X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Plaza Pública

¿Antifascistas prematuros?

Felipe Domingo Casas
Publicada el 05/04/2021 a las 06:00

Ya solo nos queda Madrid. En los intentos de escalada a las altas cumbres que se sucedieron en días pasados, ya solo nos quedas tú, Madrid. El pico más alto, la cumbre más arriesgada. Alcanzar Madrid es alcanzar el Everest. Isabel Díaz Ayuso y Pablo Iglesias se disponen a hacer cumbre, cada uno por una cara distinta, con permiso de los sherpas.

La presentación inesperada de Pablo Iglesias como candidato en las elecciones madrileñas ha removido y desbaratado el tablero político, no ha dejado indiferente a nadie y es el sujeto de todos los analistas y tertulianos.

La salida del Gobierno y del Congreso de los Diputados de Pablo Iglesias para intervenir en la política madrileña tiene dos motivos principales y casi exclusivos, uno expresado por él mismo al hacerlo público y otro oculto, no expresado, pero ampliamente desbrozado por los analistas.

El expresado fue que aterrizaba en Madrid para impedir el avance del fascismo al que tiende el gobierno de Madrid con sus políticas trumpistas y, por tanto, sustituir al Gobierno de Díaz Ayuso. Y lo ha vuelto a repetir en su despedida en el Congreso con un homenaje: “A todas las generaciones que lucharon contra el fascismo, por la libertad y por la justicia social. Porque fueron, somos; porque somos, serán”. Este motivo, que no se ha puesto de manifiesto en las crónicas y articulistas, no es imaginario sino real.

El no expresado es que Podemos, del que Pablo Iglesias es el máximo líder, no atraviesa su mejor momento orgánico y electoral y, por tanto, pone sus energías y capacidad para relanzarlo. Si los dos partidos, Podemos y Ciudadanos, nacieron casi al mismo tiempo contra el bipartidismo, no nacieron del mismo vientre ni son mellizos. Si Ciudadanos está en descomposición y le sirvió en un momento a sus mentores para relanzar un proyecto de derechas renovado contra el corrupto PP, Podemos nació de las entrañas del 15M, un movimiento inacabado. Entonces, por la crisis económica y social que sufrían las capas populares y hoy, esas mismas capas sociales, por la crisis de la pandemia. Pablo Iglesias no quiere que Podemos termine como Ciudadanos. Al nombrar a Yolanda Díaz, bien considerada, como sucesora, quiere dejar a Podemos en mejores condiciones electorales para mantener sus alianzas con el PSOE. Adujo también en la presentación de su candidatura que entendía que una lista conjunta con Más Madrid era más conveniente para el triunfo de esos objetivos principales. Si era conveniente o no, inmediatamente se rechazó por los interpelados. Ese desacuerdo tendrá peso. Oía a un analista días pasados que son tiempos de concentración, a lo que tienden las derechas, más que de dispersión. La dispersión es una discusión académica, pero no política, y no es bien perceptible por los votantes, sobre todo progresistas.

Los dos motivos (o tres) no solo son lógicos, también racionales, otra cosa es que la política se ha hecho tan visceral que los motivos secundarios, personales y machistas, abundantísimos tanto entre las derechas como entre sus afines, se superponen: que si aparece de nuevo el macho alfa, que el feminismo no necesita tutelas ("ni tutelas ni tu tías", dijo Fraga cuando nombró a Aznar sucesor), que Pablo Iglesias es inmaduro y se aburre enseguida de los cargos que ocupa, estas cosas entre los afines; un caribeño en chanclas, rodeado de mujeres alrededor, Pablo Iglesias está acabado y no merece un minuto de atención, le gusta la confrontación y traer a Madrid la misma confrontación que sus amiguetes de Cataluña; “Podemos, en Madrid no te queremos”, que dijo una marquesa, “las mujeres de Podemos solo suben en el escalafón si se agarran a una coleta” y otros más entre las derechas.

