Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Plaza Pública

Desinformación y 'fake news': cómo actuar desde la democracia

Publicada el 05/12/2020 a las 06:00

La desinformación, concepto ambiguo y acción no recogida en el Código Penal, se traduce en una información verificable como falsa o engañosa que a modo de campañas se crea y divulga para confundir deliberadamente a la opinión pública y que puede causar un perjuicio grave que incluye las amenazas a los procesos democráticos, a bienes públicos como la salud, el medio ambiente, la seguridad o la soberanía nacional.

Las campañas de desinformación se apoyan en fake news de envergadura, en el marco de una actuación intensiva dirigida a desestabilizar un país y socavar la confianza ciudadana en la democracia. En la era de internet, la desinformación se ha convertido en objeto de preocupación por la Unión Europea que, tras la aprobación de su Plan de Acción en 2018, ha requerido la cooperación de los Estados miembros y la puesta en marcha de procedimientos estratégicos para actuar con respuestas políticas contra campañas orquestadas desde el extranjero o desde el interior por agentes a su servicio.

De ahí que el Gobierno de España publicara en el BOE, el 5 de noviembre, una Orden de redacción farragosa sobre el acuerdo del Consejo de Seguridad Nacional en favor de una estrategia propia que monitorice, detecte, rastree y evalúe noticias falsas de calado para poner en marcha respuestas de comunicación veraz que permitan rebatir y contrarrestar las campañas de desinformación.

La Orden ministerial hace referencia explícita al artículo 20 de la Constitución que consagra el derecho a la libertad de expresión y opinión. También recoge el derecho a recibir una información veraz; de modo que un Estado de Derecho debe proteger la libertad y pluralidad de los medios y el derecho a una información veraz. En realidad, la libertad de expresión e información nunca es absoluta, por cuanto que dicho artículo 20 señala que “estas libertades tienen su límite en el respeto a los derechos reconocidos en este título, en los preceptos de las leyes que lo desarrollen y, especialmente, en el derecho al honor, a la intimidad, a la propia imagen y a la protección de la juventud y de la infancia”.

Queda claro que el Gobierno defiende la libertad de expresión y no pretende controlar ni censurar ni sancionar a los medios ni a las redes por difundir informaciones críticas contra el Gobierno o comentarios extremos de la oposición. La Orden no va a formar parte de la lucha partidista, por más que la derecha liberticida lo denunciara en caliente y sin datos. Sin embargo, Alemania, Francia o Reino Unido sí han aprobado normas y leyes polémicas para eliminar por una vía rápida determinadas fake news en las redes sociales, obligando a intervenir a los operadores de redes, en especial en procesos electorales. Así mismo, en 2018 a instancias de la Comisión Europea las plataformas de redes sociales firmaron un Código de Buenas Prácticas sobre desinformación para ayudar a detectar noticias falsas de gravedad y adoptar medidas.

Algunos Estados han aprobado que se puedan presentar denuncias ante una instancia judicial especial que, en un proceso ágil, puede decidir suprimir contenidos escritos o audiovisuales, cerrar la cuenta que los difunda o vetar su acceso a internet. El Parlamento de Italia está ahora estudiando cómo actuar, en medio de una pandemia, sobre mensajes en redes que inciten al odio, la discriminación o la violencia.

En España se ha creado un Comité Permanente, coordinado por la Secretaría de Estado de Comunicación, a quien corresponde la compleja tarea de concretar el alcance de la desinformación. Se contempla un órgano cívico abierto al sector privado y a la sociedad civil para la colaboración en la lucha contra la desinformación.

Porque este objetivo democrático es un tema de Estado que requiere una respuesta multidisciplinar, por lo que tendrá que implicar y articular en la tarea al poder legislativo, al judicial —que dispusiera de un nuevo mecanismo exprés— y a organizaciones de la sociedad civil como las agencias independientes de verificación, asociaciones de periodistas, investigadores universitarios, sector tecnológico, plataformas de redes sociales y observatorios de medios digitales.

Por último, no debe olvidarse que es necesario fomentar la alfabetización mediática para formar a la ciudadanía, de modo que sepa discernir las noticias falsas, intoxicaciones y bulos. Es una tarea educativa que permita concienciar sobre la desinformación, formar en la conciencia crítica, enseñar a identificar el origen de la información y saber cómo contrastarla.

___________

Odón Elorza es diputado del PSOE por Gipuzkoa

 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema




7 Comentarios
  • paco arbillaga paco arbillaga 06/12/20 09:39


    Odón: Tengo más años que tú (por lo que conozco bien tu trayectoria), no soy votante de tu partido, pero quiero decirte que a ti sí te votaría porque conozco tu decencia política, tu valor cívico demostrado tantas veces ante los matones y quienes los apoyaban.

