X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Plaza Pública

Cataluña: 'Peius et in melius'

Publicada el 20/01/2021 a las 06:00

Ante el alud de situaciones conflictivas, de informaciones y desinformaciones que asolan Cataluña, quisiera que llegara mi impresión sincera y vivida de los últimos sucesos, culminados con el desdichado aplazamiento de las elecciones autonómicas [este martes tumbado cautelarmente por el Tribunal Superior de Justicia]. Con la excusa del covid, precipitadamente, se dio un paso que desmerece la función a la que están llamados los políticos, y que está recibiendo un amplio rechazo popular. En este proceso de degradación, se está entrando ya en la fase del descaro, menospreciando las instituciones de todos a plena luz del día. Y la deriva no es casual, no es un paso en falso, es un itinerario: Si se pierde el respeto a lo que nos une y estructura democráticamente, si la situación empeora, la ciudadanía se echará en manos del primer salvador mesiánico que sepa vender su ungüento.

En tres años, en Cataluña hemos pasado de un presidente en maletero a un presidente vicario, para terminar, por ahora, en un vicepresidente en funciones de presidente, liderando un gobierno en funciones, controlado por un Parlamento suspendido. A pesar de las declaraciones del vicario Torra a principios del año pasado, afirmando que la legislatura estaba acabada y que acordados los presupuestos habría elecciones, no ha sido así, y va para largo. Acaban de añadir 105 peldaños más al calvario.

En este tiempo, de tanto aspirar a una república se ha caído en una monarquía despótica, que desde la lejanía controla tiempos y miedos. Se están cumpliendo los designios de tal señor: Cataluña está en caída libre hacia lo “peor”, condición necesaria para llegar, algún día lejano, no señalado, a un “mejor” hipotético. Mientras, se va culebreando por Bruselas (¿qué aportarán estos parlamentarios a una Unión Europea de la que quieren marchar, y que, por una vez, está dando la talla?) e intentando armar un partido digno de tal nombre. Si la república era utópica, también lo es pensar que quien ha sembrado división en política, incluso en su propio partido, y también y muy profundamente en la ciudadanía, será capaz de conseguir tal hazaña, más allá de mantener bajo su manto a unos sumisos fieles. Sí, estamos en una monarquía con su corte de aduladores y hasta sus bufones televisivos.

La pesadilla electoral en Cataluña es fruto de lo sembrado en los últimos cuarenta años, durante los cuales, el Parlament no ha sido capaz de pergeñar una ley electoral autóctona. ¿Cómo puede alguien que aspira a tener una constitución propia, que machaconamente utiliza el mantra “queremos votar”, no ser capaz de establecer una norma electoral? La actual es la de España (sí, aquella tan denostada). En su redactado favorece descaradamente al mundo conservador rural, frente a los más izquierdosos urbanitas. Un encaje de bolillos tejido durante décadas por la Convergencia de Pujol, tiempo suficiente para que su método clientelar cuajara en la ciudadanía. Solo había que ser dócil, votar lo que se indicara (y también menospreciar al díscolo, parte importante del juego), y lo demás lo aportaba el sistema paternalista. El fruto: habituar a no pensar críticamente, a esperar que ante una crisis, del tipo que fuera, seguir ciegamente al líder sea la llave para acceder a la solución.

Pero, claro, solo detentando el poder se puede mantener tal sistema. De ahí las luchas encarnizadas por un Consell Comarcal, una Diputación, una alcaldía, e incluso por un puesto en entidades civiles. Solo funciona impregnando todo el tejido asociativo con tal mejunje edulcorado (ha sido la Cámara de Comercio, luego la Universidad y ahora posiblemente el Barça).

Para el 14-F, se había armado una lista electoral con el monarca viajero en primer lugar, una presunta imputada en segundo, y un furibundo trumpista de tercero, para recoger los votos de la obediencia, de la servidumbre, bajo un manto de artero chantaje emotivo. Toda una garantía de seguir con el rifirrafe como modus vivendi. Pero viendo las pocas posibilidades de éxito de tal engendro, se aplazaron las elecciones, tomando como excusa la pandemia, y quedando patente que no se habían hecho los deberes (unos más) para un seguro ejercicio del voto (más centros, segmentos horarios, correos, higiene, etc…).