Contra el fascismo. En un artículo publicado en este periódico, Ramón Lobo expresaba que el dilema al que tendrán que hacer frente los madrileños en estas elecciones es el de “democracia o extrema derecha”. Pero si usamos los mismos eslóganes de Isabel Díaz Ayuso, primero “libertad o socialismo”, y ahora “libertad o comunismo” y le damos la vuelta, el dilema al que tendrían que responder los madrileños sería: “libertad o fascismo” o “democracia o fascismo”.

El socialismo y el comunismo están lejísimos, si es que existen como los clásicos los concibieron teóricamente y los intentaron llevar a la práctica, pero el fascismo está mucho más cerca. Y es más peligroso y siempre vuelve, que repetiría Umberto Eco. “Se puede jugar al fascismo de muchas maneras y el nombre del juego no cambia". Le sucede a la noción de “fascismo”, lo que, según Wittgenstein, ocurre con la noción de “juego”. Un juego puede ser competitivo o no, puede interesar a una o más personas, puede requerir alguna habilidad particular o ninguna, puede admitir apuestas o no. Los juegos son una serie de actividades diferentes que muestran solo cierto “parecido de familia”. En Europa unió a los pueblos antifascistas en una guerra que costó millones de muertos para vencerlo; en España nos dominó durante 40 años, después de provocar una guerra civil. Hoy al fascismo lo llamamos ultraderecha, derecha extrema, porque no tiene la fuerza todavía para imponerse. Deteriorará la democracia poco a poco, si llega al poder. ¿Que la democracia no lo puede impedir? Si en nombre de la libertad se impone el pin parental, se deteriora la sanidad, se limitan sus medicinas más caras para vencer las enfermedades más graves, se disminuyen los médicos y enfermeras, y no se les paga razonablemente, se da a los padres libertad absoluta para escoger la educación que quieren para sus hijos y se promociona la escuela privada, si no se atiende suficientemente a los mayores en sus casas o residencias, se deteriora la democracia, se la vacía de contenido y se ponen los cimientos para la vuelta del fascismo.

El fascismo español es autóctono. Aunque nos invadió el nazismo y el fascismo italiano, como se nos cuelan las especies y aves invasoras, el hipercatolicismo secular domina. Mientras al fascismo se le ha considerado un movimiento anticristiano y pagano, en España triunfó y gobernó con el apoyo masivo de la jerarquía eclesiástica llevando al dictador bajo palio en las catedrales.

En un artículo publicado en El País, Juan José Tamayo habla de una nueva terminología para definir el momento político español: criptoneofascismo. “Yo califico de “cristoneofascismo” la actual alianza entre las organizaciones políticas y sociales de la extrema derecha, apoyadas por el ultraliberalismo y los movimientos cristianos integristas, que cuentan con el apoyo de dirigentes eclesiásticos críticos con el papa Francisco”. Es el nacionalcatolicismo. “Con la transición a la democracia se pensó que éste había desaparecido de la esfera política y de las prácticas eclesiásticas. Craso error. Todavía hoy el nacionalcatolicismo sigue vivo, activo y con más fuerza que en décadas anteriores”. Isabel Díaz Ayuso dejó colgadas al resto de las comunidades autónomas en plena crisis de la pandemia para ir a La Almudena a oír una misa, un rito religioso en el que a ella se le obliga a estar callada siendo tan locuaz, anteponiendo la devoción a su obligación.

Después de más de 40 años de democracia, sentimos pudor de declararnos “antifascistas prematuros”, como se les acusó a los norteamericanos que participaron en la guerra civil española en apoyo de la república, pero “la alianza entre Vox y las organizaciones ultracatólicas” tiene tal extensión y mueve el suficiente número de seguidores y votantes como para dedicar mucho más tiempo a su ideario racista, “a su negación de la violencia machista, su rechazo a la educación afectivo sexual, los derechos sexuales y reproductivos, la ley de la memoria histórica, la inmigración, el laicismo y el ecologismo”. Su ideario no forma un corpus doctrinal de la solidez de la Summa Theologiae de Santo Tomás de Aquino, pero tiene también sus teóricos. Primero se extienden las ideas, luego las acciones y finalmente se toma el poder.

