X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Plaza Pública

El debate sobre Bildu: el 78 en su laberinto

Publicada el 18/11/2020 a las 06:00

El debate de los Presupuestos está generando menos discusión económica que política, si se permite esta distinción. En efecto, la disputa se está centrando más en quién los apoya que en la propuesta misma. El apoyo de EH Bildu al gobierno de coalición PSOE-UP atrae todas las críticas de la oposición de derecha (PP, Cs y Vox), de los presidentes socialistas de Castilla-La Mancha, Extremadura y Aragón, y de la vieja guardia del PSOE. Todos ellos proponen en definitiva un “cordón sanitario” para Bildu, acusado de pro-etarra.

Bildu es un frente plural —integrado entre otros por Eusko Alkartasuna— que no cabe asimilar a los antiguos brazos políticos de ETA, como Herri Batasuna, ilegalizada en 2003 en aplicación de la Ley de Partidos. No obstante, la pregunta política es si cabe acordar con formaciones que en su día estuvieron vinculadas al terrorismo. Bildu, como tal, no reivindica la trayectoria de ETA, ni su accionar. No cabe duda de que entre sus votantes habrá quien lo haga, pero esto no es atribuible a la formación política sino a las preferencias de cada persona. Del mismo modo, puede haber quien reivindique a Franco en la derecha, tal como lo hizo Vox —ahora sí como partido— en la moción de censura, al decir que el gobierno de Sánchez es “el peor de los últimos ochenta años”. O quien considere que el accionar del GAL merece aprobación. La política sin pretensiones totalitarias se fija en la conducta externa de los sujetos, no en sus convicciones íntimas.

Desde nuestro punto de vista, lo interesante de toda esta discusión cortoplacista es lo que revela del largo plazo: cómo y por qué el orden de la Transición no es capaz de valorar sus triunfos democráticos. En efecto, resulta paradójico que una democracia fundada en el olvido del pasado y en la incorporación de vastos contingentes políticos —dirigentes y organizativos— de la dictadura, no acepte como un triunfo propio y, por lo tanto, se inhiba de capitalizar políticamente sin fisuras el cese de ETA. También lo es que una democracia que sólo exigió en su fundación el compromiso de “no repetición” del pasado a aquellos que atribuía en su conjunto la guerra civil, enfatice la necesidad del pedido de perdón de los antiguos terroristas.

Desde luego que no es sencillo aceptar la participación en democracia de quienes fueron favorables al terrorismo. Pero aquí emerge otra paradoja: un orden que se ha basado más en lo jurídico (“de la ley a la ley”; “constitucionalismo”) que en lo legítimo (inexistencia de un auténtico poder constituyente en 1978), rehúsa sin embargo a tratar a los nuevos actores llegados a la democracia tal como lo estipula la ley —severa en ese punto, porque fue reformada para ello por los partidos dominantes en 2002— y a jugar el partido de la legitimidad en otro terreno. Más precisamente en el de la lucha política, que va de restarle crédito político al adversario sin cuestionar su legalidad. Si la democracia, como pregona el discurso autodenominado “constitucionalista”, son sólo “reglas del juego” neutrales ¿por qué aplicarlas ad hoc, según beneficio de inventario?

Esta manera de enfocar la legitimidad de los actores políticos por parte de quienes se oponen al apoyo de Bildu a los Presupuestos determina que en España sea "anti-sistema" el que entra en contradicción con el discurso de la Transición (ERC, Bildu), no con la democracia (Vox). Y, por lo tanto, que aparezca como "dialoguista" (Cs) quien veta a priori a partidos democráticos legales (ERC, UP, Bildu) y cogobierna con la extrema derecha (Vox). Y, finalmente, que un gobierno como el actual sea tachado de anti-constitucional porque no sigue a rajatabla la interpretación que de la Constitución hizo el discurso de la Transición.