Prostituidos los conceptos de libertad y derecho, intentemos analizarlo con palabras llanas: ¿Qué mayor garantía tiene alguien recluido en casa, sea por covid o no, que un sólido y garantizado voto por correo?; ¿qué riesgo significa para los que se pueden desplazar, el entrar en un colegio electoral y depositar el voto?, el trámite dura menos que tomarse un café en un bar, y al controlarse los recintos y sus aforos, con mayores garantías si cabe. No, la razón no es la pandemia, sino el miedo entre los protagonistas y las purgas en el gobierno, a mata-degolla durante toda la mal llamada legislatura. E ineptitud, claro, que solo disimula su falta de escrúpulos frente a una población exhausta que ve cómo el país, que ama a pesar de todo, se va degradando irremisiblemente.

Frente al lema de la corte de Waterloo: peius et in melius (cuanto peor, mejor), cabe proclamar con Platón: Humiles laborant, ubi potentes dissident (Fedro, 1,30,1). Los humildes sufren, cuando los poderosos se pelean. Que así no sea.

___________________
 

Antoni Cisteró es sociólogo y escritor. También es miembro de la Sociedad de Amigos de infoLibre

 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema




17 Comentarios
  • Domingo Sanz Domingo Sanz 22/01/21 22:05

    La lucha que mantienen los independentistas catalanes reclama democracia esencial, que comienza en las urnas, y democracia pragmática, que se traduce por negociación sin levantarse de la mesa hasta llegar a acuerdos, primero pequeños, después medianos y por último grandes. Frente a esta reclamación el Estado español ha respondido con sentencia del Tribunal Constitucional en 2010 incluso contra el Congreso de los Diputados y después judicialización y más judicialización, sin la menor voluntad de practicar democracia de la negociación y el acuerdo. Hoy, Javier Ortega Smith, diputado y secretario general de Vox ha dicho que "Vox facilitaría la investidura de Illa en Catalunya para que no gobiernen a los golpistas". Y si no llegan los votos españolistas ni con los de Vox, lo que reclamarán al día siguiente de las elecciones será la ocupación militar de Catalunya, y en ese momento, o Sánchez invita a Felipe VI a largarse de este país inmediatamente y aquí restauramos la última legalidad democrática sin asesinos amenazando, o Catalunya terminará rompiendo con España y, por supuesto, dentro de Europa. Sorprende, a estas alturas, leer al autor que "¿...qué aportarán estos parlamentarios a una Unión Europea de la que quieren marchar...?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    0

    • ACistero ACistero 26/01/21 19:23

      Gracias por el comentario. Me refería a que en Europa, hoy en día en plena vorágine por la pandemia, los parlamentarios a los que me refería, buscan solo el beneficio o la protección propia, para tener una cobertura a su situación jurídica, sea esta justa o no. Pero desde luego, no les veo yo aportando su posicionamiento a causas necesarias, debatiendo como uno más de esta Unión de la que con la independencia, se irían. ¿Alguien ha oído alguna aportación de Puigdemont al problema del COVID, ya sea en Europa o en Cataluña (lo que es aún más sangrante)?

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Maestro Galiano Maestro Galiano 22/01/21 18:41

    En todo este mar de podredumbre nacionalista surgen algunas voces que desde la izquierda vienen a lavar la imagen de los cobardes institucionalizados que viven en palacios a costa de lis imbeciles. !Que vergüenza comparativa la de D. Pablo Iglesias racionalizando la indecencia! La contestación de Antonio Muñoz Molina nos devuelve a la honestidad y a la racionalidad de los principios de ética política de la que carecen muchos políticos que se auto titulan de izquierda porque se les llena la boca de ideología, pero que fallan en su consecuencia.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    2