Pilar Casado recoge una cita premonitoria de Janson Stanley, autor de Facha: “Albert Rivera desaparecerá porque ha traicionado su principal ADN: Un liberal es en esencia un antifascista”. Y Umberto Eco dijo: “Fue el fascismo italiano el que convenció a muchos líderes liberales europeos de que el nuevo régimen estaba llevando a cabo interesantes reformas sociales, capaces de ofrecer una alternativa moderadamente revolucionaria a la amenaza del comunismo”. El PP y Ciudadanos se abstuvieron en el decreto de la exhumación de Franco. Que no se pavonee Isabel Díaz Ayuso de que está en el lado bueno de la historia porque le llamen fascista. E igualmente Inés Arrimadas y Edmundo Bal, que se declaran tan liberales. Si ganan Madrid PP y Vox, Rocío Monasterio se pedirá Urbanismo. Le he oído declarar que tiene muchas ideas para la Cañada Real y, claro, la primera sería darles la electricidad, aunque tuviera que pactar con el diablo, mientras permanece la ineptitud del Gobierno.

Esta es la historia que interpreto del abandono de Pablo Iglesias de la Vicepresidencia del Gobierno y de su acta de diputado para que ni él ni su partido desaparezcan porque España les necesita. Si Madrid es España, al decir de Díaz Ayuso, Pablo Iglesias tiene mucho campo para mantener poder e influencia, aunque quedara en la oposición. Y para dedicar más tiempo a sus hijos.

En estos tiempos de la imagen, de la influencia de las redes sociales, distinguir bien es muy complicado y desconozco lo que los madrileños decidirán. Se anuncia una guerra digital provocadora. Si la ciudad de Madrid fue republicana y antifascista (“no pasarán”), ahora dicen que es monárquica y conservadora. A los antifascistas y demócratas no les queda más remedio que recuperar también la calle aun en este tiempo de pandemia e ir a los barrios. A Pablo Iglesias le espetó Espinosa de los Monteros que no sería "bienvenido”, en un intento de desclasarle.

Socialdemocracia frente a neoliberalismo. Decía que no hay horizonte más lejano que el socialismo y comunismo clásicos, revolucionarios. Hoy la contradicción principal es entre socialdemocracia y neoliberalismo. PP, Ciudadanos y Vox han apostado por el neoliberalismo. Uno de sus actores que militó en dos, Ángel Garrido, que deja la política, uberizó el transporte y creó una competencia desleal con el taxi. El PSOE, Podemos, Izquierda Unida y Más Madrid apuestan por la socialdemocracia. Esta es una sana y necesaria polarización. A primera vista, la división en bloques no parece divertida, pero requiere más profundización, si no se quiere que se acentúe la inmensa desigualdad. En el prólogo del libro Pensar el siglo XX, escrito mano a mano entre Tony Judt y Timothy Snyder, escribe este: “La defensa que Tony hace de la socialdemocracia al final de este libro es un ejemplo de cómo podría ser esto”. “Su época adulta coincidió con diversos intentos por regenerar el liberalismo, ninguno de los cuales ha encontrado una aceptación universal. En medio de las ruinas de un continente y sus ideas (Segunda Guerra Mundial), la socialdemocracia sobrevivió como concepto y se convirtió en un proyecto”, que “a veces se desmanteló”. “Para su recuperación, el argumento más fuerte, por utilizar una palabra del gusto de Isaiah Berlin, es que la socialdemocracia permite una vida decente”. Yolanda Díaz, sucesora in pectore de Pablo Iglesias, ha dicho: “Somos más socialdemócratas que ellos” (PSOE). Entiendo la decencia como concepto político, sobre todo. También para los residentes de la Cañada Real.