    Y ahora estos políticos que defienden la herencia del mayor matón que ha sufrido este país te hacen blanco de sus iras, de sus calumnias. ¡Cuántos odones hacen falta en este país!

    Fuerza, Odón, ¡aúpa! Osasuna2 salu2.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • GRINGO GRINGO 05/12/20 17:10

    Condenar las noticias fake es una obligación moral y ética de todas las personas y de todos los partidos, aunque te puedan beneficiar....

    Por eso también estaría bien conocer la opinión de Odón, sobre las campañas mediáticas con las que han acosado a Podemos y Unidas Podemos, desde su inicio.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • wamba wamba 05/12/20 13:38

    Gracias por tu artículo . Vivimos una época preocupante con el tema de las noticias falsas , no son noticias falsas por error, son noticias dirigidas por grupos muy definidos y que pretenden confundir y socavar nuestra democracia , pretenden generar caos que es en el ambiente donde ellos crecen y se desarrollan ; lo estamos viendo por todo el mundo , no tenemos más que fijarnos . Perderemos derechos si no estamos atentos , hoy más que nunca debemos ser conscientes y activos en defensa de nuestra democracia con más pedagogía mediática .

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • Finap Finap 05/12/20 12:18

    Totalmente de acuerdo con el contenido del artículo. A todas las ideas que manejas yo agregaría las barbaridades que también se dicen en el Parlamento, los insultos, comportamientos de personas que han sido votadas para defender un programa electoral no para insultar y decir continuamente que el Gobierno de Coalición es ilegítimo con lo que insultan a sus votantes. Me gustaría que a todas las candidaturas de cada partido que se presenten a unas elecciones, antes de ser votados, firmasen la aceptación de la Constitución y de la Declaración de los DDHH, incluido que si  estas personas son elegidas y se saltan esos principios abandonaran sus respectivos puestos que ocupen, sean parlamentarias, concejalas, senadoras,........  No sé si es posible conseguir eso, pero es la única forma de dar ejemplo desde " arriba"  algo que nos resulta muy necesario a la sociedad. Los bulos, las mentiras, la violencia en los deportes,..... tienen que ser inadmisibles. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9

  • Fernandos Fernandos 05/12/20 12:05

    Las fake son una constante en los medios financiados por los poderes fácticos. para tener una prensa libre, hace falta mucha pedagogía y menos subvenciones.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • JENIGASA JENIGASA 05/12/20 04:50

    Impresionante, clarividente y atinado artículo. Estas ideas deberían ser compartidas por cualquier demócrata de derechas o izquierdas. Es muy peligroso lo que está sucediendo y para contrarrestarlo es clave la educación en ciudadanía, pero también las medidas a tomar ya, y esto no debiera ser objeto de la lucha partidista...Me temo que tantos medios de comunicación de la caverna, con un poder mediático y económico enormes, no van a cambiar y van a empeorar la situación. La respuesta europea, a la que ojalá se una la nueva administración USA, ha de ser coordinada y firme. Nos jugamos el futuro y la democracia, incluso la supervivencia de "26 millones de hdp" y más de la mitad de ciudadanos del mundo... Gracias por tus reflexiones, siempre tan actuales y oportunas. Voces como la tuya las necesitamos como el aire que respiramos. Qué está pasando en el mundo. Es muy preocupante el ascenso de la extrema derecha y de la derecha extrema. Gracias Odón Elorza, siempre tan acertado.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • JENIGASA JENIGASA 05/12/20 04:50

    Impresionante, clarividente y atinado artículo. Estas ideas deberían ser compartidas por cualquier demócrata de derechas o izquierdas. Es muy peligroso lo que está sucediendo y para contrarrestarlo es clave la educación en ciudadanía, pero también las medidas a tomar ya, y esto no debiera ser objeto de la lucha partidista...Me temo que tantos medios de comunicación de la caverna, con un poder mediático y económico enormes, no van a cambiar y van a empeorar la situación. La respuesta europea, a la que ojalá se una la nueva administración USA, ha de ser coordinada y firme. Nos jugamos el futuro y la democracia, incluso la supervivencia de "26 millones de hdp" y más de la mitad de ciudadanos del mundo... Gracias por tus reflexiones, siempre tan actuales y oportunas. Voces como la tuya las necesitamos como el aire que respiramos. Qué está pasando en el mundo. Es muy preocupante el ascenso de la extrema derecha y de la derecha extrema. Gracias Odón Elorza, siempre tan acertado.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

 
Opinión