    • ACistero ACistero 26/01/21 19:18

      Gracias por tu comentario. En efecto, cuando se manipula la emoción de algunos términos, radicalizando las posturas, no solo pasa lo que pasa, sino que es muy difícil recuperar la honestidad y la racionalidad como reglas de juego.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Mascarat Mascarat 20/01/21 19:28

    Menuda empanada mental tiene este hombre... es lo que tiene creerse el 'relato' delirante que pretenden imponer... puro Matrix

    Responder

    Denunciar comentario

    6

    2

  • Angel10 Angel10 20/01/21 13:20

    Sinceramente es de lo mas claro que leído al respecto del aplazamiento electoral.

    La escusa de la pandemia es difícil de mantener en una sociedad donde los adultos van al trabajo y los niños al colegio, donde con restricciones se mantiene cierta actividad comercial y hostelera y lo que debían hacer los responsables es diseñar un plan que minimice los riesgos, no suspender o aplazar

    En Portugal votan este domingo. y no creo que estemos para dar lecciones a Portugal.

    Lo que vemos desde fuera en Cataluña no me parece que sea razonable, hace años que la política catalana parece que solo está inmersa en el conflicto independentista y parece ser que el pueblo de Cataluña está pagando un alto precio económico, social, cívico y de convivencia por ello. Soy de izquierdas y como tal internacionalista que es lo contrario al nacionalismo. eso también me da mi sesgo y soy consciente de ello, pero los nacionalismos en Europa no han traído mas que dolor a los pueblos que los han padecido, todos los nacionalismo, y en España deberíamos tener fresco el recuerdo el nacionalcatolicismo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    10

    • ACistero ACistero 20/01/21 16:58

      Sí, Ángel10, gracias por tu comentario. Todos estamos pagando un alto precio, incluso los independentistas, inmersos en el bucle, creo que están perdiendo el crédito que en un futuro les pudiera ser útil. El error empezó al tratar de jugarse el todo por el todo (empatía popular incluida), yendo de farol, y ante un tahur. Y al no querer bajar del burro (ho tornarem a fer), como en unas arenas movedizas, cuanto más se mueven más se hunden.
      Es difícil el equilibrio entre emoción y razón. Pero mientras tanto, nos vamos hundiendo y sin nadie al timón que ofrezca una mínima esperanza de respiro.

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      5

  • Antoni BCN Antoni BCN 20/01/21 12:52

    Suscribo totalmente este magnífico artículo. Está claro que la razón de la suspensión de las elecciones del 14F, no es la pandemia, a pesar de lo que diga el supuestamente indignado vicepre3sidente Pere Aragonés.

    Ello ha provocado que cada vez hay más voces que denuncian, lo que tui llamas monarquía despótica, fundada por Pujol, a la que el economista Vicenç Navarro denunció hace tiempo, como un sistema similar a la democracia cristiana del sur de Italia, clientelar y corrupta hasta la médula, y que ha llegado a nuestros días absolutamente desquiciada y dividida, fundamentalmente por la mediocridad de sus dirigentes, pero que todavía se aguante, mal que bien, por un poderoso aparato mediático, público para más inri, que arenga a una masa fiel hasta el fanatismo y que suscribe totalmente el “peius et in melius”.

    Vertemos como termina este nuevo serial, pero no me hago ninguna ilusión de que acabe con esta época tan aciaga parta Catalunya.
    Un saludo,

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    2

    4

    • ACistero ACistero 20/01/21 17:04

      Gracias Antoni BCN por tu comentario. Este serial no tiene la pancarta FIN. La historia va evolucionando, a mejor o a peor, según infinidad de variables. El sentimiento hacia la colectividad donde hemos nacido es legítimo, querer lo mejor para ella, también. Pero, ¿se ha consensuado qué es lo "mejor"? Desde luego, a día de hoy, salir de España y Europa, no. De ahí que no entiendo como se empecinan en buscar brega, cuando se debería buscar, nada más y nada menos, el bienestar (ojo con las ayudas europeas, canalizadas a través de un gobierno débil y dividido), y cuando lo alcancemos, hablar de qué nivel de soberanía se quiere. ¡Ánimo compañero!