______________

Felipe Domingo Casas es socio de infoLibre

 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema




24 Comentarios
  • MIglesias MIglesias 05/04/21 16:42

    D. Felipe, estoy de acuerdo con usted en mucho de lo que dice, pero supedita todo su análisis a la figura de Pablo Iglesias de forma que parece que si no te gusta Pablo tienes que estar de acuerdo con el neoliberalismo y el fascismo, además reduce la crítica política a chascarrillos sobre machos alfa y tutelas, cuando desde parte de la izquierda la crítica al personaje, que no a la persona, es bastante más profunda.
    Resumiendo: las razones por las que Pablo Iglesias se ha salido del Gobierno las sabrá él, lo demás son especulaciones y se puede ser rojo (roja en mi caso) e incluso votar a Podemos sin que te guste el personaje

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

  • 74camilo 74camilo 05/04/21 16:21

    Lo de que Albert Rivera tenia que desaparecer de la escena porque "un liberal es en esencia un antifascista"....no se...lo veo muy de discurso teórico elevado... realmente a este muchacho lo votaron los votantes de derechas con un poco de vergüencita de votar al PP (y con ganas de pagar menos impuestos). Ahora se le ha acabado la gasolina y a sus votantes la vergüenza. Ya pueden votar a la extrema derecha o a la derecha extrema sin ningún tipo de escrúpulo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • E-stefan E-stefan 05/04/21 13:45

    ¿Alguien me podría explicar la diferencia entre liberalismo y neoliberalismo? Para mi el liberalismo nunca ha dejado de existir, por lo que no entiendo el "neo". No es como en pintura, por ejemplo, que existió la pintura realista, que luego fue desapareciendo paulatinamente con las vanguardias y se recuperó un siglo más tarde, llamándose neorealismo. ¿Alguien me podría explicar qué mejora llamando a la extrema derecha "fascista"? A mi me parece que es mejor dejar determinados conceptos dentro de su contexto histórico. Sí hay personas fascistas en las filas de VOX, que declaran su admiración por la falange y la división azul y no dudo de que muchos votantes del PP sienten más admiración por Franco que por PI. Pero de allí a llamar al PP o VOX partidos fascistas me parece es pasarse. En Polonia y Hungría gobiernan partidos que, hablando con ligereza y exceso de decibelios, se podrían llamar fascistas también, pero resultaría una falta de respeto hacia las víctimas del fascismo tildar a la nacionalcatolicista Polonia de fascista, cuando todas las familias polacas han perdido algún familiar a causa del terror nazi. Si llamamos fascistas a todas las personas que son de extrema derecha, ya no nos queda vocabulario cuando nos encontramos con un fascista de verdad. Desde la época del fascismo, Europa ha cambiado mucho y confío en que dentro del marco de la UE una guerra civil como la española o una toma de poder como la de Hitler hoy se podrían evitar, entre otras, porque ser fascista o declararse nazi en muchos países de la UE, lamentablemente no en España, es ilegal. No creo que haya guerra a la vista contra el fascismo, ni la hay contra el comunismo, por mucho que les pese a los hooligans de ambos lados.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    3

    3

    • MIglesias MIglesias 05/04/21 16:47

      Simplificando mucho el neoliberalismo es al liberalismo lo que un tumor a una verruga y el fascismo al neofascismo lo que una pera de agua a una pera limonera.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

  • Coronel Dax Coronel Dax 05/04/21 12:08

    A la extrema derecha actual, que está fagocitando a toda la derecha en un proceso de radicalización (alimentado por los medios de comunicación) que dura ya bastantes años, se le puede llamar “criptoneofascismo” o cualquier otra expresión retorcida, pongamos banderofilia-tauromaquismo-nacionalcatolimarichuli-cuñadismo. Creo que es un error intentar buscar ese tipo de palabras para definirlo. También es un error definirlo como fascismo, porque lo de ahora dista todavía demasiado del fascismo del siglo pasado. Todavía no están las bandas de camisas pardas, negras o azules sembrando el terror, aunque me temo que su agresividad va en aumento de forma muy rápida y su terror empieza a ser real para muchas personas. Ya apuntan maneras.

