otro tipo.

    Cambiar el modelo productivo y no depender del "turismo y la construcción", viviendo como vivimos en un país con el mayor número de horas de Sol de Europa, parece que nos da unas pistas, y si eso nos anima a investigar e invertir en I+D+I, pues maravilloso.

    Potenciar lo "público" y convertir al Estado en el defensor de los más desprotegidos, con lo que ello supone, sería dar un golpe de timón serio a la situación actual, donde cualquier ciudadano está indefenso ante los abusos de las grandes corporaciones.

    Recuperar sectores estratégicos (energía), los negocios que se generan alrededor de la muerte (tanatorios) de los que hemos conocido sus abusos con mayor proliferación en ésta crisis, potenciando una banca pública no especulativa, que no se vea obligada a especular con el ahorro y las inversiones de los ahorradores para justificar los sueldos indecentes de sus directivos.

    Por último y para llegar al Parlamento y que fuera percibido como una "escuela de democracia", los partidos deberían obligarse a practicarla desde sus bases, consiguiendo que "los elegidos" lo sean por consenso y elección de sus afínes, "no por el dedo mágico que todo lo sabe", evitando "las dinastías"....

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • unlector unlector 16/06/20 10:07

    la corrupción es la raíz de todos los males. Lo vicia absolutamente todo.
    No puede ser que un partido como el PP, tachado de organización criminal, mantenga el poder, la influencia y las subvenciones que consiguió gracias precisamente a sus malas artes y su financiación ilegal.
    Mientras esto siga así, mientras llegando al poder aún delinquiendo consigas blindarte precisamente contra ese poder (judicial, etc) que debería controlarte, mal vamos. Son lobos cuidando el corral.

    Al margen de las sentencias judiciales, toda España conocemos la calaña del PP. Quien participa en esa formación legitima sin pestañear sus históricas tropelías rastreras y antidemocráticas. Dicho al revés, un demócrata que se precie debería huir indignado de semejante formación, pero nadie huye. Al contrario, la refuerzan y apuntalan día a día. ¿Qué cabe esperar de todos ellos o de cada uno en particular? ¿Transparencia? ¿Lealtad? ¿Cooperación?

    Ese afán buenista por intentar cambiarlos y encauzarlos puede ser la perdición de este país. Ellos no desperdiciarán ni un minuto de todo ese tiempo para seguir ganando terreno.

    Muy bien sus cinco puntos señor Elorza, pero cuando hay cáncer severo, de poco sirve proyectar futuros sin al menos antes, erradicarlo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • Jaca1930 Jaca1930 16/06/20 09:48

    El Sr. Elorza expone cinco objetivos para reconstruir nuestra democracia a tiempo. Muy loables todos ellos, pero en el segundo, "reforzar lo público", hace referencia expresa a la Sanidad. Un objetivo imposible mientras las competencias en esa materia estén asignadas a las Comunidades Autónomas en lugar de ser exclusiva del Estado. Por las siguientes razones: 1) La salvaguarda de la salud pública debe ser tan prioritaria ( o más) que las materias centralizadas en el Gobierno de la Nación; 2) La descentralización de la Sanidad permite que Comunidades Autónomas que la entienden como un negocio, pongan en manos privadas recursos públicos, al mismo tiempo que reducen al máximo las prestaciones públicas en tan sensible materia; y 3) Cuando surge una emergencia sanitaria, como la que aún estamos viviendo, se produce tal descooordinación que a veces lleva a la conclusión de que las Comunidades Autónomas siguen actuando a su aire, y que por muy competentes que resulten ser el ministro del ramo y la autoridad sanitaria nombrada para hacer frente a esa emergencia, algunos/as "caudillitos" y "caudillitas" de aquellas les toman el pelo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • Teodoro Teodoro 16/06/20 05:29

    Ya era hora de que alguien, pusiera algo de luz ,gracias Sr. Odón,quisiera llamar la atención sobre la gestión y el funcionamiento de lo público,a mi parecer y despues de haber sido funcionario media vida, a la que renuncié voluntariamente,o sea que conozco el tema desde dentro,y habiendo sido autónomo la otra media.Considero urgente la necesidad de potenciar el buen funcionamiento de todo lo público,existen grandes ejemplos de buenos funcionarios,la mayoría de las veces están infravalorados por sus propios compañeros,el funcionamiento general deja mucho que desear.
    Convertir al parlamento en una escuela ejemplerizante es una gran necesidad,crear auténticos organismos de control con poder sobre el funcionariado también.
    Qué pena de derroche ,de mal uso,por no meternos en más honduras,dá ejemplo la administración pública.El funcionario que no funcione,debe tener grandes medidas correctoras.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

 
Opinión