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      3

  • josmanbuisan josmanbuisan 20/01/21 09:54

    Collons Cisneró
    Te has quedado ha gusto.
    Solo te a faltado exigir un nuevo 155 o la cancelación definitiva de la Generalitat.
    Desde hoy, aquí, eres el nuevo héroe del Unionismo español.
    Felicidades.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    8

    2

    • Grobledam Grobledam 20/01/21 10:56

      Ay, esa ortografía.

      Responder

      Denunciar comentario

      4

      5

    • ACistero ACistero 20/01/21 10:47

      Lamento que no entendieras mis argumentos. Ni soy partidario de ningún 155, ni de ninguna suspensión. Quizá sí de que las cosas se hagan con una mínima conciencia de lo que representa para la población el impass perpetuo. Por ejemplo, convocando las elecciones por Torra cuando dijo que haría y no hizo.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      2

      7

      • josmanbuisan josmanbuisan 20/01/21 11:05

        eres sesgado i parcial y lo sabes.
        ¿ Acusas de la situación política actual a Torra?, a quien por cierto insultas llamándole "vicario" .
        ¿no ha tenido nada que ver, que estemos donde estamos, los 155, las condenas judiciales, las inhabilitaciones, el impedimento de nombrar nuevos candidatos a President, las continuas denuncias a TODAS, las decisiones del Parlament, las amenazas, la represión, etc..?
        ¿de verdad que TODO el problema de Catalunya es del demonio Puigdemont? con quien por cierto no comparto ni ideas ni afiliaciones políticas.
        El Impass Perpetuo, es producto de la guerra española contra el independentismo, que puede que no te guste o no estés de acuerdo, ( estas en tu derecho) pero es una posición política legitima siempre que se articule de forma pacifica.
        Tirar mierda, sobre la politica catalana, solo recibe aplausos del Nacionalismo Español.
        y hoy aqui, con este articulo, tu eres su Heroe.
        pdta.: por cierto, después de leerte, no quiero ni pensar lo que le pasaría a Puigdemont si tu te lo tropiezas por la calle....

        Responder

        Denunciar comentario

        9

        2

  • Mitia Mitia 20/01/21 01:42

    Creo que seria bueno para la mayoria de la poblacion, que para enfrentarse al Nacionalismo Catalan no se utilizara al Nacionalismo Español. Lo mejor es mandar a la mierda los dos nacionalismos y que la gente se entienda.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    9

    • ACistero ACistero 20/01/21 10:48

      El sentirse parte de un colectivo (llámese nación o país, o lo que sea) es legítimo y da consistencia a la persona. Otra cosa es la manipulación populista. Faltan palabras para matizar los diversos grados de adhesión, no todos nefastos.

      Responder

      Denunciar comentario

      4

      2

  • Angel Viviente Angel Viviente 20/01/21 00:24

    Inquietante, la vision que recibimos en este lucido articulo, de la situacion catalana, a la que unos y otros han llevado. La politica como manejo de masas que a grandes desastres ha llevado en  la Historia. La mentira como forma de actuaciin y de estrategia, pasando por encima de todo y de todos.
    Menudo panorama el de este pais con sus reyes de taifas haciendo y deshaciendo a su libre albedrio. 
    Y mientras tanto ¿a alguien le importan los sufridos ciudadanos con sus problemas basicos sin resolver?
    ¡Que lastima!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    2

    8

    • ACistero ACistero 20/01/21 10:51

      Sí, Ángel, tienes toda la razón. El sufrido ciudadano se ve desarmado ante tanto tejemaneje partidista. Y lo grave es que se ha ido tan lejos que difícilmente podrá hacerse un reset, al menos mientras los protagonistas sean los mismos. Unas elecciones podrían ser un paso, pero vistas las candidaturas, no estoy muy seguro de ello.

      Responder

      Denunciar comentario

      3

      2

 
Opinión