    La batalla de la Comunidad de Madrid es muy importante, por la importancia económica real de esa comunidad, pero también por el valor simbólico que implica la capitalidad. Está muy difícil ganarla para la izquierda, pues los grandes poderes saben de esa importancia y están poniendo toda la carne en el asador para no perderla.

    Las tres derechas son neoliberales, sí. Pero también una parte del PSOE (y bastante poderosa), pues, por ejemplo, no podemos aceptar como gente de izquierdas a personajes como Joan Clos, presidente de la patronal de los fondos buitres del mercado de vivienda.

    Pero el fracaso del neoliberalismo está siendo más que palmario. No se nos dirá, pero el giro copernicano de Joe Biden (por otro lado, un personaje que me produce repulsión) en la política económica de los EE.UU. (porque de seguir como hasta ahora el sorpasso de los chinos sería inminente) es el fiel testimonio de ese fracaso de ese sistema que se vanagloria de “eficiente”, cuando es lo menos eficiente que se ha inventado.

    Un saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • CinicoRadical CinicoRadical 05/04/21 11:59

    socialismo democrático que dice Sanders .
    Ánimo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Isabelle006# Isabelle006# 05/04/21 11:11

    Mientras los necios miran a Pablo Iglesias en lugar de mirar la corrupción de las empresas del IBEX-35, a los tejedores del caso Gürtel, caso Púnica, caso Ambulancias, caso Bárcenas, caso Universidad Rey Juan Carlos I, caso Lezo, caso EREs, caso rey emérito fugado que traía millones a España en maletas desde dictaduras árabes y a los medios de comunicación que han sido cómplices y valedores de tanta inmundicia. El gran problema de España es el desprecio a la verdad, no Pablo Iglesias, por eso no se puede hablar bien de Podemos y de Pablo Iglesias ni aunque lo hagan bien.

    Hoy, las dos cadenas de propaganda, la pública RNE con el Íñigo Alfonso dándole paso al sermón de Isabel Díaz para inmediatamente después oír el de Monasterio, nadie más. Y la Ser, Barceló se han dedicado a agrandar el gran éxito de esa dislocada bruja diabólica de la presidencia madrileña. El resto de partidos para estos siervos de la manipulación no existen.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    2

    10

    • Ayla* Ayla* 05/04/21 20:24

      Ha habido un comentario de Losada diciendo que había sido inteligente el gesto de PI al no pedir el voto para su partido, se han oído carraspeos y la gran periodista ha cambiado de tema.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

  • GRINGO GRINGO 05/04/21 10:13

    Desgraciadamente ni la sociedad española, ni la madrileña, está tan politizada para votar a una u otra opción, con verdadera convicción.

    Muchos de los que votan a la ultraderecha, "lo hacen porque creen que eso es ser español, así a secas, ven la bandera y se identifican con el símbolo", y reaccionan a mensajes cortos, caza, toros, libertad....quién no quiere libertad ??.

    Siempre con el caramelo de "bajar impuestos", algo que beneficia a unos pocos, muy pocos, y que lo que hace es gravar a los que menos tienen, porque tienen que aportar más para cubrir los servicios de todos.

    Muchos de los que deberían votar a la izquierda, y se quedan en casa, lo hacen porque, a pesar de que han pasado muchos años desde la muerte de Franco, y disfrutamos de una "democracia plena y consolidada" sus vidas no han mejorado nada o casi nada, entonces se plantean, "para qué votar, si esto va a seguir como antes", pues que les den, "todos son iguales", lo dicen desde el cabreo, aunque que no es así, pero el mensaje cala porque tienen a muchos interesados repitiéndolo todos los días desde hace muchos años, incluso esos "periomierdas" que tratan de que sus oyentes les ubiquen en la izquierda progresista, algo así como AGF o AP, y algún otro/a, los cuales se dedican en cuerpo y alma a segar la hierba debajo de los pies de quienes han venido a intentar cambiar algo el panorama que castiga a la gran mayoría de madrileños y españoles.

