X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Plaza Pública

Ley Zerolo, los derechos de la mayoría

Lídia Guinart Moreno
Publicada el 20/02/2021 a las 06:00

Han tenido que pasar once años para que España pueda contar con una Ley de Igualdad de Trato y No Discriminación. Más de una década desde que Pedro Zerolo, el admirado y añorado activista LGTBI y Secretario de Movimientos Sociales del PSOE, dijera aquello tan sonado y tan verdad de que “discriminar no puede salir gratis”. La España que tenemos hoy es distinta a aquella. Entonces, la extrema derecha no había salido aún de su guarida. Entonces no teníamos pandemia y el PP aún no había arrasado con muchos de los derechos sociales y civiles impulsados en la primera década de los años 2000 por las leyes socialistas. Todavía no estaba sentenciada su financiación ilegal en la Gürtel, aunque ese nombre ya empezaba a resonar. Era demasiado pronto para saber de Unidas Podemos y a Ciudadanos lo conocían básicamente en Catalunya. Pero lo cierto es que ahora, como entonces, necesitamos un marco legal que nos proteja de toda discriminación. Porque nadie está a salvo de padecerla en un momento u otro de la vida, por una u otra causa, por ser simplemente “diferente”.

La Ley de Igualdad de Trato y No Discriminación no pudo salir adelante en sus anteriores intentos, siempre de la mano del PSOE. Esta semana ha vuelto al Congreso en la que tiene que ser la ocasión definitiva, porque no nos podemos permitir más demora en la protección del derecho a la diversidad. La “Ley Zerolo”, como se la apellida, viene a cubrir una carencia legislativa en España y a cumplir con la ya demasiado tardía transposición de directivas europeas.

Ahora que tanto se reclama la mejora de la calidad democrática del país –pese a ser reconocido por organismos internacionales como una de las mejores democracias del mundo– qué mejor contribución que una ley garante del derecho antidiscriminatorio. Un texto paraguas que cubra desde la discriminación por cuestión de orientación sexual a la motivada por el color de la piel o el origen étnico, pasando por la religión, la edad, la discapacidad, la situación socioeconómica, el nacimiento o incluso por lo que opinemos. Son muchas las casuísticas, tantas que es complicado que alguien no se reconozca en alguna de ellas, bien de manera continuada, bien puntual. Discriminaciones que pueden darse, y que de hecho se dan de manera habitual, en múltiples ámbitos de la vida cotidiana: el empleo, la educación, la atención sanitaria, los servicios sociales, la seguridad ciudadana, la administración de justicia, la oferta pública de bienes y servicios, la política, la publicidad o los medios de comunicación. Este texto se ha actualizado respecto al de hace diez años, incorporando nuevas realidades como la ética y la confiabilidad en la inteligencia artificial. Se añade también el agravante cuando la persona infractora sea un servidor público.

La nueva norma, que deberá superar aún su tramitación parlamentaria, está cargada de buenas razones para ser ley más pronto que tarde. Su principal objetivo no es punitivo, aunque contempla sanciones para su infracción. Persigue, sobre todo, la prevención de toda discriminación y la protección de las víctimas y contempla la creación de un organismo independiente unipersonal, el Comisionado o Autoridad para la igualdad de trato, que investigará de oficio la existencia de posibles situaciones de discriminación.

La diputada de Vox Carla Toscano, que el martes defendió el turno en contra desde la tribuna del Congreso, retó al hemiciclo a “quitar sus sucias manos de nuestras vidas”. Lo hizo con la mirada puesta en la bancada de la izquierda, a quienes tildó de “falsos adalides de la libertad”. Cabría preguntarse si estaba reclamando libertad para discriminar. Tras su intervención, que no se salió un ápice de la línea rancia que caracteriza la derecha extrema aterrizada en los parlamentos españoles, le respondió la diputada socialista Beatriz Carrillo, perteneciente a uno de los colectivos de los muchos que se van a beneficiar de esta nueva norma, el colectivo gitano. Carrillo se dirigió a toda la cámara para espetar un claro y sonoro “¿todavía hay algún grupo que dude si debe apoyar esta ley?” Los hubo. Hubo bastantes abstenciones, probablemente demasiadas. Hay razones y opiniones y todas son respetables. Pero cuando se trata de proteger los derechos y la libertad de la ciudadanía, ese objetivo debería pasar por delante de cualquier otra motivación.