Otro síntoma de este modo paradójico de entender el triunfo democrático que significa la derrota de la vía terrorista es la cuestión de la “equidistancia”. En España se condena la “equidistancia” porque se entiende que el terrorismo de ETA es incomparable con el del Estado (GAL). Eso motivó, por ejemplo, el escándalo sobre el cartel de la serie Patria. Sin embargo ¿no cabría afirmar —en términos de Estado de Derecho, democracia e incluso de puro liberalismo político— más bien lo contrario? Es decir, ¿no debería condenarse la “equidistancia” por considerar que el terrorismo de Estado es incomparable con el de ETA? Esta idea la expresó bien Ernesto Sábato en el Prólogo del Nunca Más (1985), el informe sobre la represión ilegal en la Argentina de la última dictadura (1976-1983) encargado por el entonces presidente Raúl Alfonsín: “a los delitos de los terroristas, las Fuerzas Armadas respondieron con un terrorismo infinitamente peor que el combatido, porque (...) contaron con el poderío y la impunidad del Estado absoluto, secuestrando, torturando y asesinando a miles de seres humanos”.

¿Dónde reside la dificultad de la democracia española actual para enarbolar su triunfo sobre ETA? Nuestra hipótesis es que quienes se obstinan en seguir mostrando que el terrorismo etarra sigue vivo, en realidad añoran el efecto político que esa actuación por ellos indeseada generaba en la España de entonces, pues abroquelaba a la ciudadanía —por obvias razones democráticas— en torno a la Constitución y a la Transición. Aquella unidad no se ha vuelto a producir, en parte por la incapacidad política del orden del ’78 de capitalizar unitariamente esa gran victoria y ampliar su radio de acción. Pero ¿cómo puede ser que un orden rehaga los beneficios de un triunfo propio, los de ese que además consideraba el más valioso? Quizá porque con el enemigo nos desvanecemos también nosotros y quedamos obligados a reinventarnos. En esto, la mirada del discurso de la Transición compite —en otra paradoja más— con la de ciertas izquierdas revolucionarias que ven en la democracia nacida en 1978 una pura continuidad del franquismo. Con la diferencia de que esas formaciones no son dominantes, como lo es la Transición. Más extrañeza todavía… o no tanto.

En efecto, el cese de ETA —anunciado en octubre de 2011— fue resultado y causa de la liberación de nuevas energías políticas, como el 15M y sus frutos. Permitió plantear nuevos horizontes, sobre todo al progresismo y al soberanismo, ya sin el lastre del reiterado retorno a la casilla cero que producía el terrorismo, vanguardista y por ende reaccionario. El temor a la expiración de ese pasado revela un miedo al futuro, a las nuevas incertezas y a los renovados desafíos de un orden abierto como el democrático. Si algo le ocurre al orden de la Transición es, no casualmente, que su crisis le demanda reinventarse en la misma medida en que carece de imaginación e iniciativa políticas para ello. Por eso lo único que lo hace sentir seguro es su pasado, la vida que ya tuvo y no la que podría crear.

____________________

Javier Franzé es profesor de Teoría Política en la Universidad Complutense de Madrid.​​

 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes depende de ti.
Más contenidos sobre este tema




9 Comentarios
  • Arkiloco Arkiloco 18/11/20 18:59

    No suelo leer estos artículos y otros muchos pero hoy me ha interesado el título. A medida que leía me iba asombrando y al llegar al final casi me doy un susto. El firmante es profesor de Teoría Política. Mal vamos si estas son las argumentaciones que pretenden defender los apoyos de Bildu a los presupuestos y al gobierno y si los conocimientos de teoria política no van acompañados de un mayor conocimiento de hechos sobre los que se opina. Hace unos días opiné algo sobre esto e hice un analisis sobre los limites de la autocrítica en Bildu y por qué no va más lejos, la comoda situación en la que se encuentra para no avanzar y como, indirectamente y por la vía de la necesidad del gobierno de sus votos, se le está blanqueando y afianzando en su nulo avance. Y que ya no es la autocrítica sino la defensa de buena parte de la historia de ETA y del terrorismo como medio para alcanzar fines políticos. Y lo problemático de justificar los acuerdos con ellos y normalizar las relaciones acudiendo a los que justificaron o no condenaban ni condenan el franquismo. La rebaja de exigencias éticas, la falta de reflexión y crítica profunda a ese pasado y sus implicaciones no es algo que deba ser dependiente o condicionado por la actitud de las derechas y su utilización con fines espurios. Ni debe ser dependiente ni una cuestión desvalorizada por cuestiones coyunturales e instrumentalizada como parte del apoyo a un gobierno de izquierdas y sus "buenos fines". Mal sino se problematiza, se justifica con tanta facilidad y tan fáciles como peligrosos argumentos y si no se entiende que, al margen de cuales sean las críticas y las intenciones de las derechas, la izquierda no puede renunciar ni a la crítica ni a la exigencia. Que Bildu considere apoyar al gobierno y llegar a acuerdos sea necesario y legitimo se puede hacer de diversas maneras. Hacerlo como se está haciendo o como argumenta el profesor me parece de las peores. Y más cuando se violentan muchos hechos, se retuercen o se hace gala de mucho desconocimiento sobre lo que se habla. Dejo este link: https://www.infolibre.es/noticias/politica/2020/11/14/eh_bildu_legitimidad_acuerdos_gobierno_eta_113209_1012.html

