X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Plaza Pública

Sabemos poco y mandamos aún menos

Gaspar Llamazares
Publicada el 15/10/2020 a las 06:00

Sabemos poco y mandamos aún menos. ( La excepción africana y la humildad)

El precio parecía razonable, el lugar

indiferente. La casera juró vivir

sin prejuicios. Nada quedaba salvo

la auto-confesión.

―Madame, advertí,

―Detesto perder un viaje- Soy Africano

silencio.

Wole Soyinka

Creíamos que era el desarrollo de la medicina lo que había cambiado el nivel de salud del mundo, pero a tenor de los conocimientos actuales en salud pública, sabemos que su influencia, con ser importante, no ha sido lo fundamental. Apenas un veinte por ciento de las causas determinantes.

Han sido más importantes los avances en el desarrollo, el agua potable y el saneamiento, así como los derechos sociales, laborales y de género, en la esperanza y la calidad de vida, que los avances estrictamente sanitarios.

También, con el siglo XX, pensábamos que la terapéutica antimicrobiana acabaría definitivamente con las enfermedades infecciosas, pero tampoco ha sido así. En la actual pandemia se demuestra que los virus, junto a las silenciosas resistencias bacterianas, nos están ganando la partida. Por eso, desde un principio, hemos tenido que recurrir a las clásicas medidas del aislamiento y la cuarentena para combatir la pandemia.

Por eso, también en la otra pandemia, la digital de la Infodemia y las fake news, seguimos empeñados en que solo se trata de una cuestión de gestión política, de salud pública y sanitaria por parte de los gobiernos, no acabamos de entender lo que nos está pasando y nos tiramos los trastos a la cabeza. Todo hasta que llegue la nueva panacea de las vacunas.

Tenemos uno de los sistemas sanitarios más accesibles y de mejor calidad de atención, pero nos hemos dado cuenta de que nos faltaba una orientación más preventiva y sociosanitaria y de que no dedicamos el esfuerzo presupuestario y de gestión necesario para su sostenimiento y actualización. Aunque en nuestro entorno, incluso aquellos que lo previeron han gozado tan solo de una escasa ventaja.

Nos hemos dado cuenta de que tampoco los sistemas sanitarios han sido lo fundamental. Tener un buen sistema de atención no nos ha blindado frente al virus. Si acaso, nos ha permitido paliar los daños entre los más vulnerables. Ni siquiera tiene una explicación exclusivamente sanitaria el nuevo patrón de enfermar crónico y degenerativo, que inicialmente achacamos a hábitos y factores de riesgo individuales y ahora sabemos que son causados por los determinantes sociales, laborales, ambientales y de género.

 

Entre ellos parece evidente la influencia de los determinantes demográficos, sociolaborales, ambientales y de género, así como las patologías y factores de riesgo en las tasas de enfermedad y mortalidad por grupos de edad, clases sociales y grupos étnicos.. afectando especialmente a los más pobres, los ancianos y las minorías étnicas... Y que además la respuesta es tan dependiente de fármacos y tecnologías como de cuidados sociosanitarios.

Así lo hemos visto trágicamente en las residencias de ancianos.

En este sentido, el neoliberalismo y sus recortes y privatizaciones ya nos habían hecho retroceder, desde décadas antes de la pandemia, y sus efectos nos han debilitado ante ella, sobre todo para los sectores excluidos, los enfermos y entre los más vulnerables.

Aún hoy desconocemos por qué la incidencia acumulada de la primera y segunda ola ha sido mayor en buenos sistemas sanitarios y menor en sistemas de salud precarios o inexistentes. Tampoco por qué el mayor desarrollo económico y técnico no han protegido en mayor medida a los países.

Nuestra soberbia económica y tecnológica que nos hizo creer a resguardo de la pandemia, nos lleva a preguntarnos ahora qué ha fallado. Nuestra mentalidad racional y sobre todo la emocional nos hacen preguntarnos hoy por quién tiene la culpa de esta desprotección e incertidumbre. Para una parte de la sociedad es siempre culpa de la política. Para otra parte minoritaria, siempre dispuesta a la teoría de la conspiración, se trata de la responsabilidad de la ciencia. De los que mandan o de los que saben, ahora enfrentados entre sí.

Porque en todas las catástrofes el culpable es el otro: pobre, judío, inmigrante o enemigo. En este caso, es fundamental la gestión de los gobiernos, entre los que lógicamente se establecen comparaciones y se buscan responsabilidades, en las distintas fases de la pandemia.

Sin embargo, la buena evolución de los datos, tanto en el sudeste asiático como en países como Alemania o en las antípodas no permite establecer cuáles son los gobiernos, los modelos de Estado o las políticas de salud pública más virtuosas. Si acaso algunas buenas prácticas que no explican las grandes diferencias.