    SÍ SE PUEDE, y el 4M se podrá comprobar.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    15

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 05/04/21 08:05

    Creo que beetlesa es un socio a 1 euro submarino del PP.

    Desde Cannes partira mi voto para una de las 3 opciones de la izquierda.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    1

    7

    • beetlesa beetlesa 05/04/21 08:58

      Sí. Soy socio a 1 euro y subvencionado. Es lo que me puedo permitir. Utilizo la libertad de expresión, aunque a algunos les moleste, para manifestar mis temores, y después de ver que Pedro Sánchez entra en el cuerpo a cuerpo VS IDA, me entran más miedos.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      7

      3

      • Ayla* Ayla* 05/04/21 20:19

        Pues no veas tanta televisión y se te pasa

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        1

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 05/04/21 08:05

    Creo que beetlesa es un socio a 1 euro submarino del PP.

    Desde Cannes partira mi voto para una de las 3 opciones de la izquierda.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • beetlesa beetlesa 04/04/21 23:55

    En esta escalada al Everest con la que inicia el artículo, con permiso de los sherpas, no ha tenido en cuenta, Sr. Domingo, que los sherpas madrileños están comprados por IDA. Los detractores de Pablo Iglesias, si pensaban quedarse en casa el 4M, ahora acudirán a votar en masa impelidos por su miedo y odio al comunismo que representa Pablo Iglesias.
    Yo sé que está reflexión puede molestar a algunos lectores de Infolibre, pero me consta que personas de mi entorno, con las que trato habitualmente, se movilizarán para votar contra el comunismo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 9 Respuestas

    13

    2

    • Ayla* Ayla* 05/04/21 20:18


      Te has leído la Constitución española?.

      Échale un ojo a los artículos 31, 35, 39, 44, 45, 47, 50, 128. Por poner un ejemplo, no te quedes sólo en el título de la unidad de España y la monarquía.

      Que igual fue escrita sólo por comunistas y por eso no todos los fundadores del PP (y de su excrecencia) votaron a favor de su aprobación.

      Luego se lo cuentas a tus amigos.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 05/04/21 13:59

      Es que usted hace un planteamiento populista, manipulador y mentiroso, de fake news. Estas elecciones no tienen que ver con el comunismo, a no ser que usted sea de esas fanáticas, que todavia piensan que la religión esta combatiendo a Satan y que merece la pena eliminar a los no creyentes como parte de Satan. El Comunismo no existe, fue derrotado por las democracias. Fue derrotado porque condujo a las sociedades al desastre como lo hizo el fascismo alemán, español e italiano y también a los que representa VOX (y parece que también la sra Ayuso y TrumP y Bolsonaro). Su planteamiento es un planteamiento mentiroso, polarizador y tramposo. El comunismo no se presenta a las elecciones. El comunismo solo existe en su sentido puro en Corea del Norte y en su sentido de capitalismo de Estado o comunismo fascista en China, que no se si le gusta tanto ese régimen. En estas elecciones no hay ninguna batalla contra el comunismo y ese es un planteamiento neofascista, inventarse un enemigo que no existe en realidad, falso para ganar votos. Sus amigos (creo que lo que cuenta es una mentira de esas a los que nos tienen acostumbrados los mafiosos derechistas en sus robos) no van a votar contra el comunismo porque el comunismo no existe en España. Es un invento trumpista para ganar votos populistas para la sra Ayuso. Me gustaria que usted tuviera el coraje de defender a la sra Ayuso en vez de inventarse espantajos comunistas de gente mediocre de razonamiento y solo sujeta a la propagada mas miserable. Me gustaria que defendiera a la sra Ayuso por lo que haya hecho políticamente: pero no puede defenderla porque no ha hecho nada importante. En la sanidad no ha contratado rastreadores necesarios, sino que ha entregado dineros sin fin a empresas amigas sin ningun control ¿esperando que? Igual espera que le mantengan a s salida de la politica por trafico de influencias. ¿Ha creado algo nuevo y mejor en la educación? Cero patatero a no ser que considere usted que la pelea populista a favor de la privada sea crear algo nuevo. En las residencias de viejos, sí creó algo, la prohibición de que fueran atendidos en hospitales y que se sometieran a "quien resiste vive" y los demás muertos.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      1