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    1

    2

    • Arkiloco Arkiloco 18/11/20 19:29

      Creo que quien se ha metido en un laberinto es el profesor por irse hasta la Transición para explicar los problemas que plantea un apoyo que es incomodo desde muchos puntos de vista y que debería ser problematizado perfectamente desde la izquierda, desde posiciones éticas y políticas. Dejar la crítica y las pegas en manos solo de la derecha es lo perverso. Razonar la aceptabilidad de esos apoyos y hasta ciertos acuerdos es una cosa y hasta se pueden valorar los aspectos positivos que contiene. No ver ninguna pega, todo positivo y justificable con equiparaciones de la relacion de otros con el franquismo un atolladero o la peor defensa. Como ya he opinado en otro lugar y tendría que ser muy largos mis razonamientos solo voy a puntear algunas cosas que dice el profesor y que me parecen desinformadas o desacertadas. Bildu no es ninguna coalición de partidos o solo es una máscara. Bildu es Sortu, la continuación de otras marcas de la IA y señalar lo de la coalición y la pluralidad engañoso. No es cierto que Bildu no reivindique la trayectoria de ETA y su accionar. Lo ha hecho y lo hace pero de forma indirecta, con un discurso público donde se guardan las formas y otro privado y la prueba fundamental de que lo hace es la falta de crítica, su superficialidad y el relato que trata de canalizar, el de "todas las víctimas", donde se diluyen las responsabilidades de ETA, se equiparan las violencias o se mezclan guiones que deben diferenciarse. Más de 800 víctimas, violencias, daños diversos e impacto en la sociedad no se pueden equiparar ni desde el número. No es algo privado de algunos votantes y ajeno a la formación. La posición de la formación, de sus dirigentes y votantes es un conjunto con toda la coherencia y adhesión alrededor de la justificación, la defensa y hasta del orgullo en la reivindicación de su pasado. Ponerlo al mismo nivel que el GAL y la aceptación es otra idea desafortunada. El GAL no fue reivindicado en las calles ni vitoreado por miles de personas y ningún partido lo utilizó o hizo apologia del mismo para obtener votos y darle cobertura política y moral. Nadie hace homenajes públicos a esos terroristas.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      1

      2

      • Arkiloco Arkiloco 18/11/20 19:46

        Lo que convoca a realizar "cordones sanitarios" a Vox no es cuestionar su legalidad democrática y de hecho nada de lo que plantean está prohibido por la Constitución. No lo está querer acabar con el Estado de las Autonomias o proponer no se que medidas sobre los migrantes, el aborto o las leyes feministas. Y como tampoco está prohibido ser republicano, antimonarquico o independentista. La formalidad legal no indica gran cosa y conducirse con esta reflexión obvia demasiadas cosas. Las justificaciones del franquismo las rechazamos y nos parecen intolerables pero parece que las consideraciones éticas y políticas respecto a quienes apoyaban el terrorismo y siguen sin condenarlo, lo justifican e incluso lo reivindican en buena parte o casi el todo, nos parece un asunto menor o más excusable. No es solo la derecha la que vive de reditos del terrorismo, esa izquierda Bildu, vive y sigue obteniendo réditos de su comprensión, falta de crítica, celebración del pasado y de los que asesinaron. No podría decir que es el mayor entre los muchos que hay en el artículo pero decir que " el cese de ETA —anunciado en octubre de 2011— fue resultado y causa de la liberación de nuevas energías políticas, como el 15M y sus frutos" es un desproposito impresionante y sin ningún tipo de base. Salvo el capricho y la necesidad de cuadrar un artículo lleno de trampas sobre un falso laberinto. Para laberinto en el que se ha perdido el profesor.