Inicialmente se estableció la comparación entre la eficacia de los modelos autoritarios como el chino frente a los modelos democráticos, al igual que su supuesta centralización frente al federalismo o entre modelos sociales y culturales más o menos disciplinados y entre los distintos tipos de sistemas sanitarios. Y hay ejemplos para todo.

No parece haber una conjunción virtuosa, aunque no cabe duda de que la gobernanza es mejor que la descoordinación, la colaboración que el conflicto y que la imposición, así como el bienestar social y la salud pública son mejores que el sálvese quien pueda.

Por eso, al principio de la pandemia la OMS alertaba sobre sus probables consecuencias catastróficas en continentes como África y países empobrecidos y con sistemas sanitarios débiles o casi inexistentes. Sin embargo, ya en plena segunda ola, si bien se ha comprobado que la pandemia va por clases y barrios, afectando sobre todo a los sectores más empobrecidos y vulnerables, no ha ocurrido lo mismo a nivel global: por ejemplo con el continente africano, donde la población afectada es todavía de apenas un millón y medio de personas y el número total de fallecidos es aún menor que el de España.

 

En el continente africano, sin embargo, los escasos dispositivos de salud pública, la débil atención primaria o de testeo y la incapacidad para realizar las recomendaciones de aislamiento han sido y son clamorosos, como lo es la escasez de camas hospitalarias y en particular de UCIs y respiradores. Sin embargo son los recursos que a partir de una mayor disponibilidad echamos de menos hoy en nuestro país y a los que en mayor medida atribuimos los brotes y la transmisión comunitaria.

Es por eso que tanto la OMS, el ECDC africano y los institutos de investigación no se explican la baja incidencia y mortalidad africanas, aunque valoran la influencia en las rápidas medidas adoptadas por los gobiernos. Las ONGs hacen hincapié también en la experiencia de recientes pandemias como el ébola y la respuesta de sus dispositivos de salud pública, el sentido comunitario y la resiliencia de sus poblaciones.

Otros lo achacan a la joven edad media del continente, en la mitad de la europea, a su escasa movilidad y a la dispersión de la población fuera de las grandes ciudades. En definitiva a su marginación de los ejes del desarrollo y de la globalización. Mientras otras explicaciones más fáciles lo achacan a la infranotificación de sus precarios registros o la ocultación del exceso de mortalidad por parte de sus autoridades.

Sin embargo, nada de todo esto explica la excepción africana, como el contraste con el gran impacto de las sucesivas olas del covid-19 en el sudeste asiático, Europa y América. Como tampoco su alta incidencia en determinados países que dentro de estos continentes no son los más débiles ni especialmente vulnerables, como es el caso de España y Gran Bretaña en Europa o el de Brasil, EEUU, Argentina, Colombia y México en América o la India en Asia.

La cuestión podría estar pues en la influencia de otros factores todavía en estudio como la genética, la demografía, la inmunidad, el ambiente, el clima, la densidad de población, la metereología, la demografía, la cultura o la organización social...

Porque hay todavía factores determinantes esenciales que se nos escapan. De hecho la investigación genética ha demostrado una mayor sensibilidad y gravedad de la infección para aquellos que tienen genes heredados de los neardentales, con mayor presencia en Asia y Europa y sin embargo inexistentes en el continente africano. El grupo genético se encuentra en el cromosoma número 3, y "prácticamente idéntico", en un segmento de ADN de 50.000 pares de bases". Otro de los aspectos estudiados ha sido también el clima caluroso y húmedo como desfavorable para la propagación del virus. Entre los temas asimismo objeto de investigación en la actualidad es la inmunidad cruzada con otros coronavirus, que han circulado con mucha mayor incidencia entre las zonas más pobres y de mayor densidad poblacional en África.

Incluso se sigue investigando la protección de la vacuna frente a la tuberculosis.

En definitiva, existe también una regularidad en la cinética territorial de la pandemia, tanto en la primera como en la segunda ola de la pandemia, tanto a nivel global como en Europa e incluso dentro de España, que aún desconocemos. También hubo algo similar en la mal llamada gripe española. Ahora, cuando vuelve a repetirse el ciclo de la pandemia, desconocemos aún sus causas e implicaciones.

Hay mucho todavía que se nos escapa.

_______________________

Gaspar Llamazares es fundador de Actúa.

Más contenidos sobre este tema




7 Comentarios
  • Larrauri Larrauri 15/10/20 12:45

    Por no saber, no sabemos en general los procedimientos de la ciencia a la que pedimos lo que no puede darnos, respuestas inmediatas e infalibles, osea milagros.Todo lo contrario a lo que en realidad es como forma de enfrentarse a nuestras retos y preguntas existenciales y al mundo. Para los milagros esta la religión. De ahí vienen muchas de nuestra confusiones y falsas expectativas. En la ciencia hay que confiar, pero requiere tiempo e inversiones y ahora hablamos de que los cientificos no saben. Va de suyo los cientificos son estimulados por los enigmas y las preguntas, de las dudas y avanzan con propuestas siempre mejorables. No se acude a los cientificos como se acude a un taller mecanico donde reparan un vehiculo con el manual de instrucciones.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Jotaechada Jotaechada 15/10/20 12:45

    Admirado, respetado, querido Gaspar Llamazares: gracias por tus palabras claras y sinceras. ¡Sigamos contra viento y marea!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • jorgeplaza jorgeplaza 14/10/20 23:09

    La baja mortalidad en África se debe, casi con certeza, a que su población es mucho más joven que en Europa.