_______________________________________________

Lídia Guinart Moreno es diputada por Barcelona y portavoz del Grupo Socialista en la Comisión de Seguimiento y Evaluación contra la Violencia de Género del Congreso y secretaria de Políticas Feministas de la Federación del Barcelonès Nord del PSC.

 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema




10 Comentarios
  • Dver Dver 21/02/21 02:15

    Lo que no acabo de entender es por qué está ley no la presenta el Ministerio de Igualda, com.parece que se hace siempre, es decir, cada Ministro.oresenta en el Parlamento las Leyes que son de su competencia, y eso después de tener el visto bueno del resto de ministerios en Consejo de Ministros. Parece ser ser que esta Ley, difiere en algunos aspectos a la que en su día presentaron conjuntamente PSOE y IP y fue aceptada por la mesa del Congredñso y decayó porque la legislatura se agotó al no dar su apoyo a los presupuestos ERC. También parece que difiere al compromiso scordadpopor PSOE y UP, y que se he presentado con premeditación y alevosía sin conocimiento de UP.. ¿Realmente tanto teme el PSOE que un ministro, o ministra en este cas, o, de UP defienda la ley acordada en el Parlamento? ¿Tanto teme el PSOE un cierto protagonismo lógico del socio de gobierno? Demencial. ¿Qué se quiere, que estén callados y cara a la pared? Pot Dios, si existe.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Ayla* Ayla* 20/02/21 21:04

    El P??E no tiene el monopolio del feminismo, por mucho que al existir antes que otros partidos haya redactado leyes de igualdad.

    Utilizar el nombre de Zerolo, para aprovecharse de lo que significó, me parece de mal gusto.

    La carencia legislativa igual es porque se están bloqueando otras leyes pendientes que lo cubren.

    Calvo está muy dolida por haber tenido que ceder el ministerio de Igualdad.

    Una buena demócrata no boicotearia leyes de los ministerios de su gobierno.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • Pagan@ Pagan@ 20/02/21 19:09

    Como va a dejar Carmen Calvo que UP le roben protagonismo, ella la más feminista e igualitaria del pxxe. Ya veremos si Sanchez no echa mano de ppcorrupto contra UP, en alguna votación. Alegarán cualquier excusa para no dejar protagonismo a nadie, solo ellos son la izquierda como dios manda.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • Isabelle006# Isabelle006# 20/02/21 17:57

    Según datos de 2019 de la ONG FREEMUSE, España es el país con más artistas encarcelados del mundo.  


    Freemuse's new report The State of Artistic Freedom 2019: Whose Narratives Count? 

    *Páginas 104, 105 España*


    https://freemuse.org/resources/the-state-of-artistic-freedom-2019/

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • Moliendo Moliendo 20/02/21 08:08

    Por eso. El PSOE no debe usarla para hacer campaña contra la ley trans. Y tampoco contra el ministerio de igualdad y tampoco para hacer electoralismo. De todas las virtudes esenciales de esa ley que usted enumera, la de adoptar el nombre de Zerolo es la más inane. Siendo un buen nombre, en este caso es un estilete contra un socio de gobierno.  No sé sus seres queridos , pero a Zerolo el uso ELECTORALISTA de su nombre no le hubiera gustado.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    5

    11

    • Isabelle006# Isabelle006# 20/02/21 16:59

      Además, quien lo escribe es diputada del Partido de la señora Calvo, hay quienes también son diputadas de ese partido y opinan algo distinto.

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      4

    • Isabelle006# Isabelle006# 20/02/21 16:56

      No puedo estar más de acuerdo con tu comentario

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      2

  • M.mar M.mar 20/02/21 07:54

    Me he parado cuando he leído que los organismos internacionales reconocen a España como una de las mejores democracias del mundo... venga ya... pero este articuiista qué se ha fumado???

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    4

    5

    • Isabelle006# Isabelle006# 20/02/21 16:54

      En el índice de 2019 de la clasificación hecha por la Unidad de Inteligencia de The Economist, estamos los penúltimos de la lista, a 0,08 de Corea del Sur, ellos con una "democracia imperfecta", los últimos Costa Rica de la lista "democracia plena" de ese ranking han pasado dos años.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

  • Atea Atea 20/02/21 00:56

    Una buena ley. Buenos avances de los que van a beneficiarse mucha gente.
    "Pero cuando se trata de proteger los derechos y la libertad de la ciudadanía, ese objetivo debería pasar por delante de cualquier otra motivación". Para lo uno y también para la otra.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    5

 
Opinión