      5

      • Antonio Basanta Antonio Basanta 05/04/21 14:18

        Continuo: defienda usted las leyes de la sra Ayuso. ¿Qué es lo que tiene que defender? defienda usted la única ley aprobada en su gobierno, la ley que permite construir (los demás lo decimos especular) con pocos requisitos, aunque los madrileños ya tenemos la experiencia de lo que significa especular por el PP: Significa la creación de patrimonios imposibles basados en la corrupción y que durante 20 años ha servido para el dinero de los dirigentes del PP y para su financiación ilegal. Defiéndalo usted y deje de inventarse la lucha contra el comunismo. defienda usted la apropiación indebida de un piso de la sra Ayuso recibido por donación de su padre a la que por tráfico de influencias le consiguió un aval de los madrileños a través de Avalmadrid que al quebrar la empresa, debería pertenecer a los pisos públicos de Madrid, pero, oh casualidad, fue transferido ilícitamente a la sra Ayuso. Si a cualquier madrileño, nos hubiera ocurrido eso, hubiéramos perdido el piso, pero la sra Ayuso no lo perdió, siguiendo la estela de la sra Aguirre, del sr Grandos, del sr Gonzalez, del sr Lopez Viejo y del señor Gurtel. Ese piso debía forma parte de los pisos sociales de la Comunidad, pero le pertenece a ella por corrupción. Defiéndela usted, pero directamente y defienda usted la politica que ha seguido de crear pisos sociales, de alquiler ¿Cuántos ha creado en dos años tras el expolio de los pisos sociales de la sra Botella?. Ha creado 0 pisos sociales . Defienda usted eso y no se marque rollos con una supuesta guerra contra el comunismo, parecida a la que mantenía Franco contra los demócratas llamándoles comunistas. Lo que usted cuenta de una supuesta guerra contra el comunismo ya lo conocemos los demócratas que combatimos la dictadura criminal y genocida de Franco. Nos decían lo mismo que nos cuenta usted. Defienda usted a la sra Ayuso y déjese de populismos y de inventarse enemigos que no existen. Defienda usted que los bares se abran a los jovenes, que no mueren, pero que transmiten el virus a los mayores que sí mueren. Pero sea usted valiente, defienda a la sra Ayuso y déjese de hacer lo de Trump diciendo que luchaba contra el "comunista" Biden

        Responder

        Denunciar comentario

        1

        5

    • GRINGO GRINGO 05/04/21 09:51

      Qué comunismo...????

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      7

    • Setito de Tweeter Setito de Tweeter 05/04/21 09:14

      ¡¡ entonces reconoceis ser fachas de pura cepa !!!

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      4

    • Angel Viviente Angel Viviente 05/04/21 00:16

      Y si no se hubiera presentado Iglesias ¿a quien votarian tus conocidos?¿No votarian? ¿O es que Psoe y Mas Madrid tambien son comunistas y tambien les asustan?
      O sea que su disyuntiva es no votar o votar a Pp o Vox
      Que no te cuenten historias, no te dejes engañar. Los de derechas votaran a pp o vox si o si, se presente quien se presente

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 3 Respuestas

      1

      10

      • beetlesa beetlesa 05/04/21 09:51

        Su disyuntiva era no votar (por miedo a la Covid) o votar IDA; pero como muy bien dices, "el odio a los opuestos" está presente en el siglo XXI y este odio les hace perder el miedo a la Covid.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 2 Respuestas

        3

        1

        • GRINGO GRINGO 05/04/21 12:16

          A mí me daría, me da, más miedo Lady Cocodrilo que la Covid-19....

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 1 Respuestas

          1

          3

          • Francoforte2 Francoforte2 05/04/21 17:36

            Ni caso Gringo, ha venido a embarrar.

            Responder

            Denunciar comentario

            0

            1



Lo más...
 
Opinión