    No me parece del todo cierto que haya sido más grave la epidemia en países con sistemas sanitarios bien desarrollados que en los que solo los tienen incipientes. El sistema sanitario alemán es mejor que el español y, de momento al menos, ha tenido resultados mucho mejores que los nuestros. Una posible explicación de los malísimos resultados en España está en el contagio masivo en geriátricos, que era previsible y podía haberse evitado. También puede haber influido negativamente el alto número de sanitarios contagiados porque habrán contagiado a su vez a muchos pacientes, sobre todo en hospitales.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    2

    1

    • peruntros peruntros 15/10/20 16:52

      Desconozco por qué se afana siempre en hablar sin saber. El sistema sanitario alemán, directamente, no existe como tal, se trata meramente de una amalgama, densa, de establecimientos sanitarios casi enteramente privatizados. Sin adhesión a una Krankenkasse, cuya cotización es vilmente obligatoria y por completo independiente del resto de cotizaciones sociales (éstas últimas descomunales, dicho sea de paso), a usted no le atienden. Esta circunstancia es utilísima para invisibilizar a los excluidos del sistema: como son delincuentes por no poder pagar el seguro médico, viven sin hacer ruido. Así que, para ser justos, debería usted si su soberbia se lo permite comparar ese sistema sanitario alemán que tan alegremente evoca con el sistema sanitario privado español (ya sabe, Adeslas y demás morralla). De nada

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 3 Respuestas

      1

      3

      • jorgeplaza jorgeplaza 16/10/20 15:10

        Leyendo hoy un artículo en El País, me encuentro lo siguiente:

        "Las cifras son elocuentes: el gasto público per capita en sanidad de Alemania supera en el 250% al de nuestro país y el español se sitúa en el puesto 17 de los 27 países de la UE"

        En ese artículo (https://elpais.com/opinion/2020-10-15/la-enfermedad-de-los-costes-de-la-sanidad.html) también se decía esto otro (no es de un ultraliberal peligroso): "... quiero dejar clara mi posición respecto a la creciente tendencia a privatizar la sanidad pública: es preciso intensificar el tamaño y calidad del sistema público de salud porque asegura la universalidad y no discriminación de pacientes y porque no existen motivos para que la sanidad privada sea más eficiente que la pública y sí para que tenga mayores costes como los beneficios del capital"

        De nada.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

      • jorgeplaza jorgeplaza 15/10/20 21:53

        Sí tiene usted razón en una cosa: en Alemania, los asalariados pagan más impuestos que aquí. No solo cotizaciones sociales, también IRPF. Mi hijo gana un sueldo bruto muy bueno comparado con los españoles, pero bastante menos bueno si se mira el neto.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

      • jorgeplaza jorgeplaza 15/10/20 21:51

        Resulta que he trabajado en Alemania (bien es verdad que solo unos meses) y tuve que ir al médico. Hace muchos años: 1985. Fui yo a la AOK en Erlangen (supongo que sabe lo que significa AOK, ya que se declara experto) con mi costrosa cuartilla en que constaba el acuerdo entre los dos países y allí me dieron otro papelito con el que fui al médico que me dio la gana, en cuya clínica me hicieron análisis, una ecografía y una consulta con un especialista de digestivo. Con un día de espera, aunque es verdad que en Erlangen hay más médicos que personas. Yo era un sudmoluqueño, como aquel que dice, salvo la cuartilla costrosa que le digo. Resulta también que ahora mismo uno de mis hijos trabaja en Alemania y tuvo que elegir, es cierto, un seguro privado obligatoriamente, pero no más obligatoriamente que aquí te tienes que afiliar a la SS y pagar religiosamente sus cuotas. De momento, lo han tratado muy bien de una gripe fuerte que tuvo a principio de año. Le dieron una baja de una semana de entrada, no como en otros países que yo me sé. Y el número de UCIs por habitante debe de ser unas tres veces mayor que el de aquí, que tanto parece gustarle a usted: les prestaron algunas a los luxemburgueses y franceses en el brote de primavera. Para los trabajadores regulares (no sé para los sumergidos, pero en Alemania hay mucho menos paro que aquí), el sistema funciona bien aunque es cierto que no tan bien como en mis tiempos.

        O sea, que probablemente habría usted estado más guapo callado.

        Responder

        Denunciar comentario

        2

        0

Lo más...
 
Opinión