        Responder

        Denunciar comentario

        1

        2

  • paco arbillaga paco arbillaga 18/11/20 12:00


    «¿Dónde reside la dificultad de la democracia española actual para enarbolar su triunfo sobre ETA?» Una de esas dificultades puede ser la siguiente: no reconocer por parte de la derecha que todos los partidos políticos (de derecha también) intentaron, como era su obligación, buscar el cese de la violencia etarra.

    Aquí tiene Casado una hemeroteca para que deje de ser tan bocazas con ese tema:

    https://www.eldiario.es/opinion/hemeroteca-casado-no-quiere-consultes_129_6439478.html

    Osasuna.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • luzin luzin 18/11/20 11:14

    Menudo troleo ... eta y cia llevan copando instituciones del Estado desde el minuto uno del régimen del 78 ... son parte de la estructura estatal y chupan de ella como el resto ... parasitan tanto a izquierda como a derecha ... porque lo que les caracteriza a todos es lo mismo: la lucha por la teta del estado ... aunque evidentemente unos pezones son mejores que otros ...

    Y siguen en los mismo ... chupo aquí ... ahora allí ... y los de abajo a recoger las gotitas que quedan mientras les venden diferente colorines ideológicos y por supuesto trabajan para que la vaca sigue dando leche ... joder, si tienen que trabajar aunque se contagien y mueren a miles ... jejejejejejjeej ... menuda banda ... venga, cantemos todos juntos: agrupémonos todos ... en el sistema ordinal ... el género humano es la confederación ... nos mola la asimetría y el hecho diferencial ... el Estado étnico es sensacional ...

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    0

  • passarola passarola 18/11/20 08:33

    Los politicos de este pais estan comodamente instalados en la inaccion, estan infantilizados. Nada mas que ver que el congreso no funciona con entusiasmo mas que en las peleas esteriles, asi que ahora se tiraran dos o tres comodos años tirandose piedras sobre quien apoya a quien. Y lo de sacar adelante al pais ya si eso... que lo hagan los ciudadanos. Cuando oigo a los politicos compartiendo debate con gente de la calle, con profesionales cualificados, con gente de distintos paises, veo que los politicos españoles siguen en un discurso muy alejado de la realidad, no conectan con la evolucion del pais. Y eso tiene que cambiar rapidamente si no querrmosnirnos a la mierda. Estamos en una "democracia" todos los paftidos politicos tienen la obligacion de pactar y si estan ahi esos partidos es porque hay una parte de la ciudadania lo quiere. Lo contrario es antidemocratico. Dejar de pelear y discutir por niñerias pfv. Y rapidito, que diria mi madre!!!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    5

    • MASEGOSO MASEGOSO 18/11/20 10:17

      Estoy muy de acuerdo con tu comentario Passarola, todo cuanto aduces es la realidad de lo que se ha podido conseguir y sigue sin hacerlo. Cómo bien relatas al Congreso solo se va en plan clá para aplaudir a su grupo o en plan bronca para interrumpir a los demás. Es la tradición de todos los Parlamentos españoles desde La Pepa.
      Te sugiero que leas "¿Quién quiso la guerra civil?" de Ángel Viñas, si no lo has hecho.
      Si me remites tu e-mail te puedo enviar un ejemplar digitalizado.
      Un saludo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 18/11/20 07:55

    Espero que se van a instaurar unas bastante buenas y duraderas relaciones del Psoe con EH Bildu.

    No obstante en Euzkadi el Psoe no va a dar prefencias a Bildu ya que tiene un acuerdo preferencial con el PNV que me parece solidîsimo.

    Eso sî, si en la proxima legislatura se repite mayoria de izquierda en Navarra, espero que EH Bildu Nafarroa participarâ plenamente en el gobierno navarro.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 18/11/20 07:55

    Espero que se van a instaurar unas bastante buenas y duraderas relaciones del Psoe con EH Bildu.

    No obstante en Euzkadi el Psoe no va a dar prefencias a Bildu ya que tiene un acuerdo preferencial con el PNV que me parece solidîsimo.

    Eso sî, si en la proxima legislatura se repite mayoria de izquierda en Navarra, espero que EH Bildu Nafarroa participarâ plenamente en el gobierno navarro.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión